Archivo de la categoría: compromiso social

Hacia un concepto de innovación

Al inicio del curso suelo preguntar a los estudiantes de la asignatura de Metodología de Investigación Cualitativa qué temas o cuestiones les resultan interesantes para plantear una investigación.

Las respuestas siempre son diversas, pero, teniendo en cuenta que en este curso muchos estudiantes son maestros y maestras, no resulta sorprendente que buena parte del grupo plantee la innovación como una prioridad temática.

Ahora bien, ¿de qué hablamos cuando hablamos de innovación? Miro hacia atrás y me viene al recuerdo la mayéutica utilizada por Sócrates como método de enseñanza, a través de la formulación de preguntas que conseguían movilizar la capacidad de pensar y alcanzar la comprensión de los conceptos desde el propio razonamiento personal. Hablamos del s. V a. C., momento que queda lejos de la actualidad. ¿Sería la mayéutica hoy en día un método innovador?, ¿hasta qué punto la condición temporal hace que algo pueda ser o no innovador?

Pareciera, más bien, que innovar tiene que ver con buscar otras soluciones. Nuevas en relación con lo que hay, sin menospreciar el valor de la experiencia, a veces olvidada pero igualmente valiosa. Innovar puede ser reflexionar, aprender de la acción, recuperar otros conocimientos, transferir prácticas. Innovar no implica necesariamente buscar algo plenamente novedoso, algo nunca dicho, sino más bien idear o recuperar aquello que pueda romper con la dinámica actual, en busca de…

Y ahí es donde enlazamos con nuestra cuestión problemática, ¿innovar para qué, en busca de qué? Este es el interrogante que me planteo y que propongo para debatir: ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?

Sin duda la respuesta a esta pregunta tiene mucho que ver con nuestra propia idea de educación: ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera?

Podemos encontrarnos la etiqueta “innovadora” asociada a ciertos intereses que no responden expresamente a la mejora de la educación, sino que son otra manera de hacer las mismas cosas sin cambiarlas. Pienso por ejemplo en algunas prácticas escolares que se venden como innovadoras: la utilización de la Tablet puede, o no, implicar una nueva forma de aprender o, simplemente, puede ser un cambio de formato para que el niño, la niña, siga enfrentándose a tareas “tradicionales” que no añadan novedad. Es un ejemplo, no digo que sea así…, ese sería otro debate.

Si pensamos, por tanto, desde nuestro propio enfoque de educación, en innovaciones que cambien radicalmente la manera de hacer las cosas y alcanzar los grandes fines que la educación pretende, ¿por dónde empezar a innovar?, ¿qué innovaciones propondríais?

Hacia una investigación socialmente comprometida

La distancia entre investigación y práctica es una limitación frecuentemente señalada en nuestro ámbito socioeducativo.  Si el fin de nuestra investigación es la mejora de experiencias en educación, ¿hasta qué punto lo podremos lograr si no hacemos converger los intereses y la participación de investigados e investigadores?

En una reflexión previa sobre este tema  ya señalamos nuestra preocupación por este tema (Mata Benito, M., Ballesteros, B., del Olmo, M., 2014) , indicando algunas razones que están en lo que consideramos la base de este distanciamiento:

  • La dificultad de generar relaciones igualitarias entre el investigador y las personas protagonistas de los contextos de investigación. Los investigados tienen frecuentemente el rol de proveedores de información, fuentes de datos y opiniones al servicio de unos objetivos definidos exclusivamente por los investigadores.
  • La difusión de resultados e informes de investigación en revistas científicas que tienen escasa lectura en ámbitos distintos al académico.
  • El lenguaje académico como factor que contribuye a generar un espacio de intercambio entre expertos que produce una distancia difícilmente salvable con lo cotidiano.

Con todo ello, la cuestión sobre cómo plantear y llevar a cabo investigaciones que generen conocimiento y práctica socialmente útil queda abierta en este debate…

Belén Ballesteros

 

Mata Benito, P.,  Ballesteros, B. y del Olmo, M. (2014). Propuestas de investigación e intervención desde un enfoque participativo. Madrid: UNED. http://www2.uned.es/grupointer/Propuestas_investig_intervencion_desde_enfoque_participativo.pdf