Hacia un concepto de innovación

Al inicio del curso suelo preguntar a los estudiantes de la asignatura de Metodología de Investigación Cualitativa qué temas o cuestiones les resultan interesantes para plantear una investigación.

Las respuestas siempre son diversas, pero, teniendo en cuenta que en este curso muchos estudiantes son maestros y maestras, no resulta sorprendente que buena parte del grupo plantee la innovación como una prioridad temática.

Ahora bien, ¿de qué hablamos cuando hablamos de innovación? Miro hacia atrás y me viene al recuerdo la mayéutica utilizada por Sócrates como método de enseñanza, a través de la formulación de preguntas que conseguían movilizar la capacidad de pensar y alcanzar la comprensión de los conceptos desde el propio razonamiento personal. Hablamos del s. V a. C., momento que queda lejos de la actualidad. ¿Sería la mayéutica hoy en día un método innovador?, ¿hasta qué punto la condición temporal hace que algo pueda ser o no innovador?

Pareciera, más bien, que innovar tiene que ver con buscar otras soluciones. Nuevas en relación con lo que hay, sin menospreciar el valor de la experiencia, a veces olvidada pero igualmente valiosa. Innovar puede ser reflexionar, aprender de la acción, recuperar otros conocimientos, transferir prácticas. Innovar no implica necesariamente buscar algo plenamente novedoso, algo nunca dicho, sino más bien idear o recuperar aquello que pueda romper con la dinámica actual, en busca de…

Y ahí es donde enlazamos con nuestra cuestión problemática, ¿innovar para qué, en busca de qué? Este es el interrogante que me planteo y que propongo para debatir: ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?

Sin duda la respuesta a esta pregunta tiene mucho que ver con nuestra propia idea de educación: ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera?

Podemos encontrarnos la etiqueta “innovadora” asociada a ciertos intereses que no responden expresamente a la mejora de la educación, sino que son otra manera de hacer las mismas cosas sin cambiarlas. Pienso por ejemplo en algunas prácticas escolares que se venden como innovadoras: la utilización de la Tablet puede, o no, implicar una nueva forma de aprender o, simplemente, puede ser un cambio de formato para que el niño, la niña, siga enfrentándose a tareas “tradicionales” que no añadan novedad. Es un ejemplo, no digo que sea así…, ese sería otro debate.

Si pensamos, por tanto, desde nuestro propio enfoque de educación, en innovaciones que cambien radicalmente la manera de hacer las cosas y alcanzar los grandes fines que la educación pretende, ¿por dónde empezar a innovar?, ¿qué innovaciones propondríais?


84 comentarios en “Hacia un concepto de innovación

  1. Nuria

    Hola, mi nombre es Nuria y soy maestra de Educación Primaria, aunque mi experiencia profesional en la educación formal la comparto con el campo de la educación formal, ya que también soy monitoria y directora de ocio y tiempo libre. A continuación, mostraré mi punto de vista acerca del concepto de innovación.
    En el ámbito educativo, estamos constantemente hablando de innovación, pero ¿sabemos lo que realmente significa? Hay profesionales que consideran la innovación como un hecho original, diferente a lo habitual. Bajo mi punto de vista, no podemos considerar eso como algo innovador por el simple hecho de ser novedoso. Cuando hablamos de innovación tenemos que hablar de tomar un camino que nunca antes habíamos tomado que nos va a proporcionar soluciones o mejoras al camino en el que ya estábamos.
    La innovación es imprescindible en nuestro día a día, no solo como maestros y maestras, sino como personas que buscan contantemente ofrecer soluciones a lo que nos depara la vida en cada momento. Para ello es necesario volver a ese concepto de la mayéutica de Sócrates, ya que en muchas ocasiones reducimos el concepto de innovación a la introducción de las nuevas tecnologías de la información y comunicación en nuestras actividades, dejando de lado el razonamiento personal sin preguntarnos algo tan simple y fundamental como: ¿para qué hago esto? ¿de qué me sirve? ¿qué me va a aportar? Esas deberían ser las preguntas claves antes de empezar cualquier nuevo camino al que llamemos innovación.
    Por ello, lo que, bajo mi punto de vista, con la innovación debemos pretender avanzar, no en el sentido de incorporar el uso de nuevas tecnologías, sino en el hecho de aplicar nuevas o diferentes metodologías para lograr mejores resultados en el ámbito en el que estemos trabajando (un área académica, convivencia…etc.).
    Por lo que he observado hasta ahora, en la educación formal somos muy resistentes al cambio, sin embargo, deberíamos copiar un poco el ejemplo del ámbito de la educación no formal, mucho más arriesgado a la hora de afrontar cambios con los que no se tiene plena certeza del resultado. Quizá es por ahí donde debiéramos a empezar con la innovación, cambiar el miedo al cambio por el miedo a quedarnos estancados y no avanzar.

    Responder
  2. Fabio García López

    Buenas noches.

    Del mismo modo que lo han realizado mis compañeros, daré respuesta a las preguntas en base a mi experiencia como docente, en este caso maestro tanto de educación primaria como de educación infantil.

    ¿Es la innovación importante? Obviamente en cualquier proceso de aprendizaje en el que se involucren personas la metodología, recursos, técnicas… serán claves. La innovación no solo garantiza una adaptación a la realidad cambiante para el alumnado sino para también para el profesorado, mediante la conocida “renovación pedagógica” que incita a la actualización del docente en todo lo relacionado con el alumnado.

    Este término, resulta clave. Si realizamos un repaso histórico, la educación española ha vivido numerosas modificaciones que han ido, paulatinamente, cambiando las directrices educativas que impartimos en el aula. Estos cambios, en ocasiones han sido adquiridos. Lamentablemente, en otros casos han pasado desapercibidos, encontrándonos con docentes con metodologías de antaño.

    Como en cualquier proceso de crecimiento, hemos de mantener lo bueno y solventar los errores que vayan surgiendo, de ahí la innovación y su importancia para crecer como profesionales.

    ¿Es toda innovación buena? No, todo aquello nuevo puede tener virtudes, pero también desventajas. Hemos de llevar a cabo un análisis evaluativo de las novedades que surgen e incorporamos. Por ejemplo, el doble filo con las nuevas tecnologías.

    No obstante, al comentar respecto las innovaciones, hemos de reflexionar desde donde debe de incentivarse su creación. Por un lado, siendo profesionales de la educación, deberían de salir de nosotros en nuestra ansia por mejorar. Por otro, al formar parte de una comunidad educativa mayor, se debe de poner sobre las mesas todas las opciones que los demás compañeros desarrollan para poder aprender ellos (así como mediante cursos y charlas, entre otros).

    Finalmente, comentar innovación no es posible sin antes criticar las actuales facultades educativas y su poco emprendimiento y emancipación respecto a este tema. Todo ello, vertido a los estudiantes en formación.

    Responder
  3. Pepe Navarro

    Tras haber leído las aportaciones propuestas por mis compañeros/as, principalmente, coincido en que cuando hablamos de INNOVAR estamos hablando de CAMBIOS. Por tanto, podemos definir la innovación como cualquier cambio que se produzca, aportando novedades y beneficios, en cualquier ámbito en el que nos encontremos sumergidos.

    En este caso, vamos a centrarnos en el ámbito educativo. Personalmente, pienso que cuando decidimos innovar en el contexto educativo, lo que realmente pretendemos desde un primer momento son cambios, salir de lo monótono. Cambios en la forma de impartir las clases, a través de nuevas metodologías innovadoras (gracias a las múltiples herramientas que Internet nos ofrece hoy día), cambios en la motivación del alumnado y del profesorado, ya que cuando proponemos novedades a nuestros estudiantes, éstos aumentan sus ganas de aprender y participar con respecto a cuando el docente se limita al uso de una metodología tradicional. Innovar, también aporta beneficios como por ejemplo: conseguir mantener a los alumnos/a motivados, con ganas de aprender y participar en las tareas propuestas, podemos apreciar la coordinación entre docentes para proponer tareas en conjunto, y además, implicar a las familias.

    Para empezar a innovar, hacen falta varios requisitos. Uno de ellos, es la formación del profesorado sobre los programas que van a utilizar para innovar en sus aulas, puesto que si nos encontramos con un profesor formado, lograremos un mejor desarrollo a la hora de realizar cualquier actividad innovadora por muy simple que esta sea. Por otra parte, conocer los recursos que disponemos en el centro educativo para poder llevar a cabo actividades innovadores (recursos como: pizarras digitales, conexión a Internet, etc.).

    Como propuestas innovadoras (ya utilizadas anteriormente, y por consiguiente, observando la satisfacción de todo el personal involucrado en ellas durante su puesta en marcha) propongo: – La realización de los famosos retos que se están poniendo de moda en los centros educativos conocidos como “Escape Room”, retos creados por un grupo de maestros/as o de manera individual, por el tutor/a del aula, que los alumnos/as tienen que resolver en grupos.

    -Utilización de códigos QR para la realización de actividades. Para ello debemos contar con un dispositivo (Tablet con conexión a Internet) para poder abrir los diferentes enlaces a los que nos llevan los códigos QR repartidos por el aula (por ejemplo), para poder completar la actividad con la información que nos aportan.

    Finalmente podemos utilizar otros recursos como Kahoot!, Plickers (tarjeta personal, para cada alumno/a, que cuenta con letras o números en cada lado de la figura que se encuentra impresa, la cual será captada por un teléfono móvil o tablet para conocer en tiempo real las respuestas de cada alumno/a sobre cualquier contenido que se trabaje. Esto puede usarse también a modo de evaluación de cualquier unidad), páginas web interactivas, proyectos educativos, etc.

    Responder
  4. Andrés Izquierdo Parra

    Hubo una vez un líder político, carismático y, a partes iguales, odiado y amado, al que, en una entrevista, le preguntaron por las medidas concretas que sus acólitos ideológicos pudieran llevar a cabo en otras partes del mundo. Este líder respondió diciendo que las medidas que él tomó en su día fueron unas actuaciones concretas en un determinado momento de las historias, válidas para ese entonces y catastróficas, quizás, a día de hoy. Decía eso para desmitificar su legado pues, en sus palabras, santificar una acción política sería convertir en dogma su obra y, por tanto, la política en religión. Creo que, en los últimos decenios, está pasando algo similar en el ámbito educativo.

    Antiguamente se decía esos de “pasas más hambre que un maestro-escuela”. Si bien la figura del maestro ha gozado tradicionalmente de respeto (recuerden la famosa terna de los pueblos, el cura, el médico y el maestro), esta profesión no ha gozado del prestigio que verdaderamente debe tener (recuerden, asimismo, ese famoso tuit del académico Pérez-Reverte (“deberían triplicar el sueldo a los maestros. Son nuestra única salvación). La sociedad valora cada día más la labor educativa, en el marco de una escuela inclusiva y donde la igualdad de oportunidad y la equidad educativa sea una realidad. De esto, en mi opinión, se deriva el deseo de formación del profesorado y cuerpo docente, buscando la rigurosidad y la profesionalidad y, de ahí, se pasa al sistema educativo, en constante revisión y actualización. Además, los constantes informes PISA, así como otras pruebas diagnóstico, dejan al desnudo, como en el cuento de Andersen, algunas de las vergüenzas del sistema educativo español, por lo que se plantea constantemente una revisión de los planes de estudios. Para colmo, y por no seguir con más elementos susceptibles de ser citados aquí, la política cainita del tú contra mía ha convertido la educación española en un vaivén de reveses en el que la pelota, alternativamente, bota en uno y otro lado de la pista con diferentes sonidos como LODE, LOGSE, LOCE, LOE, LOMCE, etc., por no entrar a hablar en la excesiva burocratización de la enseñanza que, sin duda, da para una asignatura entera.
    Con este cóctel, hablemos, pues, de innovación educativa.
    Como decía aquel líder político del que les hablaba al principio, creo que si hay que innovar en educación, debe hacerse pensando en un momento concreto y en una situación concreta; no obstante, esto no quiere decir que haya que modificar la legislación educativa cada dos por tres; antes al contrario: debería existir un consenso amplio, con todos los sectores de la sociedad, y establecer una línea educativa común, bien planificada y estructurada, fuerte, rigurosa y exigente, comenzando con la selección del profesorado en las universidades, los planes de estudio de magisterio, las oposiciones y las clases, y dejar ver esto 30 o 40 años, que es cómo se comprueba la eficacia de una ley educativa, y no tras cada cambio de equipo de gobierno.
    Asimismo, para con este momento concreto, creo que tres de los caballos de Troya en la educación española son el mal-llamado bilingüísmo, la falsa innovación que suponen las Tecnologías de la Educación y la Comunicación, y el libro de texto como eje del proceso enseñanza aprendizaje, donde el alumno no ejerce el pensamiento ni la inteligencia, copia y completa.
    Al igual que escribe Rousseau en las primeras líneas de El Emilio, no pretendo criticar todo el sistema sin más (“otros -escribe el de Ginebra- lo han hecho antes que yo”); lo que pretendo, sin embargo, es decir que, en mi opinión, a veces la verdadera innovación está en las cosas más sencillas, y temo, con gran pesar, que esto de la innovación, en gran medida, suponga un suculento negocio para empresas tecnológicas que nutren de pantallas las aulas, para editoriales que se forran con libros sobre el asunto y que, salvo en contadas ocasiones, cuentan algo nuevo y para aquellos profesores que, con algo de suerte, dejan la pizarra y la tiza y, cuales gurúes, se dedican a dar charlas sobre la innovación que no conocen y tampoco aplican. En este sentido, percibo una competición sobre cual es el nombre más nuevo o, peor, coger algo tradicional, como aprender jugando, escribirlo en inglés o parecido (gamificación), y presentarlo como algo novedoso porque se hace con un programa que se llama “Kahoot” o como se tercie.
    Francamente, creo que la verdadera innovación está en la formación de élite del profesorado, que debe empezar ya en la escuela, para que el graduado en magisterio sea alguien culto, con hábito por la lectura, el saber y el conocimiento. Sin esto, uno no puede inocular, por ejemplo, el gusto por los libros en los alumnos, pues en gran medida, los docentes son espejos y modelos para ellos. Por otro lado, y volviendo a Rousseau, a veces la verdadera innovación está en volver al inicio. Así, una preparadora de oposiciones me comentó que, hace poco, fue a un curso de innovación que le gustó mucho, donde los ponentes hablaban de poner a los alumnos a aprender oficios, cosa de la que ya hablaba Rousseau en el siglo XVIII. Hay mucho escrito, pero nadie lee. Desgraciadamente, vivimos en un tiempo donde todo el mundo quiere hablar, opinar, pero nadie escucha y, precisamente, creo que esa será la gran innovación educativa, escuchar, escuchar para aprender, porque como decía aquel “en España, si sólo se hablara de lo que se supiera, se generaría un inmenso silencio que podríamos aprovechar para el estudio.”

    Responder
    1. Marina Santos Sepúlveda

      Me ha fascinado leerte, compañero.
      Muchas gracias por tu aportación, por hacerme reflexionar, cuestionarme y entretenerme con tu plática.

      Saludos.

      Responder
  5. Flavio Ferreira Borges

    Después de leer las contribuciones en este blog, tengo la sensación de que el concepto de innovación tuvo un consenso entre los participantes. Es posible identificar qué prácticas innovadoras están relacionadas con la promoción del bienestar de las personas y la sociedad, ser cuando encontremos propuestas de innovación en prácticas docentes o iniciativas que puedan promover la participación de los estudiantes, de sus padres, maestros y toda la administración escolar, en actividades que pueden promover la enseñanza y el aprendizaje enriquecedora. Comparto la opinión de que la mayor dificultad para promover la innovación es saber cuándo la estamos practicando realmente o si podemos anticiparla en nuestras prácticas educativas.
    Al observar la dinámica de las innovaciones en la sociedad, ya sea tecnológica o habitual, nos damos cuenta de que el último espacio en el que se presentan o aceptan es en el entorno escolar. Un ejemplo son las prácticas pedagógicas que consideramos innovadoras, pero utilizamos técnicas, recursos o TIC, que la mayoría de las veces nuestros estudiantes se aburren de usarlas en su vida diaria, lo que dificulta la participación de los estudiantes en la práctica educativa.
    Entre varias sugerencias publicadas en este blog, considero que la colaboración entre los maestros es el engranaje principal para promover la innovación en el entorno escolar que puede involucrar a nuestros estudiantes. Hay islas de ideas innovadoras en las prácticas de enseñanza y deberíamos poder reconocerlas y, en un proceso de colaboración, hacer uso de estas prácticas modificándolas y compartiendo la experiencia con otros maestros, porque ¡La innovación no está fuera del alcance de los maestros, los maestros son la innovación misma!

    Responder
  6. Lara

    Buenos días,
    Después de leer con detenimiento las aportaciones de mis compañeros y compañeras relacionadas con la cuestiones anteriores, referidas a el concepto de innovación, me dispongo a desarrollar mi propia disertación sobre el tema desde un punto de vista algo distinto.
    A diferencia de la mayoría de mis compañeros y compañeras me dedico al sector educativo, pero desde una perspectiva de educación no formal. Me permito hacer una breve explicación, para que todos y todas puedan contextualizar la aportación que voy a realizar adecuadamente, ya que mi experiencia es menor en las aulas y puede causar cierta controversia debido a mi falta de experiencia.
    Actualmente trabajo en un centro dedicado principalmente a la educación desde el ocio y tiempo libre en el que nos centramos en el aprendizaje de valores, normas y habilidades sociales y grupales, aunque mis compañeros y yo tenemos acceso y coordinación con diferentes colegios e instituciones relacionadas con la educación formal que nos han favorecido el acceso y conocimiento de una pequeña parte de este ámbito, a parte de nuestra experiencia pasada personal como todo niño y niña que ha asistido a la escuela.

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?

    En mi opinión, lo que toda persona dedicada al contexto educativo quiere conseguir a través de la innovación es alcanzar realidades nuevas o mejoradas, es decir, quiere conseguir un cambio en su entorno próximo en el que ve que algo no funciona, puede ser mucho más productivo y positivo, e incluso perjudica o resulta muy monótono debido a la falta de novedad. Este cambio suele resultar difícil de alcanzar, puesto que en la mayoría de ocasiones habrá que derribar las barreras de la costumbre y la cotidianidad y sobre todo habrá que esforzarse en encontrar alternativas apoyándonos en métodos ya utilizados, manipulando ideas y recursos que ya conocemos adaptándolos a la realidad cambiante que vivimos o creando desde nuestra propia capacidad crítica (siendo realistas) proponiendo nuevas formas de intervenir. Siempre ayudándonos de las personas pertenecientes al contexto concreto como pueden ser compañeros de profesión, familias, profesionales de la educación y por supuesto los propios agentes educativos (los niños y niñas que tienen mucho que decir).

    ¿Qué es o que debiera ser la educación desde nuestro punto de vista? ¿Qué finalidad se espera?

    Para mi la educación es un concepto muy amplio y que abarca toda la realidad que vive cada persona en concreto. Es decir, es un continuo en el que desde que nacemos y durante toda nuestra vida debemos recibir estímulos, conocimientos, destrezas y habilidades que nos deben servir para un desarrollo positivo de nuestro ser y nos deben aportar herramientas para adaptarnos de forma eficaz a la realidad en la que vivimos, y que sobre todo, debería tener para nosotros un carácter motivador, de ilusión y de curiosidad o ganas por recibirlo y no sólo ser una serie de conceptos y conocimientos que necesitamos adquirir en nuestra etapa de niñez y adolescencia por obligado cumplimiento y con carácter evaluativo y clasificatorio, Asimismo, tampoco deberían ser sólo de unas materias básicas que alguien ha decidido impartir y que pueden no ser el motor que mueve al individuo en concreto y que le hace desarrollarse de la manera adecuada. Todas las personas somos diferentes en infinidad de cosas, por lo que en nuestro camino a recorrer durante el aprendizaje también lo seremos y en mi opinión convendría tenerlo muy presente a la hora de educar, pudiendo impartir esos conocimientos básicos y expandirlos a otros que alimenten la curiosidad de los educandos. Además esta educación debe recibirse a través de nuestro contexto más cercano, es decir, desde nuestra casa, nuestra escuela y de los diferentes organismos educativos existentes siendo muy aconsejable que se coordinasen en pro de un objetivo común y teniendo en cuenta la multitud de problemas, posibilidades, posibles carencias o potencialidades de cada persona en concreto.
    También, según mi experiencia creo que habría que hacer bastante hincapié en el aprendizaje y adquisición tanto de valores morales como de habilidades sociales, pues estos parecen no tener cabida en el sistema educativo de manera concreta y consolidada, como si lo tienen otros conocimientos, y a mi parecer son la base que sustenta el desarrollo de todo ser humano y de su relación positiva con el medio que le rodea. Sin ellos es bastante inalcanzable el desarrollo adecuado de los individuos para con su entorno y la participación activa y voluntaria, además de la sensación de responsabilidad de estos en y para la comunidad de la que forman parte.
    Por lo tanto, la finalidad que creo que se debería esperar de la educación sería la de conseguir desarrollar en las personas potencialidades, valores, normas, conocimientos y habilidades personales que los hagan más autónomos, creativos, participes, solidarios y empáticos en su futuro, siempre desde la experiencia, la manipulación, la vivencia,etc. haciéndolos responsables y conductores de su propio aprendizaje. La educación debería ser revisada y modelada respecto a los cambios que va experimentando nuestra sociedad y debería ser tratada de verdad como una prioridad.

    ¿Por donde empezar a innovar?

    Creo que se debería a empezar a innovar primero pensando en qué es lo que no funciona en nuestro momento actual, en nuestra sociedad y nuestro entorno próximo. Son evidentes para todos los cambios generacionales, los avances tecnológicos, la falta de motivación, el aumento del fracaso escolar en comparación con otros países, etc. En mi opinión es necesario un cambio sustancial en la educación, sin precisar obligatoriamente el desterrar los actuales métodos de trabajo, pero si dando una oportunidad a nuevas formas de hacer las cosas, dejándonos enriquecer por aquellos que nos demuestren buenos resultados y avances.
    Para ello sería necesario comenzar desde la educación de los propios educadores y las propias escuelas, familias y demás recursos educativos, para así poder trasladarlo a las aulas sin importar la edad.

    ¿Qué innovaciones propondríais?

    Propondría más aprendizaje experiencial y mediante juego, como parece que se desarrolla en etapas de infantil. Un aprendizaje en el que los niños pudieran desarrollar vivencias sobre aquello que tienen que aprender, donde pudieran involucrarse y tener voz para elegir la manera a través de la cual quieren acercarse a estos conocimientos. Premiar la curiosidad y la creatividad, el esfuerzo diario y no calificar mediante exámenes que poco dicen de su enriquecimiento individual y de sus verdaderas potencialidades. Un aprendizaje lleno de estímulos, donde se puedan mover, donde puedan investigar, involucrarse con su entorno y colaborar con sus iguales. Donde puedan ser niños y no necesariamente pasar horas y horas detrás de un pupitre. Propondría un aprendizaje en el que el aula fuese un todo y cada participante fuese agente y motor del aprendizaje, enriqueciéndose a sí mismo y a los demás, ayudando a sus compañeros a alcanzar un objetivo común, con el fin de favorecer a la vez valores de solidaridad, tolerancia, justicia, libertad, honestidad y responsabilidad.
    Para poner un pequeño ejemplo de esto, voy a utilizar una dinámica que estamos llevando a cabo en mi centro de trabajo para experimentar y adquirir las normas de convivencia de manera que los asistentes consigan alcanzar cierta cohesión grupal y no sólo el éxito individual.
    Nosotros estamos desarrollando una dinámica en la que utilizamos flores como símil de crecimiento del grupo. Presentamos una flor vacía (solo con su tallo) y un espacio en el que están los pétalos, donde los niños los pueden ver y manipular, para informarse acerca de ellos. Cada pétalo lleva adscrita una norma (Trabajo en equipo y participación, no violencia, respeto, escucha activa y cuidado del material e instalaciones) y es de un color diferente. Durante todas las asambleas se recuerda el significado de cada pétalo y las acciones que deben realizar para conseguirlo, pero lo más importante, deben hacerlo en grupo. Cuando un niño o niña demuestra haber interiorizado alguna de las normas, se apunta su nombre dentro del pétalo correspondiente (con un rotulador de pizarra que se pueda borrar) hasta completar el pétalo con el nombre de todos los niños y niñas, se pueden borrar y escribir nombres cuantas veces se quiera, dependiendo de la actitud ante la norma que tenga cada niño o niña. Una vez se consigue llenar ese pétalo de nombres (una tarea bastante ardua) se procede a colocar el pétalo al tallo de la flor, es una manera muy visual de demostrar que ese grupo esta floreciendo gracias al trabajo en equipo. Resulta muy útil puesto que cuando alguno de los niños o niñas muestra más dificultades para adaptarse a la dinámica, para seguir las normas o revela cierto desinterés, sus compañeros y compañeras deben esforzarse en ayudarles, motivarles y hacerles ver que ellos también son necesarios y útiles para el grupo, que son parte de el y tienen un objetivo común. Es una dinámica que hasta el momento a nosotros nos está funcionando muy bien y está consiguiendo que niños y niñas que antes casi no se conocían colaboren, se preocupen por sus iguales y tengan un espacio en el que desarrollar sus puntos fuertes y en el que sentirse útiles, importantes y valorados al ser piezas fundamentales para alcanzar el objetivo común que es que esa flor se desarrolle y vista todos sus pétalos.
    Esta dinámica es sólo un pequeño ejemplo de lo que creo que sería una línea para considerar la educación y el aprendizaje, aunque tendría que adaptarse a diferentes edades, perfiles y situaciones, creo que la base, que sería el conocimiento y colaboración grupal para aprender haciendo es esencial en la realidad social en la que nos encontramos para formar ciudadanos autónomos, en igualdad de condiciones, que se sientan responsables y partícipes de las cosas que ocurren en su entorno cercano y que actúen en base al conocimiento e interiorización de valores morales positivos.

    Responder
  7. Belén Gutiérrez de Rozas

    La innovación parece ser un concepto clave en el ámbito educativo. Desde que un futuro profesional de la educación comienza los estudios de Grado, tiene presente, constantemente, la idea de la necesidad de innovar. En contraposición, esta tarea se antoja complicada, entre otros aspectos, porque la necesidad de innovar se transmite, generalmente, de manera teórica. ¿Cómo podemos pretender saber innovar si hemos estudiado el cambio como algo aislado y ajeno a la realidad? En este sentido, considero que a innovar se debe aprender “innovando”. No basta con enumerar recursos ni hablar sobre cambios, también es necesario modificar la metodología, reflexionar y saber anticiparse.

    De esta idea surge, por tanto, un segundo problema. Si los profesionales de la educación tenemos tan interiorizada la idea difusa y abstracta de innovación, existe un peligro de que esta se materialice, sin reflexión, en un ámbito cualquiera que sea novedoso para nosotros, como puede ser el de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) (en este sentido, cabría preguntarse si las TIC siguen siendo, décadas después de su aparición, algo novedoso). Porque, si algo resulta indiscutible, es la extendida asociación que existe entre innovación y TIC.

    Todo esto no quiere decir que no sea interesante emplear las TIC para innovar, pero siempre y cuando estas estén al servicio de dicha innovación, y no al revés. Para concretar esta idea, cabría poner el ejemplo de la realidad virtual: ¿podría considerarse innovación emplearla para conocer las plantas que hay en el patio del colegio desde dentro del aula? ¿Y podría, en cambio, considerarse innovación utilizarla para que los alumnos de una clase hicieran un recorrido por el interior del sistema digestivo? En el primer caso, los alumnos podrían llegar a generar aprendizajes más pobres, ya que aprenderían a través de una representación limitada de una realidad a la que tienen acceso. En el segundo, en cambio, se facilitaría la generación de conocimiento significativo por parte del alumnado. Apostemos, entonces, por esta clase de iniciativas; propongamos y materialicemos este tipo de innovaciones que mejoran la calidad de los aprendizajes (ya sea a través de las TIC o no).

    Por todo ello, considero que es necesario tener presente que el fin de la innovación es la mejora, relacionada con continuos procesos de crítica, reflexión y anticipación; debiéndose evitar el cambio por el cambio. Creo, por tanto, que lo que debe pretenderse a través de la innovación es posibilitar que los procesos de enseñanza-aprendizaje realmente permitan el desarrollo armónico e integral de todos los estudiantes, promoviendo su motivación y sus ganas de aprender. Quizás no sea una sorpresa que la explicación de aquello que debe pretender la innovación educativa coincida con la explicación de aquello que debe pretender la educación.

    Responder
  8. Andrea Canto Peno

    Tras la lectura de los comentarios de mis compañeros y compañeras considero que se puede recoger una amplia idea sobre el concepto de innovación, concretamente educativa, desde múltiples puntos de vista.

    En mi opinión, la innovación debe ser un requisito obligatorio en cualquier proceso de enseñanza y aprendizaje. Innovar no es solo añadir elementos nuevos al aula, como en numerosas ocasiones se puede observar con la llegada de las Tics a los centros. Considero que innovar requiere en gran parte partir desde lo que ya conocemos, observar que fallos o faltas puede tener, como podríamos mejorarlo, que aspectos deberíamos añadir o eliminar para beneficiar al alumnado, y una vez revisado todo esto, podemos realizar los cambios necesarios para la mejora y la evolución.

    La educación, desde mi punto de vista, es el pilar fundamental de la sociedad. Como decía Nelson Mandela, la educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo, y como docente considero que en nuestras manos queda gran parte de esa tarea.
    Además de la enseñanza de unos contenidos que quedan establecidos en un currículo concreto, la sociedad actual requiere del aprendizaje de unos valores que deben ir unidos con el resto de facetas que van formando a la persona.
    La finalidad de la escuela debe ser encontrar ese equilibrio entre la enseñanza de los contenidos curriculares y de la formación personal del alumnado. En muchas ocasiones se dice que los niños son los ciudadanos del futuro, sin embargo yo considero que son ciudadanos del presente y que desde edades tempranas su intervención en la ciudadanía es importante y de valor.

    En cuanto a por donde debemos comenzar a innovar, considero que el primer paso sería en las facultades de educación. Es ahí donde se forman a los maestros y maestras del futuro, quienes más tarde podrán innovar en los centros educativos, pero antes deben ser educados de esa manera.
    Como maestra de educación infantil, siempre he recibido por parte de mis profesores de universidad que esta etapa debe ser llevada a cabo de manera creativa y abierta a los cambios, para que los alumnos más pequeños aprendan con interés y siendo protagonistas. El fallo pienso que estaba en que yo recibía estos contenidos en un aula magna, rodeada de 100 alumnos más, con papel y bolígrafo delante para tomar apuntes en mi mesa y con un proyector algo anticuado con una serie de diapositivas esquematizadas sobre el tema.
    En mi opinión, para ser maestro debes tener la mente abierta a los cambios y situaciones que puedan ocurrir, y es importante ser resolutivos e innovadores, como ya venimos hablando, pero todo esto debe ser educado y aprendido poco a poco.
    Que los maestros recibamos esto en nuestro momento de formación creo que puede ayudarnos para el momento de intervenir de manera innovadora en un aula.

    Responder
  9. Rebeca

    Hola soy Rebeca maestra de Educación Infantil, después de haber leído el blog y con mi corta experiencia trabajando voy a dar mi aportación sobre lo que yo considero sobre la innovación, algo fundamental, desde mi punto de vista en mi profesión.

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    Como maestra de infantil creo que los docentes debemos tener multitud de habilidades para atraer la atención de nuestros y implantar cambios en la clase para no caer en la monotonía
    No por que un método funcione tenemos que estancarnos en el y repetir lo mismo curso tras cursos, ya que puede haber estrategias mejores y con mejor aceptación por nuestro alumnos.
    Creo que a través de la innovación se puede captar la atención de nuestros estudiantes y hacer nuestro trabajo más ameno, tanto para ellos como para nosotros y obtener mejora en los resultados.

    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera?
    La educación es transmisión de conocimientos, dar a nuestros alumnos las herramientas y recursos necesarios para su día a día, facilitarles su vida cotidiana y su autonomía. Es importante también la adquisición de valores
    Debemos educar a nuestros alumnos para que puedan ser autónomos, vivir en sociedad y comunidad.

    ¿Por dónde empezar a innovar?, ¿qué innovaciones propondríais?
    Desde mi punto de vista la innovación en el contexto educativo es necesaria, ya que entiendo esta innovación como una renovación. La búsqueda de nuevas estrategias, métodos novedosos que llame la atención de nuestros alumnos y los hagan salir de sus simples rutinas, hacer que tengan ganas de aprender y hagan un juego de ello.
    En estos últimos años están adquiriendo popularidad aquellos métodos que se alejan de lo convencional, conocidos como pedagogías alternativas. Mencionaré dos, por ser los que más repercusión están teniendo en nuestro país, Pedagogía Waldorf y el método Montessori.
    Hoy día tenemos un amplio abanico de posibilidades que nos brinda las nuevas tecnologías en la sociedad actual, es necesario defender la necesidad de introducir su uso en la práctica educativa correspondiente a las primeras etapas de escolarización. Subrayando la necesidad de inculcar un uso responsable, lúdico y provechoso de estas tecnologías que favorezca el desarrollo personal y el aprendizaje en alumnos de corta edad.

    Responder
  10. Rebeca Pozo

    Hola soy maestra de Educación Infantil, después de haber leído el blog y con mi corta experiencia trabajando voy a dar mi aportación sobre lo que yo considero sobre la innovación, algo fundamental, desde mi punto de vista en mi profesión.

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    Como maestra de infantil creo que los docentes debemos tener multitud de habilidades para atraer la atención de nuestros y implantar cambios en la clase para no caer en la monotonía
    No por que un método funcione tenemos que estancarnos en el y repetir lo mismo curso tras cursos, ya que puede haber estrategias mejores y con mejor aceptación por nuestro alumnos.
    Creo que a través de la innovación se puede captar la atención de nuestros estudiantes y hacer nuestro trabajo más ameno, tanto para ellos como para nosotros y obtener mejora en los resultados.

    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera?
    La educación es transmisión de conocimientos, dar a nuestros alumnos las herramientas y recursos necesarios para su día a día, facilitarles su vida cotidiana y su autonomía. Es importante también la adquisición de valores
    Debemos educar a nuestros alumnos para que puedan ser autónomos, vivir en sociedad y comunidad.

    ¿Por dónde empezar a innovar?, ¿qué innovaciones propondríais?
    Desde mi punto de vista la innovación en el contexto educativo es necesaria, ya que entiendo esta innovación como una renovación. La búsqueda de nuevas estrategias, métodos novedosos que llame la atención de nuestros alumnos y los hagan salir de sus simples rutinas, hacer que tengan ganas de aprender y hagan un juego de ello.
    En estos últimos años están adquiriendo popularidad aquellos métodos que se alejan de lo convencional, conocidos como pedagogías alternativas. Mencionaré dos, por ser los que más repercusión están teniendo en nuestro país, Pedagogía Waldorf y el método Montessori.
    Hoy día tenemos un amplio abanico de posibilidades que nos brinda las nuevas tecnologías en la sociedad actual, es necesario defender la necesidad de introducir su uso en la práctica educativa correspondiente a las primeras etapas de escolarización. Subrayando la necesidad de inculcar un uso responsable, lúdico y provechoso de estas tecnologías que favorezca el desarrollo personal y el aprendizaje en alumnos de corta edad.

    Responder
  11. Arántzazu de las Morenas Martín

    ¡Hola a todos!

    Paulo Coelho sostiene la importancia de comenzar todo aquello que realicemos planteándonos y cuestionándonos para qué tenemos que hacerlo, y es así como considero que debemos abordar el concepto de innovación, tal como se propone en la apertura del debate: ¿Innovar para qué, en busca de qué?. Como maestra trato de orientar mi práctica educativa a la mejora constante del proceso de enseñanza-aprendizaje, en busca de un desarrollo pleno, íntegro de mis alumnos, pero es cierto que la sociedad evoluciona a un ritmo vertiginoso y debemos atender a las necesidades cambiantes de los estudiantes (algo que no es fácil) por lo que se requiere de una búsqueda continua y exhaustiva de alternativas que se adapten a la realidad educativa del momento, alternativas útiles y eficaces.

    Con esto, otorgo a la innovación, en este caso educativa, un valor mucho más amplio y, por supuesto, siempre ligado al cambio y no necesariamente a la novedad, y orientado, en todo momento, a la mejora continua de nuestros alumnos, de nuestra institución, de la educación. Así, en una institución educativa en la que prime el aprendizaje plenamente memorístico que revele en el alumnado poca capacidad de razonamiento (evidenciando la necesidad de cambio para mejorar este aspecto) la introducción de una metodología basada en el aprendizaje significativo que parta de cuestiones que despierten el interés en el alumnado y contribuyan al desarrollo de su pensamiento y su capacidad argumentativa (supliendo las carencias detectadas y mejorando el proceso de enseñanza-aprendizaje), podría ser considerada como innovación educativa (a pesar de que este cambio, esta “nueva práctica” pueda ser identificada, tal como se propone en la apertura del debate, con la educación socrática el siglo V a.C.). En mi opinión, innovamos para mejorar, en busca del progreso, del perfeccionamiento, es esto lo que queremos conseguir con la innovación en el ámbito educativo, buscamos la evolución, el crecimiento, el éxito; y el cambio (o innovación) que supone la adaptación a las necesidades imperantes, aparece como primera opción.

    En este punto, en que se presenta la innovación como algo necesario para la educación, incluso algo que la condiciona, debemos plantearnos cómo debiera ser, qué esperamos de ella. La educación, debiera ser, y digo debiera porque no considero que actualmente lo sea, el pilar primordial de toda una sociedad, pues, bajo mi punto de vista, es el único camino a la cultura, a la razón, a la libertad; y los docentes, y, por supuesto las familias, somos quienes actuamos de guías en este recorrido. Esperamos de ella que sea capaz de afrontar con éxito las vicisitudes de la sociedad del conocimiento, la pluralidad cultural y la complejidad, que cuente con modelos didácticos adecuados que ayuden a comprenderla y emprender transformaciones que la favorezcan.

    No obstante, de forma crítica y creo que incluso evidente, considero que la educación no recibe la suficiente valoración, no se apuesta lo suficiente por ella. De esta forma hilo con las cuestiones últimas propuestas para debate: para alcanzar el objetivo esperado es necesario innovar, realizar grandes cambios. Sin lugar a duda, yo empezaría a innovar por el origen de todo, la formación de los profesionales de la educación, aumentaría la nota de acceso a las Facultades de Educación, premiando de esta forma la vocación, tan necesaria en esta profesión, el esfuerzo, el compromiso. Además, introduciría un mayor porcentaje de parte práctica en las diferentes asignaturas y aumentaría la duración del periodo de los PRACTICUM propuestos en los diversos cursos. Creo que esto nos permitiría acercarnos a la realidad educativa del aula, aprender a enfrentarnos a la gran variedad de situaciones complicadas que puedan aparecen, y que de hecho aparecen, en el día a día de una clase, mejorar, perfeccionarnos como docentes, como profesionales. Por supuesto, considero que todo esto debemos trasladarlo, a su vez, a los alumnos, empleando metodologías que prioricen el conocimiento práctico, haciendo ver a los estudiantes la utilidad y el empleo de lo que estudian en su vida cotidiana.

    Compendio mi aportación, poniendo de relieve mi concepción de innovación educativa como cambio a través del cual pretendemos conseguir una mejora de la educación, entendida como base que sustenta la sociedad en la que vivimos, y esperada como forma de lograr en los individuos una construcción de identidad propia que se apoye en los valores, los conocimientos y las enseñanzas que a lo largo de su vida les han sido transmitidos.

    ¡Saludos!

    Responder
  12. Alberto Pareja Barrionuevo

    Buenas tardes compañeros/as, mi nombre es Alberto Pareja Barrionuevo, voy a expresar mi pequeña reflexión sobre el hilo creado para responder a las distintas preguntas planteadas.

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?

    Teniendo en cuenta la opinión de mis compañeros/as, desde mi punto de vista, la innovación aplicada al campo de la educación es forma de dar solución a distintas limitaciones o distintos problemas que surgen en este contexto educativo. Pero aquí, creo que cabe destacar que la innovación educativa se refiere únicamente a “crear”, sino también al hecho de mejorar o perfeccionar cualquier instrumento, metodología o procedimiento con el fin de aumentar el éxito de los objetivos que se pretenden alcanzar.

    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista? ¿Qué finalidad se espera?

    En mi opinión, la educación debe ser el eje esencial y prioritario de una sociedad moderna. A través de ella debemos preparar a personas para la vida, la cual va cambiando cada día, por lo tanto, es necesario estar en continuo cambio.
    La educación debe ser integra y global, que prepare a la persona para una sociedad en constante cambio y que intente, desde la inclusividad, crear una sociedad que sea capaz de convivir de manera global, respetando todos los valores éticos y morales que guían a la persona hacia una vida de armonía.

    ¿Por dónde empezar a innovar?

    La innovación debe comenzar desde la etapa de Infantil, es decir, hemos de educar a nuestros alumnos/as con metodologías activas e indagadoras que les permita seguir ese camino durante todas sus etapas educativas, creando habilidades y procedimientos en ellos adaptados a la sociedad moderna.

    ¿Qué innovaciones propondríais?

    Un ejemplo de innovación, en mi opinión, sería la mejora de la Comunidad IB (Bachillerato Internacional). Creo que este movimiento contiene unas ideas increíbles y aplicables a la comunidad educativa de nuestro país. La innovación sería, como he mencionado anteriormente, mejorar el acceso a esta educación, ya que actualmente solo es accesible para colegios en los cuales se permite una inversión económica alta. En resumen, pienso que la innovación no es solo crear ideas magnificas que revolucionen el mundo educativo, sino también crear maneras de acceso a dichas ideas previamente creadas que permita una educación de todos los sectores de la sociedad.

    Responder
  13. JORGE RASILLO FERNÁNDEZ

    Tras continuar leyendo las aportaciones de mis compañeros, en esta segunda entrada me dispongo a reflexionar y buscar un punto de encuentro entre las diferentes opiniones. Encuentro un acuerdo mayoritario sobre el comienzo de una innovación, que es la necesidad o motivación de solucionar un problema de la práctica educativa en algunos casos, o de optimizar las actuaciones ya existentes en otros. Por tanto, aunque siempre nos focalizamos en mejorar lo que esta mal, es interesante pensar en la educación finlandesa, espejo en el que mirarse otros países, pero que entienden la innovación como parte del proceso de evolución, no como una actuación concreta en un momento concreto.
    En segundo lugar, hay compañeros que distinguen el ámbito puramente curricular y el formador de personas, dándole a este último un papel protagonista ya que atiende a necesidades, se individualizan los contextos y actuaciones y se comprende mejor la importancia de la innovación a realizar. En mi opinión, siempre que hablamos de un colegio público, por definición, debemos cumplir con el currículum establecido en el decreto, con las adaptaciones propias de las programaciones didácticas de cada docente. Ahora bien, en el énfasis sobre cada persona encontramos la clave de la inclusión. No hay mas que ver la importancia y los cambios que sufren los Planes de Atención a la Diversidad de los centros en la actualidad, contando con pedagogos, familias y docentes que trabajan mano a mano para lograr un clima de igualdad en las aulas. En este plano encontramos, según mi humilde opinión, una buena parte de las innovaciones que llegan a los centros, así que personalmente coincido en que la innovación debe buscar la formación integral de la persona antes que el cumplimiento de objetivos predefinidos. Y de esta forma crearemos un clima de empatía entre alumno y profesor, dándose una bidireccionalidad de aprendizajes que enriquece a ambos, como cita algún compañero.
    Por otro lado, en mi primer comentario me olvide de responder sobre cual sería mi aportación innovadora, o donde pondría el punto de partida. Pues bien, siendo mi especialidad la Educación Física, coincido con algunas compañeras que han tomado el juego como aspecto a investigar, partiendo de sus ventajas como la motivación intrínseca que genera, la cooperación entre iguales, la solidaridad… y personalmente añado el valor de aceptación de la derrota, que es de carácter plenamente formativo y coincide con la evaluación formativa gracias al feedback aportado por docentes y compañeros. Evidentemente el juego no se puede llevar a cabo de manera continua por falta de tiempo, ni se adapta de la misma manera a todas las materias. Pero mi experiencia en un centro de ámbito rural, perteneciente al plan de Cantabria PIIE (Proyectos Integrados de Innovación Educativa), me ha permitido ver que cuando disponemos de un entorno natural que favorece la exploración, es seguro, rico en recursos (fauna, flora, parques, espacios libres…), debemos adaptarnos para aprovecharlo. Sin olvidar que estamos buscando la formación integral, y el juego (ejercicio físico) desde el punto de vista anatómico funcional es beneficioso para la salud. Por eso, ese esta siendo mi objetivo de innovación cuando participo en los diferentes trabajos que se me proponen, desde que realicé mi trabajo de fin de grado que cito en la bibliografía.
    Por último, coincido con alguna compañera en el uso de algunas plataformas web, que también de un modo lúdico facilitan el aprendizaje. De manera personal, el recurso que he podido emplear con más éxito es Kahoot!, que funciona muy bien como repaso al final de cada tema, o como autoevaluación. Pero no creo que este último recurso sea necesariamente innovador, ya que es utilizado por muchos docentes en las aulas.
    Un saludo.

    Rasillo Fernández, J. (2018). Resistiendo al sedentarismo (plan integrador de la actividad física en la escuela)

    Responder
    1. Alba

      Tal y como plantea mi compañero Jorge Rasillo, se observa el acuerdo mayoritario sobre la importancia de la innovación, tanto generando nuevas alternativas como optimizando las ya existentes.

      Estoy de acuerdo en que se debe seguir en la educación pública el curriculum establecido a nivel estatal, concretado en el ámbito de cada comunidad autónoma y con las adaptaciones propias de las programaciones didácticas de cada docente, sin embargo, no hay una única manera de seguirlo. Es decir, en ese punto, y personalmente, creo que la visión que los docentes tengan, su imaginación, creatividad, implicación y formación, es un punto muy trascendental en el proceso de innovación.

      Creo que la innovación no es un proceso estático y concreto, sino que es dinámico, evoluciona y se amplía durante el tiempo. De igual manera, los docentes, deben seguir esa línea, intentando actualizarse y formarse continuamente, para lograr la educación de calidad que se busca.

      El trabajo de los docentes es fundamental para que los estudiantes aprendan y sean ciudadanos críticos, con habilidades adecuadas para afrontar los retos que suponen las nuevas sociedades, y de ahí la necesidad de innovar. ¿Se innova de manera inmediata? Pienso que no, que es una cuestión de actitud, tiempo, paciencia y voluntad, de ensayo-error, de introducción de nuevas herramientas y estrategias que necesitan ser probadas para ver si funcionan y en el caso de no hacerlo, cambiarlas. Es decir, la innovación también es flexible y será más intensa cuanto mayor sea el número de personas que en ella se involucran.

      Hablo de la importancia de la formación en los docentes, pero ¿qué es formarse? En su obra “Como realizar un proyecto de capacitación “ (Pain, 2012) menciona que la capacitación es un proceso, porque está formada por una serie de etapas que facilita al colaborador de una organización el desarrollo de conocimientos, mejora sus habilidades y comportamientos, para desempeñar el puesto de trabajo encomendando, facilitándole las oportunidades de crecimiento dentro de la empresa. La capacitación lo que busca principalmente es que no solo el colaborador de una empresa se empape de conocimientos, sino, que también se aprecie en la transformación de su actitud para que pueda ser más eficiente en el puesto de trabajo que está desempeñando.

      De acuerdo con (Reynoso, 2007) define a la capacitación como: el proceso de aprendizaje al que se somete una persona a fin de obtener y desarrollar la concepción de ideas abstractas mediante la aplicación de procesos mentales y de la teoría para tomar decisiones no programas; la capacitación se encuentra dirigida a niveles superiores de la misma”.(p.166)

      De lo anterior se deriva que la capacitación es vital dentro de las organización que ofrecen el servicio de la educación, ya que definitivamente permitirá el desarrollo y optimización de las competencias educativas, proporcionando una fundamentación teórica y un compromiso ético-social que sustente una educación de calidad.

      ¿Qué pensáis vosotros sobre la capacitación de los docentes y su relación con la innovación?
      Un saludo.

      Responder
  14. Ángela Lucia Agudelo González

    En la actualidad es común encontrar documentos, charlas, talleres y conferencias en donde el principal foco se concentra en generar prácticas innovadoras en la escuela. A pesar de esta popularización es necesario que nos cuestionemos qué se entiende por esto. El proceso de documentación en torno a este termino se vuelve complejo si lo introducimos al buscador de Google o tratamos de comprenderlo a buscar su definición en el diccionario. Partiendo de aquí en el Diccionario de la Real Academica de la Lengua lo define cómo “Mudar o alterar algo, introduciendo novedades” (RAE, 2019).

    Es decir, la innovación se relaciona con cambio, con una mejora. Pero, ¿Qué queremos mejorar? Para responder esta pregunta debo cuestionarme en torno a lo que entiendo por Educación es así como Garcia y Ruiz (2009), definen a la Educación “todo proceso permanente dirigido a la optimización de la persona en el ser, el conocer, el hacer y el convivir” (p.86) es decir se busca innovar para apoyar ese proceso de trasformación y avance del ser humano. Con esta idea en mente nos alejamos de los procesos mercantilistas que se pueden encontrar al consultar definiciones como la dada por la OCDE al definir este término (2005, p. 31 citado por Sepúlveda, Gonzalo & Feliz, 2013, p. 334).

    Pero, ¿Por dónde empezar a innovar?, primero debemos entender que la innovación “no es una actividad puntual sino un proceso, un largo viaje o trayecto que se detiene a contemplar la vida en las aulas, la organización de los centros, la dinámica de la comunidad educativa y la cultura profesional del profesorado” (Carbonell, 2001, p. 206 citado por Sepúlveda, Gonzalo & Feliz, 2013, p. 335). También hay que ser un observador de los procesos para así generar una estrategia de trabajo que permita planificar y diagnosticar la actividad que se va a implementar para mejorar. Es decir, es muy importante conocer el contexto en el cual se va a trabajar, así mismo se debe aprender de los errores y trabajar de la mano con los compañeros sobre las preocupaciones y las ideas implementadas para así retroalimentar el proceso. Todos estos elementos que fortalecerán la propuesta innovadora.

    Una propuesta de innovación de mi parte tiene como eje el proceso de enseñanza de la Historia nacional a estudiantes del grado 8 de educación secundaria de los estudiantes de una institución estatal de la ciudad de Ibagué (Colombia). Se busca partir del contexto local ya que existe una desarticulación entre su cotidianidad y los hechos del pasado, que es estudiado a través de un manual escolar que aborda estas temáticas sin tocar el contexto local. El proceso metodológico parte de la consecución de entrevistas, a sus abuelos, padres y tíos, etc.; la consulta de álbumes familiares y la visita del Archivo Municipal se estudiará la violencia política colombiana durante el período 1948-1968. Con esta dinámica se pretender que los estudiantes comprendan un fenómeno histórico desde su contexto.

    Referencias
    Garcia, L., Ruiz, M. (. (2009). Teoría de la Educación. En M. Garcia Almiburu, Iniciación al conocimiento pedagógico. Madrid: Dykinson.

    RAE. (15 de noviembre de 2019). Real Academia de la Lengua Española. Obtenido de http://www.rae.es.

    Sepulveda, F., Gonzalo, R., & Feliz, T. (2013). Didactica general para educadores Sociales. Madrid: McGraw-Hill.

    Responder
    1. Alba

      En la misma línea en la que hablan mis compañeros y compañeras, intentaré responder las preguntas que plantea la profesora a través de mi experiencia profesional como maestra.

      Personalmente considero que la innovación es muy importante, no solo porque con ella se generen nuevas experiencias de enseñanza-aprendizaje, sino por que también genera nuevas capacidades que van surgiendo como respuesta a la adaptación al medio tan cambiante en el que nos desenvolvemos ahora. Está claro que la educación de ahora no es la misma que la que tenía lugar en la época de nuestros antepasados, de igual manera que está manifiesto que los tiempos que corren no sean los mismos. ¿Quiere decir lo anterior que debemos desaprovechar lo ya existente para generar ideas, estrategias, herramientas, etc. nuevas? Desde mi humilde opinión creo que se debe preservar todo aquello que sea eficaz en el desarrollo integral del alumnado a la vez que se integran nuevas variantes que preparen a las personas para los nuevos desafíos del futuro.

      La innovación de la docencia ha de apoyarse en procesos de investigación, mediante los cuales convertir la práctica educativa en una reflexión e indagación para la mejora continua. La creación de una cultura y clima de innovación de la docencia en los grupos- aulas, requiere la construcción de modelos didácticos que fundamenten las prácticas y que retomen de ellas los elementos más valiosos y relevantes; la innovación se basa en el dominio que el profesorado ha de alcanzar de las competencias docentes y profesionales, mediante las cuales construye el saber didáctico y consolida el conocimiento práctico, tal y como lo plantea Medina Rivilla (2009).

      Por lo anterior, y totalmente de acuerdo con las palabras de mi compañero Andrés Alarcón, la innovación “no debe ser un aspecto para trabajar o mejorar en ciertos momentos o materias, sino algo en lo que debemos emplearnos a fondo y dándole la importancia que realmente tiene.” Esta innovación debe ser aún más destacada en aquellos alumnos y alumnas con necesidades específicas de apoyo educativo, protagonistas de mi día a día en el ámbito de la educación. ¿Por qué digo esto? Porque pienso que si hay un reto que nos implica a todos es el de conseguir una educación inclusiva a través de la evolución a metodologías innovadoras y eficaces, ya que a pesar de que los últimos años han sido numerosas las prácticas educativas que lo han intentado, han sido insuficientes los resultados conseguidos para obtener una integración social plena de este colectivo, lo cual plantea un profundo debate que deja abierto el desafío de pensar estrategias innovadoras y efectivas para la inclusión social.

      De lo anterior considero que la premisa más importante para llevar a cabo la innovación es un cambio de visión, un cambio que contemple nuevas propuestas y metodologías que responden a la necesidad de innovar en la práctica cotidiana de la educación y la intervención social.

      Responder
  15. Julene Lopez Dudagoitia

    Tras leer esta entrada, muchos de nosotros podemos estar de acuerdo con que la innovación implica idear o recuperar aquello que pueda romper con la dinámica actual para mejorar algo. Si trasladamos esta definición al ámbito educativo, debemos tener claro hacia dónde queremos dirigirnos, cuál es el camino que queremos seguir. Deberemos reflexionar y definir cuál es para nosotros, como educadores y maestros, el fin último de la educación. Esto, en mi opinión, es mucho más difícil de lo que pueda parecer en un primer momento, puesto que en cada contexto el objetivo educativo que querremos alcanzar no será el mismo. No podemos pretender que todo el mundo tenga las mismas necesidades y características. Así mismo, puede que no se pueda considerar innovación a la misma práctica educativa en contextos diferentes.

    Aun así, me gustaría dar una definición de lo que es para mí el objetivo principal de la educación. En mi opinión, la educación debería posibilitar el aprendizaje para participar en la vida social, política, económica, cultural y un largo etcétera. Tomando esta definición como eje central, considero que una práctica educativa innovadora no debería centrarse simplemente en aprender contenidos y facilitar el estudio del temario. Opino que la innovación en la educación debe centrarse en las capacidades de las personas, en potenciar sus puntos fuertes y minimizar sus puntos débiles. Esta innovación debe dirigirse a procurar que cada persona pueda encontrar su manera de hacer, su manera de aprender y que cada uno tenga su lugar en la educación. Para ello, la innovación debería dirigirse no tanto a buscar posibles TIC que implementar en el sistema educativo, sino a formar a los profesionales, a buscar metodologías adaptadas a cada colectivo y contexto, a buscar maneras de implicar a cada persona en su propio aprendizaje y a formar una comunidad educativa sólida.

    Volviendo a la pregunta de “¿qué innovaciones propondríais?”, considero que para poder innovar debemos conocer el contexto y el colectivo en el que se quiere innovar. Por mucho que tenga claro cuál es para mí el fin último de la educación, creo que es totalmente irreal considerar que las mismas prácticas puedan funcionar en contextos totalmente diferentes. Incluso habrá en contextos en los que haya necesidades mucho más apremiantes que nos obliguen a establecer objetivos diferentes. Es por esto que me parece imprescindible analizar cada contexto concreto para poder saber con exactitud qué es lo que ese contexto necesita y qué tipo de innovaciones podrían aplicarse para obtener mejores resultados.

    Responder
    1. Alba

      Con las palabras de Julene estoy totalmente de acuerdo, especialmente cuando expone “la educación debería posibilitar el aprendizaje para participar en la vida social, política, económica, cultural y un largo etcétera. Esta innovación debe dirigirse a procurar que cada persona pueda encontrar su manera de hacer, su manera de aprender y que cada uno tenga su lugar en la educación.” Como ya he expuesto en intervenciones anteriores, mi ámbito de trabajo es la educación especial. En mis intervenciones, en las cuales intento innovar con metodologías activas y participativas, siempre priorizo objetivos funcionales para la vida cotidiana. Cierto es que en ocasiones, esas intervenciones no salen como me gustaría, por lo que es necesario modificarlas y buscar nuevas estrategias para conseguir lo previamente establecido. El componente de la flexibilidad es inherente, según mi opinión, al de la innovación.

      Por otra parte, en ocasiones es frustrante comprobar cómo para algunas familias (no generalizo ni mucho menos, solo hablo desde mi experiencia personal), los objetivos funcionales para la vida diaria y el bienestar socioemocional son lo menos importante, llegando incluso a pensar que su hijo o hija no avanza porque no ha aprendido a sumar, sin detenerse en lo feliz que va al colegio, en que es capaz de preparar su mochila cada día, se preocupa de sus materiales, etc.

      De lo anterior, y siguiendo de nuevo las palabras de Julene, yo al igual que ella, “considero que para poder innovar debemos conocer el contexto y el colectivo en el que se quiere innovar. Por mucho que tenga claro cuál es para mí el fin último de la educación, creo que es totalmente irreal considerar que las mismas prácticas puedan funcionar en contextos totalmente diferentes.” El contexto, tanto social, como económico y familiar marca nuestra manera de proceder inconscientemente, porque siendo realistas, en numerosas veces es imposible trasgredir barreras que surgen.

      ¿Qué opináis? ¿Os surgen barreras cuando intentáis llevar a cabo procesos innovadores?

      Responder
  16. ANDRES ALARCON COTO

    Buenas compañeros y compañeras, mi nombre es Andrés Alarcón Coto, me dispongo a seguir este hilo creado para responder a las preguntas e incertidumbres surgidas a partir de la idea inicial que hemos leído. No querría continuar con mi aportación sin antes agradeceros cada una de vuestras respuestas, pues he podido aprender mucho de vuestras opiniones y experiencias, y en otras he podido ver diferencias de pensamientos, pero en estos puntos es donde más podemos aprender unos de otros.

    ¿Qué es innovación educativa? Podríamos comenzar está aportación encontrando o buscando una definición de lo que es la innovación educativa, según Sein-Echaluce et al. (2014) la innovación educativa significa “realizar cambios en el aprendizaje/formación que produzcan mejoras en los resultados de aprendizaje. Sin embargo, para que se considere innovación educativa el proceso debe responder a unas necesidades, debe ser eficaz y eficiente, además de sostenible en el tiempo y con resultados transferibles más allá del contexto particular donde surgieron.” Por lo tanto, debemos ser conscientes de la necesidad que tenemos de buscar nuevas formas y cambios en el proceso de enseñanza-aprendizaje para que nuestro alumnado pueda adquirir los conocimientos a través de una nueva “camino”, una nueva forma educativa…

    Leyendo la aportación inicial del foro, y sobre la que nos estamos basando, me ha hecho reflexionar una de las ideas que encontramos que dice así “en algunas prácticas escolares que se venden como innovadoras: la utilización de la Tablet puede, o no, implicar una nueva forma de aprender, o simplemente, puede ser un cambio de formato para que el niño, la niña, siga enfrentándose a tareas “tradicionales” que no añadan novedad.” Estoy totalmente de acuerdo con esta aportación, en multitud de ocasiones se piensa que por “cambiar el formato” con el que se está trabajando a nivel educativo, ya se está innovando, pero realmente el alumnado se sigue enfrentando a las tareas de una manera tradicional, cambiando únicamente el formato de como las realiza.

    Como maestro de Educación Primaria, creo firmemente en que el concepto o la palabra innovar debe estar “tatuada” en nuestro cerebro, no debe ser un aspecto para trabajar o mejorar en ciertos momentos o materias, sino algo en lo que debemos emplearnos a fondo y dándole la importancia que realmente tiene. De este modo, podremos acercarnos y adaptarnos a las necesidades que el alumnado de hoy en día tiene, a sus incertidumbres e inquietudes, y que la sociedad requiere en cada momento, puesto que como ya sabemos nuestra sociedad va cambiando día a día.

    ¿Qué pretendemos conseguir con la innovación dentro de un marco y/o contexto educativo? ¿qué finalidad se espera?
    El docente actual, debe pretender a través de la innovación, introducir nuevas formas de educación. Por ejemplo, como hemos comentado anteriormente, introducir las tecnologías sin pensar el ¿Cómo?, ¿Por qué?, ¿Cuándo? no se trata de cambiar formatos o de cambiar la perspectiva o aprendizaje, se trata de darle un enfoque nuevo, pero siendo conscientes, tal y como hemos visto en la entrada del blog “debemos renovarnos de forma adecuada”. Los docentes deben utilizar en este caso las tecnologías como medio transmisor de nuevas metodologías, donde el alumnado sea el centro, donde el docente sea guía de aquellos intereses que puedan ir surgiendo a los niños y niñas de nuestra sociedad. En multitud de ocasiones, tendemos a caer en trabajar en lo tradicional, dándole importancia meramente a los contenidos, y no dejando espacio para aquellas incertidumbres que se despierten en las mentes de los discentes.

    El problema radica, en que “yo” como docente puedo innovar en mi aula, puedo trabajar de forma diferente, puedo introducir nuevas ideas educativas, metodologías donde el interés del alumnado sea lo principal, y sobre ello se trabajen el resto de los contenidos, pero luego entran otra serie de factores que delimitan tus intentos de innovación, algunas de ellas pueden ser:
    o El colegio donde trabajas tiene una metodología tradicional, no permitiéndote desarrollar tus ideas de innovación educativa.
    o Eres el único docente que trabajas así, y cuando tus alumnos pasan de curso, no continúan con esa misma metodología.
    o No dispones de los medios adecuados para desarrollar una metodología basada en la innovación educativa.
    o Trabajas basándote en la innovación en tu materia, pero en el resto de las materias, el profesorado sigue un modelo tradicional.

    En definitiva, por supuesto que se puede trabajar la innovación educativa de forma personal en tu propio aula o materia, pero como todos podemos pensar, tendría más sentido, y, por lo tanto, “más fruto” si se trabajase en conjunto, donde la mayoría o todo el profesorado trabajase de la misma forma, eso sería lo ideal.

    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?,
    Veo en muchos comentarios, y aportaciones que nos centramos exclusivamente en lo académico, pero si volvemos un poco al concepto de educación, yo no puedo concebir a la educación sin el trabajo en valores.

    Según Parra, J (2003) “se ha de procurar establecer una relación de comodidad entre los valores comunes que, por ser básicos, deben ser objeto de formación en todos los educandos; los valores del contexto sociocultural próximo en el que se encuentra ubicado el centro educativo; los valores diferenciales de cada educando que son expresión de sus preferencias personales y el sistema de valores que posee el educador y que le sirven para orientar su práctica educativa en el aula.” No podemos trabajar la educación sin ser conscientes de que debemos partir de un trabajo en valores. Este trabajo debe ser tanto entre los iguales, como con el docente, creando un buen clima de trabajo, se nos facilitará posteriormente que el aprendizaje innovador llegue más lejos, trabajando de forma cooperativa entre todos los alumnos la asimilación de contenidos será sin duda mucho más enriquecedor.

    ¿Por dónde empezar a innovar?, ¿qué innovaciones propondríais?
    Primeramente, debemos ser conscientes del contexto educativo en el que nos encontramos, que materiales disponemos, que necesidades tienen nuestros alumnos y alumnas, y partiendo de estos puntos establecer metodologías que nos permitan enfocar los contenidos de una forma dinámica e innovadora.
    Como ya he podido decir anteriormente, en mi opinión, debemos darle al alumnado herramientas para que puedan surgir las necesidades e intereses, y a partir de ellos, trabajar e indagar sobre estas incertidumbres que pueden hacer que despierte en el alumnado un nuevo mundo.

    El trabajo de contenidos a través de aquello en lo que el niño o niña está interesado, facilitará la adquisición de contenidos de una forma mucho más significativa. Trabajar por proyectos, puede ser otra vía para romper con lo tradicional, enfocar la transmisión de contenidos con otra perspectiva, donde el alumnado aprenderá de una manera interdisciplinar a partir de sus intereses. De este modo, se fomentará un aprendizaje también manipulativo y cercano para el alumnado, que a través del sin fin de recursos que tenemos a nuestro alcance podrá aprender manipulando.

    Me parece muy esencial, resaltar como en este cambio en el proceso de enseñanza-aprendizaje, el docente debe ser capaz de cambiar su rol autoritario, para pasar a ser guía durante la enseñanza de los alumnos y alumnas. Debemos dejar a un lado, todo el peso que tienen los exámenes en nuestro nivel educativo, puesto que pienso que un examen no califica realmente todo el contenido que el alumnado ha podido asimilar, y esto debería ser uno de los primeros pasos a cambiar en nuestra forma de innovar en educación.

    Responder
  17. María de Setefilla Sánchez García

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?

    En consonancia con lo que ya han comentado algunos de mis compañeros en entradas anteriores, desde mi punto de vista, la innovación aplicada a un contexto educativo es una vía de búsqueda de soluciones a todas aquellas limitaciones, dificultades; o sencillamente, una forma de mejorar aquello que ya existe, de manera que se atienda primero a las necesidades del alumnado al que atendemos y segundo, a las necesidades de la sociedad actual. Para ello, creo que tal y como dice el artículo, no es necesario siempre “inventar” desde cero nuevas metodologías de enseñanza-aprendizaje, técnicas, herramientas, etc., sino que también se puede hacer una revisión de lo que ya existe y transformarlo para dar una respuesta adecuada al contexto en el que nos encontremos, y eso también es innovar.

    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista? ¿Qué finalidad se espera?

    Considero que la educación debe ser el camino y la meta que permita a nuestros alumnos tener herramientas suficientes para poder hacer frente a su día a día y para crear por sí mismos nuevas estrategias que les permitan desenvolverse en la sociedad futura. Por consiguiente, esta formación debe ser íntegra y desarrollar todos los aspectos esenciales de una persona.

    ¿Por dónde empezar a innovar?

    Tal y como ya han mencionado otros compañeros, creo que se debería empezar a innovar desde las Facultades de Educación, puesto que deben servir de ejemplo en sus enseñanzas a los futuros maestros y maestras. No obstante, la innovación debe nacer de la inquietud del propio maestro, ya haya tenido o no formación previa.

    ¿Qué innovaciones propondríais?

    Un ejemplo de innovación que propondría es que el maestro haga una pequeña investigación de los diferentes estilos de aprendizaje que presenta su alumnado, de manera que pueda organizar sus actividades teniendo en cuenta estos.

    Responder
  18. Maria Fas Gil

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?

    Tras la lectura de la entrada y los comentarios de mis compañeras y compañeros, considero que, al igual que muchos han comentado, la innovación en el contexto educativo está más relacionado con el cambio de enfoque o de perspectiva sobre aquello que hacemos que, con la introducción de algún método o recurso novedoso, de última generación. Creo que innovando en el ámbito educativo pretendo reflexionar sobre mi práctica diaria con la finalidad de ver qué está funcionando y qué no y cómo puedo mejorarlo para ofrecer a mi alumnado una educación de calidad que se adapte a sus necesidades.

    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?

    Bajo mi punto de vista, la educación debería ser un proceso bidireccional (maestro y alumno enseñan y aprenden el uno del otro) de transmisión y orientación en el cual el docente guíe al alumno en el desarrollo de sus capacidades y competencias, de una manera dinámica y continua. Debería ser también, un proceso donde el aprendizaje de valores, conocimientos, costumbres, habilidades sociales, sentimientos y emociones consigan que nuestros alumnos se desarrollen como individuos únicos capaces de aprender a aprender, ser felices e integrarse en la sociedad.

    ¿Qué finalidad se espera?

    Por lo general creo que, principalmente, se espera de ella (sobre todo por parte de las familias) que forme al alumnado para ir superando las diferentes etapas educativas y poder acceder, finalmente, al mercado laboral con una buena formación. Pero pienso que esta no debería ser la finalidad principal de la educación. En mi opinión, la finalidad principal de la educación debería ser formar a las personas para que como he dicho anteriormente adquieran las competencias básicas de aprender a aprender, a ser, a hacer y a convivir. Ya que, no importa que tengas muchos títulos si luego no eres capaz de sacar provecho de los conocimientos que has adquirido; no importa que seas la persona más formada del mundo si no eres capaz de respetar a los demás y así podría seguir con una larga lista.

    ¿Por dónde empezar a innovar? ¿Qué innovaciones propondríais?

    Siguiendo en la línea anterior sobre la visión general que se tiene de la finalidad de la educación, creo que empezaría reflexionando sobre la validez del sistema de evaluación que actualmente se utiliza en la gran mayoría de los centros. ¿Realmente nos define una nota? ¿sacar una nota más alta o más baja nos hace ser mejores o más o menos capaces? Yo, personalmente, pienso que no. Pero por desgracia sigue habiendo muchas familias que valoran la capacidad de sus hijos/as en función de las notas que sacan y por ello, por aquí empezaría a innovar.
    Es por ello, que como innovación propondría analizar y reflexionar sobre diferentes sistemas de evaluación para ver sus pros y contras e intentar trabajar para conseguir un nuevo enfoque del sistema de evaluación.

    Responder
    1. Guillermo Legorburo Torres

      La innovación es de las ramas de los estudios en educación más importantes en la actualidad. Inmersos en un mundo en que el cambio y el crecimiento son una realidad y una búsqueda constantes, necesitamos de la investigación innovativa, ya sea con enfoque cuantitativo y/o cualitativo, para dilucidar entre lo que simplemente es nuevo, de aquello que es mejor. Podríamos hablar de que, en educación, como en otros ámbitos, existe la “innovación” y la innovación.

      En primer lugar, encontramos todas aquellas invenciones y ocurrencias que, por no estar basadas en evidencias, no solo no reportan mejoras significativas en el alumnado, sino que son en muchos casos perjudiciales. Como decía, la educación se ha convertido en un mercado más en el que vender productos incitados en ocasiones por “edumitos” -mitos, es decir, planteamientos y afirmaciones falsas sobre diferentes aspectos de la educación-. Las muchas modas que se están aplicando en multitud de centros educativos demuestran que los centros tienen dificultad para diferenciar de manera crítica aquello llamativo de aquello necesario.

      Innovar no es buscar romper con lo anterior “per se”. Ese proceder deconstruccionista destruye, como un tratamiento médico agresivo, tanto lo malo como lo bueno. Existe una desconfianza un tanto simplista e irracional contra todo aquello que no nos suene como “nuevo”. Pero novedad e innovación son dos palabras bien distintas, con implicaciones en muchos casos muy diferentes. La investigación ha demostrado que el procedimiento dialógico de la mayéutica de Sócrates tiene más de innovación que muchas otras prácticas que se ponen de moda.

      Muchas veces se ha usado el aula como laboratorio de experimentos sin fundamentación o con bases precarias u obsoletas. Con el supuesto enfoque en lo intercultural o lo inclusivo se han llevado y se llevan a cabo actuaciones que no solo no consiguen los objetivos que se plantean, sino que resultan perniciosas para el alumnado, bien por la confusión que generan o porque el profesorado siente que ciertos temas, como puede ser el acoso escolar, quedan perfectamente resueltos tratándolos de manera puntual, aislada y no holística.

      En segundo lugar, y por suerte, contamos con una cantidad creciente de lo que realmente podemos llamar innovación en educación: estas son prácticas y proyectos solidarios y rigurosos basados en ciencia, que actúan en base a las necesidades reales de nuestras sociedades y consecuentemente tienen impacto positivo real allá donde se llevan a cabo. La motivación casi exclusiva de las personas que crean innovación es la de mejorar la vida de las personas y las sociedades, y para ello son responsables y profesionales en relación con aquello que generan y promueven. Cualquiera que sea el modelo utilizado para conseguir aplicar prácticas innovadoras, acoger esta premisa parece imperativa.

      Cuando queremos innovar es importante, como en toda investigación, tener claros los fines y objetivos que queremos conseguir. Para mí, en la sociedad española de 2019, yo quiero innovación porque busco ofrecer a toda la diversidad de alumnado, de todas las circunstancias y edades, los mejores aprendizajes en términos académicos y de sentimientos, en una dinámica inclusiva, rigurosa y segura, para que todo el mundo sin distinciones pueda desarrollarse y ser libre de decidir su futuro en todos sus aspectos. De esta manera, busco la mejor innovación para que la educación sea transformadora y no reproductora, para cambiar el mundo desde la base, desde prácticas que no solo transformen al alumnado, sino también a sus familias y al vecindario. Puedo querer conseguir esto como maestro que soy, en cuyo caso recurriré a lo que la literatura científica dice que mejor funciona; por otro lado, desde la perspectiva de investigador, me subiré al carro de las mejores investigaciones que más impacto científico, político y social están generando.

      Quiero, para acabar, ejemplificar una práctica innovadora que cada vez está cogiendo más fuerza y de la cual se están viendo sus frutos. De manera algo fortuita y por fortuna tuve la oportunidad, paralelamente a la universidad, de conocer el proyecto de Comunidades de Aprendizaje (CdA). Entré a formar parte de un seminario de profesorado y otros agentes educativos en el que hacemos tertulias pedagógicas en torno a los referentes teóricos y las evidencias que sí están contratadas. Durante estos años he leído y aprendido colectivamente con la obra original de autores como Freire, Vygotsky, Kandel, Bruner o Mead; mucho más de lo que se nos propuso durante la carrera. Conocí que, en Educación, al igual que en otras disciplinas de conocimiento como la Medicina, sí existe la ciencia y esta viene desde hace bastantes años ofreciendo aquellas prácticas, nuevas o no, que realmente muestran producir los mejores resultados.

      La profunda innovación que supone Comunidades de Aprendizaje puede ser leída y vivenciada en multitud de artículos científicos de alto impacto, congresos internacionales y en los centros que han transformado su realidad, independientemente de su contexto inicial, como ninguna otra propuesta innovadora ha conseguido hacer.


      REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

      INCLUD-ED Consortium (2006-2011). Actuaciones de éxito en las escuelas europeas.
      Madrid: Ministerio de Educación IFIIE

      Muñoz, A. (2017) El colegio milagro que revoluciona la educación en España. El Mundo: https://www.elmundo.es/papel/historias/2017/03/19/58ca8b8ee5fdea672d8b46ad.html

      Responder
  19. Cristina Sánchez Puig

    Hoy en día, la innovación es uno de los temas más presentes en las escuelas y en la formación de los futuros docentes. Pero, ¿de qué hablamos cuando nos referimos a la innovación?
    No debemos dar por hecho que cualquier cambio o cualquier iniciativa de transformación de la escuela vaya a ser un cambio real hacia la mejora y suponga, por tanto, una innovación. Se deben cumplir unos requisitos para que estos cambios supongan una innovación.
    Como nos dice Antonio Medina (2017), “el concepto de innovación describe acciones que suponen un cambio cualitativo respecto de la situación precedente ya fuera en su estructura, en sus elementos, en sus procesos o que, afectando a todo el sistema, se dan resultados mejores”. Así, la innovación educativa ha de entenderse como la incorporación a las instituciones educativas de algo nuevo y novedoso, al mismo tiempo. Debe ser una aportación que nos facilite resolver algunos de los problemas presentes o que limite la influencia de condiciones adversas para el desarrollo y desenvolvimiento del proceso educativo. Se trata, en definitiva, de desarrollar un modo de trabajar distinto que se orienta a objetivos deseados y deseables con la introducción de nuevas prácticas o la mejora de las ya existentes. Se deben seleccionar tanto recursos humanos como materiales, procesos de organización y acción que introducen novedades que favorezcan la consecución de los fines o objetivos deseados.
    Respecto al ejemplo de la mayéutica, podríamos decir que esta supondría una innovación en el centro donde se aplica si responde a una necesidad previa de mejorar la capacidad de razonamiento de los alumnos, y si se lleva a cabo involucrando a toda la comunidad. Es decir, si supone una mejora cualitativa de los procesos en su conjunto para responder a una problemática existentes (falta de razonamiento en la comprensión de los conceptos por parte de los alumnos) y no simplemente un cambio en la forma de trabajar para conseguir lo mismos fines. Por tanto, podríamos decir que la condición temporal no influye en que algún proceso sea o no innovador, sino que la condición innovadora vendrá definida por el contexto actual en el que se aplique y los resultados que consiga lograr, independientemente de la antigüedad de la práctica.
    Principalmente, la finalidad de la innovación en la educación debiera ser cualquier proceso que mejore el aprendizaje final del alumnado, refiriéndome tanto a su rendimiento académico como a su desarrollo personal, ya que este es el verdadero objetivo de la práctica docente. Debemos desarrollar métodos que les ayuden a ser autónomos, tener pensamiento crítico, saber actuar ante problemas…
    Por otro lado, considero imprescindible para empezar a innovar que se involucre toda la comunidad educativa en el proceso. Es decir, el sentido de la auténtica innovación en las escuelas ha de reflejarse en el conjunto de acciones del profesorado y en la participación e iniciativa profunda de todos. Esta implicación es la primera garantía para impulsar procesos de mejora, pero, igualmente, para convertirse en un proceso innovador ha de ser trasladada al trabajo fecundo y riguroso de la base didáctica en las aulas.
    Una vez implicada toda la comunidad educativa, se requiere conocer el contexto donde se desarrolla la práctica para ver qué nos interesa cambiar a través de estas prácticas innovadoras. En nuestro contexto, la base innovadora reside en el valor predictivo-anticipativo, en su virtualidad para dar respuesta a los retos del cambio tecnológico, cultural y ambiental, y a la evolución de las generaciones y la transformación de actitudes, valores, estilos de convivencia y emociones. Se le ha de dar valor en su pertinencia para establecer nuevas bases desde las que comprender y dar respuesta apropiado a los vertiginosos cambios que vivimos actualmente en la llamada “sociedad del cambio”.
    Finalmente, diría que las innovaciones que más falta hacen hoy en día son las que supongan un cambio en la relación e implicación con las familias, la introducción efectiva de las nuevas tecnologías y la mejora de la motivación y el interés del alumnado hacia la creación del aprendizaje y de la mejora del clima en los centros escolares. Estos aspectos puede que sean los que, según mi punto de vista, hoy en día requieren más mejoras y, por tanto, innovaciones que involucren a los distintos ámbitos de las prácticas institucionales.

    Responder
  20. ALICIA LÓPEZ ROBLES

    Una vez leídas las aportaciones de mis compañeros, me dispongo a realizar la mía.
    Las cuestiones planteadas son muy ambiguas, ya que no hay una respuesta cierta o correcta al 100%. En primer lugar, como docente, cuando llevo a cabo una innovación en un contexto educativo pretendo que se produzca un cambio, es decir, la innovación la entiendo como la mejora del proceso enseñanza-aprendizaje de una manera lúdica, creativa, participativa, igualitaria, en equipos (juegos, utilización de las TIC, teatros, etc.), donde el niño está lo suficientemente motivado para lograr un aprendizaje significativo.

    Además, para que la innovación sea completa, debemos de contar con las familias. Pienso que las familias son un factor externo que siempre ha quedado aparte del contexto escolar, lo único en lo que han participado han sido en tutorías, por lo menos en mi caso. Durante la semana pasada, los padres participaron en una actividad realizada en un centro escolar, se convirtieron en jueces para valorar la decoración de las puertas de cada clase, los alumnos estuvieron muy motivados y trabajaron mucho para que sus familias viesen las puertas lo más bonitas posibles.

    Desde mi punto de vista, la educación no solo abarca el aprendizaje de contenidos académicos, sino también, la formación de personas, las cuales puedan afrontar la vida adulta con total satisfacción, gracias a un aprendizaje de valores, que les permitirán ser personas críticas.
    Considero que, para comenzar a innovar, debemos conocer a los alumnos, sus necesidades, los recursos disponibles y el centro, ya que cada centro tiene unas características de trabajo. Por ejemplo, en el colegio Virgen Inmaculada Santa María de la Victoria “GAMARRA”, tienen unos pilares educativos que nos permiten encajar lo que para mí es una manera de enseñar innovadora, por ejemplo, promueven la creatividad y el pensamiento crítico del alumno, consideran vital que en clase se trabaje por grupos de 3 alumnos, por lo que toda la institución educativa se organiza así… Si el centro nos permite y proporciona el camino hacia la innovación, ¿por qué no hacerlo? El docente debe salir de su zona de confort (explicación magistral, ejercicios del libro y exámenes tradicionales) y preparar el material que necesite para las explicaciones, inventar juegos que permitan a los niños poner en práctica lo visto, etc.

    Las innovaciones que yo propongo serían: realización de exámenes a través de Plickers, como bien ha comentado una compañera, actividades de repaso a través de Baamboozle o Kahoot!, paisajes de aprendizaje (pantallas con retos que deben de superar, en equipo o individual), aprendizaje basado en problemas (ABP), rutinas de pensamiento (veo, pienso, me pregunto), etc.

    Responder
  21. Carmen Sánchez Jurado

    Estimados compañeros y compañeras, tras la lectura de vuestras interesantes aportaciones, me dispongo a compartir mi opinión sobre las cuestiones tratadas:

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?

    El deseo de innovar, en cualquier ámbito, surge a partir de una situación o contexto en la que los medios o métodos utilizados para alcanzar un fin no surten efecto, o bien, no son tan efectivos como se esperan o como fueron en el pasado.
    En el ámbito concreto de la educación, y tras leer opiniones similares en otros comentarios de compañeros/as, considero que los docentes tienen la difícil tarea de mantener la atención y la motivación del alumnado en el aula. Es aquí donde interviene la innovación y la necesidad constante del cambio en el tipo de actividades y recursos que utilizamos, la manera de explicar, etc. La finalidad de la innovación educativa es, por tanto, la de hacer atractivo o facilitar el proceso de enseñanza-aprendizaje al alumnado. Y, además, el docente siempre debe tener en mente que para que dichos cambios supongan una innovación en el aprendizaje, se requiere que sean cambios profundos que busquen resultados duraderos y no solo la efectividad fugaz en el corto plazo.

    Medina, A. (2015). Innovación de la Educación y de la Docencia. Madrid: Editorial Universitaria Ramón Areces

    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera?

    La educación, a mi manera de entender, es el conjunto de conocimientos y habilidades que el alumnado aprende a través de la enseñanza reglada (escuelas, academias, etc.) y no reglada (su familia, amigos, etc.) para poder llegar a ser ciudadanos capaces de desenvolverse en la sociedad en la que viven, de manera autónoma y libre, además de adquirir cultura general y enseñanzas generales básicas para entender su pasado y origen. Es por esto que soy de la opinión de que no todos los conocimientos deben tener una utilidad práctica e inmediata, sino que hay contenidos que sirven para cultivar nuestros conocimientos generales de culturas pasadas o desarrollar nuestro pensamiento crítico, por ejemplo. Dicho de otra manera, la educación facilitada en las escuelas debe aportar todos aquellos conocimientos y habilidades que, de otra manera, muy difícilmente podrán ser adquiridos por el alumnado de manera independiente.

    Álvarez-Castillo, J. L., & Essomba Gelabert, M. A. (2012). Dioses en las aulas: Educación y diálogo interreligioso. Barcelona: Graó

    ¿Por dónde empezar a innovar?, ¿qué innovaciones propondríais?

    Para responder a esta cuestión, creo que sería necesario que cada docente o profesional de la educación tomase su propio centro o aula (dependiendo de la escala en la que se va a trabajar) para analizar sus características, necesidades e intereses propios. En base a esto, deberíamos consultar al resto de compañeros/as de profesión, así como el resto de miembros de la comunidad educativa y, de manera conjunta, encontrar aquello que se desea mejorar y modificar. Dicho de otro modo, encontrar el ‘dónde’ vamos a implantar la innovación.
    Personalmente, y a muy grandes rasgos, creo que hay ciertos aspectos del currículo español que deberían cambiar. Si entendemos los cambios y mejoras de la realidad existente, como muchos/as compañeros/as han indicado en anteriores comentarios, como innovación, entonces creo que el bilingüismo en los centros públicos deben ser muy ‘innovados’. En la actualidad de los centros públicos andaluces dentro del programa de bilingüismo, se entrega al alumnado un listado de vocabulario interminable y técnico, y se utilizan dos manuales (uno en español y otro en lengua extranjera), lo cual es una situación cada vez más catastrófica porque el alumnado. Una posible solución innovadora ante esta situación sería la de utilizar un material realmente bilingüe donde el aprendizaje del vocabulario de la lengua extranjera fuese progresivo, y cuya redacción fuese en lengua extranjera pero complementada con la lengua materna para facilitar la comprensión lectora del alumnado.

    https://www.ucm.es/data/cont/docs/430-2013-10-27-ICEIpaper12.pdf

    Responder
  22. NOEMÍ CALERO

    Buenas noches, tras leer la entrada al blog y las aportaciones de mis compañeros paso a contestar a las diferentes cuestiones planteadas.
    En relación a la primera pregunta ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo? Creo que la respuesta es la mejora. Las sociedades están continuamente evolucionando y los sistemas que conforman dichas sociedades (sanitario, educativo, etc.) deben adaptarse a las nuevas situaciones si quieren dar respuesta a las necesidades actuales. La innovación es el camino a seguir en la adaptación a las nuevas circunstancias, pues para mí, innovación, además de cambio implica la finalidad de mejora.
    En cuanto a la segunda cuestión ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera? La educación es una herramienta esencial para la sociedad, pues a través de ella se fomenta el desarrollo integral de las personas que en un futuro participarán en la sociedad. Si queremos una sociedad sostenible, aquella que se implica y atiende su presente sin comprometer las oportunidades del futuro, se debe promover la capacidad de adaptación a nuevas situaciones, de resolución de problemas, de cuestionamiento y análisis, de diálogo, de aprender a aprender y creativa. Todo ello junto con valores fundamentales como el respeto, la libertad, la responsabilidad y la tolerancia así como la curiosidad innata del ser humano forman los cimientos sobre los que se sostiene la innovación.
    Y todo ello nos lleva a cuestionarnos ¿Por dónde empezar a innovar? Pienso que se debe comenzar desde lo próximo, desde donde puedes actuar de forma más directa y como docente ese espacio es el aula. En cuanto a innovaciones, propondría aquéllas que tengan en cuenta el desarrollo evolutivo del niño así como sus intereses y motivaciones.

    Responder
  23. CALVO PRIETO LUIS FERNANDO

    Tras todas las aportaciones previas, creo que es necesario entender que no hay que sobreestimar el concepto de innovación; incluso, en el ámbio tecnológico, se habla de diferencias entre innovación, desarrollo e investigación como conceptos diferentes. definidos en el artículo 35 Ley 27/2014, de 27 de noviembre. Aunque en el mundo tecnologico e industrial estas diferencias se antojan muy importantes (incluso, de las mismas, depende el grado de subvención recibido por una empresa), creo que en el campo de las ciencias sociales esta diferencia se encuentra bastante mas difuminada.
    No es tan importante cómo lo llamemos, sino qué pretendemos y cómo pretendemos hacer algo. ¿sería innovación utilizar un método que ya se ha realizado en otros sectores pero todavía no en el académico? bueno, según la ley mencionada, esto sería desarrollo tecnológico, pero no innovación como tal, ya que esta siempre debe venir acompañada de procesos de investigación para poder valorar sus efectos.
    Pero estas diferencias, en el campo de las ciencias sociales se ven más difusas, porque, y volviendo al ejemplo anterior, sí se puede considerar innovación ese proceso (eso sí, con el acompañamiento consecuente de la investigación). Y aquí viene la otra gran diferencia: en el ámbito de las ciencias sociales, y debido a la carencia de leyes universales al respecto (no así en la ciencia, tecnología o ingeniería) tiene un especial peso la investigación cualitativa, con todas las ventajas e inconvenientes que ello conlleva, entre otras cosas, la búsqueda de la no universalización de los resultados obtenidos, como si supoene en la investigación tecnológica.
    Es por ello que, y resumiendo, que el concepo de innovación debe ser definido para cada contexto en función de sus propósitos, y es por ello que, personas como es mi caso, con más de 15 años realizando innovaciones tecnológicas, tenga la sensación de volver a empezar de cero cuando pretende realizar innovaciones sociales.

    Responder
  24. ALEJANDRO MARTÍN ARMARIO

    Buenas tardes compañeros, mi nombre es Alejandro Martín Armario, y sigo este interesante estudio sobre la innovación, agradeciendo todas las ideas expuestas, pues son de gran de ayuda a la hora de buscar y experimentar una educación que se adecue a la sociedad actual.

    Con esto, paso a describir bajo mi punto de vista el significado de innovación y si me lo permiten una pequeña reflexión sobre la sociedad actual y su constante cambio:

    ¿Es la sociedad la culpable de la nefasta evolución del conocimiento?, esta pregunta abre comienzo en nuestro pensamiento crítico sobre la educación actual. Los seres humanos desde que nacemos, a diferencia de otros mamíferos, comenzamos nuestro viaje intelectual de la manera más simple, nuestros sentidos y emociones, ese maravilloso regalo que la naturaleza nos ha concedido a lo largo de la evolución.

    Los seres humanos aprenden gracias a las emociones, ese rasgo característico que hace posible el pensamiento, pero la sociedad nos suprime ese poder, debido a las diferentes culturas y tradiciones. Nos arrebatan el poder de experimentar nuestro entorno y nuestra anatomía, con diferentes tabúes y exigencias que pueden chocar con nuestro propio sentido común y crítico.

    Por lo que la respuesta es sí, la sociedad hace que la educación no sea la adecuada, y que el ser humano no evolucione como persona, por ello, nosotros como docentes debemos de actuar, para afianzar las emociones y hacer comprender a nuestro alumnado que cada persona es libre de pensar, actuar y ser como elija.

    Por ello, la importancia de la innovación educativa, ya que como describe Josep Serentill (2018) “La Innovación Educativa como un proceso planificado de cambio y renovación que se fundamenta en la investigación, que responde a la evolución social, que conduce a obtener una mejora en la calidad del sistema educativo y que puede ser transferible al resto de centros educativos”.

    Bajo mi punto de vista, esta evolución social es la que debemos estudiar para crear un tipo de enseñanza-aprendizaje donde la base principal sea el pensamiento crítico de los alumnos, alumnas y docentes, donde la clase o el centro educativo sea un lugar de conocimientos libres y de autoaprendizaje.

    ¿Será nuestra generación la que desate las cadenas del poder?, por lo que mi pequeña experiencia en este sector me ha proporcionado, la respuesta es bastante dudosa, me proporciona gran dolor que la civilización no haya evolucionado y que nuestro fin sea el mismo, una sociedad controlada y sometida. Aún, conociendo esta afirmación tan dura, no me rindo, pues considero que nosotros somos el futuro y que podemos hacer cambiar las cosas, y debemos de empezar desde los más pequeños, por ello, el interés sobre la innovación educativa, pues con ella es posible crear una educación donde conozcamos y hagamos ser felices a todo el alumnado.

    ¡Somos la llave del conocimiento y de la emoción! Los siguientes en poder crear una sociedad mejor, donde el resultado sea la razón y la libertad para ser, elegir y crear.

    Responder
  25. yennisel santana

    En la actualidad, la tendencia en los centros educativos es incorporar actividades que sean innovadoras y la pregunta inicial es ¿Qué es innovación?. A pesar que el proceso de enseñanza-aprendizaje está sumergido en un contexto especifico con objetivos claros y marcados por los currículos. Cada experiencia educativa es única, es un proceso distinto en busca del desarrollo de conocimientos, habilidades y destrezas determinadas.
    Desde que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), han marcado las pautas en las sociedades actuales, más que una herramienta para lograr avances en el área comunicacional se ha hecho parte de la vida cotidiana de los seres humanos y por lo tanto, ha permeado al ámbito educativo.
    Desde los centros educativo, es común encontrar comentarios en los que se plantea que al utilizar las TIC se ha logrado la innovación. ¿Pero realmente se innova al utilizar las TIC?. En las aulas de clase se evidencia que los profesores continúan dando sus clases magistrales, (iguales y repetitivas años tras año), pero ahora en vez de utilizar la pizarra utilizan presentaciones de power point. Muchos hacen uso de algunas aplicaciones como medio de castigo y amenazas a los alumnos con respecto a su comportamiento y calificación. Pero a pesar de seguir haciendo lo mismo de siempre utilizando otros recursos se considera una innovación.
    Esa realidad escapa de ser realmente innovación, por lo menos en lo que a mi concepción de innovación se refiere. Un término con el que se relaciona la innovación desde mi punto de vista es la creativas, para Munari (2002) la creatividad es la capacidad de imaginación que tiene el ser humano, para convertir en realidad lo que parece imposible, planteando diferentes alternativas. Es así como la creatividad permite la toma de decisiones para resolución de conflictos al plantear diferentes opciones que permitan el logro del objetivo planteado.
    Es así como, le innovación y la creatividad se relacionan, ya que ambas buscan la transformar la realidad. Para Medina (2015) la innovación busca transformar el proceso de enseñanza-aprendizaje, para la mejora continua y adquisición de conocimiento, habilidades y destrezas.
    La innovación en el ámbito educativo, debe comenzar por lograr establecer objetivos claros y alcanzables, en los que los alumnos se sientan partícipes, motivados en interesados por aprender, la innovación no requiere de propuestas extravagantes y complejas, solo requiere del deseo de lograr la construcción del aprendizaje, de no repetir sino analizar, de no copiar sino hacer por sí mismo, de explorar el entorno y valorarlo.
    El docente actualmente se encuentra con un gran reto, transformar el proceso de enseñanza-aprendizaje en busca de la mejora, siendo el alumno el principal protagonista del proceso, utilizando la creatividad como una herramienta para marcar la diferencia.

    Medina Rivilla, A. (2015). Innovación de la Educación y de la Docencia. Madrid: Ramón Areces
    Manuri, B. (2002). ¿cómo educar la creatividad? En Pino Parini Los recorridos de la mirada. Barcelona: Editorial Paidós.

    Responder
  26. JORGE RASILLO FERNÁNDEZ

    Buenas tardes, mi nombre es Jorge y me parece muy importante reflexionar sobre “¿que es innovación o cual es su propósito?”.
    Al respecto de estas preguntas, a lo largo del grado de magisterio, numerosos profesores siempre han hablado de innovación, metodologías innovadoras, recursos o agrupamientos. De la misma manera hemos estudiado la escuela tradicional y los cambios que trajo la nueva escuela. En este punto veíamos innumerables innovaciones, que desde el punto de vista actual ya no lo son tanto. Por lo tanto, debemos reflexionar sobre las claves que definen si una acción educativa en innovadora o no.
    Personalmente, considero que el propósito de la innovación es solucionar un problema de un modo nunca antes visto. Por lo tanto, si no se cumplen estos dos factores al mismo tiempo, yo no lo consideraría innovación. No sirve de nada aportar un material nuevo a la educación cuando realmente no mejora los materiales que ya tenemos, y del mismo modo, no podemos considerar las tecnologías en el aula como innovación, ya que en la actualidad la gran mayoría de aulas cuentan con el uso de las TICs desde hace varios años.
    Es decir, la innovación al igual que la investigación, deben centrarse en aspectos concretos, que a partir de una idea inicial podamos dar una solución aplicable y efectiva. Cuando generalizamos, dejamos demasiados detalles sin aclarar y a la hora de llevar a la practica nuestras ideas, nos podemos dar cuenta que el trabajo ha sido inútil puesto que no es aplicable tal y como esperábamos.
    Y en relación a la finalidad de la educación, creo que debemos centrarnos en los procesos, en la creación de esquemas mentales que nos permitan solucionar problemas. Sigo el ideal de Jacques Delors, que cita en una de sus obras (La educación encierra un tesoro) los que para el son los cuatro pilares de la educación: aprender a hacer, aprender a ser, aprender a vivir juntos y aprender a aprender o conocer. Esta ultima idea se refiere a dotar a nuestros alumnos de la capacidad de organizar su aprendizaje, siguiendo motivaciones, aportándoles instrumentos que puedan usar en la búsqueda de soluciones, haciendo de guía…
    Pero por otro lado debemos ser realistas, admitir que en la actualidad no estamos logrando esta educación autogenerada, aunque poco a poco y gracias a las innovaciones citadas, vamos disponiendo de mayor amplitud y base teórica y de recursos para ofrecer actuaciones más efectivas y motivantes a nuestros alumnos.

    Responder
  27. Andrea Alaminos Martín

    Me han gustado muchas de las aportaciones que han ofrecido mis compañer@s así como las ideas que proponen o sus propias vivencias.

    Desde mi punto de vista la palabra innovación, es “algo que sabemos que está ahí, que es necesario, pero que no todo el mundo se para a pensar como innovar”. Con esta frase me refiero a que la innovación en las aulas depende en mayor parte de que el docente quiera llevar a cabo una propuesta innovadora, quiera pensar distintos puntos de vista, y quiera trabajar por dar la mejor versión de sí mismo a sus estudiantes. Hablo desde el punto de vista de estudiante, pues hace unos años cuando comencé mi carrera con la mayor de las ilusiones pensé que mi experiencia por la facultad sería mucho más distinta y enriquecedora que lo que fue mi etapa en el colegio e instituto, pero nada más allá de la realidad, los profesores seguían dando clases magistrales pidiéndonos que innovásemos, pero sin enseñarnos a hacerlo.

    Pero no todo es negativo, pues la innovación trae consigo el cambio, y cuando el cambio es a mejor, la enseñanza es más completa. Me alegra mucho ver en los distintos medios sociales que poco a poco la labor docente está cambiando y ya no es esa figura alejada del estudiante que solo explicaba mientras los alumnos escuchaban pasivamente, sino que si están llevando a cabo labores de innovación, pero… ¿Qué es la innovación? Por innovación yo comprendo cualquier modificación o cambio que mejore la situación actual del aula, que ayude a los alumnos en su proceso de enseñanza y aprendizaje, que les permita desarrollarse no solo cognitivamente, si no personal y socialmente también, es decir un método de trabajo que fomente el pleno desarrollo de los alumnos en todas sus posibles versiones. Esa innovación no siempre es fácil de encontrarla, pero debe ser el docente el que busque lo mejor para sus alumnos, lo que mejor se adapte a sus necesidades, nivel, intereses, etc.

    Si alguien me preguntase que qué es lo que me gustaría conseguir a través de la innovación mi respuesta sería la mejora del sistema educativo que ofrezca a los alumnos diversas formas de aprendizaje y desarrollo; no dejando así a ningún alumn@ atrás. ¿Pero cómo es posible hacerlo? Pues bien, para innovar hay que tener en cuenta a nuestro alumnado y adaptar lo que queremos llevar a cabo a sus necesidades, por ello también es necesario conocer los intereses e inquietudes que tienen nuestros alumnos e incluirlos en la educación.

    Desde mi punto de vista, la innovación educativa hoy en día no puede dejar al margen el uso de recursos tecnológicos en las aulas, pues vivimos en la sociedad de las tecnologías y la información, y ésta está en continuo cambio, por lo tanto las prácticas educativas deben dar respuesta a lo que la sociedad demanda.

    Desde mi corta experiencia como profesora de inglés, el uso del juego como hilo conductor del aprendizaje es la clave, es decir, los alumnos aprenden mucho mejor cuando están inmersos en el rol del juego; por lo tanto a través de blogs de clase, la gamificación en las aulas, el uso de diversos medios tecnológicos, el uso de materiales de realidad virtual es una innovación muy positiva para llevar a las aulas de primaria.
    De esta forma despertamos el sentido investigador de nuestros alumnos y su aprendizaje es sin esfuerzo e inconsciente ( como se aprende la lengua materna).

    Por lo tanto,

    Responder
  28. Sidonia García Aguilar

    Buenas tardes, mi nombre es Sidonia y soy maestra de Educación Primaria. A continuación voy a expresar mi punto de vista sobre las cuestiones propuestas en este debate.

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?

    Desde mi punto de vista, cuando hablamos de innovación educativa, nos referimos a un cambio significativo orientado a la mejora de los procesos de enseñanza-aprendizaje. Se trata pues, de incorporar a nuestra práctica docente un cambio tanto en los procesos de enseñanza, estrategias del docente, metodología u organización utilizada en el aula.

    En ocasiones tendemos a confundir innovación educativa con renovación de recursos, pero siguiendo la misma metodología de siempre. La innovación educativa para ser verdaderamente novedosa, tiene que venir de la mano de un cambio metodológico, en la que el niño o niña sea el auténtico protagonista de su proceso de aprendizaje.

    Lo que se pretende conseguir con esta innovación en el contexto educativo es que el alumnado pueda responder a los nuevos retos que se presentan tanto en el ámbito educativo como en la sociedad en la que estamos inmersos, de manera que se obliga a los centros educativos a estar más informados sobre las tendencias para llevar a cabo cambios.

    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera?

    La educación se basa en una transmisión de conocimientos a una persona para que esta adquiera una determinada formación. No obstante, desde mi punto de vista su finalidad debiera ser que el alumnado consiga unos conocimientos básicos en todas y cada una de las áreas de educación primaria, además de una serie de valores que parten de la convivencia entre el alumnado y que deben ser trabajados tanto en el ámbito educativo como familiar, con el principal objetivo de que los niños y niñas puedan ir desenvolviéndose en la sociedad en la que viven y saber responder a todos los retos que esta le proponga a lo largo de su vida.

    Habría también que adaptar la educación a los tiempos que vivimos, tratando de que el alumnado sea cada vez más protagonista en sus aprendizajes, quedando el profesor siempre que sea posible en un segundo plano, donde su principal función sea guiar, moderar y poder corregir los errores que pueda estar cometiendo el alumnado. También sería necesario ponerlo en situaciones reales de aprendizaje, donde podamos ver si responden bien a ellas, haciendo hincapié en el saber-hacer, frente al simple hecho de saber.

    ¿Por dónde empezar a innovar?, ¿qué innovaciones propondríais?

    Pienso que hay que empezar a innovar desde el aula y siguiendo por el centro educativo, aprovechando todos los recursos de los que dispongamos sean novedosos o no. Se trata pues, de saber utilizarlos en el momento y lugar adecuado, teniendo en cuenta el alumnado que tenemos y sabiendo adaptarlos a ellos, así como realizar cambios metodológicos teniendo en cuenta los intereses del mismo.

    Los últimos años hemos tendido a relacionar la innovación con el uso de las TIC en el aula y verdaderamente se puede decir que son muchas las posibilidades de enseñanza que estas ofrecen a través de las apps y actividades online. No obstante, a veces resulta complicado trabajarlas en el aula, además no todos los centros educativos y familias disponen de este recurso.

    Por ello, como ya he dicho anteriormente y atendiendo a mi experiencia como maestra de educación primaria, no hay mejor innovación que una renovación continua o un aprendizaje permanente del docente, así como un protagonismo por parte del alumnado, donde pueda leer, escribir, expresarse, comunicar, ayudar, explicar, etc…No por el hecho de utilizar los recursos más novedosos la educación va a ir mejor. Para mi innovar es cuando con cada alumno o alumna buscas una forma de enseñanza concreta y adaptada a su situación personal y funciona, ya sea con una Tablet o con una simple lectura sobre sus dibujos favoritos.

    Dicho todo esto, algunas de las innovaciones que propondría serían las salidas como actividad complementaria, el trabajo cooperativo y situaciones reales de aprendizaje en el aula. También destacaría, en caso de que nuestro alumnado nos lo permitiese, la gamificación o el flipped classroom (clase invertida).

    Responder
  29. Aida Miryam Sayas Martin

    Cuando comencé mi carrera universitaria, con la llegada del plan bolonia, los docentes no dejaban de hablar de innovación. Nos contaban maravillas que se hacían en otros países, nos mostraban recursos y herramientas creativas, divertidas y motivadoras. Pero detrás de todas esas palabras e imágenes se escondía una metodología muy tradicional en la que, desde una zona mas elevada del aula, el docente pasaba las diapositivas de un power point. ¿Innovación? Disculpen pero no, no pueden enseñarnos a ser maestros innovadores a través del visionado de un power point y el desarrollo de un ensayo además de un examen tipo test. Para comenzar a ser innovadores lo principal es que nos animen a crear, a imaginar a pensar libremente sin límites ni fronteras.

    En las aulas pasa lo mismo, soy maestra de educación infantil y psicopedagoga, y lo que tengo más claro que nunca es que TODO está inventado. No seremos los primeros en pensar una idea, desarrollarla e implantarla. Pero, si podemos ser los primeros en hacerlo de forma adecuada en el lugar adecuado en el momento adecuado. Para mí eso es innovar, es conocer la realidad y las necesidades que se encuentran para poder ayudar a las personas en el desarrollo y mejora de su calidad de vida. Por ello la clave es la significatividad de los aprendizajes y enseñar la capacidad de aprender a aprender para poder dar la clave a la creación de nuevas experiencias y aprendizajes de forma autónoma a través de la investigación y el autoconocimiento.

    Por ello cuando me preguntan ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo? lo tengo claro. Quiero ser capaz de ayudar a desarrollar la capacidad de aprender a aprender y que cada persona aporte su granito de arena. Adaptando a las necesidades y al contexto en el que nos encontramos y no cerrando puertas. y si querer respondo también a las preguntas de ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera? Considerando las necesidades de este mundo en el que vivimos necesitamos a personas con un pensamientos crítico, con decisión y grandes ideas. Y todo ello se consigue a través de una enseñanza creativa, alternativa, libre y disponible, al alcance de todas las personas por igual.

    Y si, parece todo muy idílico, pero son innumerables las cuestiones que deberíamos hacernos, mejorando cada día como seres y adaptándonos a la situación cambiante del mundo. Por que un aula con 5 ANEAE y varios alumnos en riesgo de exclusión social no tienen las mismas necesidades que un aula con un porcentaje superior al 40% de inmigrantes. Cada niño o niña esta viviendo una situación propia y como tal necesita cambiar, mejorar, superar o alcanzar algunos objetivos que otras personas ni se plantean.

    Para terminar, mi propuesta de innovación sería empezar a mirar con las gafas de los niños/as y a escuchar que es lo que necesitan. No se trata de enseñarles el mundo, se trata de ponerle el mundo a su altura para que puedan encontrar lo que están buscando.

    Responder
  30. Laura Mezcua García

    En primer lugar, expresar mi interés acerca del tema propuesto y las diferentes respuestas de los compañeros.

    A continuación, paso a realizar mi pequeña aportación:
    A día de hoy, resulta fundamental la innovación y el reinventarse constantemente en el ámbito educativo. Sin embargo y apoyando la idea defendida en el blog, innovar no significa hacer cualquier uso de las nuevas tecnologías, trabajar de manera cooperativa porque sí o llevar a cabo el aprendizaje basado en proyectos sin objetivo alguno. Desde mi punto de vista, muchas de las herramientas de las que disponemos hoy día como docentes pueden convertirse en un útil para poner en práctica la innovación, siempre y cuando hagamos de ellas un uso conveniente.

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    El principal objetivo por el cual se busca la evolución y mejora educativa y, por tanto, la innovación en este ámbito, no es otro que el beneficio del alumnado: qué podemos aportar para mejorar el proceso de enseñanza/aprendizaje y, por tanto, beneficiar al alumnado logrando alcanzar un aprendizaje lo más significativo posible, donde partiendo de sus conocimientos previos, el discente pueda llegar a adquirir los nuevos, mediante contextos cercanos a sus realidades más próximas. De esta manera, su logro es más factible aplicando la concepción actual de educación (alumno activo y partícipe en el proceso, que hace un uso adecuado de las TIC y que aprende de manera cooperativa y contextualizada), que mediante la concepción de la educación puramente tradicional (alumno pasivo que se limita a escuchar y a memorizar).

    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera?
    La finalidad de la educación reside, en mi opinión, en contribuir como docentes a la formación de personas íntegras, competentes y válidas en el mercado laboral, que comulguen y promuevan los valores y principios universales. En efecto, los docentes juegan aquí un rol fundamental, ya que en cierta medida de ellos depende que esto se logre o no. Es aquí donde apelo a la vocación docente, pues considero que su importancia es capital en una profesión como esta.

    ¿Por dónde empezar a innovar?, ¿qué innovaciones propondríais?
    Según mi corta experiencia profesional (acabo de empezar, como quien dice, a ejercer como maestra de primaria desde hace un año y medio), considero que prácticamente todas las dificultades académicas del alumnado con el que yo he tratado personalmente se deben, de manera general, a dificultades en comprensión lectora. Y es por esto que he reflexionado acerca del tema, pues supone un verdadero problema: si no comprendemos lo que leemos, el progreso en cualquiera de las materias resultará mucho más arduo.
    Sin embargo, quizás el problema no sólo lo tengan los alumnos, sino también los maestros, me explico a continuación: en la mayoría de ocasiones, cuando los alumnos leen un texto y queremos comprobar si lo han comprendido o no haciéndoles preguntas, solemos esperar por su parte aquella respuesta que se ajuste a lo que realmente nosotros como docentes hemos comprendido, esto es, que nos digan lo que queremos escuchar. Si bien es cierto, creo que la comprensión lectora va mucho más allá de responder lo que el maestro quiere oír. Considero que comprender un texto implica (además de entenderlo de manera literal) hacer inferencias, relacionarlo con experiencias vividas, conectarlo con ideas previas, con pensamientos, razonamientos… A veces nos obcecamos en que los alumnos entiendan aquello que nosotros hemos entendido y lleguen a las mismas conclusiones, sin comprender que, realmente, innovar en este ámbito significa abrir la mente, aceptar y ser conscientes de que la comprensión va mucho más allá, y cada persona puede desarrollar un grado de comprensión más o menos amplio.
    Es por esto que yo propondría esta nueva forma de concebir la comprensión lectora, que aunque no sea ni mucho menos una concepción novedosa, su aplicación en los centros no suele ser mayoritaria.

    Responder
  31. Nazareth Saiz

    HACIA EL CONCEPTO DE INNOVACIÓN
    ¿De qué hablamos cuando hablamos de innovación? pues en términos generales la palabra innovar significa un cambio que introduce novedades, modificando elementos que existen con el objetivo de mejorarlos. Centrándonos en educación que es lo que nos une a todos nosotros, significa lo mismo pero hablando de un centro educativo, es el cambio de algo del centro, de metodologías, de planes, etc. que se habían quedado obsoletos, que ya no respondían a las demandas de los que conforman la escuela y se cambia y el resultado es favorecedor a lo que le precedía.
    Innovar no es fácil hay que tomarse su tiempo, hay que detectar los verdaderos problemas de lo que se quiere transformar, ver de que forma se pueden transformar, describirlo, evaluar el plan innovador o metodología innovadora.
    ¿Sería la mayéutica hoy en día un método innovador? La verdad que no conocía este término pero tras entrar al google académico e investigar podemos decir que este método consiste principalmente en el que el maestro no inculca el conocimiento, rechazando que la mente de los estudiantes sean meros receptores y que no son cajas vacías, es el discípulo (alumno) quien debe sacar el propio conocimiento de sí mismo.
    En mi opinión este método si que es innovador, no conozco ningún centro que lleve a cabo estas prácticas y pueden ser interesantes, cuando además existen muchas fuentes de información para que el niño busque su propio conocimiento y cuando el niño busca, está aprendiendo.
    También decir que hoy en día hay metodologías innovadoras testadas que funcionan que se basan un poco en el método mayéutico como pueden ser el aprendizaje cooperativo, en el que el profesor es mero guía de los alumnos y se encarga es crear recursos para que todos los niños accedan entre ellos a su aprendizaje.
    ¿Hasta qué punto la condición temporal hace que algo pueda ser o no innovador?
    Esto es muy discutido por muchos autores, en mi opinión si algo es innovador y favorecedor no puede ser temporal. Innovar te lleva tiempo y trabajo, es un análisis en busca de una mejora, esto no puede ser rápido, temporal. Si verdaderamente es una innovación buena, de provecho, no puede ser una innovación eficaz, porque lo que es eficaz se expande, perdura.
    Soy especialista en pedagogía terapéutica y una vez innové una metodología para niños autistas, que ese año solo me sirvió para un niño en concreto, no a todos los autistas le sirve esa metodología para la que hablo pero a otros muchos sí. Con esto quiero decir que una innovación puedes usarla temporalmente como es este caso, pero que si te ha dado resultado sin duda la volverás a utilizar y por tanto deja de ser temporal.
    Respecto a la pregunta ¿Innovar para qué, en busca de qué?
    Creo que lo he dicho en mi primera respuesta, innovar en busca de cambiar algo que no estaba bien que no funcionaba. Innovar en busca de una nueva forma de enseñar, en busca de nuevos recursos de aprendizaje, en definitiva en busca de una mejor escuela, de un mejor aprendizaje de los alumnos.
    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    Voy a habar desde mi experiencia y opinión que creo que se extrapola a todos los que nos dedicamos a la docencia y queremos y creemos en que la educación es una búsqueda interminable de innovaciones, que nunca se llega a un final, si no que siempre hay que estar con ese término en la cabeza.
    A través de la innovación en contextos educativos queremos conseguir la transformación a la mejora de algo que consideramos que no funciona, que se ha quedado antiguo o que debemos cambiar para una mejor respuesta educativa. Un docente siempre tiene que estar alerta, tiene que ser metafóricamente hablando un investigador, debemos formarnos continuamente, debemos tener esa lupa en la que si observamos que algo no funciona cambiarlo, probar, evaluar y si es eficaz que se quede para transformar.
    ¿Qué es, o más bien, qué debe ser la educación desde nuestro punto de vista? respondiendo también ¿Qué finalidad se espera?
    Podría extenderme tanto, desde que no es cuestión de tantas reformas educativas de gente que no está implicada en la docencia, o que la educación es amor para enseñar.
    Que me ceñiré a que la educación son los alumnos, profesores, familiares y todos los agentes que conforman los centros educativos, centrándome en los profesores, la educación debería ser enseñar, conducir a nuestros alumnos hacia un aprendizaje democrático, educar a los ciudadanos del mañana. Educar es buscar el método en el que un niño mejor aprende, todos los alumnos son diferentes por lo tanto no todos pueden aprender de igual forma. Nuestra labor educativa es educar, buscar, innovar para que el resultado sean los ciudadanos del mañana. Unos ciudadanos críticos, respetuosos, sociales y en definitiva la educación es despertar el espíritu que todos los niños tienen por aprender, motivarles y guiarles para que ellos mismos vayan teniendo un aprendizaje significativo y no instructivo.
    ¿Por dónde empezar a innovar?, ¿Qué innovaciones propondríais?
    En mi opinión se empieza a innovar donde se conoce. En un centro que acabas de llegar no se puede innovar. Hay que conocer el centro, clima relacional, alumnos, culturas, etc. Todo un engranaje que hace que un centro escolar sea de esa forma. Cada centro es un mundo y cuando se va a innovar hay que conocer ese mundo.
    Como he dicho con anterioridad no puedo proponer una innovación sin conocerla, en mi poca experiencia, he trabajado con el aprendizaje cooperativo y fue una revolución en ese centro en el que el aprendizaje pasó de ser algo monótono a que los alumnos estuvieran motivados e implicados en la materia.
    Tertulias dialógicas, con niños de 6º.
    Respecto a materiales, he usado y hay infinidades, Kahoot (buen repaso de contenidos de forma virtual como si fuera un concurso), story cubes (con niños con dificultades de interacción, para inventarse historias), alfombras de aprendizajes, etc.

    Un saludo compañeros.

    Responder
  32. Manuel Ropero Castellanos

    Como maestro de Educación Primaria considero que la innovación es la introducción de un cambio en un contexto, en nuestro caso es un contexto educativo. Pienso que la respuesta a innovar para qué, en busca de qué, tiene mucho que ver con la función que tiene el sistema educativo. Si aceptamos que nuestro sistema educativo tiene que evolucionar en base a formar a una futura generación de ciudadanos, estos ciudadanos tienen que ser competentes en un futuro mercado laboral. Por lo tanto el sistema educativo tiene que formar al alumnado en habilidades, destrezas y competencias, en todos los ámbitos, por ejemplo lingüísticos, sociales, digitales, etc. ámbitos necesarios para desenvolverse con éxito en la sociedad que vivirá en su edad adulta. Aquí está la respuesta para qué innovar en un contexto educativo, para mejorar las destrezas y habilidades de nuestro alumnado, para hacerlo competente ya sea en un entorno laboral o en su entorno social.
    Considero que la innovación en el contexto educativo pretende conseguir que la Escuela responda a las necesidades de la sociedad, lo que hablaba antes, una Escuela no puede quedarse al margen de su sociedad, es más, un Colegio no puede quedarse al margen del contexto sociocultural en el que se encuentra. Cuando un colegio quiere solucionar un problema y aplica un programa que nunca antes se había hecho, en ese momento el centro ya está innovando, cuando el programa se normaliza e institucionaliza, se deja de innovar, se ha conseguido la meta que se proponía. Cuando se delimita un problema y se busca una solución se está empezando a innovar. Se innova para cambiar algo que no funciona, se innova para adaptarnos.

    Responder
  33. Alicia

    Desde mi punto de vista innovar es promover cambios o mejoras. Queremos luchar contra la paradoja que existe sobre la educación de que educamos a alumnos del siglo XXI con un currículo del siglo XX y un profesorado del siglo XIX. Desde el ámbito educativo, los docentes tienen el poder de promover una innovación, un cambio, una mejora o, mejor dicho un impacto que es necesario ya que nuestra sociedad evoluciona y exige de una evolución tanto de currículo como del docente.
    Por ello, debemos empezar por concienciar al docente del poder de mejora que tienen en sus manos y que ellos son los responsables para llevar a cabo unos cambios que son necesarios.
    Propondría empezar por una buena concienciación del profesorado y una motivación que les lleve a promover nuevas metodologías y compartirlas con el resto, tanto si salen bien como si salen mal en el acto de llevarlas a la práctica, pues de ambas puedes sacar conclusiones que las impulse a la mejora.
    La educación para mí es el camino que hace a las personas “personas” y el papel del maestro es fundamental tanto para guiar como para promover unos aprendizajes, una cultura…
    Muchas veces esperamos de la educación que nuestros niños se aprendan unos contenidos pero lo realmente importante es enseñar al alumno a aprender y crearles el deseo de aprender pues, no hay mejor regalo que inculcar al niño el deseo de aprender.

    Responder
  34. Miriam Altea Almagro Quirós

    Como maestra de Educación Primaria, en lo referido a la cuestión “¿qué es innovar?, ¿para qué buscamos esa innovación?”, pienso que innovar es una clave esencial en nuestra profesión, ya que nos encontramos en una sociedad en continuo cambio que necesita una innovación para acercarnos y adaptarnos a esos cambios que se producen y a las necesidades que emergen de los mismos.

    No podemos ejercer nuestra profesión sin hacer cambios, ya que los alumnos cambian y solicitan nuevas metodologías y formas de hacer para que el aprendizaje sea mayor y más significativo en la sociedad en la que se mueven. Es por ello que se hace necesario esa adaptación a las formas de pensar y hacer que sufren cambios junto con la sociedad, siempre con una perspectiva de mejora.

    En cuanto a “¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?”, se pretende conseguir una educación de mayor calidad, Unamuno hablaba de “renovarse o morir”, con ello extraemos “innovar o morir”, como se dice en la entrada del blog, debemos renovarnos de forma adecuada, no introduciendo tecnología sin más, por ejemplo, sino aplicando esa tecnología a metodologías nuevas y no tradicionales. Es importante saber dar una funcionalidad real a las innovaciones que introducimos. Así conseguimos que el docente no se quede atrás, en un pasado que no se adapte a las necesidades que tiene el alumnado y por lo tanto quede un docente “muerto” en una sociedad que avanza y solicita esas renovaciones e innovaciones.

    Por otro lado pienso que la innovación debe ser en educación, una innovación grupal con el resto de maestros para enriquecerla y ver más puntos de vista tanto positivos como negativos para mejorar en conjunto. Nos encontramos en una sociedad muy competitiva, es por ello que la innovación debe paliar esto en lo referido a educación, ya que no debemos innovar para ser mejores que otros, sino mejorar en conjunto y por lo tanto hacer una educación para todos mejor y de mayor calidad. Por supuesto que se pueden y deben hacer innovaciones de forma personal, y en nuestro caso en nuestro aula, pero pienso que pueden ser más enriquecedoras desde el conjunto.

    Finalmente en lo referido a “¿por dónde empezar a innovar?, ¿qué innovaciones propondríais?” creo que hay que empezar detectando las necesidades que surjan en el contexto en el que nos encontramos, con el alumnado que tenemos y teniendo en cuenta los recursos que poseemos para ir más allá y mejorar cada aspecto que veamos conveniente. Por lo tanto las innovaciones que queramos proponer deben ajustarse a las necesidades del contexto en el que nos encontremos.

    Responder
  35. Gema Sánchez Gómez

    Buenas tardes, mi nombre es Gema y soy maestra de Pedagogía Terapéutica. En relación a la temática del foro, me ha parecido ciertamente interesante : ¿qué es innovar? ¿para qué buscamos esa innovación?
    Desde mi práctica docente diaria, considero que la innovación es una respuesta a la evolución social. Podríamos denominarlo como el “ajuste metodológico” a la sociedad en la que vivimos. Si bien es cierto, que en educación, en muchos centros educativos, continúan usando la misma metodología que cuando esos maestros y maestras comenzaron a ejercer como docentes.
    Sin embargo, en mi opinión, la innovación es necesaria. Es necesaria, si queremos conectar con la realidad del alumnado y buscar esa motivación intrínseca por el aprendizaje. Ahora bien, no podemos continuar enseñando con metodologías en las que, por poner un ejemplo fácilmente entendible, se enseñaba con papel y lápiz en la sociedad actual, la cual se encuentra fuertemente informatizada.
    No significa con ello, que, todas las actividades deban estar digitalizadas. Pero, sí que debemos acercarnos a la realidad del alumnado.
    Así pues, a modo de conclusión, estimo que la innovación es el ajuste metodológico cuyo objetivo final es la motivación del alumnado.

    Responder
  36. Ignacio Saenz Pascual

    ¿De qué hablamos cuando hablamos de innovación?
    Bajo mi punto de vista, hablamos de innovación cuando cambiamos, cuando mejoramos, cuando buscamos nuevos caminos de cara a mejorar algo que pensamos que es mejorable. La innovación debe de estar en uno mismo y debe ser algo que parte de las necesidades de uno mismo. No podemos esperar a que lleguen innovaciones desde altas esferas, como la propia administración educativa, o que alguien nos proponga innovaciones que le hayan venido bien y puedan ser aplicables a nuestro contexto particular. Es probable que podamos adaptar innovaciones que nos lleguen desde el exterior, pero rara vez serán tan adecuadas como si parten desde nuestros intereses o necesidades y son realizadas sobre la realidad a la que pertenecemos y conocemos.

    La innovación debe tener repercusión y reflejo en el alumnado. Debe ser algo que les ayude a ser más competentes, más autónomos, críticos, … No debemos buscar innovar para mejorar nuestro bienestar, sino que nuestro objetivo debe ser la mejora del alumnado.

    Pese a todo lo dicho hasta ahora, para realizar una innovación significativa, que abarque a diferentes niveles (no únicamente a tu propia aula), es necesario que el contexto en donde se encuentra uno mismo se implique en dicha innovación, comenzando desde el propio centro en donde imparte docencia, pasando por el entorno y finalizando por la propia administración educativa.

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    Debemos conseguir una educación de mayor calidad, adaptada a todo el alumnado, teniendo en cuenta la peculiaridad de cada uno por un lado, y al grupo en general, por otro.

    ¿Pero qué es una educación de calidad? Debemos conseguir que cada alumno se sienta cómodo en su recorrido educativo, de manera que podamos llegar a las necesidades de cada uno, siendo conscientes que cada alumno es parte de un grupo al cual debe de respetar y debe de saber adaptarse.

    El sistema educativo ha ido tratando a todos los alumnos por igual. Poco a poco esa premisa va cambiando y los currículum son cada vez más abiertos y nos dan la posibilidad de realizar una enseñanza cada vez más individualizada. Pese a ello, no basta con que el currículum nos de esa opción. Los ratios de alumnos por aula condicionan claramente la posibilidad de ofrecer una enseñanza de calidad, entendiendo la calidad como enseñanza individualizada. Es ahí, pues, donde debe de entrar la administración educativa, de manera que posibilite unas condiciones que ayuden a incentivar innovaciones educativas.

    Una educación de calidad debería conllevar la participación de todo el contexto educativo, con una coordinación máxima entre centro y contexto. Siendo las familias, administraciones locales, centros culturales, … parte de dicho contexto.

    Si queremos tener alumnos competentes éstos deben de tener un contacto directo con la realidad desde los primeros ciclos educativos, y para ello, la implicación de varios agentes sociales es imprescindible.

    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista? ¿Qué finalidad se espera?
    La educación debería ser un instrumento que nos sirviera para acceder a todo el alumnado por igual, independientemente de las necesidades de cada cual. Algo donde al final del ciclo educativo los alumnos lograran un nivel de competencia y autonomía acorde a las capacidades de cada uno. Debemos de conseguir personas críticas que en cada momento sepan defender una idea ante algo que crean que no es coherente con su identidad. Los alumnos que acaban el ciclo educativo conformistas, sin autonomía e incompetentes tienen un camino difícil en la etapa laboral, ya que les cuesta afrontar situaciones no vividas hasta entonces y son fácilmente dirigidos por terceros.

    ¿Por dónde empezar a innovar?
    Tal y como he comentado, pienso que la innovación debe de empezar desde uno mismo. Cada cual conoce sus alumnos, su entorno, su centro, … y ese debe ser el punto de partida. Dicho “epicentro” se debe ir complementando con las ayudas necesarias que vaya aportando todo el contexto educativo y social.

    Pero incido en que la innovación debe de empezar desde unas necesidades concretas. Nunca podemos innovar sin un objetivo y sin un contexto concreto. Muchos de los fracasos de las Leyes Orgánicas de Educación vienen por la descontextualización de dichas leyes y por que son implantadas más que por las necesidades educativas habidas en cada momento y lugar, por las ganas de anotarse tantos los políticos en su devenir gubernamental.

    ¿Qué innovaciones propondrías?
    Tal y como he repetido una y otra vez a través estas líneas, no creo que haya ni que se pueda proponer innovaciones sin tener un contexto educativo delante. Si que pueden haber mejoras que ayuden a cada docente a innovar en su entorno educativo, como reducir ratios, cambiar el sistema educativo para agrupar al alumnado según sus necesidades educativas en vez de realizar grupos basados en la edad que hacen que las diferencias entre los alumnos sean parte del fracaso escolar de muchos de ellos, …
    Concretando la situación innovadora en mi contexto particular, soy profesor de apoyo en un centro en donde la práctica habitual es sacar al alumnado con necesidades educativas especiales fuera del aula, por lo que uno de mis objetivos es realizar una política de inclusión, de manera que podamos trabajar con ese grupo de alumnos dentro del aula junto al resto del alumnado e incorporando un segundo docente dentro del aula.

    Responder
    1. Andrea Márquez Carrillo

      Actualmente vivimos en una sociedad que está en continuo cambio y que es muy diferente a la sociedad característica de épocas anteriores. Nuevas generaciones que siguen las últimas tendencias y están al orden del día, demandando la actualización en todos los aspectos de la sociedad y que reniegan de los antiguos métodos existentes. Es por eso que nuestra sociedad necesita cambiar, innovar y actualizarse de forma constante, respondiendo a las inquietudes, necesidades y exigencias de la población. Y la escuela como principal institución educativa en la formación de ciudadanos y ciudadanas competentes, no iba a ser menos.

      Actualmente, y en todos los tiempos de la historia, nuestra sociedad se ha basado y se basa principalmente en la transmisión de saberes y pautas culturales a través de la educación; es decir, sólo a través de la educación podemos prosperar y mejorar como sociedad. Ejemplo de ello es la inversión en educación que realizan algunos países como medio para obtener conocimiento profesional, formación y educación en valores; que se espera que garantice una prosperidad en la sociedad.
      La escuela, como invento reciente en nuestra historia, se convierte en la institución educativa principal para el desarrollo de todos los ciudadanos y ciudadanas después del papel de la familia como primer agente educativo. Como apunta Crespillo (2010, p. 257) : podemos entender como escuela la comunidad educativa específica que como órgano se encarga de la educación institucionalizada. La escuela es el lugar donde se realiza la educación, donde se cumple la educación, donde se ordena la educación.

      Bien pues teniendo en cuenta la responsabilidad que tienen los centros educativos en la educación y formación de los ciudadanos y ciudadanas de nuestra sociedad, es fundamental e indispensable la innovación en contextos educativos para familiarizar y preparar al alumnado con las demandas y exigencias del mundo actual. A parte de todas las ventajas que nos ofrecen la innovación para la formación de nuestro alumnado, también es muy importante y útil para todos los docentes y para toda la comunidad educativa. Permitiéndonos desarrollar prácticas educativas que respondan a situaciones específicas que debamos de abordar como docentes, ajustándose a las características del contexto educativo en el que nos encontremos, e incluso que nos proporcione un proceso de enseñanza-aprendizaje más adecuado para las necesidades, intereses e inquietudes de nuestro alumnado.

      Como futura docente de la etapa de Educación Primaria, considero la innovación fundamental en el sistema educativo para proporcionar un aprendizaje más cercano, novedoso y manipulativo; adaptándose a las necesidades, inquietudes e intereses de nuestro alumnado; aumentando su motivación y adquiriendo una formación más competente para las demandas de la sociedad actual.

      Responder
  37. Hegoa Arrieta Gonzalez

    HACIA UN CONCEPTO DE INNOVACIÓN

    ¿Innovar para qué, en busca de qué? ¿Innovar para qué, en busca de qué? ¿Innovar para qué, en busca de qué? ¿Innovar para qué, en busca de qué? ¿Innovar para qué, en busca de qué? ¿Innovar para qué, en busca de qué? ¿Innovar para qué, en busca de qué?

    Innovar para mejorar, en busca de una escuela pública de calidad. Innovar para crecer, en busca de una sociedad solida. Innovar para de-crecer, en busca de una sociedad más justa. Innovar para la coeducación, en busca del feminismo. Innovar para romper la norma establecida, en busca de otras maneras de vivir. Innovar para creer en la educación, en busca de una escuela donde entremos todxs. Innovar para ser felices, en busca de una sonrisa. Innovar para lxs niñxs, en busca de una infancia sin pupitres. Innovar para disfrutar del aprendizaje, en busca del saber.

    Son muchos los años en los que estamos reproduciendo lo que hicieron nuestros profesores y profesoras. De hecho desde que se innovo creando la escuela, quitando el color de las paredes grises de esa época, pocos han sido los cambios. Un adulto como centro entre cuatro paredes, mesas, una pizarra y unas ventanas. En estos siglos de historia muchxs maestrxs, pedagogxs, teóricxs, niñxs, padres y madres han sido las que han planteado otras maneras de entender la educación. Debido a la comodidad del profesorado, imposición de los gobiernos (en muchos de los casos Dictaduras) y sumisión de la sociedad, hoy día usar metodologías de hace tantos años como la de Sócrates o María Montessori son innovación.

    Por tanto, ¿qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?

    Muchas han sido los días imaginándome entrando a mi escuela con una barita mágica, preguntándome que dejaría de esta fábrica de niñxs, intento no ser destructivo pero solo mantendría a lxs niñxs y a algunos de los profesores, ya que muchos de mis compañeros de trabajo están por los altos sueldos y largas vacaciones. Todo lo demás lo cambiaría. Este tema daría para una tesis así que me reservo para cuando haga el doctorado, espero que mi barita mágica pueda derribar todas las paredes del sistema educativo.

    ¿Con todo por cambiar, por dónde empezar a innovar?

    En mi planteamiento de lucha visualizo dos líneas. La primera es desde lo individual, yo Hegoa Arrieta que puedo cambiar en mi aula para conseguir los objetivos antes planteados. Dando pequeños y silenciosos pasos también se consigue llegar al destino. De hecho el año pasado hice una acción insumisa poniendo a todos mis alumnxs un 10 en la nota de educación. Aunque acabé pasando por el aro una vez más, ya que desde el departamento me amenazaron con una in-habilitación de por vida, con lo que les llego a lxs niñxs y familias me quedé más que satisfecho.

    La segunda línea de trabajo la plantearía desde lo colectivo. Que podemos hacer como grupo de profesorxs, ciclo, claustro, comunidad educativa y sociedad. Incidir aquí me resulta más difícil ya que somos un gremio muy acomodado y con muy buenas condiciones de trabajo. Más que profesores muchas veces veo mercenarios esperando a que llegue el fin de semana, muchas veces he escucha en la sala de profesorxs la expresión de ¡ufff lunes! o ¡qué bien hoy es viernes! Esto refleja que no nos gusta nuestro trabajo o que las condiciones de 25 niños es demasiado, pero que en ninguno de los casos a parte de quejarnos no terminamos planteando nada.

    Responder
  38. Alicia España Cabello

    Buenos días a todos/as, mi nombre es Alicia España, soy maestra de educación infantil a pesar que todavía no he ejercido, ya que terminé el grado en Junio. No obstante, a pesar de no tener experiencia en aulas como maestra, he trabajado en una guardería, la cual me ha dado la oportunidad de reflexionar sobre temas tan importantes como la innovación.
    Como docentes, hemos de entender la innovación como una labor más, pues nos encontramos ante una situación en continuo cambio y hemos de saber adaptar nuestra metodología de trabajo a las nuevas generaciones. Resulta imprescindible tener en cuenta que los niños/as de hoy viven en un mundo completamente diferente al que nosotros hemos vivido. Por lo que se hace necesario reinventar el aprendizaje para poder enseñar lo que el alumnado necesita. Cuando hablo de aprendizaje no únicamente me refiero a enseñar los contenidos propuestos, sino que va mucho más allá. Los centros educativos cuando emprenden una innovación, están exigiendo que todas las personas relacionadas se impliquen y pongan de su parte para que el cambio sea gratificante. Que innovar no es únicamente introducir en un aula las tablets y trabajar con ellas. Innovar es partir de que debemos crear un sistema complejo de dinamización pedagógica en la que el énfasis está en las emociones, el desarrollo del talento y la creatividad por parte de todos los estudiantes, familias y docentes. Teniendo todo ello en cuenta, es cómo bajo mi punto de vista, se puede comenzar a innovar y modificar elementos partiendo siempre de las necesidades de los verdaderos protagonistas de la educación, los niños/as.

    Responder
  39. GABRIELA SALAZAR DELGADO

    Mi nombre es Gabriela Salazar y soy soy maestra de infantil y primaria. Tras echar un vistazo a muchos comentarios creo que coincido en la mayoría de las aportaciones sobre las que reflexionaré en el informe final. Tras esto, expongo mi aportación.

    Con respecto a la pregunta que se plantea sobre la mayéutica, ésta sigue siendo innovadora, quizás más que en el siglo V a. C. puesto que es la base del Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) de Dewey, una metodología innovadora que rompe en la educación tradicional. Es por ello que creo que la innovación es atemporal pues otro ejemplo podría ser la metodología de la pedagoga italiana María Montessori donde en el siglo XIX ya abogaba por un método donde el juego y la significatividad fueran la base de los alumnos y alumnas de la educación infantil.

    Por eso estoy totalmente a favor de la reflexión que se plantea en la entrada al blog donde para innovar no hay que inventarse nada nuevo, simplemente basta con usar teorías y experiencias que alguien decidió que estaban mejor en un cajón pues se sabe que los resultados son mucho mejores con estas metodologías pero en cambio seguimos aplicando una educación tradicional, homogénea y alejada de las característica del alumnado. Con lo que no hay que innovar por innovar, simplemente hay que leer, buscar, indagar, investigar, etc. labores que deben tener los docentes para encontrar la mejor metodología y aquella que se adapte a su grupo clase. ¿De qué sirve que usemos PDI o tablet si siguen haciendo las multiplicaciones con le mismo método? ¿De qué sirven todas esas metodologías de mindfulness y nombres anglosajones si después evaluamos igual? ¿Para qué queremos subir tantos materiales fantásticos a las redes sociales si después no le damos un uso o los alumnos no han entendido ni lo que hacen?

    A través de esta reflexión, yo tengo claro que quiero conseguir como maestra de infantil y primaria y no es otra cosa que facilitar el aprendizaje de mis alumnos y alumnas, adaptarme a ellos, que piensen por sí mismos y que adoren aprender. Por eso la educación, para mí, se convierte en la herramienta perfecta para “fabricar” personas críticas, con inquietudes y que puedan sacar lo mejor de ellas.
    La finalidad la tengo clara y se solapa con lo qué es o debería ser, es decir, que los niños y niñas se desarrollen de manera integral y saquen el máximo partido a sus capacidades.

    Por dónde empezar a innovar pues obviamente no por el tejado, o sea, entiendo la educación como una casa, en los cimientos estaría la educación infantil; continuaría con la fachada, la educación primaria y secundaria que es lo que todo el mundo ve; y por último el tejado, la educación superior o donde has querido llegar. Espero que esta metáfora se entienda para explicar que hay que empezar innovando en la educación infantil pero sobretodo hay que continuarla en el resto de la casa porque ¿De qué sirve que empleemos métodos como el de María Montessori, el ABN (algoritmos basados en números) en matemáticas, el aprendizaje basado en proyectos (ABP) de Dewey, etc. si después volvemos al aprendizaje memorístico, las clases magistrales, las tareas y los exámenes?
    Con lo que hay que empezar por seguir lo que se hace en infantil y emplear métodos donde se elimine ese aprendizaje basado en la frustración y el llanto de los alumnos. Enseñar manipulativa y significativamente, que ellos entiendan lo que hacen en cada momento, que sepan reflexionar, etc. pues todo ese aprendizaje lo podrán emplear en su vida como adultos.

    Por último, la mayor innovación, para mí sería esa continuidad de metodologías en las etapas, la reforma integral de la ley de educación defendiendo la heterogeneidad del alumnado y por supuesto la reforma integral de la evaluación con la eliminación de los exámenes. Una vez que empecemos ahí, los métodos olvidados como los que he mencionado anteriormente y muchos otros, se podrán aplicar puesto que los docentes podremos saber cómo evaluar y pero sobretodo podremos hacerlo bajo el amparo de la legislación. Por supuesto, no hay que olvidar la premisa de que no hay que innovar por innovar.

    Responder
  40. Tamara

    Buenas tardes,
    Una vez leído el blog y los comentarios de mis compañeros sobre esta temática, decir desde mi experiencia como docente en la etapa de educación infantil, que la palabra innovar desde mi punto de vista, hace referencia a enseñar distintas ideas y conocimientos empleando métodos novedosos, es decir, transmitir el contenido de manera atractiva y motivante para el alumnado.

    A continuación, me gustaría dar respuesta a las siguientes preguntas planteadas:
    – ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    Considero que se pretende transmitir conocimientos y materias empleando técnicas y métodos novedosos. De tal forma, que el alumnado pueda entrar en contacto con nuevos contenidos de actualidad que les permita desenvolverse en la sociedad actual de manera lúdica, activa y motivante. En definitiva, aplicar los contenidos aprendidos en el aula a su vida cotidiana. Por ello, decir que la innovación no supone emplear recursos tecnológicos en el aula, sino que supone además, cambios en los planes de estudio y la gestión del centro educativo.

    – ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera?
    Desde mi punto de vista, la educación debería ser una vía de comunicación y aprendizaje para el alumnado, en el cual, los docentes juegan un papel primordial. Por ello, los recursos tecnológicos pueden ser un método de estudio y ayuda en el aprendizaje, siempre y cuando, se utilicen de manera adecuada. La tableta digital o la pizarra digital interactiva pueden ser un nuevo medio de aprendizaje para el alumnado, no únicamente a través de juegos y canciones, sino mediante aplicaciones educativas que pongan a los niños y niñas en contacto con nuevos contenidos.

    – ¿Por dónde empezar a innovar? ¿Qué innovaciones propondríais?
    Para llevar a cabo una innovación adecuada en el ámbito educativo es necesario una formación permanente por parte de los docentes, los cuales deben desempeñar un rol activo fomentando un continuo aprendizaje. En mi opinión, es necesario que los docentes sean capaces de detectar las necesidades, intereses y motivaciones del alumnado, para así, ofrecer un método de aprendizaje innovador adecuado a las características de cada uno de ellos.
    Algunas de las innovaciones educativas que he llevado a la práctica con los niños y niñas de infantil son las siguientes: Aprendizaje basado en proyectos (el cual se adapta a las necesidades e intereses del alumnado), uso de las tic (robótica, PDI, tableta digital y realidad aumentada), equipos de investigación, búsqueda de pistas y aprendizaje cooperativo.
    En definitiva, la innovación permite mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje, y está en nuestras manos las técnicas para conseguirlo.

    Responder
  41. Nazarteh Muñoz

    Buenos días mi nombre es Nazareth y tras haber leído algunos de los comentarios de mis compañeros/as me dispongo a dar una pequeña aportación personal y a responder las cuestiones que se plantean en el blog.
    o Para ello voy a empezar por la pregunta más básica y de la cual parte esta reflexión. ¿De qué hablamos cuando hablamos de innovación?
    Para mí innovar es querer mejorar, dar soluciones nuevas a posibles problemas/carencias que se presentan en un ámbito concreto (en este caso la educación), pues no tendría sentido innovar por innovar, sin tener presentes unos objetivos específicos que quieran resolver alguna necesidad o llegar a algún fin determinado.
    o ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo? ¿Por dónde empezar a innovar? ¿Qué innovaciones pondrías?
    A través de la innovación en el contexto educativo se pretenden conseguir mejores resultados para todos los agentes implicados en educación, por una parte los docentes debemos estar en continua formación de métodos innovadores que verifiquen mejoras en nuestras aulas, de esta forma no cesa la motivación por aprender y querer mejorar como profesionales, y por otro lado el alumnado sale beneficiado pues como último fin innovando en la enseñanza innovamos en el aprendizaje.
    Como bien sabemos los maestros/as de infantil existen tres niveles de concreción curricular y en mi opinión se debería de innovar en todos, enfatizando en el tercero que sería la programación de aula, donde los docentes tenemos la libertad de hacer nuestra propia programación en la que podemos resaltar el tipo de metodología y actividades didácticas que queremos llevar a cabo, resaltando así nuestra línea de trabajo, pues no olvidemos que cada docente tiene su forma particular de ver la educación y de verse a sí mismo como docente.
    Pues bien, explicando un poco estos niveles, el primero parte del Ministerio y se concreta en un Currículo básico prescriptivo y obligatorio, en el caso de educación infantil se define como abierto y flexible, pero en mi opinión la realidad es otra, ¿es posible innovar cuando las leyes marcan a raja tabla cómo y cuándo actuar?. El segundo nivel es el proyecto educativo de centro donde nosotros como docentes debemos tener presentes las características socio-culturales de nuestro alumnado a la hora de realizarlo. El último y tercer nivel me parece el más interesante para empezar a innovar pues el maestro/a participa de forma directa en él, se pueden hacer pequeños cambios en clase con nuestros niños/as puesto que somos quienes más tiempo pasamos con ellos y por tanto quienes más los conocemos, recordando que cada niño/a tiene una personalidad diferente y su propio ritmo de aprendizaje, de ahí la necesidad de utilizar metodologías activas, equipos cooperativos y colaborativos, aprendizaje entre iguales que permita atender a grupos heterogéneos, realizar proyectos de trabajo donde el niño sea el protagonista de su propio aprendizaje, actividades lúdicas y motivadoras donde los niños exploren y participen de manera activa. En definitiva propongo una intervención educativa basada en principios constructivistas que tengan en cuenta teorías cognitivo-contextuales como forma de innovar en infantil.
    En cuanto al uso de las nuevas tecnologías sí, pero como herramienta funcional que ayude a los niños/as a ser pequeños investigadores y a resolver pequeños problemas por sí solos, pero no tenemos que verla como un aparato que lo haga todo por ellos, porque de esa forma no están aprendiendo. El tema no sería si utilizar las TIC como algo innovador o no, sino de cómo usarlas pues no podemos obviar que es algo que el alumnado tiene presente hoy día. Por eso pienso que el hecho que introducir tablet en el aula no quiere decir que vayamos a obtener resultados positivos.
    Me gustaría concluir este apartado con esta cita: “cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo” María Montessori.
    o ¿Qué debería ser la educación desde nuestro punto de vista? ¿Qué finalidad se espera?
    He dejado esta cuestión para el final pues me parece muy interesante como docente plantearme qué es la educación y mi forma de verla. La educación a mi modo de verla puede ser el columpio por el cual impulsar a los niños/as desde edades tempranas a ser personas capaces, competentes y seguras, conociendo sus posibilidades reales para lograr las exigencias que la sociedad demanda.

    Responder
  42. Natalia Rojas Palacios

    Buenos días, mi nombre es Natalia y este año he finalizado el grado en educación primaria. Aunque mi experiencia en un aula sea un poco escasa, con la realización de las diferentes asignaturas a lo largo de la carrera y las prácticas realizadas en diferentes centros, considero que puedo ofrecer una pequeña opinión sobre el tema a debatir.

    Respecto a la primera pregunta planteada, es decir, qué propósito queremos conseguir a través de la innovación en el ámbito educativo, considero que depende mucho del grupo de estudiantes que tengas en tu aula. No todos los alumnos tienes las mismas necesidades, no todos los niños/as tienes los mismos intereses. Innovar en el ámbito educativo significa intentar buscar nuevas formas de enseñar/aprender que motiven a nuestros alumnos pudiendo así llegar a las metas establecidas. Este cambio está muy presente en la sociedad de hoy en día. Para los más pequeños (y no tan pequeños), las nuevas tecnologías son un recurso, muchas veces imprescindible, en su vida diaria. Por ello, las escuelas deben adaptarse a este cambio, a esta nueva forma de enseñar. Trabajar únicamente con un libro de texto como se venía haciendo antiguamente, sólo desmotiva a los alumnos, ya que trabajar con materiales cercanos a ellos promueve un buen proceso de enseñamiento/aprendizaje. Por ello, el propósito central de la innovación en el ámbito educativo es adaptarse a la nueva sociedad, es decir, a la nueva forma de aprender de los niños y niñas de hoy en día.

    En segundo lugar, respecto al punto de partida para empezar a innovar, pienso que es esencial saber el nivel del alumnado y los recursos que disponemos. Ser consciente de los puntos débiles y los puntos fuertes que tienes los niños/as a los que impartimos la clase, es muy importante, ya que innovar sin saber si es aplicable o no a los estudiantes, no tiene ningún sentido. Además, es esencial ser conscientes del material que disponemos, dado que si la innovación parte en introducir ordenadores o tablets (por poner un ejemplo) de los cuales no dispongo, no tiene ningún sentido.

    En último lugar, respecto a las innovaciones que propondría sería el aprendizaje basado en proyectos y el trabajo de la educación emocional. Mediante el trabajo por proyectos los alumnos indagan, preguntan, trabajan en equipos, se divierten y sobre todo aprenden de forma autónoma los diferentes conceptos a través de la investigación organizada. Por otro lado, por medio de la educación emocional aprenden a gestionar sus emociones, descubren las habilidades sociales necesarias para relacionarse con los demás y afianzan el autoconcepto, sintiéndose más seguros con ellos mismos.
    Un saludo.

    Responder
  43. David Ruiz Varela

    Me viene a la cabeza una videoconferencia donde Alfredo Hernando (@alfredohernando) hablaba de que estamos viviendo una primavera de la innovación. Y siento, como docente, que se están multiplicando los casos de profesores (en muchos casos observo de propuestas individuales) que buscar innovar en sus aulas. Y esto lo veo, como docente de secundaria, ya que pienso que esta etapa educativa es la que más ha tardado en ponerse “manos a la innovación” y me atrevería a decir que con una mirada miope a lo que sus colegas de infantil, primaria y universitaria estaban desarrollando. A día de hoy, constato la realidad de esta inquietud (prioridad temática lo ha titulado nuestra profesora) tal y como se plantea en este foro acerca de la innovación educativa.
    Me gustaría reseñar el debate estéril en el que caeríamos si ponemos en confrontación pedagogía tradicional y pedagogía innovadora. Me gusta plantear la innovación como crecimiento y mejora, huyendo de la clásica guerra que se pudiera establecer con un mal enfoque. Y este proceso de crecimiento de tu ser docente implica varios aspectos a considerar. Si hay alguna separación en el día a día hubiera que hablar, acaso podría ser los que aman su profesión y trabajan y los que buscan escaquearse de continuo (que no es el debate que nos ocupa).
    Para innovar hay que sentir que algo tiene que cambiar. Si todo te parece bien o ves que todo te desborda y vives en la queja continua es imposible plantearte la mejora. Creo que innovar se asemeja a querer ser un mejor profesional de la educación. Me encuentro en la meseta de mi trayectoria docente (20 años llevo en esta profesión) y me doy cuenta de todo lo que me queda por aprender. Para mí eso es innovar, buscar cada día ser un mejor profesional y responder a mi realidad educativa de una mejor forma.
    Se apuntaba a Sócrates y su mayéutica como elementos innovadores bien lejanos en el tiempo. A mí me viene a la cabeza la Escuela Nueva de fines del XIX y principios del XX que criticaba la “Escuela Tradicional” y proponía una actitud pedagógica de respeto a las necesidades e intereses del niño, desde una metodología activa buscando desarrollar un un espíritu crítico y de cooperación en ellos. ¿Nada está inventado o sí? Yo creo que podemos hablar de innovación en el siglo XIX, en el XX y en el XXI. Se trata de responder en cada tiempo a las necesidades educativas que nos surgen. Como muestra un botón. Que el alumno adopte una posición activa frente al aprendizaje, que la educación se base en los intereses del alumno, un sistema flexible y a la medida de cada alumno, la necesidad de globalizar los contenidos, la colaboración escuela – familia… son todos ejemplos tomados de esta Escuela Nueva de finales siglo XIX que bien “revolucionarían” nuestro estado actual. Y que corroboran el indicio, ya apuntado, que innovar no tiene que ver necesariamente con la implantación de las nuevas tecnologías.
    Otra consideración clave a mi juicio es que aunque hablemos de escuelas innovadoras, la escuela no es la unidad de cambio sino el equipo docente. Creo que aquí va una de las clases para que sea efectiva la innovación, que sea vivida por el equipo educativo en colaboración con las familias y otros agentes externos.
    Llevamos unos cuántos años hablando sobre todo de innovaciones metodológicas. Se imparten formaciones con multitud de herramientas en pro de la innovación educativa, a veces buscando encontrar la receta final y definitiva que dé solución a cierta crisis que se vive en la educación o al menos a algunas faltas de respuesta. La finalidad metodológica es muy loable y es un buen comienzo. Me atrevo a decir que acaso puede ser un buen inicio para seguir caminado. De hecho, es clave plantearse el propósito de la innovación. ¿Es un fin metodológico? ¿o debe ir encaminada a modificar concepciones y actitudes de sus actores? ¿implica un cambio cultural más profundo? Aquí quiero mostrar la vinculación del propósito de la innovación con la concepción que tenemos de lo educativo (pregunta con las que se alentaba al debate).
    De hecho, cuando te planteas como finalidad la renovación metodológica, te surge inmediatamente después, la renovación evaluativa. No puedo innovar metodológicamente y mantener una evaluación basada en la mera calificación. Y así podríamos proseguir con otros elementos claves a considerar en la práctica educativa y más allá de ella.
    Aquí llegamos a una afirmación, que nace del último artículo que leía, una entrevista a Rebeca Anijovich (formadora, profesora universitaria y asesora pedagógica) en La Voz, periódico argentino centenario: “el cambio en educación debe ser cultural, no de metodologías”. Y esto requiere desaprender un modelo que hemos podido vivir como estudiantes buscando un entorno enriquecido que de protagonista a todos los estudiantes (inclusivo), con propuestas metodológicas diversas, cuidando los espacios, centrados en el estudiante, primando un aprendizaje competencial y el desarrollo de habilidades metacognitivas y la conciencia ciudadana transformadora.
    Me gustaría acabar apuntando algunas líneas de innovación interesantes: diseñar nuevos espacios de aprendizaje (@sirolopez con su libro esencia), la importancia de un cambio en la evaluación pasando de una evaluación final centrada en la evaluación a una evaluación para el aprendizaje y en las competencias (https://www.grupoactitudes.com/), la necesidad de empujar un cambio de paradigma educativo entre los cuales destaco el concepto de aprendizaje, de evaluación, educación democrática, el papel de los actores… (www.mariaacaso.es con su libro rEDUvolution).

    Responder
  44. Sara Paredes

    Hola a todos y todas. Lo primero, muchas gracias por todas las aportaciones tan interesantes que estáis haciendo Yo soy pedagoga, y a lo largo de toda mi formación académica se ha hablado mucho de un término tan amplio e importante para la pedagogía como es la innovación, y concretamente la innovación educativa. Para empezar Macías define este término como ” proceso que involucra la selección, organización y utilización creativa de elementos vinculados a la gestión institucional, el curriculum y/o la enseñanza, siendo normal que impacte en más de un ámbito porque suele responder a una necesidad o problema que por lo regular requiere respuesta integral” (2005 p. 30). Por tanto, cuando hablamos de innovación educativa muchas veces no hablamos de un compartimento cerrado, sino de la implicación de diversos agentes políticos, sociales, etc.
    Durante la lectura de los comentarios de mis compañeros y mi propia experiencia en diferentes contextos educativos me surge una cuestión ¿por dónde empezamos a innovar? ¿Vamos de abajo a arriba, comenzando en los propios contextos educativos, o empezamos por lo institucional mediante la implementan de programas? En mi opinión, considero que empezar por pequeñas experiencias piloto con un grupo clase es lo mejor, ya que nos permite obtener resultados a pequeña escala que pueden servir de aval para implementarlo a un nivel más general. Relacionado con esto, mencionar, como han hecho algunos de mis compañeros, la necesidad de abrir miras hacia pedagogías novedosas, dejando atrás métodos educativos ya obsoletos e ineficaces pero con tanto arraigo en nuestras aulas.
    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo? Comprobar, diversificar, mejorar y renovar el acto educativo, para que los objetivos que nos planteemos como agentes educativos calen en los discentes de una manera mucho más eficaz, generando procesos de enseñanza-aprendizaje mucho más efectivos para su vida.
    ¿Por donde empezar a innovar? ¿Qué innovaciones propondríais? Como he dicho anteriormente, yo me decanto por una innovación que comience con experiencias piloto en grupos reducidos, para comprobar su efectividad y si es viable llevarla a gran escala. Las innovaciones que propondría sería una mayor inmersión del mundo de la educación en las tan de moda TIC, ya que a pesar de que es un término que esta muy presente tanto en artículos de innovación educativa como en currículums escolares, en la mayor parte de casos no pasa mucho más allá de tener una pizarra digital y un par de horas en el aula de ordenadores.
    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista? Dejo esta pregunta para el final ya que definir educación nunca ha sido una tarea sencilla; además, existen muchas definiciones de este término que conviven de manera simbiótica. Yo me decanto por la definición que aportó Freire, y que además le tengo un especial arraigo ya que figuraba en un muro de mi facultad y era eje principal de la ideología pedagógica: “La educación no cambia el mundo. Cambia a las personas que, algún día, cambiaremos el mundo”. Por tanto, la educación desde mí punto de vista son los cimientos que a una persona le servirán de trampolín para ser como es, llegar a las metas que se proponga y poder contribuir a la sociedad en la que vivimos para hacerla un poco más rica y diversa.

    Responder
  45. M. FELISA PEREZ MARTIN

    En el contexto educativo, la innovación es considerada como “cualquier propuesta de mejora que suponga cambios cualitativos ” tanto en los procesos de enseñanza como en el aprendizaje de nuestros alumnos.
    Hasta aquí, comparto con mis compañeros todos los comentarios que reflejan la necesidad de innovar y de implementar innovaciones que mejoren las prácticas docentes y así se de respuesta a las demandas de una sociedad en continuo cambio.
    Pero quisiera ser un poco más crítica o, si se me permite, analizar las innovaciones desde las políticas educativas actuales.
    Pues bien, una vez que implementamos innovaciones en nuestras aulas, en nuestros centros, se inicia un proceso que conlleva a la institucionalización de éstas. Un ejemplo de esto son las llamadas Metodologías Activas que muchos centros ofertan como un producto más. Y es desde aquí desde donde quiero enfocar mi crítica.
    En los últimos años, en las últimas décadas, las innovaciones en los contextos educativos están introduciendo los esquemas mercantilistas de “oferta y demanda” importados desde otras áreas a la educación y, avalados por el derecho a la libertad de elección de centros, las familias ven en los productos de innovación, el medio para alcanzar la tan ansiada calidad de la enseñanza.
    Por otro lado, las innovaciones se venden como transformadoras de la educación, como el eje de la eficacia y eficiencia de nuestros centros y sobre todo, como la forma de ser verdaderamente competitivos.
    Sin ahondar más en esta cuestión, creo que la innovación o mejor, las innovaciones en los contextos educativos, se han sobredimensionado, se han utilizado desde las políticas educativas de los gobiernos y no se han tenido en cuenta las innovaciones a nivel micro, es decir, aquellas que conforman la vida en el aula, las que dan valor a la cultura escolar, las que apoyan los procesos de interacción didáctica…las que buscan una mejora en cada grupo de alumnos y en cada alumno en particular.
    Sobre la Educación, creo que todo parte de aquí, del deber que tenemos en formar, hacer crecer y desarrollar todas las capacidades de las personas.
    Por último, sobre qué innovaciones introduciría, pienso que deben de partir de la reflexión e investigación de los docentes, de los cambios que pretendemos a nivel curricular para un área de aprendizaje, de los modelos didácticos, de los recursos que empleamos, de la misma organización didáctica de los centros, de propuestas organizativas de los grupos de alumnos más abiertas …
    Un saludo.

    Responder
  46. Carmen Machado Herrera

    Buenas tardes, me gustaría, como graduada en Educación Infantil, incidir en el hecho de que la Educación, dependiendo del lugar donde nos encontremos (país, ciudad e incluso cultura) es generalmente diferente, entendiéndose la innovación de manera diferente también. Por ello, me parece un debate en el cual toda respuesta puede tener su parte de veracidad.

    Según mi criterio, y, atendiendo a la primera pregunta propuesta en este blog sobre qué queremos conseguir a través de la innovación, creo que la innovación debería ser un método por el cual avanzar en el recorrido de la enseñanza-aprendizaje. Con esto me refiero a mejorar nuestro modo de enfocar los procesos por los cuales los niños (en mi caso de infantil) consiguen un pleno desarrollo como personas desde el principio, respetando sus puntos de partida y su evolución personal. La innovación debe ser algo que nos lleve a una mejora de la personalización de la escuela para ofrecer a nuestros alumnos unos recursos específicos, puesto que cada persona es diferente de las demás.
    Sobre qué debería ser la educación, desde mi punto de vista, va muy ligado a la cuestión anterior. La educación debería ser el medio por el cual aprendemos de manera directa, no solo conocimientos sobre materias, sino también conocimientos sobre nosotros mismos y todo lo que nos rodea. Es un hilo del que tirar para desarrollar el pensamiento y crecer, poder desenvolvernos en la sociedad actual y que debemos seguir tanto en la escuela como fuera de ella, en todo el proceso de nuestra vida.
    Para empezar a educar en la época en la que estamos, con toda la tecnología y medio de que disponemos, debemos empezar a innovar, desde los propios gustos de cada uno, atendiendo a los deseos de investigar y aprender que tiene cada persona. Debemos empezar a innovar desde casa, puesto que no es necesario inventar nada nuevo, sino más bien hallar el modo de que las personas se interesen y aprendan día a día y no pierdan la capacidad de investigar por ellos mismos.
    Alguna innovación que yo propondría, desde mi punto de vista y como maestra de infantil, conociendo todos los gustos y deseos de mis alumnos, sería utilizar métodos sensoriales, por los cuales los niños puedan aprender desde el juego y la diversión, y que a la vez tengan que descubrir cómo se resuelven esos juegos por ellos mismo, ofreciéndoles materiales de diferentes estilos que toquen las diferentes áreas del pensamiento.

    Responder
  47. Manuel Antonio Pinelo Trancoso

    Después de haber leído el blog y todas las entradas de mis compañeros, estoy de acuerdo con los compañeros que comentan que a través de la innovación lo que se pretende es mejorar los contextos educativos (u otros contextos si la innovación se realiza lejos de este ámbito). Por ello la innovación tiene una finalidad, responder a las necesidades del contexto educativo, que cambia con la sociedad y requiere de una mejora constante.
    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    Es fundamental tener en cuenta que la innovación comienza por nosotros mismos, a través de la innovación deberíamos bajo mi humilde opinión poder aumentar la motivación del alumno en las temáticas a tratar. Ayudar al alumno a obtener aprendizajes más significativos, aplicables en su vida diaria así como enseñar al alumno a poder innovar en su día a día.
    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?
    Como dejo entrever en la pregunta anterior, la educación debe ser bajo mi punto de vista una enseñanza fundamentalmente práctica que ayude al alumno en su vida diaria, otorgándoles herramientas útiles en la sociedad actual.
    ¿Qué finalidad se espera?
    Se espera una finalidad fundamentalmente vivencial y desarrolladora, otorgándole al alumno la capacidad de dirigir su aprendizaje en los temas que más le interesen. Aportándoles herramientas para que ellos mismos puedan desarrollarse (también innovando) como individuo y profesional.
    ¿Por dónde empezar a innovar?
    Desde el min 0 que el docente entra en el aula, a medida que va conociendo a sus alumnos. También comentar que depende en qué contexto es más difícil poder innovar que en otros. Por ejemplos en ambientes masificados o contextos desfavorables social y económicamente hablando suelen ser mayores los desafíos que los docentes tienen que superar para lograr una educación innovadora y de calidad.
    ¿Qué innovaciones propondríais?
    En primer lugar propondría, formación de calidad al docente en esta temática para empezar, pero formación de calidad y no como muchas formaciones o asignaturas que sufrimos (en mi caso en la carrera) que tratan sobre innovación y te ponen una clase magistral (en directo u online no deja de ser una clase magistral) o referencias bibliográficas de hace 15 años cuando el sistema educativo (de la misma manera que la mayoría de las demás áreas de conocimientos) cambian a gran velocidad. Por ello es necesario para innovar conocimiento, conocer al alumnado, amar lo que haces y estar lo más actualizado posible (formación de calidad, estudio, análisis profundo de artículos científicos actuales.).
    Muchas cosas puedes ser utilizada como una buena innovación siempre que se utilicen bien, como un compañero ha puesto si utilizamos una Tablet para hacer un examen tipo test o utilizamos las nuevas tecnologías para una clase magistral estamos igual.
    Utilizar los intereses de los alumnos (aprendizaje por proyectos), diseñar materiales nuevos, juegos para fomentar algunos aprendizajes, juegos cooperativos o competitivos (ambos pueden ser validos)…

    Responder
  48. Mª del Mar Espi Sanchis

    Buenas tardes, es cierto que cuando hablamos de innovación educativa, se suele pensar en la aplicación de prácticas que nunca se han llevado a cabo, incluso parece que este movimiento haya surgido actualmente pero, ya en el siglo XIX aparecieron movimientos de renovación pedagógica, como la Escuela Nueva, con la finalidad de renovar la educación. Teorías y métodos de maestros y pedagogos de este movimiento como de otros se pueden aplicar en nuestras aulas pero no lo solemos hacer porque obviamos lo ya existente.

    Cada vez son más los centros que plantean un cambio de metodología, de sus espacios… para, como bien han dicho algunas compañeras, adaptarse a las necesidades e intereses de los alumnos y prepararlos para hacer frente a la vida real diaria, cosa que queda bien lejos en la educación tradicional.

    Ahora bien, antes de realizar cualquier modificación, como bien ha dicho el compañero con el ejemplo de las TIC, debemos saber que el simple hecho de introducir algo nuevo no significa que seamos innovadores y que vayamos a obtener resultados positivos. Debemos partir de un análisis de la realidad y plantearnos ¿Qué queremos cambiar? ¿Por qué? ¿Qué queremos mejorar? ¿Cómo lo vamos a hacer? Y, como no, evaluar todo aquello que aplicamos para ver si realmente es útil, funcional.

    Quizá para que se lleve una innovación real, se debería primero cambiar el currículo, el tipo de formación docente y, como no, la mentalidad o visión de la educación de los docentes.

    Responder
  49. María Pérez González

    Hola mi nombre es María, tras leer el blog y las distintas aportaciones de mis compañeros, he decidido dar mi opinión acerca del tema de la innovación.
    Para comenzar a responder las cuestiones propuestas en la entrada, primero quiero definir que es para mi la innovación. Entendiendo yo la innovación, como cualquier cambio en el que se van a introducir novedades, buscando siempre mejorar.
    Una vez que he definido lo que es la innovación, se plantea la cuestión de,
    ¿qué se quiere conseguir a través de la innovación en la educación? En mi caso como docente de Educación Infantil, entiendo que cuando se innova en un aula, siempre se pretende mejorar, buscando desarrollar las capacidades del alumnado de diferentes formas. Si que es verdad que a través de mi experiencia he podido ver como se llevaban a cabo diferentes “innovaciones”, lo entrecomillo por las siguientes razones:
    – En la actualidad se plantea mucho una innovación a través de las TIC, trabajando con tablets, o con la pizarra digital, es verdad que por el mero hecho de cambiar de recurso adaptándolos a la sociedad ya estaríamos innovando. A la vez que he visto actividades verdaderamente innovadoras con estos recursos, también he podido ver que algunas de las actividades más tradicionales como repasar el trazo de una letra, se quieren llevar a la innovación, simplemente por hacerlo en la pizarra táctil .
    – Otra de las innovaciones que se encuentra a la orden del día en infantil, son los proyectos de trabajo. Por si alguien no los conoce, es una metodología en la que el alumnado es el que guía total y absolutamente el aprendizaje, es decir ellos escogen el tema y el docente comienza a trabajar siempre respondiendo a los deseos del alumnado. Pues bien, yo he observado un trabajo “por proyectos” que partía de la iniciativa de una editorial, me explico mejor, la editorial con la que trabajan en el aula, fija todos y cada unos de los aspectos de un proyecto de trabajo.
    Y entonces yo me planteo, ¿son verdaderas innovaciones?

    Es el turno de la siguiente cuestión, ¿qué es o más bien qué debería ser la educación?, ¿cuál es su finalidad esperada? Considerándola el aspecto más importante de la vida, puede que estas palabras suenen algo drásticas, pero es conveniente reflexionar sobre, ¿qué sería del mundo sin la educación? Para mi es tan importante, porque realmente la educación es lo que mueve el mundo, nos enseñan Educación para la Salud, hábitos de cuidado del planeta, nos explican nuestros derechos y nuestros deberes, nos enseñan que es el respeto y como llevarlo a cabo. Respondiendo a la cuestión, la educación desde mi punto de vista debería ser el motor del mundo. En cuanto a la finalidad que se espera de ella, es enseñar a los seres que habitan el planeta a desarrollarse al máximo, tanto mentalmente como personalmente.

    Para concluir la última de las cuestiones, para mi la más confusa a desarrollar es,¿ por dónde empezar a innovar? ¿Qué innovaciones propondrías? El comienzo de la innovación se encuentra en la educación, ya sea sobre temas, recursos o metodologías si de verdad se quiere innovar se debe de hacer al completo. Llevando a cabo así una verdadera innovación, por ejemplo en el caso de los proyectos de trabajo, en los que de verdad el alumnado guíe el proceso de enseñanza y aprendizaje, dándoles así un poco más de independencia, porque desde mi punto de vista son unos pequeños exploradores que tienen sus propios intereses.

    Responder
  50. Paula Cañaveras Martínez

    La innovación es entendida como la búsqueda de prácticas que promuevan la mejora educativa para todos los niños y las niñas. Lo que ocurre es que a menudo, se asocia a la introducción de cualquier práctica novedosa, original…, en esencia, que se desvincule de lo que entendemos por docencia tradicional y que muchos consideran el origen del fracaso en el sistema educativo español.

    Según la definición de la RAE innovar significa mudar o alterar algo introduciendo novedades. Pero, a mi parecer y según algunas líneas de la investigación educativa, el hecho de introducir nuevas prácticas sin más, sin criterio, no es algo que aporte beneficios a la mejora educativa.

    Es indudable el ferviente interés que cada vez más docentes e incluso instituciones educativas enteras manifiestan y que por ello se han interesado y han invertido recursos en la apuesta por nuevas prácticas metodológicas llevadas a cabo con el fin de eliminar el aprendizaje memorístico, fomentar la creatividad, basar su enseñanza en problemas de la vida real, renovar por fin su concepción del modelo de enseñanza-aprendizaje basado en la mera transmisión de conocimientos de forma lineal (del profesor al alumno)…

    No obstante, también hemos visto cómo a pesar de la puesta en práctica de estas medidas innovadoras, muchas veces no han sabido dar respuesta a los grandes problemas de la Educación en nuestro contexto como son el fracaso escolar o el abandono temprano del sistema educativo entre otros; graves dilemas que impiden la transformación social y que Europa estableció como prioritarios para el año 2020.

    Por tanto, dados los hechos yo no diría que el problema de la educación esté en la falta de interés por la innovación como pareciera, sino más bien en la desinformación y falta de criterio científico a la hora de escoger las estrategias educativas adecuadas, un error que deriva en la ausencia de resultados sostenibles y en esfuerzos y recursos derrochados. (https://avances.adide.org/index.php/ase/article/view/23/24)

    Sin embargo, tampoco es aval suficiente reproducir actuaciones que han sido exitosas en otros países, véase la tan nombrada Finlandia en materia de Educación, pues su éxito a menudo viene acompañado de todo un inherente contexto político, social y educativo que resulta imposible de replicar al completo.

    Así pues, como se ha visto en numerosos estudios, para atajar el problema de la educación en España deben escogerse las prácticas educativas que estén avaladas por la comunidad científica internacional y que aseguren que su reproducción será exitosa cualquiera que sea su contexto siempre que se implementen de forma rigurosa y siguiendo los principios propuestos. Según las conclusiones del Proyecto INCLUD-ED (https://idus.us.es/xmlui/bitstream/handle/11441/39613/Proyecto%20Included.pdf?sequence=1&isAllowed=y), las Actuaciones Educativas de Éxito (AEE) se distinguen de las mejores prácticas precisamente porque han demostrado mejorar el éxito escolar teniendo repercusiones directas sobre la cohesión social en cualquiera que sea el contexto del centro.

    Se sabe que hay una evidente resistencia a la aplicación de la evidencia científica en educación. No obstante, experimentar con prácticas carentes de respaldo científico es un riesgo que pone en juego el futuro de generaciones enteras. Lo vemos claro cuando trasladamos el ejemplo al campo de la salud. Si en medicina no se concibe que un doctor o doctora pruebe distintas ocurrencias derivadas de su experiencia para curar una enfermedad ¿por qué si damos rienda suelta a la experimentación con la educación de los niños y las niñas cuando ya están a nuestro alcance las medidas que sabemos que sí que van a funcionar?

    Por lo tanto, ¿innovación? Sí, pero con criterio.

    Responder
  51. Alfonso de los Reyes Méndez

    Buenas tardes, mi nombre es Alfonso y soy maestro de educación primaria en dos centros de Málaga. Una vez leído el blog y varios de los comentarios de mis compañeros se me vienen a la mente numerosas cuestiones que ya me había hecho cuando empecé en esto de la docencia. Muchos de mis compañeros comparten ideas muy relacionadas con mis pensamientos o ideas, a continuación, voy a dar mis puntos de vista siguiendo el orden de preguntas que se plantean en el blog.

    – ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    En ocasiones el problema reside en que queremos cambiarlo todo sin tener en cuenta que para que un cambio funcione y mejore a lo anterior hay que seguir unos pequeños pasos o secuenciaciones que lo introduzcan poco a poco.
    La innovación en el contexto educativo no es más que la búsqueda de nuevos métodos de enseñanza aprendizaje que mejoren a los anteriores y vayan de la mano con la sociedad actual. Si bien es cierto, en los últimos años la sociedad ha dado un cambio brutal y es por ello que la innovación esta siendo el plato de cultivo de varios sectores, entre ellos el educativo.
    La idea tradicionalista de abrir el libro hacer ejercicios y cerrarlo ya no va de la mano con la sociedad tecnológica actual y es que en los tiempos que corres vemos que es mas eficiente que los alumnos entiendan las cosas, que experimenten, no centrándonos solo en contenidos teóricos vacíos que acaban cayendo en el olvido en las mentes de nuestro alumnado.
    La innovación por tanto debe ser la búsqueda y el equilibro entre la manera de enseñar y las características de la sociedad actual, sin dejar de lado los métodos tradicionales que tan bien han funcionado a lo largo de la historia, pero dándose cuenta que la sociedad nos requiere de otros aspectos a trabajar. Y es que la tecnología nos da un grandísimo abanico de posibilidades de aprendizaje para nuestros alumnos, con una PDI podemos conectar los contenidos teóricos con la experimentación del discente, llegando a la adquisición de conocimientos totalmente significativos que serán de gran valor para los estudiantes.
    – ¿Qué es o qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿Qué finalidad se espera?
    La educación es la proporción de conocimientos, superación de objetivos y consecución de competencias que ayuden a los alumnos a superar las diferentes etapas de su vida. Con todo esto los individuos tendrán las herramientas necesarias para ir formando el camino de su vida.
    La finalidad de la educación es la de que los alumnos se desarrollen como personas ya sea social como cognitivamente. Si bien es cierto que los centros educativos están más enfocados al desarrollo cognitivo del alumno yo pienso que el punto social y emocional es uno de los puntos que se deberían trabajar, aquí pueden incidir los modelos innovadores introduciendo dichos términos en la educación.

    – ¿Por dónde empezar a innovar?
    Para innovar lo primero que tenemos que conocer son las características propias de nuestro grupo clase, muchos de mis compañeros piensan igual, y es que es lógico que antes de crear un modelo innovador necesitamos saber a qué características nos enfrenamos para poder llegar a todos nuestros alumnos de la mejor manera, evitando dejar de lado a ningún individuo.
    A la hora de realizar la planificación y una vez conocidas las características de nuestro grupo clase, utilizaremos una metodología eclética y varios modelos de aprendizaje para todos los alumnos. Siempre es bueno innovar en nuevas metodologías que provoquen en nuestros alumnos aprendizajes significativos.
    – ¿Qué innovaciones propondrías?
    La educación emocional, el juego, el trabajo cooperativo, el trabajo de la empatía para la resolución de conflictos, aumentar las salidas para así aumentar las experiencias, trabajos grupales.
    Hoy en día los centros educativos están incluyendo en sus metodologías como el aprendizaje por proyectos que aúnan todas las innovaciones propuestas, es una nueva manera de enseñar en la que los alumnos son los verdaderos protagonistas de su aprendizaje.

    Responder
  52. Irene Crespo Martínez

    En primer lugar, mencionar que he leído las diversas aportaciones de todos mis compañeros y la mayoría de ellos coinciden en muchas de las opiniones acerca de las cuestiones que se plantean, y es que pienso que no existe una opinión ni una definición concreta sobre que es innovar, para que o como hacerlo. Por ello, voy a intentar aportar mi granito de arena en este debate contestando desde mi punto de vista a las cuestiones planteadas.
    Para empezar, mencionaré que cuando hablamos de innovar en el contexto educativo, nos referimos a aportar algo nuevo o distinto que nos permita mejorar, o cambiar lo que estamos haciendo actualmente de manera que nos permita conseguir resultados más positivos y cumplir los objetivos que nos proponemos a la hora de impartir una clase. Es decir, la finalidad que queremos conseguir con la innovación no es solo la práctica educativa sino el resultado que se obtiene con ella en el alumnado.
    Por otro lado, la definición de educación es muy amplia, pero desde mi punto de vista opino que es una disciplina que esta destinada a desarrollar una variedad de conocimientos, valores, actitudes y normas morales en las personas. Es decir, la finalidad es formar a las personas de una manera integral. Además, considero que, gracias a esta, las personas seguimos una serie de normas de convivencia que nos permiten vivir en armonía en nuestra sociedad. Y añado que una educación buena sería la que tenga en cuenta todas las necesidades de las personas, se adapte a dificultades y enriquezca a cada una de las personas de manera que las motive a formarse más.
    Respondiendo a la última cuestión, he de decir que bajo mi punto de vista se debe de empezar a innovar en base a la siguiente cuestión: desde el momento en el que como docente empiezas a observar que algo val y no se consiguen los objetivos esperados, es decir, desde que te planteas mejorar tu práctica educativa y los resultados que quieres sacar con ella.
    A raíz de esto, propondría la siguiente innovación:
    – No seguir trabajando con métodos tradicionales que no consiguen lo que esperamos.
    – Trabajar por proyectos.
    – Promover más la participación durante el curso, y, al contrario, no enfocar toda la importancia en el resultado de un examen.
    – Aplicar la enseñanza mediante el juego o la participación activa, es decir, la Gamificación.
    – Flipped classroom (clase invertida).
    – Educación emocional.
    – Aprendizaje colaborativo.
    Estas son algunas prácticas educativas innovadoras que propongo, pero aparte de estas hay una gran diversidad para hacer que el proceso de enseñanza y aprendizaje sea más eficaz.

    Responder
  53. Alvaro Turegano

    Esta pregunta es ciertamente compleja.
    Al ver las respuestas me crea ciertas preguntas como por ejemplo ¿Cuándo se debe innovar? ¿Debe ser una aspiración constante en el ámbito educativo? Una vez que hemos logrado un método que funciona y con el que conseguimos lo que esperamos ¿Debemos innovar sobre ese método o sobre otros métodos? ¿Sería realmente necesario innovar en el contexto idílico de que tengamos un método que cumple con los objetivos?
    Veo respuestas de otros compañeros, y en algunas estoy de acuerdo. En referencia a por qué se innova, es porque se busca la mejora del sistema educativo, o de una institución específica educativa como pueda ser un colegio.
    Mi duda viene, a raíz de valorar, si sería o no necesario innovar y cuándo debe innovarse. En este sentido creo que innovar por innovar puede ser un error catastrófico para un colegio. Así creo que el punto de la innovación viene ligado a la investigación cualitativa. Investigar en un contexto particular que está fallando y que se está haciendo bien es vital para saber si se debe o no innovar.
    Así por ejemplo, en un colegio los agentes educativos deberían intervenir y valorar de forma global todos los factores que intervienen en el ámbito educativo para ver desde dónde se debe innovar y para qué.
    Por lo tanto a la pregunta de se debe innovar. La respuesta o mi respuesta es, sí, se debe innovar cuando se considere necesario.
    De esto se puede deducir, que innovar siempre se lleva a cabo con la finalidad de mejorar y cambiar el contexto educativo.
    En referencia a la pregunta de cuál es la finalidad de la educación y que debe ser la educación, considero que es una pregunta muy personal y muy abierta a muchas respuestas.
    Creo que la educación debe buscar la formación integral de la persona desde varios puntos de vista. Considerando competencias y contenidos de hoy en día, creo que la persona debe entender los contenidos que estudia, pero no solo esto, la educación debe transmitir la importancia y el valor de todos estos contenidos, y la influencia del ser humano y la sociedad en el medio en el que se desarrollan estos contenidos. La educación debe desarrollar pensamiento crítico para tolerar, respetar y aprender de otras culturas, y para que cada persona sepa elegir acorde a una serie de factores cuales son sus ideales. Nunca se debe adoctrinar en valores, sino dejar al alumno la posibilidad de que sea él o ella quién decida qué es importante y qué no.
    Por esto es por lo que también todo proceso de innovación e investigación debe acercarse a la idea de entender qué es lo que se considera educación y qué queremos de ella.

    Responder
  54. Raquel

    Buenos días.
    Después de leer esta entrada de Blog, me han surgido muchas cuestiones. Soy maestra de educación primaria, y desde mi experiencia personal, la innovación en el contexto de la escuela se está convirtiendo en una prioridad.
    Muchos de los niños/as a los que atendemos, aprenden de una forma memorística, ¨vomitando¨ todo lo estudiado en el examen o prueba, y siendo olvidado días después. Por tanto, debemos plantearnos que el fallo esta en el cómo, no en el alumnado.
    Muchos de ellos no encuentran motivación en los contenidos, no le encuentran una finalidad práctica, y que no decir de las metodologías tan tradicionales que se siguen usando, que no pasan de copiados, lecturas, fichas, libro y libreta.
    De aquí surge la cuestión de que es hora de innovar metodológicamente hablando.
    Respondiendo a la pregunta, ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?, pues bien, lo que nos gustaría conseguir es un alumno motivado en su proceso de enseñanza y aprendizaje, que tenga ganas de aprender y que interiorice los contenidos que se impartan de una manera práctica y funcional.

    Las innovaciones que propondría sería un aprendizaje cooperativo y multinivel, por su gran componente inclusivo y de ayuda mutua. Los alumnos participan de forma activa en todas las actividades que se propongan en clase de forma igualitaria. Esto hace que muchos niños que se quedan atrás en contenidos puedan remontar a través del trabajo grupal. Por otro lado , cuando nos referimos a multinivel, nos referimos a una metodología dentro de clase que permite que en cada actividad haya diferentes niveles de complejidad, dependiendo del nivel de competencia curricular de cada alumno/a. Por lo tanto, hace que cada niño pueda seguir su propio ritmo, trabajando siempre los mismos contenidos base, pero con distintos niveles, esto hará que el alumno mas aventajado no se aburra, y que los que van mas atrasados no sientan esa presión y desarrollen los conocimientos a su propio ritmo.

    Responder
  55. Sonia Chaves Márquez

    Un saludo a todos/as. Tras leer este artículo sobre la innovación, me parece conveniente comenzar debatiendo sobre la pregunta ¿Para qué innovar? Soy maestra de Educación Infantil y desde mi experiencia persona, la innovación es un aspecto clave en las aulas ya que sin ésta tendríamos día tras día una clase monótona en la que, en edades tan pequeñas, es difícil mantener la atención. No obstante, la innovación requiere de un trabajo constante por parte del educador y de su capacidad creativa para buscar métodos, recursos, actividades… para usar en su rutina diaria de manera motivadora.
    Me parece realmente importante hacernos a nosotros mismo la pregunta ¿Por dónde innovar? Como ya he comentado, es necesario que cada día, en el aula, cada maestro innove, pero si vamos más allá tendremos que echar un vistazo en los modelos didácticos que usamos y creemos innovadores. Un ejemplo de ello son los llamados Proyecto de Trabajo, los cuales tienen una metodología investigadora, pero que en la mayoría de las veces no dejan de ser más que las odiosas “fichas” de contenidos. Por ello, creo que no basta con decir que usamos un modelo innovador en las aulas (como los Proyectos de Trabajo), sino que debemos ser conscientes de los qué es realmente, su forma de trabajar y lo que implica. Por este motivo es conveniente innovarse como docente y como profesional.
    ¿Qué innovaciones propondría? Solemos caer en el error de que innovamos pero, ¿es eso cierto? Un recurso innovador que se suele utilizar mucho son las nuevas tecnologías en el ámbito educativo. Pero si bien es cierto, éstas ya no son recursos novedosos para los alumnos/as ya que los suelen usar en su día a día. Pero la diferencia está en cómo hacerla novedosa. A menudo veo a mis compañeros/as de trabajo que tienen a su alcance una gran cantidad de recursos tecnológicos (tabletas, robots programable, PDI…) que no saben usarlos, y que su uso se limita a las tabletas para poner vídeos a sus alumnos/as, algo que por mi criterio no es innovador. Sin embargo hace poco, utilicé la tableta con un programa muy conocido (y que para algunos puede ser no muy innovador) como es el Jclic, en el cual planifiqué actividades interactivas de los contenidos trabajados donde comprobé que a la vez que aprendían conseguí mantener su motivación y entusiasmo. Con este ejemplo desde mi práctica profesional quiero subrayar que la innovación comienza por nosotros mismos.

    Responder
  56. Andrea Pérez Ávila

    Buenas tardes.
    Lo primero, me ha encantado leer los comentarios y opiniones de mis compañeros y la variedad de opiniones y de estrategias sobre educación, con las que he coincidido bastante.

    La segundo, voy a contestar a las preguntas del blog:
    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    La innovación en educación, desde mi punto de vista, tiene que ser algo permanente y activo. Es decir, que lo que nos funciona con un grupo de alumnos no tiene porque funcionar con otro diferente. Por eso debemos de estar en constante innovación según el contexto, el alumnado, el tiempo, las motivaciones etc.
    Estoy totalmente de acuerdo en que innovar no es usar técnicas innovadoras y nuevas, también utilizar cosas que nos han ayudado y servido anteriormente. El hecho de ya haberlo utilizado no significa que no vaya a servir mas. Sino que es una estrategia/herramienta segura que sabemos que funciona o no.

    Por otro lado, comparto la importancia de la motivación como eje fundamental de la Educación, sea cual sea: infantil, primaria, secundaria, universidad, etc. Pero también añado, que, si no estamos nosotros, los docentes, motivados, no sirve de nada. Por eso, innovar en la preparación y educación para los futuros docentes es un punto a tener en cuenta.

    ¿Qué es o qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿Qué finalidad se espera?
    Después de mis dos Erasmus en Noruega y Dinamarca, puedo decir que el hecho de que la Educación allí sea mejor, no es que tengan mejores profesores o mejores colegios, sino que la Educación es una prioridad para el país. Si no invertimos en la educación, no se invierte en la sociedad. Por eso, para mi la Educación debería de ser de lo más importante, por no decir lo que más, en un país. Educar a los futuros docentes con perspectiva, con innovación, con utilidad y eficacia. Que sientan que se van a dedicar a formar a futuras generaciones y concienciar la responsabilidad que tenemos en nuestras manos, todo esto motivando. Que ser docente no sea una profesión cualquiera o que por lo menos sea valorada como lo que es: fundamental. Que aprender no sea tener el máximo número de títulos sino capacidades y competencias.

    ¿Por dónde empezar a innovar?,
    Al igual que mis compañeros, creo que el punto de partida tiene que ser conocer lo que tenemos, es decir, a tu alumnado, el contexto, el pasado de esos alumnos en el colegio, hablar con profesores que ya han tratado con ellos, etc.
    Y sobre todo conocer los fallos, las medidas ya adoptadas y los resultados, buenos y no tan buenos, para mejorar lo que hay.

    ¿Qué innovaciones propondrías?
    Trabajo cooperativo, para crear un ambiente agradable, participativo, donde a los alumnos les encante ir todos los días. La educación emocional, para trabajar todo tipo de sentimientos a través de lecturas, reflexiones, asambleas, música, etc.

    Responder
  57. M Pilar Mascaraque Díaz

    Con esta intervención pretendo hacer una reflexión en voz alta. Tengo dudas sobre que es innovar, no estoy segura de qué es lo que quiero conseguir a través de la innovación y menos todavía por donde debería empezar a innovar. Estoy buscando respuestas a las necesidades de mi alumnado que no veo cubiertas.

    Innovar puede ser intentar mirar a los problemas que tenemos de una forma diferente, ayudarnos a enfrentarnos a nuestros retos, introducir cambios que tengan como objetivo la mejora partiendo de la reflexión del profesorado sobre su práctica profesional, la realidad de su alumnado y teniendo en cuenta su contexto. Soy consciente, a partir de esta reflexión sobre mi propia actividad docente, de que hay algo más que debo poder hacer para mejorar la construcción de conocimiento en mis alumnos/as, para evitar su fracaso. Tengo la sensación de que lo que hago no es suficiente. Este planteamiento y mi propia curiosidad es lo que me hace preguntarme ¿Hay algo más ahí que no hemos intentado y podría funcionar?

    A través de mi experiencia docente he llegado a la conclusión de que no hay una solución mágica si no muchos pequeños cambios que deberíamos ir introduciendo. Probablemente nuestra actividad docente no debería basarse en un único modelo didáctico, ni olvidarse por completo de la enseñanza tradicional (Alfredo, estoy totalmente de acuerdo con tus reflexiones). Habrá proyectos que podamos realizar mediante el aprendizaje basado en proyectos, habrá actividades que se puedan hacer de forma cooperativa, y en un momento dado podremos utilizar la gamificación para motivar a los estudiantes. Pero esto sigue sin ser suficiente. Los alumnos vienen más motivados, pero una parte de ellos siguen sin avanzar o mejorar en sus conocimientos, actitudes, procedimientos. No podemos negar que el alumnado se encentra más motivado y su implicación aumenta con metodologías activas y participativas, pero ¿quiere esto decir que su aprendizaje es mayor? Una gran parte de ellos siguen fracasando en nuestro sistema educativo.

    Es fundamental que tengamos en cuenta otras innovaciones necesarias que están relacionadas con condicionantes o factores que en ocasiones pensamos son “externos” a nuestras clases, pero que están totalmente ligados a los resultados. Tales como las familias, su implicación y participación en el proyecto educativo del centro; el entorno más cercano al estudiante; la apertura del centro educativo a la comunidad; la planificación vertical en la que haya una continuidad entre escuela, instituto y universidad; la influencia de las nuevas tecnologías y las adicciones a ellas; una identificación temprana y/o diagnóstico adecuado para alumnado con necesidades educativas especiales …

    En mi caso particular, tiendo a centrarme en lo que tengo más cerca que es mi aula, mis alumnos y planteo la innovación como cambios en mis modelos didácticos segura de que lo que yo haga en mi aula va a tener mayor repercusión en la construcción de conocimiento del alumnado, pero me cuestiono si no debería ir a más allá de mi zona de confort y buscar innovaciones o cambios entre esos factores. Me pregunto ¿por qué la mayoría de los padres y madres del alumnado en riesgo de exclusión social es el que nunca viene a mi centro, no participa y no asiste a las reuniones? ¿por qué los integrantes de la comunidad a la que pertenece mi centro desconoce nuestro proyecto educativo y tiene una concepción errónea del mismo? ¿Por qué tengo alumnos/as que no han sido diagnosticados después de 10 años en el sistema educativo con algún tipo de necesidades educativas cuando todo el equipo docente es consciente de esas necesidades? ¿Qué podemos hacer para ayudar a ese alumnado que viene a clase falto de sueño por sus adicciones a juegos, internet, aplicaciones?

    Responder
  58. María Reyes Madrid Martínez

    Me gustaría compartir con vosotros algunas de las aportaciones de las neurociencias al ámbito pedagógico sobre el funcionamiento natural de nuestro sistema nervioso durante el aprendizaje y sus factores neurobiológicos de activación y desarrollo, que tuve la oportunidad de estudiar en la realización de mi Trabajo Fin de Grado titulado “Las Neurociencias al servicio de la transformación de la educación tradicional”.

    En primer lugar, la atención, la motivación/emoción, la memoria y la comunicación son procesos cognitivos implicados en el aprendizaje que determinan la selección, adquisición, procesamiento, recuperación y utilización de la información.

    • La atención es un proceso cognitivo en el que es determinante que el estímulo sobresalga por su novedad, significado e intensidad (González y Ramos, 2006).
    • La motivación es un proceso neural que se activa ante los cambios en el entorno, las sorpresas y las novedades, y la curiosidad es una forma de motivación intrínseca que se origina principalmente ante estímulos novedosos e inesperados.
    • De la memoria a largo plazo forman parte los recuerdos implícitos, es decir, aquellos que están relacionados con habilidades motrices, destrezas físicas, etc. Estos recuerdos se forman lentamente por repetición, se recuperan de manera inconsciente y se expresan en la ejecución.
    • Las neuronas espejo forman parte de la comunicación y nos permiten sentir en nuestro propio organismo como si experimentáramos el comportamiento observado, así como las intenciones y sensaciones derivadas del mismo. Por ello, los contextos significativos de interacción social son una oportunidad única para que el alumnado aprenda tanto de sus iguales como de nuestros comportamientos, actitudes, etc.

    Otras aportaciones neurocientíficas a la educación hacen referencia a la plasticidad neuronal, las emociones, la novedad, la práctica y el movimiento.

    • En la plasticidad neuronal existen “ventanas plásticas” o periodos sensibles al aprendizaje. Por ejemplo, la ventana del lenguaje oral se abre con el nacimiento y se cierra entre los seis y ocho años.
    • Los mecanismos neuronales de las emociones se activan ante que los procesos cognitivos. Además, la emoción orienta nuestra atención, interviene en el procesamiento de la información, en la elaboración de significados, en la solución de problemas y en la toma de decisiones e influye en los procesos de memoria.
    • Los estímulos novedosos aumentan los niveles de acetilcolina y dopamina, neurotransmisores determinantes en los procesos de atención, aprendizaje y memoria.
    • La práctica estabiliza las conexiones neuronales.
    • El movimiento proporciona mayor oxigenación que, a su vez, está asociado con mayores niveles de atención.

    A partir de estas aportaciones, creo que se hace necesario innovar para adaptar el sistema de enseñanza y aprendizaje a una sociedad tecnológica y globalizada en continuo cambio, sustituyendo la concepción de la educación como una tarea pasiva de acumulación de conocimientos por otra activa de construcción y descubrimiento de habilidades, actitudes y destrezas que capaciten a los ciudadanos a pensar, a relacionar los aprendizajes y a ser críticos, tolerantes, autónomos y reflexivos.

    Innovar para educar desde la motivación, la participación, el trabajo cooperativo y la comunicación, aprovechando los recursos para generar expectación y sorpresa en el alumnado y considerando los errores como obstáculos necesarios para avanzar en el conocimiento.

    Para finalizar mi aportación, hacer referencia a una cita de Francisco Mora, catedrático y Dr. en Medicina y en Neurociencia, que se ha convertido en una especie de lema en mi enfoque particular de la educación: “La curiosidad, lo que es diferente y sobresale en el entorno, enciende la emoción. Y con ella, con la emoción, se abren las ventanas de la atención, foco necesario para la creación de conocimiento” (Mora, 2015, p.82).

    Responder
  59. Tatiana Godos Palacios

    ¡Buenas, compañeros! tras la lectura del Blog me dispongo a responder a estas cuestiones:

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    En primer lugar, desde mi experiencia profesional dado que actualmente llevo unos años ejerciendo como profesora impartiendo inglés como una materia extraescolar, me gustaría narrar qué es para mí innovar y su importancia.
    Para mí innovar es mi reto diario. Cada día me encuentro con niños/as frustrados con la lengua inglesa, aburridos de los métodos de enseñanza que aún muchos docentes suelen usar para la enseñanza de la lengua basados en un libro, un cuaderno, una pequeña explicación de la gramática y la realización de los ejercicios del libro de texto, lo cual no digo que sea ni correcto ni incorrecto, ni que los métodos tradicionales tengan que ser suprimidos, pero la vida cambia, los alumnos cambian y sus necesidades e intereses también, por tanto, nosotros también tenemos que cambiar nuestra forma de impartir una clase, tenemos que adaptarnos a las nuevas realidades, a un mundo cada vez mas globalizado y en continuo movimiento.
    Por todo ello, he de decir que yo no quiero que un niño o niña me diga de memoria que es un “Presente simple” en inglés si luego, en una situación real no sabe aplicarlo, ¿de qué sirve tanta teoría aislada si un niño no es capaz de usar sus conocimientos para enfrentarse a la vida real? Mi objetivo diario se basa en conseguir aprendizajes significativos, en que los alumnos adquieran un conocimiento de la lengua más allá de las fronteras del aula, que viajen a un país anglosajón y sean capaces de comunicarse usando la lengua, quiero que los alumnos quieran venir a clase, pero quieran venir porque aprenden y se divierten, porque les ayudamos a construir una visión del idioma distinta a la que pueden tener.

    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera?
    Para mí la educación es ayudar a los alumnos a crear aprendizajes significativos, aplicables a su vida real. Es ayudarles a crecer y desarrollarse como personas críticas en un mundo cambiante y globalizado. En mi opinión, su finalidad es ofrecerles nuevas y variadas formas de entender y razonar los saberes, puesto que es sabido que no todos los alumnos aprenden de la misma forma, por tanto, hay que conocer sus necesidades para poder hacer frente a esa realidad en las aulas. La educación, por tanto, tal como dijo Nelson Mandela es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo.

    ¿Por dónde empezar a innovar?, ¿qué innovaciones propondríais?
    Como ya he dicho, para mí innovar es fundamental. Con ello no digo que haya que suprimir los métodos basados en un libro o un cuaderno. Los libros son apoyos para el docente, sin embargo, pienso que hay que saber cómo usar un libro o un recurso determinado, lo mismo ocurre con las Tics. El simple uso de ellos no va a hacer que seamos más o menos innovadores.
    Tal y como han dicho diferentes compañeros la innovación debería empezar en las aulas donde nos forman como docentes, pero también debería empezar en uno mismo en un afán por conseguir cambiar todo aquello que no nos ha gustado durante nuestra etapa educativa como alumnos. Debemos empezar por ser críticos con nosotros mismos, interrogándonos diariamente sobre nuestra propia labor: ¿están los niños aprendiendo con nuestra forma de enseñar? ¿qué podemos hacer para mejorar? ¿podemos enseñarles esto de una forma distinta?
    Actualmente, podemos acceder a Internet y observar la cantidad de ideas, recursos, metodologías que podemos encontrar y ajustar a nuestras aulas. Es importante, en mi opinión, una labor de investigación, de búsqueda de nuevas formas de adaptar el conocimiento a nuestro contexto para llegar al máximo número de estudiantes.
    Año tras año, he podido observar que la mejor forma para que un niño aprenda MOTIVADO es con juegos, creando un clima motivador, lúdico y positivo. Las nuevas tecnologías son también una herramienta valiosa. Nuestros alumnos están en contacto con ellas prácticamente todos los días, pero como todo, no el simple el uso de las Tics o las Tabletas o la aplicación de un juego van a lograr un aprendizaje eficaz. Todo depende de su aplicación y planificación para una determinada tarea y contexto. Por otro lado, he decir que no hay una única forma de innovar, podemos mezclar métodos, usar metodologías como “Flipped Classroom” o clase invertida, el uso de Tics, los grupos cooperativos, la gamificación, entre otros aspectos. Todo depende de nuestra propia realidad en las aulas.
    Finalmente, he de decir que nuestra labor como docentes es de suma relevancia. Así pues, debemos intentar mejorar y evolucionar cada día.

    Responder
  60. Laura Nava

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    Para empezar debemos tener en cuenta que la educación es el proceso de comunicación, en el que existe una enseñanza-aprendizaje por el cual se forma al individuo de manera integral y completa, tanto en conocimientos como en valores. Esta formación debe estar orientada al perfil social de las personas, pues por naturaleza, somos seres sociales que se relacionan con el entorno y otros individuos. La educación ha de buscar que las personas puedan ser autónomas en una sociedad que se encuentra en continuo cambio, para ello, debe dotarle de las herramientas y capacidades que le permitan enfrentarse y resolver los distintos retos que se les irán planteando a lo largo de la vida. Considero, que la educación debe intentar que los niños dejen de pensar en los resultados académicos como un número, hecho que les genera ansiedad y estrés incluso en los primeros cursos de educación primaria, y debe buscar incrementar el interés de los alumnos por adquirir conocimientos y comprenderlos. Además, es recomendable conocer los intereses y motivaciones de los alumnos contestando a las preguntas (relacionadas con los contenidos y competencias a adquirir) de ¿por qué? y ¿para qué?.
    Por tanto, a través de la innovación en el contexto educativo queremos conseguir (y mantener) el interés por acudir a la escuela, creando un ambiente agradable para los alumnos y propicio para la adquisición de aprendizajes integrales. La innovación pretende una enseñanza-aprendizaje efectiva y eficiente, que pueda marcar un antes y un después, por ello, la innovación es intencional con el fin de mejorar, informándose y preocupándose por conocer los aspectos del cambio a efectuar, para posteriormente efectuarlo.
    Innovar no solo es realizar nuevos métodos o contenidos, si no también de utilizar otros existentes para mejorar en la práctica docente y facilitar la formación del individuo y la adquisición de conocimientos útiles. Por ello, en función del objetivo a conseguir se pueden utilizar distintos estilos de enseñanza (individualizadores, participativos, tradicionales, cognoscitivos y creativos [Delgado Noguera, 1991])
    ¿Por dónde empezar a innovar?
    Para empezar a innovar hay que conocer el punto de partida y el contexto en el que nos encontramos, para así poder datar el problema de la educación en ese contexto y a partir de ahí, se puede recurrir a muchas técnicas y tácticas, como, por ejemplo, la resolución de problemas, otorgando autonomía al alumno, percibiendo el error como una oportunidad de aprendizaje y mejora…
    Por tanto, en mi opinión, se debe empezar a innovar a partir del problema educativo que se dé en un contexto concreto. Identificando el problema y buscando soluciones al mismo.
    ¿Qué innovaciones propondrías?
    Personalmente, propondría la práctica de la disciplina positiva (principios de respeto mutuo entre alumnos y docentes, quienes deben promover actitudes positivas y buscar soluciones, el docente debe conectar con los alumnos, respetar las necesidades y ritmos de cada niños, dejar a los alumnos expresarse, facilitar la autonomía buscándoles que los alumnos asuman sus responsabilidades, dándoles libertad necesaria para elegir, equivocarse y aprender de errores y aciertos , establecer normas amablemente pero con firmeza…). Además, sería interesante incluir el trabajo cooperativo y la gamificación en todas las distintas etapas de la educación, buscando acercarnos a los intereses de los alumnos con el objetivo de acabar con el problema de la abulia entre el alumnado.

    Responder
  61. Paula Martínez Calzado

    Un saludo a todas y a todos. Desde mi punto de vista, la innovación en el contexto educativo pretende buscar nuevas formas de enseñar y aprender, en las que el alumnado se sienta motivado hacia el aprendizaje y en las que éste sea eficaz y real. Con esto quiero decir que los modelos tradicionales de enseñanza-aprendizaje se basan en la memorización de contenidos que pueden o no tener una significación para quienes lo estudian. Sin embargo, pienso que al innovar pretendemos transmitir al alumnado conceptos, procedimientos y actitudes que sí tengan un significado en sus vidas. Esto, especialmente en cursos superiores, no es siempre factible, y es donde entra en juego la innovación: encontrar formas de hacer significativo un aprendizaje que, de base, no tiene porqué serlo.

    Todo esto se relaciona con lo que, en mi opinión, es la Educación y su finalidad. Para mí, la Educación es un sistema, una organización, que tiene, o pretende tener, como objetivo la construcción y adquisición de aprendizajes tanto teóricos como prácticos, que preparen al alumnado para: hacer frente a la vida cotidiana, a enseñanzas superiores, a la vida en sociedad (tomando una actitud crítica y responsable que pretenda su mejora), a pensar por sí mismos… Quiero destacar la importancia que tiene, en la sociedad del conocimiento y la información en la que vivimos, el hecho de aprender a aprender. Actualmente disponemos de infinitas fuentes de información para conocer cualquier tema que nos planteemos, pero debemos tener un pensamiento crítico, interés por aprender y saber dónde y cómo buscar para conseguir unos aprendizajes exitosos. Motivar todo esto es tarea de la Educación actual, cobrando especialmente importancia el profesorado y los métodos que utilice.

    Vivimos en una sociedad donde el cambio es continuo, y la Educación debe avanzar, innovar para adaptarse a ella. Pero, ¿por dónde empezar a innovar? Bueno pues, para mí, esta no es una pregunta que pueda responderse de modo general, sino que depende del contexto específico de cada aula. Grosso modo, pienso que las Estructuras de Aprendizaje Cooperativo de Spencer Kagan son una buena motivación para el alumnado, ya que presentan un estímulo social que facilita el acercamiento y reflexión sobre cualquier cuestión.

    Por otra parte, creo que la educación emocional es fundamental para que el individuo sea capaz de autorregularse, automotivarse y aumente su capacidad de perseverancia, aspectos fundamentales para evitar el fracaso escolar. Las emociones son ligeramente trabajadas en Educación Infantil y primeros cursos de Primaria, y olvidada en cursos superiores, por lo que considero que su simple trabajo en los centros educativos ya es una innovación digna de consideración.

    Por citar alguna otra innovación, y ya para finalizar, desde mi propia experiencia como estudiante, los momentos con sus respectivos aprendizajes que más me han marcado, han sido las salidas o excursiones, las visitas al centro por parte de distintos profesionales (charlas sobre los peligros del sol por parte de médicos, conferencias sobre igualdad de género, etc.), visualización de obras de teatros o de películas, etc. Con esto quiero decir que, para innovar, pienso que se debe empezar por abrir las aulas y proporcionar al alumnado múltiples experiencias.

    Responder
  62. Laura Gordillo Ramos

    Después de haber leído lo expuesto por mis compañeros, paso a contestar las preguntas planteadas por la profesora:
    – ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    Hace unos meses me vine de Londres, donde estuve trabajando allí dos años como maestra de español, de apoyo en una clase de primaria y algunas tardes en una guardería. Cada día observaba las diferencias y semejanzas que hay entre el sistema educativo español y el británico, las diferencias y semejanzas de los docentes, la forma de impartir las clases, las estructuras de los colegios, los horarios… pero una vez de vuelta a Sevilla, llego a una conclusión. Y es que, daba igual los horarios, cómo de bonito o feo era el colegio o las aulas, la meteorología… al final un niño es feliz en el colegio si está motivado, si se hacen cosas que le gustan, si se le atiende debidamente, si no hay una monotonía, si no se le exige memorizar, si las clases no son aburridas… Esto debemos de tenerlo en cuenta siempre.
    Todos tenemos algún maestro o maestra que nos cambió nuestra forma de ver el colegio, que nos marcó para siempre, que lo recordamos con cariño… pues eso quiero conseguir en un futuro. Que mis alumnos/as vengan a clase con ganas de aprender, disfrutar, divertirse, que no sea una obligación el venir al colegio y sacar un 10 en cada examen, que no tengan ese miedo a fracasar ni estar en constante presión por sacar buenas notas. Quiero a niños/as alegres, que cada día sea un reto nuevo para ellos/as, que podamos debatir los enfrentamientos entre todos con diálogo, que sepan compartir con los demás, a ser empáticos y sobre todo que sean unos futuros ciudadanos ejemplares. Para ello también necesitamos la colaboración de las familias y de todo el equipo docente, ya que una buena comunicación entre todos será el bienestar de los discentes.
    – ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera?
    Para mí, como maestra de educación primaria, la educación es un proceso mediante el cual se produce unos aprendizajes; es la transmisión de conocimientos a las personas para que puedan desenvolverse mejor en la sociedad del conocimiento, la cual está en continuo cambio y nosotros, como docentes, debemos aceptar estos cambios e involucrarnos en ello ya que los discentes lo requieren. Pero no solo es adentrarnos en los contenidos de cada asignatura, sino también en los aprendizajes del día a día.
    Por ello, la finalidad de la educación es “preparar a los jóvenes para que se eduquen a sí mismos a lo largo de toda su vida.” Robert Maynard Hutchins.
    Debemos de preparar a los estudiantes para que sean autónomos en la sociedad donde vivimos.

    – ¿Por dónde empezar a innovar?, ¿qué innovaciones propondríais?
    Pienso que se debería empezar a innovar cambiando muchas cosas de nuestro sistema educativo, pensar en por qué cada año hay más absentismo escolar, más jóvenes agresivos, más problemas entre familias y colegios y sobre todo, por qué cada vez le preguntamos a un niño si le gusta el cole dice que no. Por otro lado, en la carrera nos enseñan de manera tradicional, cosa contradictoria con lo que nos exigen en unas oposiciones o una vezejerciendo en un colegio.
    He empezado diciendo que estuve en Londres y allí trabajé como ayudante en una clase en primaria. Es muy innovador tener a un “auxiliar” también en primaria. Comento un poco lo mismo que ha comentado mi compañero Alfredo y es que tres días a la semana durante una hora, los alumnos/as se repartían en tres grupos. Uno de ellos, se iba con la tutora, otros, trabajaban en grupo y el tercer grupo se venía conmigo (la auxiliar). Todos trabajábamos lo mismo pero de diferente manera, con la tutora mucho más complejo, conmigo reforzábamos lo aprendido y en grupo se le repartían ejercicios que tenían que realizar entre ellos de forma correcta. Estos grupos se iban rotando todas las semanas y cada grupo estaba formado por alumnos que tenían más o menos el mismo ritmo de aprendizaje. Para mí es la mejor innovación y la mejor experiencia que he podido apreciar, la cual los niños trabajaban en equipo y siempre partían de su propia experiencia. Por otra parte, cuando realicé las prácticas en la carrera, el colegio que más me gustó fue el que trabajaba por proyectos. Esta metodología permite que los niños adquieran conocimientos y competencias convirtiéndose en protagonistas de su propio aprendizaje. Por último y no menos importante, el uso de las TICs en el aula. Las TIC ayudan a los alumnos a desarrollar nuevas capacidades y ser más creativos, mejora el rendimiento académico de los alumnos ya que su experiencia de clase también mejora sustancialmente e incrementa la motivación y los niveles de atención, contribuyendo a una mayor efectividad en el proceso de aprendizaje.

    Responder
  63. Fátima Mesa Zyout

    Buenos días a todos. Tras leer todas vuestras aportaciones voy a exponer la mía a partir de las diferentes cuestiones que se plantean.

    ¿Innovar para qué, en busca de qué? ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo? ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista? ¿Qué finalidad se espera?

    Pues bien, siempre he pensado que la educación ha de responder continuamente a lo que la sociedad nos demanda, es decir, la educación consiste en hacer que nuestros alumnos y alumnas se integren sin ninguna complejidad en su entorno diario.

    Por tanto, innovar para mí es que el centro educativo y todos los miembros que lo conforman aporten todo aquello que sea necesario para que esto anteriormente dicho pueda cumplirse. Es por eso, que todos los docentes debemos actualizarnos continuamente y saber enseñar y transmitir acorde a la época actual.

    Un ejemplo es el uso de las TICs en las aulas. En nuestra sociedad actualmente están muy presentes las tecnologías por lo que resulta necesario aprender en el centro educativo como tratar las diferentes informaciones que encontramos en Internet, sabiendo qué nos resulta de utilidad y qué no.

    Resulta imprescindible el crear nuevas metodologías o que se actualicen las que ya conocemos para estar en proceso de innovación continua. Bajo de mi punto de vista, no existe un método único correcto que deba utilizarse mayoritariamente en el aula, sino que debemos de escoger de cada uno lo que nos interesa. Además, hemos de tener en cuenta que para que un niño o una niña pueda integrarse en nuestra comunidad debemos adaptarnos a sus necesidades y saber cómo aprende, por lo que la elección de la metodología dependerá de ello.

    Finalmente, añadir que las innovaciones que propongo son las siguientes, aunque siempre dependerá del tipo de alumno o alumna que tendríamos:
    -Aprendizaje basado en problemas.
    -Aprendizaje cooperativo.
    -Uso de las tecnologías (pizarra digital, ordenador, realidad virtual, etc.).
    -Comunidades de aprendizaje.
    -Flipped Classroom.

    Responder
  64. GLORIA LATORRE MADUEÑO

    Buenos días, soy Gloria Latorre, tras leer la entrada publicada en el blog voy a contestar las diferentes preguntas planteadas a lo largo del mismo.
    1. ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    En el ámbito educativo, y como docente, para mí, innovar consiste en mejorar la práctica educativa. Despertar la curiosidad, la iniciativa y las ganas de aprender investigando por parte del alumnado. Que a través de la investigación y de recursos innovadores sea el niño el protagonista de su propio aprendizaje, y además sea capaz de llevar a cabo un aprendizaje significativo.
    2. ¿Qué es, o más bien, que debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?
    Como docente de educación infantil, considero que la educación es uno de los aspectos fundamentales en la vida de los infantes. Es necesario inculcar una serie de valores desde edades tempranas y esto no solo se ha de llevar a cabo en el contexto escolar, sino también en el día a día del alumnado fuera del aula.
    Además de la educación en valores, es necesario trabajar los sentimientos, las emociones, formar a los niños como buenos ciudadanos en la sociedad en la que viven; y para ello es necesario partir de unos aprendizajes previos, de aspectos que los niños traen aprendidos de casa.
    3. ¿Por dónde empezar a innovar? ¿Qué innovaciones propondríais?
    Con respecto a mi profesión, he de decir que se hace necesario comenzar a innovar en el contexto educativo. Hemos de dejar a un lado la metodología tradicional y enseñar a través del juego, de la manipulación. Los niños y niñas aprenden mucho más siendo partícipes e involucrándolos en los procesos de enseñanza- aprendizaje.
    Con respecto a las innovaciones, considero los proyectos de trabajo como un método muy positivo para el alumnado, he tenido la gran suerte de observar esta metodología en un colegio con alumnos del primer nivel del segundo ciclo de Educación Infantil y es increíble como los niños se involucran, se interesan y aprenden a través de esta metodología. Del mismo modo, considero que el método ABN es un método muy positivo e innovador para el aprendizaje de las matemáticas.

    Responder
  65. Vanesa

    Hola a todos. Tras leer la propuesta de la profesora acerca del concepto de innovación me parece interesante argumentar sobre ella. Respecto a las cuestiones planteadas daré respuesta a las mismas.

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    Bajo mi punto de vista lo que se pretende conseguir a través de la innovación es la mejora de los procesos de enseñanza y aprendizaje de nuestro alumnado. Además, constituye la base para el diseño y desarrollo curricular.

    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?,
    Sobre esta pregunta he de decir que para mí la educación es el proceso de facilitar el aprendizaje o la adquisición de conocimientos al alumnado. Como maestra de educación infantil, considero que educar no solo significa enseñar los contenidos básicos que se deben de trabajar en cada etapa educativa, sino también trabajar diversos contenidos tan demandados en la sociedad como son la socialización, la igualdad, los valores, las emociones…

    ¿qué finalidad se espera?
    Se espera que los niños aprendan de manera adecuada los contenidos mencionados a través de una enseñanza cercana e individualizada pudiendo así responder a las necesidades y ateniendo a las distintas características del alumnado.

    ¿por dónde empezar a innovar?, ¿qué innovaciones propondríais?
    Empezaría a innovar en mi aula transformando los métodos de aprendizaje tradicionales en juegos. Por ejemplo, transformando las matemáticas tradicionales por las matemáticas tal y como desarrolla Jaime Martínez Montero en su modelo de ABN.

    Además, trabajaría las emociones en el aula incorporando una sesión emocional a la semana. El material que utilizaría es el Programa EMOTI y lo trabajaría en el aula a través de la mascota EMOTI, detector de los sentimientos de los niños de clase.

    Responder
  66. Maribel García Cruzado

    Hola a todos. Una vez leída vuestras aportaciones, las cuáles me parecen muy interesantes y en muchas de ellas coincido, voy a dar mi aportación sobre las cuestiones que se proponen. Decir que estas cuestiones las voy a responder desde mi corta experiencia laboral, pues acabé la carrera hace un año, y desde lo aprendido y observado durante trayectoria estudiantil en sí.

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    Actualmente, estoy de voluntaria en una academia como maestra de apoyo y puedo observar ciertas características del actual contexto educativo en mis diferentes alumnos y alumnas. Siempre, cuando llegan a clase, a modo de introducción/desconexión del día, les pregunto qué tal les ha ido en el colegio. Muchos/as me dicen sus logros, como sus notas de examen, trabajos, etc., lo cual es motivo más que suficiente para que estén motivados durante todo el día, y otros/as me dicen cuánto están de aburridos y agobiados por el colegio. Estamos hablando de niños y niñas de Educación Primaria. Al escuchar estas “quejas”, me doy cuenta que los niños/as no ven el colegio como un lugar divertido, donde, además de socializar, aprenden. No ven belleza en el aprendizaje, sólo agobio, tristeza, obligación y miedo al fracaso. Esto es un aspecto que da mucho que pensar sobre el sistema que se está llevando a cabo.

    Por ello, bajo mi punto de vista, lo que quiero conseguir a través de la innovación es que el alumnado llegue motivado a clase. Darles siempre un motivo por el que tengan ganas de aprender y estar en clase y, no vean el colegio en su conjunto como su enemigo. Crear en el aula un ambiente de confianza y relajación, donde no se sientan presionados por sus resultados, por la altas expectativas que ejercen en ocasiones las familias sobre ellos y ellas, o por su propio ritmo de aprendizaje, puesto que cada uno/a es único/a y tiene sus tiempos y modos para aprender. Además, también pretendo que a través de dicha innovación, pueda formar a futuros ciudadanos y ciudadanas que puedan desenvolverse en la sociedad, dándoles las suficientes herramientas para dicha tarea. Como bien ha dicho antes un compañero, la educación es una ciencia que va continuamente cambiando y los/as docentes debemos adecuarnos y cubrir las necesidades que van apareciendo en la sociedad conforme avanza. Por ello, debemos introducir en el contexto educativo herramientas que se usan a día de hoy, como las TICs, en la cual el alumnado tienen bastante interés, ya que ellos y ellas les dan un uso diferente en su día a día al que nosotros/as, los/as docentes, se las damos en el aula. Este simple hecho hace que su motivación e implicación aumente y tengan un gran interés por aprender.

    Por todo esto, y a modo de resumir, pretendo que a través de la innovación el alumnado sea feliz en el aula y tenga buenos recuerdos de su época estudiantil, además de que todos los conocimientos que han ido adquiriendo tengan sentido para su día a día, haciendo, de esta forma, un aprendizaje relevante para su futuro.

    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera?
    Para mí, la educación debería ser el canal en el que dotamos a los niños y niñas de las herramientas que usarán para su vida y, además, donde se desarrollará su personalidad, mostrándoles y desarrollando valores y actitudes, tanto por parte de los/as docentes como de las familias. Esto es debido a que normalmente enfocamos el concepto de educación al contexto de la escuela, pero pienso que las familias también deben formar parte de esta educación, y asimismo, educar a sus hijos e hijas para que éstos puedan desenvolverse en la sociedad, como es la enseñanza de valores. En la escuela podemos enseñarles valores como el respeto hacia todos, la solidaridad, el compañerismo, etc. pero si al salir de la misma, en sus hogares no observan esta enseñanza, pienso que no estamos educando adecuadamente a los niños y niñas, puesto que no existe una coherencia entre la escuela y las familias, provocando que surja una incongruencia en el aprendizaje del alumnado. Por esto, pienso que es muy importante la coordinación entre escuela y familias, formándose de esta manera la educación. Por todo ello, la finalidad de la educación debe ser la formación de los niños y niñas, desarrollando una personalidad crítica, autónoma, con valores, autodidacta, entre otras, con el trabajo conjunto entre las familias y la escuela.

    ¿Por dónde empezar a innovar?
    Pienso que se debería empezar a innovar en la formación que se les da a los/as docentes en las carreras. Se nos forma con una metodología tradicional y muchos deciden continuar de la manera que les enseñaron y no debería ser así, puesto que nuestro aprendizaje no acaba en la carrera, sino que debemos continuar formándonos para ser mejores profesionales. Además, deberíamos producir un cambio en los métodos de enseñanza que se continúan usando a día de hoy y reflexionar si realmente estamos obteniendo un aprendizaje significativo que podamos usar en situaciones que, quizás, no hayamos estudiado teóricamente, para darnos realmente cuenta si este método tradicional funciona. Bajo mi punto de vista, creo que podríamos usar otros modelos y métodos que se adecuen a las necesidades que demanda la sociedad hoy en día, como es el uso de tecnologías, el aprendizaje mediante experiencias, etc. Por ello, si cambiamos la forma en que se forman a los futuros/as docentes, pienso que se produciría un cambio a mejor en las aulas, puesto que se podría llevar a cabo aprendizajes relevantes que hemos podido obtener en la carrera, uniéndolas al aprendizaje que obtenemos si por cuenta propia decidimos incrementar nuestra formación mediante la investigación.

    Por otra parte, también deberíamos empezar a innovar en las propias escuelas. Para ello, deberíamos conocer y analizar el contexto de la escuela y a la misma, para obtener los aspectos positivos y negativos, con el objetivo de mejorarlos. De esta manera, estaríamos empezando a innovar, puesto que dependiendo de los resultados, aplicaremos unos modelos y métodos concretos, siempre ajustándonos a las necesidades y características de nuestros/as alumnos/as.

    ¿Qué innovaciones propondríais?
    Las innovaciones que propondría serían:
    • Trabajar por proyectos, ya que de esta manera se adquieren conocimientos de una manera interdisciplinar y partiendo de la base de los intereses del alumnado. Además los valores están intrínsecos en este modelo de enseñanza, los cuales, como he dicho anteriormente, considero bastante importantes.
    • Como docentes, sabemos que cada niño/a tiene un modo y ritmo de aprendizaje. Para ello, deberíamos ajustarnos y, así, realizar una enseñanza personalizada para que se produzca un aprendizaje significativo.
    • El uso de TICs en el aula como forma para evaluar, enseñar, etc. Por ejemplo, a través de ellas podemos examinar al alumnado mediante un juego, evitando la ansiedad que provoca en ellos un examen escrito; juegos para que el aprendizaje sea visual y práctico, donde deban usar lo aprendido para pasar al siguiente nivel, ganar, etc. Además, a través de las TICs podemos hacer partícipes a los propios alumnos y alumnas en su aprendizaje, es decir, este recurso permite que desarrollen una personalidad autodidacta, puesto que les permite investigar sobre temas que les interese.
    • Un aprendizaje manipulable y cercano. Con esto quiero decir que en la mayoría de ocasiones tenemos recursos que permiten a los alumnos y alumnas aprender manipulando, como es el caso de las Matemáticas. En lugar de usar el libro y varios ejercicios en el cuaderno, se puede recurrir, en la mayoría de ocasiones, a material donde el alumnado puede manipular, investigar y verlo, provocando que adquieran un aprendizaje significativo y relevante, puesto que se produce un aprendizaje vivencial.

    Responder
  67. Ana Rodríguez Gregory

    Hablar de “educación” en general, desde mi punto de vista, es un concepto demasiado amplio que, normalmente, se ve sesgado por la realidad de la educación que conocemos dada nuestra experiencia laboral o estudiantil. Podemos decir que la educación es una ciencia que pretende que los estudiantes sean autónomos para poder servir a la sociedad desde un rol que ellos mismos tienen posibilidad de elegir, pero quizá, en otro lugar del mundo o incluso en otra realidad laboral distinta a la mía, esta definición sea demasiado banal como para poder considerar que explica la finalidad de la educación.
    Centrándome en mi realidad como profesora de Educación Secundaria Obligatoria de la especialidad de Educación Física, la educación que yo pretendo lograr en mis estudiantes va más enfocada a una vida saludable, a unos buenos hábitos de vida, al respeto hacia los demás y al cumplimiento de las normas (primero en el deporte, pero con vistas a extrapolarlo a cada ámbito de su vida). Creo que esas premisas definen bien lo que, desde nuestra asignatura, podemos aportar a la educación en el instituto, y es por esto por lo que cuando hablo de innovación solo me vienen a la mente ideas para intentar lograr que todo lo que trabajamos en clase luego lo apliquen en su vida diaria.
    La cuestión clave es: ¿por dónde empezar? Creo que lo primero que debemos hacer es tener claro el objetivo de nuestro modelo innovador, es decir, qué pretendemos conseguir. Una vez fijado el objetivo, que en mi caso sería lograr extrapolar la actividad física y los buenos hábitos a un contexto extraescolar, debemos buscar las herramientas que nos pueden permitir darle ese punto innovador a un objetivo que lleva años persiguiéndose.
    ¿Qué innovaciones propondría? Este curso estoy intentando poner deberes prácticos de Educación Física a modo de retos por equipos que deben intentar conseguir antes de que acabe el trimestre. Dada la sociedad en la que están inmersos los adolescentes de hoy en día, creo que se hace imprescindible utilizar las nuevas tecnologías para hacerles más accesible la plataforma en la que se registra todo. En esta plataforma (individual para cada clase), los alumnos comparten sus capturas de pantalla de aplicaciones que miden ritmo, distancia de carrera, número de repeticiones, balizas encontradas, recetas saludables, etc. y así el resto de la clase va viendo los progresos que van logrando y se crea una competición entre los grupos. Si consigo que esta herramienta (que no sé si podría llegar a calificar como innovadora) me sirva para conseguir que los alumnos hagan más actividad física fuera del centro, que se enganchen a la vida activa y se olviden del sedentarismo, que aprendan nuevas recetas y formas de comer…habré logrado el objetivo que me planteaba a corto plazo y, por tanto, podré decir que la innovación me ha ayudado a conseguir mis objetivos. Eso sí, no sé cuánto tiempo persistirán esos buenos hábitos una vez la competición haya acabado. Ese es el siguiente interrogante que debo plantearme.

    Responder
  68. Paula España

    Buenas tardes, me gustaría participar en este foro añadiendo mi opinión sobre las preguntas formuladas.

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?

    Queremos conseguir respuestas a través de las cuales se garantice un proceso de enseñanza-aprendizaje efectivo y eficiente. En mi opinión se trata de buscar respuestas diferentes a las que ya existen (o no) con el fin de mejorar o adquirir las competencias necesarias. Y para ello, podemos utilizar distintos recursos y metodologías. Es cierto que como estamos inmersos en la llamada sociedad del conocimiento, se suele asociar innovación con utilizar nuevas tecnologías, etc. Creo que estas herramientas, dependiendo siempre del contexto donde nos ubiquemos, nos pueden ayudar hacia la consecución de un determinado objetivo o una determinada competencia (en este caso la competencia digital). Pero pienso, que el concepto de innovación va mucho más allá de eso.

    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera?

    Bajo mi punto de vista, la educación tiene que ser un proceso mediante el cual se produce un aprendizaje tanto de conocimientos, como habilidades, creencias, valores… orientado a que la persona se inserte y desenvuelva correctamente en la sociedad.
    Podríamos decir que la finalidad de la educación es el desarrollo integral de la persona.

    ¿Por dónde empezar a innovar?, ¿qué innovaciones propondríais?

    Innovar es más una actitud que un proceso. Para innovar, hay que empezar por documentarse de forma correcta, tener ganas de aprender y tener la mente abierta a distintas posibilidades. Tenemos que ser conscientes del contexto donde trabajemos y a partir de ahí plantear objetivos realistas en cuanto a innovación u otros aspectos. Por ejemplo en el ámbito educativo habría diferentes opciones utilizando distintas metodologías/recursos.
    Podríamos proponer desde actividades relacionadas con las TIC o nuevas tecnologías, el uso de determinadas APPS, el uso de Flipped Classroom… Hasta el uso de distintas pedagogías que han existido desde hace mucho, pero que no se suelen hacer uso de ellas, o al menos no todo el mundo, como pueden ser: el Método Freinet o el Modelo Montessori.
    Además podemos mencionar: el aprendizaje cooperativo, el trabajo por proyectos, los centros de interés, el APS (aprendizaje por servicio), el aprendizaje basado en problemas, el aprendizaje basado en el pensamiento, o la gamificación (Escape-room, break-out, etc.).

    Responder
  69. Alfredo Albarrán Herrero

    Hola a todos, soy Alfredo Albarrán, y actualmente trabajo como Profesor de Educación Primaria, impartiendo Ciencias, Arts and Crafts, Inglés y Robótica. Anteriormente, he ejercido la docencia durante tres años en Estados Unidos, un país donde la innovación es una de las principales motivaciones del sistema educativo. Empiezo mi comentario dando unas pinceladas sobre mi carrera profesional, ya que creo que nuestra concepción sobre el concepto innovación se va transformando a raíz de nuestras experiencias educativas, y formación.
    El término innovación va estrechamente ligado a qué entendemos por educación, por lo que el significado variaría sustancialmente entre una persona que sitúe la educación en el aprendizaje puramente conceptual, y otra que entienda los conceptos como una dimensión entre otras muchas. ¿Qué es para mí la educación? Yo lo entiendo como una ciencia que promueve la autonomía de las personas en una sociedad en continuo cambio. Nuestro contexto está cambiando constantemente y, con el paso del tiempo, la pregunta del “qué aprendizajes me serán útiles” va tomando diferentes direcciones. Por poner un ejemplo concreto, es una realidad que, en nuestros días, saber manejar un ordenador es algo esencial para poder encontrar trabajo, enviar un correo electrónico, realizar el trámite de una beca, e incluso hacer la compra. Ayer mismo tenía una conversación con mi madre en la que me comentaba que su dominio informático es nulo. Me manifestaba su deseo de aprender ya que se siente negada para la realización de muchas de estas tareas. Con este ejemplo, podemos ver una persona que, por el hecho de no dominar la informática, ha perdido autonomía en el contexto en el que vive (siempre debe acudir a alguien cercano en busca de ayuda con estos temas). En síntesis, el manejo informático es una capacidad importante en nuestro contexto, ya que nos aporta autonomía y nos hace ser ciudadanos más competentes y, por ello, el sistema educativo debe incluir estos aprendizajes.
    Aprovecho esto para expresar lo que yo entiendo debe ser la finalidad de la educación: dar a los estudiantes las herramientas necesarias para ser autónomos en nuestra sociedad cambiante. Esto implica que la educación vaya transformándose de forma paralela a la sociedad y que, a su vez, promueva los cambios necesarios para que la sociedad mejore. Aquí es donde entra en juego el concepto de innovación, el motor que hace que, desde el sistema educativo, los ciudadanos adquieran esas competencias. Fomentando la innovación en el sistema educativo, conseguiremos que los aprendizajes que adquieren los alumnos no estén descontextualizados, y les sean realmente útiles en sus vidas.
    ¿Cómo empezar a innovar? Como podemos ver, en las escuelas se está dando cierta importancia a la innovación. No obstante, existen errores muy comunes que ponen una etiqueta de innovadores a algunos aprendizajes que no lo son, y recalco el ejemplo dado anteriormente sobre las tabletas. Ver a una clase manejando ordenadores o tabletas, puede dar una imagen de educación innovadora, pero ¿y si lo único que están haciendo son test multirrespuesta, pero de una manera digital? En primer lugar, creo que, para hacer de la innovación el motor del sistema educativo, se debe tener teoría sobre su significado, para evitar caer en errores como el descrito anteriormente. En esas teorías deben tener especial influencia los estudios sociales, que aporten información sobre los contextos sociales, y nos den pistas para apuntar los aprendizajes más útiles para los ciudadanos y así poder incluirlos progresivamente en el currículo. A su vez, posibles ideas de mejoras sociales que puedan ser promovidas desde el propio sistema educativo.
    Cuando pensamos en “educar para qué”, haciendo referencia a la innovación, también tiene una especial relevancia el “cómo”; las estrategias didácticas que se usan para conseguir los propósitos. La escuela tradicional ha venido recurriendo a la clase magistral. Pese a que son muchos los firmes opositores a este método, que catalogan como anticuado, entiendo que la innovación no tiene porqué suprimir todo lo que se ha hecho en el pasado, y hacer que todo sea totalmente diferente.
    Para explicar esta idea, paso a describir un modelo didáctico que uso en mis clases, que tuve la oportunidad de conocer en EEUU asistiendo a una charla sobre el libro “bold schools” (término que proviene de b, de blended + o, de old. Este modelo, que yo considero innovador, transforma la educación tradicional, con el objetivo de extraer lo mejor de ella, al ponerla en contacto con nuevas formas. Una de las propuestas, consiste en un modelo de rotaciones en el aula. Se distribuye al alumnado en 3 grupos que trabajan de forma simultánea, rotando cada cierto tiempo. Uno de los grupos, realiza una actividad con las tecnologías (puede ser un juego de tabletas, una instrucción guiada por el ordenador, etc.); otro grupo recibe una clase magistral (que le permite al docente trabajar con un grupo reducido y dar una atención más individualizada); y el tercer grupo realiza una actividad cooperativa (que ayuda a los niños a saber cooperar). Partiendo de la idea de que cada niño aprende mejor de unas maneras, con este modelo, los alumnos tienen oportunidades de aprender un mismo contenido, pero de diferentes formas. En esta variedad de formas de aprender, no se ha elegido entre escuela tradicional y aspectos modernos, sino que se ha incluido todo aquello que nos puede dar efectividad en nuestros propósitos: eso, para mí, es innovación.

    Responder
    1. Laura Pérez Cecilia

      No puedo estar más de acuerdo contigo, España está estancada en educación. El método tradicional de enseñanza se ha quedado atrás en cuanto a las necesidades del alumno que vive inmerso en mundo totalmente distinto al de décadas pasada donde la tecnología prioriza gran parte. Se innovara de verdad cuando se acabe con el intentar que los niños estén 6 horas sentados en un pupitre. Y hablo como tú desde la experiencia porque trabajo en Irlanda con una metodología que se aplica en UK y Australia. Deberíamos adaptarnos al mundo que nos rodeó? O el mundo a nosotros? Ahí lo dejo….

      Responder
  70. Judith Cerdán Figueras

    Yo solo sé que no se nada. Sócrates

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    Como docente de educación infantil, pretendo a través del contexto educativo que éste sea de un gran interés para mis alumnos, que propicie los aprendizajes y el movimiento libre de los mismos, donde tenga cabida y atienda a sus diferentes momentos evolutivos (quiero puntualizar que en infantil no es lo mismo un niño de enero, que un niño nacido en el mes de octubre, las diferencias son abismales en edades tempranas), no exista la frustración o la indignación sino es para aprender de ellas, quiero que existan las ganas y motivación y sobre todo las emociones, quiero que mis alumnos sean felices y vengan motivados, pero también puedan estar tristes y ser atendidos. En definitiva, que tengan un ambiente donde ellos se sientan cómodos y puedan ser. Sin ello los aprendizajes difícilmente se darán correctamente.

    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?,
    La educación debería de ser individualizada, pero individualizada de verdad, debe de atender a los niños y ayudar a los procesos de enseñanza-aprendizaje, por tanto el docente debe de estar en un continuo proceso de aprendizaje, formándose y evaluándose constantemente, así también, el alumno debe de aprender, pero aprender de verdad, y no hablar de memorización de conceptos, que después de un tiempo son olvidados, o de aprender a escribir por copiar y escribir las letras constantemente. Sí es cierto que hay partes educativas poco motivadoras para los alumnos y docentes, que no podemos obviar y que se deben de realizar, pero que si podemos cambiar y jugar con la metodología para que ésta parte sea más llevadera.

    ¿Qué finalidad se espera?
    ¡Qué vamos a esperar!
    Esperamos aprender y vivir, que seamos felices, creando una comunidad educativa, en toda su plenitud, cordial y de ayuda, con valores básicos… El niño en estas edades no elige estudiar, es una imposición social necesaria para su futuro adulto, pero al fin y al cabo no la eligen, así que, qué menos que en nuestra labor como docentes consigamos que aprendan felices e ilusionados y no caigamos en la monotonía y el aburrimiento.

    ¿Por dónde empezar a innovar?,
    Por tanto, la innovación en el aula no debe de ser única para todo el grupo de alumnos, debe de variar según los intereses, las necesidades y tiempos de cada uno de ellos.
    Para ello, tenemos que empezar evaluando, evaluando el que queremos conseguir, evaluando a nuestros alumnos, el contexto donde nos encontramos y estar abiertos a cosas que se nos pueden escapar en el proceso.
    En cuanto a innovación y basándome en las edades con las que trabajo, empezaría a trabajar los mismos conceptos, pero de distintas maneras, según el desarrollo de mis alumnos. Por ejemplo y haciendo referencia al dato anterior expuesto, no puedo enseñar a un niño a escribir la letra “a” si su desarrollo psicomotor no está desarrollado lo suficiente para que sea capaz de realizarlo, ya que grafomotricidad aún no está preparada, pero un niño de principio de año sí que lo está. Aquí entra la innovación, enseñar a ambos alumnos, pero con distintos métodos, donde no haya diferenciación de capacidades (por lo menos bajo su percepción) y ambos se sientan capaces y satisfechos.

    ¿Qué innovaciones propondríais?
    Quizás para este caso propondría el método Waldorf, el cual por si alguien no lo conoce y como explica Antonio Malagón fundador de la primera escuela de Waldorf en España. El objetivo principal es que cada niño despliegue su propia individualidad con ayuda de sus talentos y apoyándolo en sus dificultades. Se procura un desarrollo completo del ser potencial del niño y por ello se trabaja tanto en su conocimiento como con la familia. Aquí tenemos un objetivo añadido: la coherencia que siente el niño’

    Responder
  71. Rosa Martín Cervantes

    Hola a todos. Tras leer la propuesta de la profesora acerca de la innovación, me ha parecido que es interesante debatir sobre esta cuestión. Personalmente, soy graduada en Educación Infantil y el concepto de innovación lo considero esencial para mi profesión.

    Cuando hablamos de innovar, desde mi punto de vista, no hablamos únicamente de introducir nuevas metodologías o contenidos como tal, sino que hablamos de mejorar nuestra práctica, aunque sea añadiendo recursos ya existentes o métodos ya conocidos, pero siempre con el objetivo de mejorar. Ahí mi respuesta a la pregunta de innovar en busca de qué y de qué queremos conseguir con ello.

    En cuanto a qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista y qué finalidad se espera, para mí la educación es la base de todo, es algo primordial en nuestra sociedad. Es muy importante, tanto a nivel académico como a nivel personal. Desde mi punto de vista y ámbito, aunque no ejerzo todavía, me parece que los docentes de Educación Infantil tenemos una responsabilidad y un reto a la hora de trabajar con niños y niñas de tan corta edad, sobre todo porque además de enseñarles contenidos propios de la etapa, también debemos ser conscientes de que están formando su personalidad y aspectos como los valores, por ejemplo, tienen un papel crucial en estos primeros años. sobre todo al vivir en una sociedad tan cambiante, en la que en determinadas ocasiones vemos la carencia de estos.
    Por tanto, para mí la finalidad de la educación debe ser el desarrollo del alumno y la alumna en todos los sentidos y ámbitos de su vida, haciendo especial hincapié en su formación como persona.

    En cuanto a por dónde empezar a innovar, por un lado, creo que debemos encaminarnos a innovar en cuanto a la forma de trabajar dichos valores y temas transversales en el aula, pues creo que deben estar implícitos en cada actividad que se haga y en el día a día del aula y tenemos que aprovechar cualquier situación. No basta con dedicarle los días puntuales, como puede ser el día de la Paz. Para ello, se podrían introducir más actividades y metodologías en las que prime el trabajo colaborativo, por ejemplo, de forma que el alumnado adquiera mayor conciencia de su persona y la de los demás, aprenda a empatizar y trabajen ayudándose unos a otros.

    Por otro lado, también creo que debemos mejorar y modificar los métodos, técnicas, etc., que consideremos oportunos, que evaluemos y analicemos cada uno de nuestros pasos para conseguir un aprendizaje más significativo, ya que, por ejemplo, en mi experiencia de prácticas he presenciado como todavía se trabaja desde un enfoque más tradicional en las aulas y creo que eso debería cambiar para conseguir mejores resultados.
    En este sentido, las metodologías creo que deberían ser más vivenciales y menos memorísticas o teóricas. Un niño o niña, sobre todo en infantil, aprenden a través de experiencias y creo que es importante tenerlo en cuenta.

    Responder
  72. Lorena Olinero Sánchez

    – ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    Bajo mi punto de vista, pienso lo que lo queremos conseguir es una mejora en el proceso de enseñanza-aprendizaje, que los alumnos sean más autónomos, que no se base el aprendizaje en una memorización de conceptos para su olvido inmediato. Tenemos que crear un contexto educativo más libre, donde los alumnos, profesores,… se sientan bien con lo que están realizando.

    – ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera?

    La educación debería ser el inculcar valores a los alumnos orientados al respeto y al saber comportarse, valores para saber desenvolverse en la sociedad para que el día de mañana sepan a lo que se enfrentan verdaderamente y no escupir una serie de conceptos de forma teórica.

    ¿Por dónde empezar a innovar?, ¿qué innovaciones propondríais?

    Se debería empezar a innovar desde el método de enseñanza que se les da a los docentes, en este caso a nosotros en la carrera. Deberíamos de eliminar el “si a nosotros nos enseñan así, vamos hacer lo mismo”. El método de enseñanza que se imparte en todos los niveles educativos es muy teórico, yo diría que demasiado. Se debería de vivenciar más el aprendizaje enfrentándonos a realidades que nos pueden suceder día a día, se debería de propagar por todos los centros el “aprendizaje-servicio” donde los alumnos aprenden a la vez que ayudan a otras personas, instituciones, reformar espacios públicos,… Las pruebas denominadas exámenes, no deberían de tener todo el peso o la mayor parte, debería contar más el esfuerzo del alumno en su día a día, se debería también utilizar la metodología de la gamificación, es decir, el aprendizaje a través del juego.

    Responder
  73. Jessica Capa

    Tras leer la entrada de blog, paso a responder a las cuestiones planteadas en la misma.
    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    En primer lugar, considero que el objetivo principal a la hora de innovar en un contexto educativo es propiciar la mejora de la calidad de la educación, atendiendo a los continuos cambios que sufre nuestra sociedad. La innovación nos permite buscar nuevas formas de enseñar y aprender, experimentar con nuevas metodologías y experiencias escogiendo aquella que mejor se adapte al contexto concreto.
    Ahora bien, ¿qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera?
    La finalidad principal de la educación ha de ser el desarrollo integral del alumno, prepararle para la vida en sociedad, propiciar su pensamiento crítico y transmitir valores apropiados. Considero que la educación ha de despertar el interés y curiosidad de los alumnos por aprender, por descubrir mundos todavía desconocidos para ellos y esta es precisamente una de las claves de la innovación.
    ¿Por dónde empezar a innovar?, ¿qué innovaciones propondríais?
    Así, para empezar a innovar es necesario, en primer lugar, evaluar el contexto en el cual se quiere poner en práctica dicha innovación, si contamos por ejemplo con los recursos necesarios, el clima de aula… entre otros aspectos ya que, por muchos beneficios que nos pueda ofrecer una experiencia o método innovador, puede no ser aconsejable aplicarlo en determinados contextos por carecer de los materiales necesarios o por cualquier otro motivo que no permita aplicarlo de manera eficaz.
    Entre las propuestas innovadoras con las que estoy más familiarizada propongo:
    – El aprendizaje por proyectos, que permite establecer conexiones entre las diferentes áreas de conocimiento y donde el alumno es el protagonista de su aprendizaje.
    – El aprendizaje cooperativo, que favorece las relaciones entre iguales, el respeto y ayuda mutua… entre otros aspectos.
    – El método ABN para el aprendizaje de las matemáticas de manera lúdica y manipulativa.

    Responder
  74. Violeta Bataller Navarro

    ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?

    En la línea de lo que ya han expuesto mis compañeras, en mi opinión, la finalidad de la innovación en el contexto educativo responde a la mejora educativa en todos sus ámbitos. Desde el funcionamiento de un centro educativo, la cooperación del equipo docente, la consecución de resultados de aprendizaje de los alumnos, la adaptación a las necesidades de nuestro alumnado…
    En definitiva, la innovación tiene una finalidad: responder a las necesidades del contexto educativo, que cambia con la sociedad y requiere de una mejora constante.

    ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera?
    Desde mi punto de vista, la educación debe dotar al alumnado de las herramientas y competencias necesarias para desenvolverse en la vida real, también de incentivar el pensamiento crítico y la creatividad, la autonomía y de esta manera, potenciar las habilidades y características individuales de cada estudiante, con el fin de que sea capaz de desarrollarlas a lo largo de toda su vida. Nunca se deja de aprender.

    ¿Por dónde empezar a innovar? ¿Qué innovaciones propondríais?
    Considero que la innovación, nace desde la inquietud del ser humano. En el ámbito educativo, la innovación nace del deseo de mejora constante del propio docente. Un docente implicado con su tarea que no deja de buscar respuestas a las necesidades de su alumnado y del contexto educativo en el que se encuentra, que cuestiona su método de manera constante. Por otro lado, aunque considero que nace desde el individuo, se desarrolla con la cooperación. La innovación individual que nace de una idea no tiene sentido si no se extiende y reelabora, por lo tanto poner en común las prácticas innovadoras nos proporcionará como docentes una mayor innovación, desarrollar lo que fue innovador gracias a las perspectivas y experiencias de otros docentes.

    En mi caso, acabo de terminar la carrera, llevo dos años en contacto con niños a nivel laboral y siento que no se me ha formado como docente en aspectos esenciales como la resolución de conflictos, gestión de emociones, mediación, establecimiento de normas… Sin embargo, innovo cada día, me preocupo por conocer corrientes y prácticas exitosas que me ayuden a encontrar siempre la mejora en mis clases. Utilizo como máxima motivar a mi alumnado, escucharlo, quererlo,entenderlo…

    La innovación es un término muy amplio que puede ir desde un concepto de educación, hasta prácticas concretas. Aunque ahora mismo, me siento muy ignorante en muchos aspectos educativos para mí algo innovador puede ser:
    – Utilizar la psicología positiva en el aula: desprendernos del lenguaje negativo que enseña al alumno lo que hace mal, lo que no sabe… y focalizar en lo que hace bien, lo que sabe, lo que puede mejorar, cómo puede mejorarlo…
    -Trabajar la expresión de sentimientos y gestión de emociones desde edades tempranas para conseguir dotar al alumnado de herramientas personales que desarrollará a lo largo de su vida
    -Aplicar la gamificación en todas las etapas educativas
    – Fomentar el aprendizaje contextualizado ( a través de proyectos, problemas…)
    -Introducir la mediación en la escuela
    – Quitar las asignaturas aisladas y proponer el aprendizaje de manera integral, con el fin de aplicar los conocimientos de las distintas áreas y no fragmentarlos.
    – Utilizar las nuevas tecnologías adecuadamente, para incentivar la curiosidad, el autoaprendizaje o la motivación

    Entre otras muchas propuestas, considero que estas pueden ser algunas prácticas innovadoras…que se hacen, aunque no en todos los contextos.
    Curiosamente, en la actualidad hablamos de prácticas innovadoras que llevan años dándose pero desgraciadamente siguen siendo innovadoras puesto que aun existe una parte de la educación muy desfasada y araáica.

    Responder
  75. Carmen María Victoria

    Siguiendo el hilo de mis compañeras, y contestando la primera cuestión. En el contexto educativo cuando un profesor, un centro educativo decide innovar es porque quiere mejorar o cambiar una realidad. La innovación en el contexto educativo debe ser algo esencial, porque la sociedad cambia y sus necesidades también. Y la educación debe moverse e ir “a tempo” con estos nuevos movimientos.
    Continuando con la segunda pregunta, desde mi punto de vista la educación debe tener como finalidad la formación integral del alumno/a. Y así, al terminar su formación, la persona tenga desarrolladas y adquiridas una serie de competencias o capacidades que le permitan vivir en armonía con la sociedad en la que se encuentra.
    Por último, como respuesta a la pregunta de por dónde empezar a innovar mi respuesta sería como docente, yo empiezo a innovar en el momento que empiezo a cuestionarme cambios a mejorar en mis clases como docente: cómo aumentar la motivación en mis estudiantes, cómo hacerles comprender ciertos conceptos o cómo hacerles practicar algunas destrezas, cómo hacerles partícipes de su propio aprendizaje y hacerlos reflexionar…
    Todas esas cuestiones y valoraciones que hago me hacen buscar otras maneras de abordar mis clases de manera más creativa con el objetivo de solucionar esos problemas. Por ejemplo en una clase de idiomas: Utilizar el co-teaching con un profesor extranjero y crear una clase conjunta a través de la herramienta de Google class o a través de plataformas como e-twinning: compartiendo tareas y haciendo que los alumnos se comuniquen en dos idiomas; realizar una clase invertida para que los alumnos investiguen en casa y que traigan sus dudas a clase; utilizar aplicaciones como “seesaw” para crear portfolios digitales y hacer que el alumnado reflexione sobre su propio aprendizaje; Utilizar el aprendizaje cooperativo como las técnicas de Kagan para trabajar diferentes conocimientos.
    ¿Estoy innovando? Creo que si doy respuesta a mis problemas y hago cambios en mi práctica educativa sí.

    Responder
  76. Sandra Marco Mañas

    Después de haber leído la entrada del blog doy paso a contestar a las diferentes cuestiones planteadas.
    1. ¿Qué queremos conseguir a través de la innovación en el contexto educativo?
    Esta es una cuestión muy amplia pero desde mi punto de vista lo que se pretende conseguir a través de la innovación es el mejorar los contextos educativos, no sólo dentro del aula sino también fuera. Como por ejemplo garantizando la inclusión de todo el alumnado en el aula, desapareciendo la desigualdad económica entre las diferentes familias, la distribución de un poder igualitario entre los agentes educativos, llevar a cabo la atención, escucha y personalización de los procesos de aprendizaje.
    2. ¿Qué es, o más bien, qué debiera ser la educación desde nuestro punto de vista?, ¿qué finalidad se espera?
    En primer lugar, para que haya una educación de calidad los docentes debemos estar previamente bien formados cosa que no siempre es así, ya sea por la falta de recursos o de interés.
    Volviendo a la pregunta la educación debe preparar a los alumnos y alumnas para la vida real, es decir, adquirir unos conocimientos y una cultura que les sea útil para afrontar el día a día. Aprender con un propósito y que el alumnado vea que lo que están aprendiendo tiene repercusión en la vida cotidiana o para qué puede servirles esos aprendizajes en un futuro.
    3. ¿Por dónde empezar a innovar? ¿Qué innovaciones propondríais?
    Para empezar a innovar debemos primero conocer el centro tanto los aspectos positivos como los aspectos a mejorar. Debemos saber que materiales tenemos disponibles, la infraestructura que tiene el centro, la metodología que se utiliza, cómo de preparado y formado está el profesorado, la relación del centro con las familias…
    -En cuanto a las innovaciones por ejemplo introducir un juego para repasar los contenidos de cada tema.
    – Realizar exámenes con la aplicación Plickers.
    – Realizar scape rooms de contenidos que puedan resultar difíciles para el alumnado.

    Responder
  77. Laura

    Una vez leído el blog me he autocuestionado muchas preguntas y respuestas en relación al concepto de INNOVACIÓN y desde mi punto de vista no es más que plantear un método, ya sea nuevo o ya existente, que mejore el resultado que buscamos. Es decir, que en base a unos objetivos marcados, se necesita un periodo de trabajo en el cual se recurrirá a la utilización de diversas herramientas trabajando en base a una metodología con el fin de cumplir dichos objetivos. Se hablaría de innovación si esos objetivos se cumpliesen con éxito al final del período requerido. Pero yo me pregunto, ¿Cómo se sabe el período de tiempo necesario? ¿Todo el mundo necesita el mismo período tiempo para llegar al objetivo? ¿cómo saber si va a ser un éxito o no? ¿Lo que para mi podría ser un éxito para otro podría ser un fracaso?
    He entrado en un debate conmigo misma, el cual me gustaría resolver al final de haber cursado esta asignatura.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.