En torno a la objetividad vs subjetividad en la construcción del conocimiento

Bienvenidos, bienvenidas a un blog de dabate en torno a la investigación cualitativa. Este blog inicialemente está pensado como espacio para los alumnos que cursan la asignatura de Metodología de Investigación Cualitativa, impartida dentro del Máster de Innvestigación e Innovación Educativa de la UNED. A través de Hypotheses planteamos abrir la participación a quienes estén intersados en estas cuestiones, independientemente de que curse o no esta materia.

Proponemos iniciar un debate sobre cuestiones que tienen que ver con: ¿Para qué y para quién se investiga? ¿Cómo se construye el concimiento científico desde esta perspectiva metodológica? ¿En qué consiste la validez y cómo analizarla? ¿Cuál es el interés de esta metodología en el ámbito social y educativo? ¿Qué dilemas éticos encontramos en el planteamiento y desarrollo de las investigaciones cualitativas?

Enlazando con cuestiones que ya han surgido en los espacios de tutoría, empezaré por proponer una reflexión en torno a una cuestión difícil…: la objetividad, la subjetividad del conocimiento científico.

Para ello, he señalado algunas ideas destacadas en la obra de Martínez Miguélez,(2005) Ciencia y arte en la metodología cualitativa. Dice este autor:

El método básico de toda ciencia es la observación de los datos y de los hechos y la interpretación de su significado. La observación y la interpretación son inseparables: resulta inconcebible que una se obtenga en total aislamiento de la otra. Analizando más a fondo el proceso psicológico de nuestro conocer, constatamos que toda observación va acompañada ya de una interpretación, esto es, de una inserción en un esquema o marco referencial que le da sentido, lo cual no es un obstáculo para el estudio científico, sino que es una mediación necesaria. […] Si ese marco referencial falta, la observación no es tal, el dato no es dato y el hecho no es nada. Son realidades neutras o plenamente ambiguas. Por esto, es fácil caer en un realismo ingenuo y pensar que nuestra observación es pura, objetiva y no contaminada. Al revés, nuestro conocimiento es el fruto de esa interacción observación <-> interpretación. Es una entidad emergente, […].

Pero el estudio de entidades emergentes requiere el uso de una lógica no deductiva; requiere una lógica dialéctica en la cual las partes son comprendidas desde el punto de vista del todo, […]. En este proceso el significado de las partes o componentes está determinado por el conocimiento previo del todo, mientras que nuestro conocimiento del todo es corregido continuamente y profundizado por el crecimiento de nuestro conocimiento de los componentes.

A la vista de estas ideas, y de otras que tengáis revisadas en relación con este tema, sugiero pensar en las siguientes cuestiones:

  • ¿Es posible hablar de objetividad como característica del conocimiento científico en ciencias sociales? Si es posible, ¿en qué consiste? Si no es posible, ¿cuáles son las alternativas?

Invito a  poner ejemplos, rescatar alguna experiencia propia que ilustre nuestra argumentación.

Un saludo

 


53 comentarios en “En torno a la objetividad vs subjetividad en la construcción del conocimiento

  1. ANA ISABEL MIÑARRO NAVARRO

    ¿Es posible hablar de objetividad como característica del conocimiento científico en ciencias sociales? Si es posible, ¿en qué consiste? Si no es posible, ¿cuáles son las alternativas?
    Buenas tardes:
    En mi opinión, en las Ciencias Sociales creo que es muy complicado hablar de objetividad. Y a ello me remito con dos claros ejemplos sobre vivencias que he experimentado:

    1. En la asignatura universitaria de Ciencias Sociales aplicadas a la Educación, un día el profesor hizo un experimento con dos alumnas que realizaban exactamente el mismo trayecto para ir a la universidad. Les pidió a las dos que dibujaran de forma individual un croquis de su trayecto desde que salía de casa hasta la parada del autobús, situando principales tiendas, pasos de cebra, parques,…. Una vez realizado los dibujos, los mostró y pudimos observar que poco se parecían el uno del otro. A pesar de ser el mismo recorrido, cada alumna percibía la realidad de forma diferente: los establecimientos no eran los mismas, puesto que cada una había dibujado las más afines a sus intereses: una dibujó las referidas a las tiendas de ropa y complementos, y la otra a las de las cafeterías y tiendas de alimentos. La forma del parque y sus estructuras cambiaban: una se había limitado a dibujarlo en estructuras geométricas a bolígrafo, y la otra con figuras de niños/as jugando y con colores. Con esa práctica se llegó a la conclusión de que hasta lo más objetivo como puede ser un trayecto físico, es inevitable cargar su percepción del mismo de gustos e intereses, lo que hace que una misma realidad no signifique para una persona lo mismo que para otra.

    2. La segunda experiencia que he tenido al respecto, y más reciente, es referida a la calificación de alumnos y alumnas de Educación Primaria. Por mucho que los estándares de calificación procuren la objetividad en la medición del nivel de logro de los aprendizajes del alumnado, es muy complicado que dos mismos maestros/as coincidan en la nota en que se califique un estándar, especialmente si ese estándar refiere a cuestiones actitudinales. Y es que en la última sesión de evaluación surgió una discrepancia acerca de la calificación de estándares de mi grupo de alumnos/as que referían a la valoración del grado de interés del aprendizaje de un grupo de alumnado. Mientras que un maestro del grupo afirmaba que ese grupo no tenía ningún interés por el aprendizaje, yo le contradecía diciendo que eso dependerá de cómo se le presente la actividad que hubiera de desarrollar. Y esta discrepancia de percepción de la realidad surgía a partir de la concepción de educación y escuela que cada maestro/a tenía. El maestro que apoyaba la falta de interés por el alumnado, apostaba por una metodología tradicional y excluyente: el que no sirve no sirve. Mientras que yo, lo que hacía era relacionar los contenidos a aprender con los intereses del alumnado, es decir, a través de sus potencialidades e intereses se trabajaba aquello que podía ser una tarea complicada para ellos/as. Pero según este maestro/a eso no era algo válido para la escuela. Que tenían que prepararse para el instituto y tenían que aceptar las cosas como les venía.

    Estos son solo dos ejemplos que apuestan por la subjetividad como características de las Ciencias Sociales. En ambos ejemplos, ante una misma situación “aparentemente” igual, la percepción que los sujetos no era la misma.
    Ahora bien ¿qué alternativas existe a la objetividad?
    Una idea que se me ocurre para la medir la objetividad o elementos comunes que puedan coincidir en un hecho en las Ciencias Sociales es la realización de un cuestionario tipo test. EL tipo test con respuestas cerradas “sí” o “no”es unos de los instrumentos a través de los cuales podemos medir las respuestas con la mayor objetividad posible. Ya no es: “dibuja el recorrido de tu casa a la parada del autobús”; sino serían preguntas tipo: “¿Se puede observar parques en el trayecto? ¿Para por la puesta de tiendas de comestibles?. EN el caso del segundo ejemplo, podría ser: ” ¿Realiza las tareas en clase? ¿realiza aportaciones?

    Y aún así, ante un mismo hecho, podría haber diferentes respuestas.

    Responder
  2. José Luis Rocillo

    Es un tema bastante complejo y la variedad de comentarios recogidos así lo demuestran. Me gustaría detenerme en una de las preguntas planteadas por la profesora: ¿para qué y para quién se investiga? Creo que se investiga para dar solución a una incógnita. Una incógnita hasta ahora no resuelta o al menos desde todos los puntos de vista. Y creo que esta investigación se hace para toda humanidad, por ejemplo, una persona que realiza una Tesis Doctoral no lo hace exclusivamente para responder una incógnita suya o de su Director de Tesis.

    ¿Es posible hablar de objetividad como característica del conocimiento científico en ciencias sociales? Sí y no. Esto es muy complejo y varía en función de la investigación, del investigador, de las técnicas e instrumentos utilizados en esta investigación. Lo ideal es que se trate de investigaciones objetivas, pero quién es objetivo al 100%.

    Responder
  3. Aizpea

    Después de haber leído las aportaciones de mis compañeros y compañeras y en la medida en que voy adentrándome cada vez más en el temario voy reflexionando e indagando sobre varias cuestiones. Cuestiones como en este caso:
    ¿para quién y para qué se investiga? Desde mi punto de vista creo que se investiga para satisfacer necesidades aún no cubiertas de la sociedad, de las personas como individuos o bien en este caso del ámbito de la educación. Creo que si se lleva a cabo una investigación es para extraer información sobre aspectos a mejorar o bien transformar para un fin positivo. Lo que me lleva a reflexionar sobre las necesidades, que a mi forma de ver son derivadas de nuestras propias experiencias, a las experiencias del propio investigador/a y de la perspectiva de ver las necesidades. Por lo tanto, a la pregunta ¿para quién? Creo que se trata de cierta forma un aspecto bastante subjetivo.
    Aunque se quiera llevar a cabo una investigación cualitativa basándose en la objetividad, siempre va estar pincelada con rasgos subjetivos. Creo que es algo inevitable el cariz subjetivo que se les da a las investigaciones, es más, lo creo necesario completamente. Creo por un lado que la subjetividad les da un valor añadido a las investigaciones ya que permite indagar y adentrarse en un entorno no alcanzables por las herramientas meramente objetivas (test, cuestionarios si, no…). Y por otra parte pienso que es verdad que la relatividad respecto a la realidad que le añade la subjetividad le puede restar de cierta forma un punto de credibilidad.
    No obstante añado que la subjetividad no le tiene porque quitar validez a las investigaciones y que sí se puede construir el conocimiento científico desde esta perspectiva metodológica. Partiendo del propio conocimiento del investigador, incluyendo su realidad, sus valores y principios se puede crear un conocimiento científico, siempre y cuando la observación basada en el día a día de un aula o de una realidad en concreto se pueda cotejar o lo menos contrastar mediante documentos creados anteriormente, mediante datos informativos a los que se pueda recurrir para contrastar o trabajar más a fondo estas observaciones. Creo que debemos darle más valor a las investigaciones que se pueden realizar día a día en las aulas o bien en diversos entornos, en diferentes contextos de la realidad… ya que sí se puede crear un conocimiento científico independientemente o más allá de que estemos en un laboratorio o llevemos una bata blanca. Somos profesionales y como tal tenemos conocimientos de base más allá del institucional que puede resultar valioso para poder llevar a cabo una investigación cualitativa.

    Responder
  4. DELIA MARTIN HERNANDEZ

    Hola a todos.

    En relación a la cuestión planteada en este blog – ¿Es posible hablar de objetividad como característica del conocimiento científico en ciencias sociales?- he de decir que es un tema complejo por la división de opiniones que pueden surgir ante tal consideración.

    A mi parecer, la objetividad sí es una característica del conocimiento científico en ciencias sociales, aunque considere que la objetividad pura no existe. Tengo esta concepción debido a que cada ser humano tiene una ideología, unos valores e intereses diferentes, porque cada cual ha vivido y se ha desarrollado en un contexto distinto y único que le ha proporcionado una formación diferenciada.

    Por tanto, la objetividad consistiría en este campo en una herramienta o recurso para extraer de la realidad diversos conocimientos, eso sí, ineludiblemente pasados por el filtro de una persona determinada. Estoy segura de que dos investigadores con los mismos documentos no establecerían unas mismas conclusiones. Sí es cierto, y no descarto, que haya aspectos o cuestiones que compartieran, pero habrá otras en las que discrepen y lleguen a conclusiones opuestas.

    A pesar de las limitaciones que puede tener la objetividad, no concibo otra forma de obtener cierta información o determinados datos, sin olvidar que por muchos intentos o esfuerzos que hagamos, nunca podremos mirar la realidad a través de otros ojos que no sean los nuestros.

    En definitiva, puedo concluir que todas las subjetividades llevan a un todo objetivo y a su vez el todo objetivo está compuesto por numerosas partes subjetivas. Con esto quiero ratificar que sí es posible hablar de objetividad, pero siempre reconociendo la naturaleza y origen de dicha objetividad: numerosas subjetividades.

    Responder
  5. Patricia Redondo

    Situándonos en el materialismo dialéctico, diremos que la verdad absoluta no existe, este tipo de verdad concibe los objetos y fenómenos como inmutables se refiere al conocimiento acabado.
    Por tanto si concebimos que en la realidad encontramos únicamente verdades relativas podremos decir por tanto que todo conocimiento es subjetivo objetivo a la vez, ya que toda idea que tomemos de la realidad queda impregnada por nuestro punto de vista, representa un hecho objetivo interpretado por nosotros.
    En el libro “Taller de investigación cualitativa” en su primera parte, encontramos un apartado de reflexión sobre imágenes relacionadas con los errores perceptivos. Encontramos varias imágenes que contienen ilusiones ópticas, lo que nos lleva a vincular los errores en la percepción con los elementos subjetivos que cada persona porta en cada interpretación de la realidad.
    Cada verdad es relativa, depende en gran medida del receptor y de sus experiencias y mundo interior. Sin embargo representan un hecho real que existe y sujeto a interpretaciones.
    Por lo que considero que la labor del investigador además de la recogida de datos de manera objetiva será la interpretación de los mismos desde su subjetividad para poder establecer relaciones y en última instancia construir conocimientos generalizables.

    Responder
  6. María Tomás

    En el caso de las ciencias sociales la objetividad es aún un concepto aún más lejano de alcanzar que en ningún tipo de investigación. Las ideas clave al respecto son: 1- lógica no deductiva, 2-el conocimiento de las partes depende del conocimiento del todo, 3- nuestro conocimiento es una realidad emergente resultado de la interacción entre observación e interpretación.
    Tanto en el caso de la observación como de la interpretación estamos sujetos al producto de nuestros esquemas mentales social y experimentalmente constituidos. Sin embargo, este marco es el mediador imprescindible sin el cual no se podría elaborar ninguna hipótesis ni por lo tanto ninguna teoría o conocimiento, por lo tanto, es inevitable el punto de partida del propio autor y en este sentido no existen observaciones puras ni objetivas ni libres de contaminación. No hay objetividad cuando uno lleva los límites en si mismo y no puede escapar de ellos. Por otra parte, queda fuera de nuestros alcances la comprensión de ningún “todo” pues aun en el caso en que pareciera sencillo esta impresión podría venir dada por no darse cuenta de muchas cosas. Es cierto que nos resulta posible el acercamiento parcial a través de sus componentes y que al comprender estos de otra manera (¿mejor?) la interpretación del todo cambia y la de los propios componentes también.
    Una vez más y como ya he manifestado en este foro la objetividad es una utopía, queda fuera de nuestros alcances. No sé si la tecnología- producto nuestro al fin y al cabo- podrá superar a sus creadores.
    La alternativa es la intersubjetividad infinitesimalmente constituida por un número indeterminado de creencias. Si a cada creencia le pudiésemos atribuir un punto en el espacio la realidad habría que buscarla en donde la densidad de esos puntos fuera mayor y aun así no estaría garantizado que no partiésemos todos de un error de interpretación derivado de nuestras limitaciones de especie.
    Al final va a resultar que es cierto lo que percibimos, creemos y legitimamos como cierto aunque frases como estas muestren tanta vaguedad que una se sienta molesta al escribirla.
    ¿Un ejemplo? El comportamiento de las sociedades de tradición cristiana durante la Navidad. Nadie puede confirmar nada, ni siquiera la fecha exacta del nacimiento del ¿Hijo de Dios? Pero es una institución que para un musulmán, por ejemplo, carece de sentido. Derivada de esta reflexión otra me lleva a pensar en ciertos regímenes políticos que han intentado suprimir la religión sin que ninguno lo consiguiera. ¿Por qué? ¿Con que evidencias se legitiman los unos y los otros?
    Para finalizar que de toda esta incertidumbre se constituyen las bases de nuestra investigación cualitativa pero aun el término bases sobra, señalan un punto de partida sólido o estable sobre el que se puede construir algo, concepto procedente sin duda de la investigación cuantitativa que en este caso tiene muy poco lugar.

    Responder
  7. Josefa Cano Jiménez

    Buenas tardes a tod@s:
    Considerando que anteriormente al grado de Educación Infantil, estudié Farmacia y las correspondientes asignaturas de física, química, farmacología… donde se estudia un método científico objetivo y demostrable, me costó un poco entender cómo se puede aplicar la objetividad de los diferentes tipos de observación en la investigación y estudios de casos e en la rama de sociología.
    La observación dentro de una investigación puede ser objetiva pero el pensamiento de la persona que observa puede matizar la interpretación de la misma, como se hace referencia en la siguiente cita:
    “La ciencia se nutre de hechos observados. Pero no existen los hechos en bruto; incluso el eclipse, el trueno, el precipitado de la probeta, suponen una teoría, más o menos simple, más o menos elaborada, pero que nunca está ausente. Ni siquiera podemos sentir o percibir sin poner algo de nuestra parte, algo de nuestros conocimientos adquiridos. El pensamiento no se deja nunca de eliminar”. (Ullmo, en Piaget, 1997, p. 657).
    Por tanto, considero que el conocimiento científico en ciencias sociales es posible si se acompaña con técnicas de sistematicidad, metodología y racionalidad de lo investigado.

    Bibliografía
    Fourez, G. (2006). La Construcción del conocimiento científico: filosofía y ética de la ciencia. Madrid: Narcea.

    Responder
  8. ALBA ANGULO

    Hola compañer@s,
    Responderé a las preguntas planteadas desde mi punto de vista como docente. En mi caso, investigo para dar respuesta a muchas cuestiones que todavía quedan sin resolver en el ámbito educativo; investigo para poder alcanzar una mejora en la formación de los alumnos (en la construcción de su conocimiento), ya que son el centro de enseñanza–aprendizaje.
    Como afirma el autor de este texto, observación e interpretación van de la mano. Ambas a su vez poseen cierto grado de objetividad y subjetividad. Coincido en lo que este autor subraya: el conocimiento surge a raíz de la “interacción entre la observación e interpretación”.
    En mi opinión, el plantear de manera aislada el criterio de objetividad como tal en el ámbito de las ciencias sociales o en la educación no sólo carece de sentido si no que creo que sería negativo. Sí que es un elemento esencial en la construcción del conocimiento, pero este aspecto se complementa por naturaleza con la subjetividad. Toda observación lejos de ser puramente objetiva, se observa desde unos conocimientos previos, los cuales, como es obvio, varían según el sujeto que observa.
    Respecto a este tema, me gustaría rescatar mis reflexiones en el foro acerca de la gran utilidad de la complementariedad metodológica, y dejar constancia de las mismas en este espacio. Si nos situamos en un determinado centro, cuando hablamos de evaluación, se evalúan no sólo los conocimientos adquiridos en un tema específico, si no también y ahora viene el punto clave, se “valora” el trabajo realizado en el aula, y el esfuerzo e interés demostrado por el alumno. En este sentido, aspectos como actitud, interés o esfuerzo requieren de una valoración a través de una metodología cualitativa. Ya que para saber si un alumno se ha esforzado en la tarea, además de conocer su nivel de conocimientos acerca de la misma, también se ha de valorar otros factores, como sus conocimientos previos o cuáles son sus circunstancias personales, ya que éstas influirán en el rendimiento académico del niño.
    Se ha debatido en el blog haciendo hincapié en las propuestas de diferentes autores acerca de la construcción del conocimiento, sin embargo me permito trasladar este tema al ámbito educativo, en concreto centrado en el aprendizaje de los alumnos. Un ejemplo que ilustra esta idea, es el hecho de que los alumnos no se dedican meramente a observar lo que acontece a su alrededor, tanto dentro como fuera del aula, modelan y construyen su propio conocimiento del mundo a través de una observación e interpretación de lo que les rodea. Desde el aula, se les anima a observar, y se les ofrece recursos para poder interpretar y analizar diferentes conceptos y puntos de vista, los cuales generan de manera progresiva su conocimiento. La importancia recae en la complementariedad de la objetividad: que sepan o aprendan la definición de un determinado concepto, y la subjetividad: que lo cuestionen, y que ofrezcan una nueva definición del mismo.

    Saludos.

    Responder
  9. ALBERTO MORALES CAMARGO

    Como en el debate “validez de la investigación cualitativa”, tradicionalmente sólo se ha relacionado la creación de conocimiento a través de investigaciones cuantitativas y objetivas de las “ciencias puras”.
    Pero, ya en los tiempos que corren, sería inútil utilizar únicamente esta metodología para la creación de conocimiento. Pero sea de una metodología u otra, debe haber un mínimo de objetividad para asegurar el rigor en el conocimiento construido, y no hablar de posturas particulares simplemente, sino de posturas particulares con objetividad y rigor de haber realizado una investigación a través de un método científico riguroso y mínimamente objetivo.
    Por ello, debe primar la objetividad en cualquier investigación o en cualquier construcción de conocimiento, pero es inevitable, que en determinadas metodologías haya aspectos o posturas subjetivas, por lo que en ellas, si existen deben guardar unos mínimos de objetividad y rigor. Al margen de eso, debemos ir hacia una complementariedad metodológica donde aunemos objetividad, rigor, y tener presentes cuestiones humanas (valores, relaciones sociales, cultura, etc.).

    Responder
  10. Lucía Rielo Paz

    Hola a tod@s:
    Realmente es muy interesante el tema de reflexión: la objetividad y subjetividad en la construcción del conocimiento. Sobre las preguntas que se nos plantea diré:
    • ¿Para qué y para quién se investiga?.
    Considero que cuando un individuo o grupo se plantea el trabajo de realizar una investigación en cualquier campo, es un cubrir una necesidad, personal o colectiva, pero una necesidad que nadie antes se ha planteado, y si ha sido planteada con anterioridad, no coincide su mismo punto de vista u orientación.
    • ¿Cómo se construye el conocimiento científico desde esta perspectiva metodológica?.
    Pienso que la construcción del conocimiento científico se ha haciendo a medida que nos adentramos en las investigaciones realizadas, sobre la realidad y se fundamenta en la investigación mediante un proceso.
    • ¿En qué consiste la validez y cómo analizarla?.
    Considero que la validez y la veracidad del proceso que nos permite la construcción del conocimiento científico sólo puede alcanzarse en base a unas pautas personales ¿subjetivas? , si. Cómo puede entenderse (desde mi punto de vista, claro), sentir la necesidad de investigar cualquier materia o rama de la ciencia, sin que uno crea que “debe” confirmar su hipótesis mediante el conocimiento científico.
    • ¿Cuál es el interés de esta metodología en el ámbito social y educativo?.
    El interés de la investigación científica en el ámbito social y educativo es básico para el análisis de los diferentes campos de la educación: calidad, comparativa, análisis educativos…de otra manera resultaría imposible avanzar esta campo.
    • ¿Qué dilemas éticos encontramos en el planteamiento y desarrollo de las investigaciones cualitativas?.
    El dilema ético que nos podemos encontrar es el interés subjetivo que cada investigador tenga. Por mucho uno pretenda e intente ser objetivo, siempre estamos bajo la influencia de la educación recibida desde niños y las influencias que hemos ido recibiendo con el paso de los años.
    Siempre he sido muy escéptica sobre la objetividad, pues la motivaciones internas que el investigador pueda tener, considera que sólo responden a una intención de confirmar o rescartar aquella hipótesis que previamente intuye.

    Responder
  11. Sara Suárez Valenzuela

    Muy interesantes las aportaciones.
    Considero que en este debate entramos de lleno en la concepción de la ciencia: la aceptación o no de si su método es único o hay múltiples métodos; los paradigmas, como esquema de actuación, percepción y comprensión de la realidad (positivista-cuantitativo, interpretativo-cualitativo y el socio-crítico que combina ambas), incluso debemos plantearnos si existe una realidad que pueda ser conocida o no. Por tanto vemos como la objetividad aparece en la propia naturaleza de la realidad y también en el método que pretende conocerla. Ambos aspectos van de la mano.
    La objetividad es un planteamiento propio del positivismo y está basado en su método. Desde otras posturas considero que no se puede alcanzar dicha objetividad, ya que se parte de una naturaleza del conocimiento construido de manera interactiva entre los investigadores y los investigados, el conocimiento aparece situado en un contexto social y temporal y no busca recoger información sino “desde dentro” encontrar las claves para producirla. Según Sandín Esteban, 2000 “Esto oscurece la credibilidad de los estudios desarrollados en un marco interpretativo”.
    En mi experiencia como docente la subjetividad abarca todos los ámbitos. Trabajo en clases individuales de música. Los debates entre el profesorado intentando buscar criterios para su objetivación son muchos y conseguir unificarlos, por ejemplo para la evaluación del alumnado, resulta casi imposible.

    Saludos a todos.
    Sara.
    -Sandín Esteban, M. P., 2000. Criterios de validez en la investigación cualitativa: de la objetividad a la solidaridad. Universidad de Barcelona. Revista de Investigación Educativa, Vol. 18, n.º 1, 223-242.

    Responder
    1. Lucía Rielo Paz

      Hola a tod@s:
      Realmente es muy interesante el tema de reflexión: la objetividad y subjetividad en la construcción del conocimiento. Sobre las preguntas que se nos plantea diré:
      • ¿Para qué y para quién se investiga?.
      Considero que cuando un individuo o grupo se plantea el trabajo de realizar una investigación en cualquier campo, es un cubrir una necesidad, personal o colectiva, pero una necesidad que nadie antes se ha planteado, y si ha sido planteada con anterioridad, no coincide su mismo punto de vista u orientación.
      • ¿Cómo se construye el conocimiento científico desde esta perspectiva metodológica?.
      Pienso que la construcción del conocimiento científico se va haciendo a medida que nos adentramos en las investigaciones realizadas, sobre la realidad y se fundamenta en la investigación mediante un proceso.
      • ¿En qué consiste la validez y cómo analizarla?.
      Considero que la validez y la veracidad del proceso que nos permite la construcción del conocimiento científico sólo puede alcanzarse en base a unas pautas personales ¿subjetivas? , si. ¿Cómo puede entenderse (desde mi punto de vista, claro), sentir la necesidad de investigar cualquier materia o rama de la ciencia, sin que uno crea que “debe” confirmar su hipótesis mediante el conocimiento científico?.
      • ¿Cuál es el interés de esta metodología en el ámbito social y educativo?.
      El interés de la investigación científica en el ámbito social y educativo es básico para el análisis de los diferentes campos de la educación: calidad, comparativa, análisis educativos…de otra manera resultaría imposible avanzar esta campo.
      • ¿Qué dilemas éticos encontramos en el planteamiento y desarrollo de las investigaciones cualitativas?.
      El dilema ético que nos podemos encontrar es el interés subjetivo que cada investigador tenga. Por mucho uno pretenda e intente ser objetivo, siempre estamos bajo la influencia de la educación recibida desde niños y las influencias que hemos ido recibiendo con el paso de los años.
      Siempre he sido muy escéptica sobre la objetividad, pues la motivaciones internas que el investigador pueda tener, considera que sólo responden a una intención de confirmar o descartar aquella hipótesis que previamente intuye.

      Responder
  12. Sara Romero Cumbreño

    Debemos de entender el conocimiento como un proceso en el que intervienen elaboraciones mentales; éste tiene dos características a la vez: objetividad y subjetividad.
    La objetividad se refiere a consignar o plasmar la realidad tal como ocurre, sin valoraciones, creencias, mitos u opiniones del ser humano. Por su parte la subjetividad es todo aquello en lo cual entran en acción nuestras creencias, valoraciones y opiniones, es cuando intervienen los gustos, preferencias y posibles odios respecto a algunos temas.
    En mi opinión para lograr un mayor grado de objetividad en el conocimiento debemos de documentar y recurrir a teorías para ejercer una práctica ciencítifica (Rojas Soriano), aunque creo que siempre va a prevalecer la subjetividad frente a la objetividad puesto que el ser humano piensa y al hacerlo muchas veces es imposible desprenderse de su pensamiento; que no quiere decir por ello que sea válido y universal.

    Responder
  13. Gemma María Rodríguez Triguero

    Buenos días,
    Tras la lectura del extracto de Martínez Miguélez no me queda claro qué es lo “correcto” o, en otras palabras, cuál es la opinión generalizada en cuanto a la objetividad – subjetividad. A pesar de ello mi postura se inclina en la balanza del lado de la objetividad. Para mí una investigación es fiable si nuestras opiniones se dejan de lado.
    Por tanto, considero la posibilidad de hablar de objetividad como característica del conocimiento científico en ciencias sociales. Así lo exponen también Latorre, del Rincón & Arnal (2005):
    “Un conocimiento es objetivo cuando se corresponde con la realidad del objeto y lo describe o explica tal cual es, y no como nosotros desearíamos que fuera; consiste en tratar de encontrar la realidad del objeto o fenómeno estudiado, elaborando proposiciones que reflejen sus cualidades. El conocimiento científico es independiente de las opiniones o preferencias individuales, es imparcial y comprobable mediante la replicación”.
    Es decir, la objetividad consiste en una descripción del fenómeno a investigar tal y como es dejando de lado nuestra concepción, punto de vista y opinión al respecto. Será así, como obtendremos resultados fiables y válidos en nuestra investigación, y como dejaremos las puertas abiertas para volver a repetir dicho proceso en las mismas condiciones.
    Si nos acercamos a la realidad podemos leer el siguiente ejemplo de etnografía: Así sucede en Palaos (disponible en el siguiente enlace, páginas 206 – 207: http://www.humanas.unal.edu.co/contextoedu/docs_sesiones/transmision_cultura_spindler.pdf ). Podemos comprobar cómo se cuentan los hechos tal y como son, sin opiniones ni puntos de vista, es decir, la realidad tal y como se está observando.
    Saludos,
    Gemma.

    Referencia:
    Latorre, A., del Rincón, D., & Arnal, J. (2005). Bases metodológicas de la investigación educativa. Barcelona: Experiencia.

    Responder
  14. Luis Yanguas Gonzalez

    La objetividad y la subjetividad en el conocimiento científico. Esto es una cuestión filosófica asimilable a la del huevo y la gallina. El conocimiento científico, nace de una cuestión que se plantea desde la necesidad de adentrase en la mejora del conocimiento, o de entender las pautas de un determinado comportamiento en función de un entorno o condiciones de observación.
    La naturaleza de esas condiciones las define el investigador, llevado por las necesidades, por su capacidad o formación, que a su juicio, se requieren para dicho experimento, y por los medios de los que va a poder disponer para establecer sus condiciones de experimentación y de observación, de la conveniencia del modelo de análisis elegido y del modelo de inferencia al que ajustará sus resultados.
    Por lo que desde un inicio estamos condicionados por un juicio de valor que podríamos considerarse subjetivos, para ir hacia la búsqueda de resultado que puedan ser analizados, y con los que poder sacar conclusiones que confirmen, o no una hipótesis de partida.
    Una de las garantías de las experiencias científicas, dadas y recogidas por la metodología científica, apunta a que un experimento por su propia naturaleza ha de poder ser reproducible, y bajo las misma condiciones de partida ha de arrojar unos resultados muy similares para considerar estos resultados válidos, fiables y veraces. Esta definición pretende dotar de la máxima objetividad las condiciones que definen el experimento y su resultados, y ciertamente son muy validas en entornos en los que se acotan las condiciones de trabajo, como sucede en un laboratorio.
    El problema a mi juicio, reside cuando la investigación ha de salir de esos muros y prelevar resultados de un entorno de trabajo, donde las influencias son múltiple , variadas y muchas veces correlacionadas unas con otras influencias. Aquí además del carácter del investigador, muchas veces no se pueden conocer, y aún menos ponderar todas las influencias del entorno. Por lo que la objetividad de unos resultados esta circunscrita a las condiciones establecidas y la capacidad del investigador para elegir los límites dentro de los que se establece estas. En consecuencia, las conclusiones han de ponderarse sin perder la perspectiva de las condiciones bajo las que se ha definido el experimento y han de ser valoradas dentro de ese contexto de in fluencia. Resultados se obtengan bajo la luz de la línea de trabajo del investigador que las ha ideado, con su correspondiente dosis de subjetividad . La objetividad de unos resultados ha de relativizarse a las condiciones de partida de sus resultados y a los planteamientos y objetivos del equipo investigador.

    Responder
  15. ANDREA CATENA MARUGÁN

    Al igual que en ocasiones anteriores tomo las preguntas lanzadas para centrar mis respuestas:

    ¿Para qué y para quién se investiga?

    Para quién, normalmente para uno mismo, o para una entidad que lo demanda, o para la sociedad en general, para dar a conocer algo…. para qué, pues para conocer datos, información, características de personas o cosas

    ¿Cómo se construye el cocimiento científico desde esta perspectiva metodológica?

    Se va construyendo el conocimiento sobre lo que se va descubriendo a través de las investigaciones, yo lo equipararía a una espiral, pues el conocimiento va creciendo a medida que la investigación avanza.

    ¿En qué consiste la validez y cómo analizarla?

    La validez podría tener una doble vertiente, la veracidad y fiabilidad de la investigación por una lado; la utilidad que aporta la investigación a un proceso, por otro.
    Es muy complejo analizarla… pues en algunos casos el análisis puede ser subjetivo…y en otros se analiza a través de su utilidad…

    ¿Cuál es el interés de esta metodología en el ámbito social y educativo?

    A mi modo de entender la investigación cualitativa, es muy enriquecedora en en ámbito socioeducativo, pues estudia y analiza aspectos sobre la calidad, las cualidades de las cosas y los procesos; no se atiene meramente a la contabilización de echos o sucesos en dichos ámbitos; sino que analiza también otras variables, que al trabajar con personas y situaciones cotidianas enriquecen el proceso, y cuyos resultados, muchas veces ayudan a mejorar los procesos estudiados

    ¿Es posible hablar de objetividad como característica del conocimiento científico en ciencias sociales?

    En consonancia con el debate objetividad-subjetividad, reafirmo mi opinión sobre que la objetividad sí es posible, pero que se hace difícil no perderla en el transcurso de la investigación, pues el análisis de los datos posterior suele contener matices subjetivos… Quizás un trabajo desde equipos multidisciplinares en el análisis de dichos datos podría ayudar a no perder la objetividad…. o a evitar que la subjetividad fuera tal que se pudiese variar el curso de la investigación, perdiendo su esencia inicial…
    Es, cuanto menos, un tema complicado a la vez que subjetivo en sí…

    Responder
  16. Daniel Pattier

    Buenas tardes.
    Bajo mi punto de vista sí que es posible hablar de objetividad como característica del conocimiento científico en ciencias sociales, pero esto hay que matizarlo.
    En mi humilde opinión, podemos hablar de grados de objetividad. E, incluso la física (madre de la objetividad científica), los utiliza cuando habla de leyes, hipótesis, etc.
    En las ciencias sociales no podemos llegar al grado de la Ley de la Gravedad, que en condiciones normales siempre se cumple. Y no podemos porque, simplemente, las condiciones normales no existen.
    Como profesor-tutor de 1º de primaria, si quiero hacer una investigación en mi clase, cada día me depararé con una situación nueva. Aunque intente examinarles con una ficha objetiva en la que demuestren sus capacidades o conocimientos, siempre habrá niños que lo hagan peor porque no saben escribir, porque tienen un día malo, porque echan de menos a su madre o, simplemente, porque le dan miedo las fichas.
    Pero, dentro de esa subjetividad que me aporta la ficha, y de la subjetividad que me aporta mi observación en el aula, y la de los demás profesores, y la del día a día,… puedo generar un informe bastante objetivo de cualquiera de mis alumnos.
    Por lo tanto, creo que en las ciencias sociales se puede hablar de objetividad, pero basada en subjetividades, que, como meros datos, vayan apuntando hacia una objetividad que nunca alcanzaremos, pero de la que se puede hablar y a la que nos podemos acercar cada vez más.
    Un saludo a todos,
    Daniel Pattier

    Responder
  17. Iván Sánchez

    Estimada profesora y compañeros,
    La cuestión de la objetividad en el conocimiento científico es un tema complejo en las ciencias sociales; lo es porque incluso la objetividad pura del conocimiento adquirido en ciencias duras (física…etc) se podría poner en entredicho en la medida en la que los científicos que la ejercen también se encuentran inmersos en una sociedad, en un contexto, en un enfoque paradigmático dominante, en unas formas tradicionales de proceder…
    En el caso de la Física Cuántica, por ejemplo, se habla incluso de que la observación misma modifica/crea la realidad. El célebre físico John Wheeler (Scully R.J, 2007, pp 191) lo decía con las siguientes palabras: “No phenomenon is a physical phenomenon until it is an observed phenomenon”.
    Teniendo en cuenta lo anterior, que las Ciencias Sociales pretendieran explicar con garantías de exhaustiva objetividad los cambios que se producen en misma sociedad en la que están insertos (influenciando y a la vez siendo influenciado), resultaría ciertamente osado.
    Sin esas pretensiones maximalistas de objetividad, y desde el punto de vista de la investigación cualitativa, se contempla como un valor para el logro del desarrollo, libertad y autonomía de las personas en sociedad el mismo hecho de que sus investigadores e informantes contribuyan con sus posicionamientos a la construcción compartida de representaciones y experiencias con sentido y significado.
    Las garantías de “autenticidad” (y no tanto de objetividad) estarán supeditadas entre otras cosas a la exhaustividad en el afloramiento y explicitación de todos esos factores influyentes, de las “subjetividades”. Teniendo conciencia de esas “subjetividades” se puede ir alcanzando conocimiento que se pueda ir aproximando a la “objetividad” si bien nunca pueda alcanzarla por completo.
    Mi experiencia profesional en el ámbito no es muy profusa, pero está claro que el trabajo de todos (incluida la investigación) van a estar mediando factores de todos los agentes involucrados. Por ejemplo, al realizar un trabajo como estudiante para una asignatura, puede estar pesando más el deseo de abordar algo que resulte fácil, accesible y cómodo por encima de que tenga un mayor o menor impacto positivo para aquellas personas informantes o colaboradores con los que se trabaja.
    Recuerdo una práctica voluntaria en la carrera de Psicología para contrastar el nivel de desarrollo de unos niños en base a los postulados de Piaget (estadio sensoriomotor, preoperatorio, operaciones concretas, operaciones abstractas). Los padres de los niños aceptaban sin problema la participación de los hijos, pero al preguntar el propósito de la tarea (¿para qué el pequeño juego que les planteaba a los niños?), el fin no iba más allá de comprobar la coincidencia entre el comportamiento desplegado con los postulados del autor. Observándolo de manera incluso más fría, el propósito sería que yo pudiera realizar la práctica, adquirir los conocimientos, recoger los datos y obtener mi calificación adicional. En este caso el beneficio para ellos era nulo (no era para mejorar la destreza de los niños), aunque tampoco existía perjuicio alguno. Desde luego la dimensión ética de la manifiesta su importancia en los planteamientos de investigación, incluso en ese humilde caso.
    En relación a la objetividad y subjetividad, por mi parte podría haber existido un sesgo orientado a la confirmación de los postulados de Piaget respecto a las conductas halladas; algo también facilitado por mi esperable inseguridad y falta de experiencia ante una de las primeras experiencias formales de investigación en mi vida.
    En el ejemplo anterior se pone de manifiesto la influencia de todos esos factores que podrían haber influenciando en dicha investigación; el mismo hecho de que con la distancia haya tomado conciencia de tales subjetividades facilita lo que he mencionado antes como un acercamiento a cierta objetividad (objetividad que no se podría llegar a alcanzar de manera total). De ahí mi postura favorable a la creación de nuevos criterios como “autenticidad”, como alternativa a la “validez” en términos de investigación experimental/cuantitativa.
    Un saludo cordial.
    Scully R.J. (2007): The demon and the quantum. Wiley.

    Responder
  18. María Luisa Ceballos - Zúñiga Reyes

    La investigación cualitativa se basa en la interpretación del análisis de datos que se ha obtenido. Y dicho esto, pienso que no se puede ser objetivo 100%, No hay observaciones objetivas, sólo observaciones contextualizadas socialmente en los mundos de observador y observado. Y en el investigador está utilizar una variedad de técnicas de recogida de información para que sea lo más adecuada posible y más cerca de la realidad como por ejemplo las entrevistas, las historias de vida, el estudio de caso o el análisis documental

    Responder
  19. Gema

    Quisiera compartir con vosotr@s una historia que leí hace tiempo y a raíz del debate me ha venido a la cabeza de nuevo:
    Había una vez tres sabios. Y eran muy sabios. Aunque los tres eran ciegos. Como no podían ver, se habían acostumbrado a conocer las cosas con sólo tocarlas.
    Entonces, un día llegó al pueblo un circo que llevaba un gran elefante blanco. Era tan extraordinario que la gente no hacía más que hablar de él. Los tres sabios también quisieron conocer al elefante. Se hicieron conducir hasta el lugar y pidieron permiso para poder tocarlo. Como el animal era muy manso, no hubo ningún inconveniente en que lo hicieran.
    El primero de los tres estiró sus manos y le tocó la cabeza. Sintió bajo sus dedos las enormes orejas y luego los dos tremendos colmillos de marfil que sobresalían de la boca, bastante más pequeña. Este sabio quedó tan admirado de lo que había conocido que inmediatamente fue a buscar a los otros dos y les dijo: -El elefante es como un tronco, cubierto a ambos lados por dos frazadas, y del cual salen dos grandes lanzas frías y duras.
    Cuando le tocó el turno al segundo sabio, sus manos tocaron al animal en la panza. Trataron de rodear su cuerpo, pero era tan alto que no alcanzaba a abarcarlo con los dos brazos abiertos. Luego de mucho palpar, decidió también él contar lo que había aprendido y, entonces, dijo: -El elefante se parece a un gran tambor colocado sobre cuatro gruesas patas y está todo forrado de cuero con el pelo para afuera.
    Por último, el tercer sabio agarró al animal justo por la cola. Se colgó de ella y comenzó a hamacarse como hacen los chicos con una soga. Como esto a la bestia le gustaba, estuvo largo rato divirtiéndose en medio de las risas de todos. Cuando dejó el juego, comentó lo que sabía y, entonces, afirmó: -Yo sé muy bien lo que es un elefante. Es una cuerda fuerte y gruesa que tiene un pincel en la punta. Sirve para hamacarse. Resulta que cuando volvieron a su casa y comenzaron a conversar entre ellos sobre lo que habían descubierto acerca del elefante no se podían poner de acuerdo y terminaron peleándose.

    Cada cual puede entenderla como quiera y espero que os haga reflexionar en cuanto al tema.
    Para mí esto me remite a la triangulación. Diversos investigadores dan sus puntos de vista y ellos, no son excluyentes, pueden ser complementarios pues, como se menciona en la historia, el elefante puede ser varias cosas a la vez, no se tiene por qué aceptar un argumento en detrimento de otro, todos los argumentos nos pueden llevar a acercarnos con mayor exactitud a la realidad que estudiamos. De igual modo, como bien mencionaban algunos compañeros, a pesar de la realización de la triangulación nunca se llevará a una objetividad absoluta, pues, a pesar de que, por ejemplo, se lleve a cabo una triangulación con distintos investigadores, cada uno aportará al trabjo sus subjetividades, como bien vemos en la historia que muestro del elefante.

    Esta es una de tantas reflexiones que se pueden hacer al respecto, de igual modo se podría hacer en torno a la validez u otras muchas cuestiones presentes en la asignatura.
    Un saludo a tod@s 🙂

    Responder
  20. Natalia Gil Novoa

    He leído los comentarios de todos vosotros compañeros y reflexionado sobre el tema y qué pocas respuestas he encontrado al interrogante que nos plantea la profesora. Yo creo que sí es posible hablar de objetividad en ciencias sociales, si entendemos que la objetividad no proviene solamente de datos numéricos. Si por objetividad se entiende dar coherencia a los hechos, entenderlos, construirlos con sentido para poder avanzar, sí que creo que la objetividad sea posible y podemos hablar entonces, como señala Pujadas, de ilusión objetivista. Para poder lograr esta objetividad es fundamental la triangulación, el enfoque cualitativo permite el contraste de la fuentes y de los datos, no para encajar la realidad en un modelo preestablecido, pero sí para ir contrastando con honestidad la información que vamos obteniendo, esa es para mi la mejor forma de hacer la metodología válida y objetiva. Me queda sin cerrar el problema de la generalización de los resultados ¿se puede llegar mediante la investigación cualitativa a alcanzar evidencias objetivas que permitan generalizar los resultados y tomar decisiones en base e los mismos? Tampoco creo que sea necesario responderse a esta pregunta, quizá no deba ser objetivo de toda investigación la generalización de resultados, pienso que no existe una sola forma de conocimiento, la complejidad del sistema educativo requiere múltiples formas de aproximación y todas son válidas, son muchos los conocimientos que se pueden construir y todos ellos, si son coherentes, permiten avanzar.

    Responder
  21. María

    Hola a todos:
    Creo que la investigación cualitativa aporta la cercanía del ser humano a la ciencia, me explico, cuando hablamos de datos, números, cantidades, que podíamos denominar cuantitativos, estamos muchas veces obviando que dentro de muchas de esas cantidades hay una subjetividad añadida. Por ejemplo: Cuando ponemos nota a nuestros alumnos, que difícil es esa medida, después de muchos años dentro del mundo de la enseñanza, considero que la tarea más horrible que tiene un profesor es la de poner un número como valor de aprendizaje para el alumnado. Creo que cuantificar, poner un número, nos deshumaniza, y eso que siempre fuí de ciencias y me encantan los números. Pero nunca encuentro el número que cualifique a un alumno en concreto. Y es una pena, porque paraliza el aprendizaje de muchos de nuestros alumnos, y crea en muchas ocasiones complejos que no tienen razón de ser.
    Por eso pienso que no creo que se pueda hablar de objetividad en muy pocas cosas, todo está interpretado, y eso es maravilloso, nos hace únicos, pero también genera muchos dilemas, éticos, morales, etc.
    La metodología cualitativa nos aporta con la triangulación una corroboración de esas subjetividades interpretativas que dejan de ser menos subjetivas cuando forman parte de la opinión de los otros.

    Un saludo
    María

    Responder
  22. Daniel Vidorreta Martín

    Hola a todo el mundo, después de reflexionar acerca de las cuestiones planteadas y de los comentarios de los compañeros, me gustaría dejar mis conclusiones de forma breve:
    Al contrario que algunos de mis compañeros, yo considero que la objetividad si existe, tal como se ha comentado más arriba, como las cualidades de determinados elementos al margen de la interpretación que se haga de ellos, me ha gustado mucho el comentario de la compañera Ana Marona para ilustrar este aspecto. Sin embargo, si nos centramos en la metodología cualitativa, pienso que se ocupa de aspectos que no resultan objetivos, y utiliza técnicas y herramientas que van de la mano de la interpretación y por tanto de la subjetividad. Por ello pienso, que la objetividad no debe ser un elemento que se busque alcanzar desde la metodología cualitativa. Sí existen herramientas que, más que acercarnos a la objetividad, alejan de la subjetividad los datos con los que se trabaja, como la triangulación, de la que ya se ha hablado bastante por parte de l@s compañe@s, otorgándoles mayor grado de rigor y validez. Más que buscar esa objetividad, lo que se pretende con esta metodología (tal como yo lo veo) es el acercamiento y la comprensión del elemento a estudiar, para lograr la objetividad ya están otro tipo de metodologías, como la cuantitativa, ambas alcanzan conocimientos diferentes, y por ello no deben entenderse como antagónicos, sino más bien como complementarios. Todo esto hace que surjan otro tipo de cuestiones como las planteadas, pues la subjetividad a la que esta ligada esta metodología pienso que plantea dilemas éticos, ya que se trabaja con personas, también de una manera diferente de construir el conocimiento, etc.

    Responder
  23. Almudena de la Fuente

    (Esta mañana he tratado de publicar este mismo comentario, pero veo que no aparece en el foro. Disculpad si finalmente aparece dos veces)

    Como ha comentado Gustavo, el debate en torno a la objetividad o subjetividad del conocimiento en ciencias sociales está íntimamente ligado a la propuesta dicotómica clásica de los paradigmas positivista e interpretativo. Frente a este enfrentamiento de paradigmas, se plantea otra propuesta de complementariedad paradigmática, que supondría la aplicación simultánea del positivismo (lo objetivo) y la interpretación (subjetiva) para lograr un mejor conocimiento de los fenómenos sociales y educativos.

    Creo que, dependiendo del problema a investigar, el grado de objetividad y subjetividad puede variar considerablemente. En el caso de la investigación educativa, hay temas, como el rendimiento académico, que son bastante objetivos – aunque nunca totalmente ya que, como afirma Martínez Miguelez “toda observación va acompañada ya de una interpretación” – por lo que en este caso prevalecería el uso de metodologías cuantitativas ligadas al paradigma positivista. Pero si nos planteamos temas como la motivación y las relaciones en el aula, ahí lo subjetivo juega un papel importantísimo, al entrar en juego metodologías cualitativas basadas en las interpretaciones que investigador e investigado hacen de la realidad. Esta presencia de la subjetividad no debe entenderse como algo negativo, ya que va a posibilitar la percepción de multitud de matices inalcanzables por medio de metodologías cuantitativas, pero puede suponer un obstáculo en relación con la validez de la investigación.

    Por tanto, en las investigaciones total o parcialmente cualitativas, el grado de objetividad que se alcanza no suele ser suficiente para garantizar la validez de las conclusiones, por lo que es necesario utilizar otros criterios alternativos – como es el caso de la triangulación que han indicado muchos compañeros – que permiten dar entidad científica al conocimiento generado. En el artículo que cita la compañera Margarita Medrano, se hace una revisión de los principales criterios de verificación – término que se utiliza frente al de validez para designar la especificidad investigación cualitativa – abordados en la literatura. Así, Johnson (1997) y Creswell (1998) hacen alusión, además de a la triangulación, a otros criterios como el trabajo prolongado y la observación persistente, la revisión jueces, el análisis de casos negativos y la reflexividad. Este último criterio me parece especialmente relevante, ya que se refiere a “la conciencia y autocrítica reflexiva que el investigador realiza sobre sí mismo en relación a sus predisposiciones y los posibles sesgos que pueden afectar al proceso de investigación y los resultados” (Sandín, 2000). Considero que un buen informe de investigación – especialmente si emplea metodologías cualitativas – debe hacer explícitos el contexto y los condicionamientos culturales de los que parte el investigador en su estudio, lo que permitirá que el conocimiento generado pueda ser transferible a otros contextos similares.

    Responder
  24. Lucas Casimiro Sánchez

    En torno a la objetividad vs subjetividad en la construcción del conocimiento.

    El conocimiento científico es el más vinculado a la investigación. El conocimiento científico queda caracterizado por el método que utiliza y, por ello, puede definirse como todo conocimiento adquirido a través del método científico.
    “La objetividad se considera posible gracias al contraste intersubjetivo, a la fiabilidad de la percepción y del razonamiento (Brown y Gisselli, 1969; Popper, 1988) y la comprobabilidad de las afirmaciones. Ahora bien, de ello no se deduce una única lectura e interpretación de los hechos o fenómenos, pudiendo ser aceptables varias interpretaciones si cada una de ellas ha sido contratada. Así el conocimiento científico es fiable, inexacto y provisional, pues verdades tenidas por objetivas, definitivas y demostradas en un momento histórico son descartadas o bien sustituida en otro. De ahí que, siguiendo a Popper (1977,261), la objetividad deba considerarse como característica que hace de todo enunciado científico algo ” provisional para siempre”.”( Ballesteros 2009, p.32).
    De entre los recursos del diagnóstico en educación, caben las técnicas objetivas y las técnicas subjetivas. Con ello, se podrá clarificar ambos conceptos y uno de los contextos de aplicación clave en el ámbito de la investigación y el diagnóstico en educación.
    Respecto a las técnicas objetivas, he realizado una adaptación de (Anaya Nieto, 2002.p.58). Las entiende como aquellos procedimientos de recogida de información sobre respuestas del sujeto no controlables por éste, y, además por procedimientos de registro y análisis sin la intervención del evaluador. Por lo tanto, este procedimiento se caracterizan por la objetividad tanto en el registro de las respuestas y en la obtención de puntuaciones. En función de la actividad del sujeto que se detecta por los instrumentos ( puede ser el polígrafo) se prioriza el tipo de técnica.

    Respecto a las técnicas subjetivas, son las entendidas como “dispositivos que permiten la calificación o clasificación según atributos o descripciones verbales que el sujeto realiza sobre sí mismo, sobre personas, objetos o conceptos o bien que otros realizan sobre él” ( Fernández Ballesteros, 1992, p. 139 en Anaya Nieto, 2002, p.61). El tipo de material suele ser semi-estructurado y con respuesta voluntaria del sujeto. Estas técnicas pueden considerarse como una modalidad de autoinforme. Como técnica de recogida de información significativa para comprender el concepto, serían las listas de adjetivos.

    De los modelos del paradigma interpretativo que fundamentan este enfoque, son: cognitivista, ecológico, mediacional, constructivista, pensamiento del profesor etc.
    El modelo mediacional da prioridad al autoaprendizaje y a la reflexión. El alumno y el profesor son constructores activos de su conocimiento y elaborar sus propios saberes. El profesor es un mediador de los procesos de enseñanza-aprendizaje. Y desde estas premisas se deberá formar al estudiante a docente. En este modelo se subraya la importancia de las variables profesor y alumno, profundizando en el estudio de los procesos mentales que subyacen en sus conductas. Su manera de actuar en el aula estará en función de su misma subjetividad, de sus concepciones y sus creencias pedagógicas.

    – Anaya Nieto, Daniel. (2002). Diagnóstico en Educación. Madrid. Editorial Sanz y Torres.
    – Ballesteros Velázquez, Belén y De Lara Guijarro, Enriqueta. Métodos de Investigación en educación social. Madrid. Editorial UNED.
    – Cardona Andújar, José (http://funcionpedagogica.blogspot.com.es/2008/12/7-paradigmas-y-modelos-en-la-formacin.html).

    Responder
  25. Almudena de la Fuente

    Como comenta Gustavo, el debate en torno a la objetividad o subjetividad del conocimiento en ciencias sociales está íntimamente ligado a la propuesta dicotómica clásica de los paradigmas positivista y naturalista o interpretativo. En la asignatura de “Introducción a la Investigación” se nos planteaba el curso pasado como, frente a este enfrentamiento de paradigmas, se presenta otra propuesta de complementariedad paradigmática, que supondría la aplicación simultánea del positivismo (lo objetivo) y la interpretación (subjetiva) para lograr un mejor conocimiento de los fenómenos sociales y educativos.

    Creo que, dependiendo del problema a investigar, el grado de objetividad y subjetividad puede variar considerablemente. En el caso de la investigación educativa, hay temas, como el rendimiento académico, que son bastante objetivos – aunque nunca totalmente ya que, como afirma Martínez Miguélez “toda observación va acompañada ya de una interpretación” – por lo que en este caso prevalecería el uso de metodologías cuantitativas ligadas al paradigma positivista. Pero si nos planteamos temas como la motivación o las relaciones en el aula, ahí lo subjetivo juega un papel importantísimo, al entrar en juego metodologías cualitativas basadas en las interpretaciones que investigador e investigado hacen de la realidad. Esta presencia de la subjetividad no debe entenderse como algo negativo, ya que va a posibilitar la percepción de multitud de matices inalcanzables por medio de metodologías cuantitativas, pero puede obstáculo en relación con la validez de la investigación.

    Por tanto, en las investigaciones total o parcialmente cualitativas, el grado de objetividad que se alcanza no suele ser suficiente para garantizar la validez de las conclusiones, por lo que es necesario utilizar otros criterios alternativos – como es el caso de la triangulación que han indicado muchos compañeros – que permiten dar entidad científica al conocimiento generado. En el artículo que cita la compañera Margarita Medrano, se hace una revisión de los principales criterios de verificación – término que se utiliza frente al de validez para designar la especificidad investigación cualitativa – abordados en la literatura. Así, Johnson (1997) y Creswell (1998) hacen alusión, además de a la triangulación, a otros criterios como el trabajo prolongado y la observación persistente, la revisión por jueces, el análisis de casos negativos y la reflexividad. Este último criterio me parece especialmente relevante, ya que se refiere a “la conciencia y autocrítica reflexiva que el investigador realiza sobre sí mismo en relación a sus predisposiciones y los posibles sesgos que pueden afectar al proceso de investigación y los resultados” (Sandín, 2000). Considero que un buen informe de investigación – especialmente si emplea metodologías cualitativas – debe hacer explícitos el contexto y los condicionamientos culturales de los que parte el investigador en su estudio, lo que permitirá que el conocimiento generado pueda ser transferible a otros contextos similares.

    Responder
  26. Elena Carrilero Cantabella

    Hola a todos.

    ¿En investigación la objetividad/subjetividad? Tal y como se ha expuesto en varias intervenciones, podemos acudir a estrategias tales como la triangulación para defender la objetividad en nuestras investigaciones. Por otro lado, podemos acudir a la contraste de opiniones a través de otros profesionales o equipo de expertos para salvaguardar los vacíos y la subjetividad.

    Es compleja la labor de eliminar o liberar prejuicios en la objetividad, de modo que, ¿es posible la objetividad? El investigador forma parte de una cultura, de una sociedad, tenemos unos esquemas mentales prefijados, tanto morales como éticos y cognitivos.

    Un saludo,
    Elena Carrilero.

    Responder
  27. Bianca Ruiz Muñoz

    Como nos dice el texto la observación y la interpretación son inseparables, son subjetivas y ello lo hacemos constantemente de forma involuntaria, al mismo tiempo que observar algo lo estas interpretando usando tus conocimientos previos, experiencias,… no es posible ser objetivos como cuando tratamos con datos numéricos, tendremos mucho cuidado de no contaminar pero no podemos ser objetivos.
    Al ser observación y interpretación inseparables considero que no es posible la objetividad.
    Respecto a la alternativa a la objetividad creo, al igual que algunos compañeros, la triangulación sería una alternativa, es usar diferentes fuentes, metodologías,….

    Responder
  28. Gema

    Tras la lectura detenida de los comentarios de mis compañeros he de decir algo.
    No estoy para nada de acuerdo con lo que dicen Alberto y Marie cuando en cierto modo mencionan que la objetividad no existe, aunque sí que me posiciono a favor cuando alude Marie a que la objetividad es definida por un conjunto de personas, sociedad, etc.

    Mi posicionamiento viene a raíz de pensar en un examen de matemáticas, pues independientemente de quien sea el evaluador (con sus prejuicios, sentimientos y demás subjetividades) dará por válida o no el resultado de la suma 2+2. Entonces aquí sí existiría objetividad. ¿No creéis?
    También es cierto que cuando tratamos con personas y con una realidad en constante cambio e impredecible la subjetividad impregna toda la investigación, resultando complicadísimo llegar a la objetividad, pues quizá esto supondría el deshumanizar a las personas y reducirlas a datos y/o variables, a la vez que despojarnos (como investigadores y/o evaluadores) de nuestra biografía y bagaje cultural.

    Pero voy un poco más allá y planteo una pregunta: ¿Subjetividad y objetividad son extremos compatibles y abordables?
    Un saludo compañer@s

    Responder
  29. Margarita Medrano Hernández

    Cuando pienso en la objetividad me surgen un montón de dudas que quiero compartir con vosotros. Algunas claramente resueltas, otras no. Por ejemplo, en aras de la objetividad ¿es lícito ser imparcial desde el punto de vista ético?¿Acaso se puede permanecer impasible ante una injusticia para analizar y comprender qué está ocurriendo en esa acción social? Mi respuesta es no. Tan sólo cuando analizamos el pasado nos podemos permitir cierta imparcialidad, sólo en un cierto grado, pues el hecho de elegir qué investigar es una primera toma de partido. La respuesta también nos la ofrece de forma muy significativa la investigación acción participativa (su mismo nombre lo indica), la observación participante y otras muchas técnicas.
    Creo que en ciencias sociales no se puede ser objetivo, como han indicado mis compañeros, máxime cuando el investigador es el vehículo a través del cual se busca esa comprensión y, también, porque seguramente la razón última de investigar es resolver problemas humanos; comprender para mejorar, para valorar, para reconocer, para dar voz, para cambiar, para ser más libres… no por el mero gusto de comprender sin más. Así lo entiendo.

    Responder
  30. Cristina G. Lomba

    Coincido con muchos de los comentarios que sugieren que la objetividad no existe. Como dicen Rodríguez Gómez y otros (2006) “Cualquier mirada que se realiza (…) viene mediatizada, filtrada, a través del lenguaje, del género, la clase social, la raza o la etnia. Así, no hay observaciones objetivas, sólo observaciones contextualizadas socialmente en los mundos de observador y observado”
    Aunque intentemos ser objetivos, nuestras vivencias, educación y cultura subyacen en la visión que del mundo obtenemos.
    Es suficiente mencionar un caso cotidiano, cuando dos personas intentan relatar una vivencia compartida: en todos los casos, cada una de las personas ha apreciado distintos detalles, les ha incorporado pequeñas interpretaciones de matiz, han aflorado cuestiones latentes; lo que concluye en dos visiones completamente diferentes de un hecho compartido, incluso procediendo de una cultura similar.
    Para que, a pesar de la subjetividad que impregna toda actividad humana, podamos obtener un conocimiento científico, es preciso dotar de rigor nuestros métodos, buscando suficiencia y adecuación de datos, verificando el estudio con los propios informantes y/o empleando la triangulación de datos, de métodos, disciplinas, investigadores y teorías.
    Sin olvidar que las técnicas cualitativas buscan la comprensión del aspecto humano de diferentes aspectos de la vida social, lo que no deja de ser algo subjetivo…
    Un saludo
    Un saludo

    Responder
  31. Alberto Jiménez Roldán

    La objetividad como tal no existe. Aunque los datos puedan ser unos, estos pasan por un filtro (como decía una compañera) que los interpreta: el evaluador. Cada persona que evalúa a p. ej., otra persona, a unos datos o una actividad, tiene unos conocimientos, unos valores, una formación, prejuicios, afinidades, interes, etc., que lo hacen único.
    Si este proceso es complejo por falta de objetividad en el evaluador, en la que el investigador utiliza una metodología cuantitativa(la escala la diseña el y no otra persona), más subjetivo va a ser mediante observación participante o entrevista en profundidad interpretar las preocupaciones o palabras de un alumno. El evaluador va a filtrar la información para generar entre otros, su escala de medida, un tipo de metodología, tipo de evaluación, etc., que va a depender de múltiples variables lo que hace al investigador un ser único, diferente e irrepetible.
    En mis prácticas de docente recuerdo coincidir con un alumno de camino a casa durante varios meses ya que eramos vecinos, fue en el extranjero y hablaba mi idioma. El hecho de tener que evaluarlo afectó a mi decisión ya que no fui imparcial en la misma al no poder ser objetivo y aunque era de los mejores en clase (fue mi percepción) nunca sabré si fui justo en la evaluación.
    Creo que el investigador debe conocerse en profundidad (metacognición), para poder reflejar con fidelidad ante los interesados de la investigación el porque eligió una metodología u otra, ese modelo y no aquel, en definitiva hacer ver a los receptores de la investigación que aunque no es imparcial, ha interpretado la realidad desde su prisma y es este prisma el que debe dejar claro a el mismo primero y después a los interesados de la investigación.

    Responder
  32. Ana Maronda

    Tras leer vuestras intervenciones, que profundizan muy bien en estos conceptos, os cuento mi experiencia
    Uno de los aspectos en los que más he reflexionado en este máster, en el curso de adaptación y en lo que llevamos de este curso, es en la validez de las investigaciones cualitativas por el hecho de la subjetividad en la interpretación de las realidades a estudiar.
    Vengo de una carrera de ciencias, estudié Ciencias Biológicas, y el concepto que tenía yo heredado de mis profesores, puramente de ciencias naturales y de investigaciones cuantitativas, era una visión muy estricta de la objetividad y de la validez en las investigaciones. Básicamente lo que aprendí en la carrera es que lo que no es objetivo no es válido y no se considera científico. Incluso en la asignatura de etología (estudia el comportamiento de los animales) lo que aprendimos es a describir, no a interpretar. Los estudios acababan siempre con conclusiones estadísticas y una interpretación completamente matemática (quemábamos el SPSS).
    En los últimos años he cambiado mi objeto de estudio, he pasado de los estudios cuantitativos de Ciencias Naturales a trabajar con personas, con una gran cantidad de variables, cualidades, situaciones,… que no puedes medir cuantitativamente y que no puedes acabar con un estudio puramente estadístico sin interpretar su comportamiento.
    En los primeros proyectos / grupos de trabajo en los que participé en educación me di cuenta que la metodología científica que había aprendido no me servía ni para empezar. No podía simplemente aplicar estos métodos y esperar buenos resultados. Tuve que empezar a ser más flexible y entender que despegarse de la objetividad para poder interpretar el comportamiento humano no tenía por qué conllevar una invalidez en nuestros estudios, si somos rigurosos no tiene por qué verse comprometida la validez.
    Podréis imaginar que trabajar desde una metodología cualitativa con lo que todo ello supone ha sido para mí como abrir una puerta a una dimensión paralela.
    “Si estos estudios son válidos o no” o “si la subjetividad conlleva una pérdida de Validez”, son temas que hoy en día discuto con compañeros míos de la carrera. Podéis imaginar las opiniones de ellos…

    Responder
  33. gema

    Buenas tardes.
    Desde mi punto de vista, no muy experimental, considero que la objetividad es una de las características más importantes tanto de la metodología cualitativa como cuantitativa, porque como decía por ahí alguna compañera, éstas van de la mano pero no son pareja, ya que ambas cubren las carencias de la otra. Como ejemplo objetivo destacar la corrección de un examen de matemáticas.
    Un saludo.

    Responder
  34. Francisco Crespo Molero

    Comparto con vosotros/as dos referencias que me han parecido muy interesantes para el tema que estamos tratando. Creo que lo explican mejor de lo que yo podría hacerlo:

    “todas las investigaciones sociales se basan en la capacidad humana para participar en la observación. Actuamos en el mundo social y entonces estamos preparados para reflexionar sobre nosotros mismos y nuestras acciones como objetos en su mundo. Sin embargo, más que hacernos dudar acerca de si la investigación produce o no conocimiento, o sobre su transformación en una empresa política, para nosotros esta reflexividad proporciona la base para una indagación lógica reconstruida que une, más que separa, al positivismo y al naturalismo.”
    Martín Mammeersley y Paul Atkinson. Etnografía, métodos de investigación. Pág-36. Paidós. 1995, Barcelona.

    Responder
  35. Cecilia Cañedo-Argüelles

    Considero, en relación con el documento, que la investigación cualitativa estaría entre las dos segundas opciones aportadas en el documento :
    la adaptación de criterios reconceptualizando criterios como la validez en relación con la credibilidad y la fiabilidad en relación con la consistencia ( un ejemplo para mi claro estaría en las historia de vida) . La objetividad en relación con esta opción como evitación de sesgo, no considero que sea uno de los objetivos de la investigación cualitativa, sino que este objetividad estaría más asociada al criterio anterior de la fiabilidad. Sin embargo, a pesar de la presencia permanente de la subjetividad como criterio definitorio en la investigación cualitativa, no siempre se trabaja ( al menos es mi experiencia) solo desde la subjetividad,, sino que puede haber intervenciones complementarias en otras etapas de la investigación como el análisis y correlación de datos. Si bien la investigación cualitativa no busca la representación, si puede incluir en determinadas investigaciones con ambos métodos, dependiendo del objetivo y finalidad.
    – En relación con la ruptura , el rechazo a la posibilidad de establecer criterios y la construcción de criterios nuevos desde la negociación , la búsqueda de evidencias y sobre todo la autenticidad o empowerment, por todo lo que he estado revisando, parece ser una postura común en relación con la investigación cualitativa. La relación e implicación establecida con las personas o audiencias, especialmente en el uso de determinados métodos ( entrevistas, historias de vida..) obliga a crear permanentemente nuevos criterios ( siguiendo un proceso común) , asociados a ellos, pero siempre dependerá de la persona, el investigador y su interacción con ella y el contexto. Esto exige crear criterios propios y metodologías sensibles al tipo de efectos que se pueden producir sobre ellas y al análisis de sus percepciones y las del propio investigador.
    Como comentaba, desde mi experiencia en dos investigaciones, han sido utilizados los dos tipo de investigación, con prioridad del enfoque cualitativo desde la realización en grabaciones, entrevistas he intento de reconstrucción de las percepciones e historia de vida en relación con el tema a tratar ( en este caso común, el abandono educativo y sus causas) pero también se intentaba encontrar cierta representatividad o rasgos comunes desde las personas estudiadas y la población de edad, grupo social, características personas y contextuales.. para plantear posibles programas de prevención o en el segundo caso , la extensibilidad del método a nuevas poblaciones.

    Responder
  36. Sara Moreno

    Como bien dice el texto propuesto, la observación e interpretación de los datos es el método básico de la ciencia.
    Una observación no trata de recoger datos numéricos exactos, siempre más objetivos, para posteriormente presentarlos en un papel. La información que se recoge, de diversa índole, llega a través de los sentidos, y para poder entenderla ha de tener cierto significado para nosotros, por tanto cada individuo, según sus conocimientos, circunstancias y experiencias la interpretará de un modo distinto.
    Es por eso que a través de la observación siempre se tiende a la subjetividad, a pesar de la intención objetiva del investigador.
    Para tender a la objetividad, se utiliza la triangulación, pudiendo recurrir a la triangulación de datos, de investigadores, teórica, metodológica o triangulación múltiple.

    Un saludo.

    Responder
  37. Mª Luisa

    Tras la lectura y reflexión de las ideas en la obra de Martínez Miguélez (2005) “Ciencia y arte en la metodología cualitativa”, así como de los comentarios de mis compañeros.
    Pienso que toda observación requiere de una interpretación, porque cada persona ve, percibe y siente las cosas desde su punto de vista( creencias, cultura, familia, amigos, prejuicios…), ahora bien ahí está “EL ARTE” del investigador que utiliza una metodología cualitativa ; en el sentido que debe ser lo más neutral posible y mirar con los ojos del otro, ponerse en el lugar del otro, sin prejuicios , ni opiniones.
    Debe ser empático, flexible y abierto de mente.

    Por otra parte, siguiendo a Glauser y Strauss(1990), la investigación social no puede separarse de los procesos por los cuales es generada. Así deduzco que es la metodología más adecuada para objetos de estudio sociales.
    Además, para poder reducir la subjetividad se puede emplear la triangulación( de datos, investigadores…)
    Un investigador científico debe ser plástico, abierto y utilizar según sea su objeto de estudio una metodología u otra o ambas a la vez, para llevar a cabo con éxito y afrontar la complejidad que supone un estudio científico.
    Saludos.

    Responder
  38. Antonio Javier Fernández Pérez

    Pienso que la objetividad total en las Ciencias Sociales es imposible, no ocurre lo mismo que en las Ciencias Físico-Naturales.
    Pondré un ejemplo: un médico puede poner un tratamiento a un enfermo, porque existe un conocimiento objetivo de la naturaleza del organismo humano, existen unas leyes que la ciencia médica va descubriendo, aunque hay enfermedades para los que la medicina aún no ha encontrado remedio.
    Ahora hablemos de la educación, aquí no existe una ciencia tan objetiva, que establezca unas leyes inmutables con las que podamos predecir ni basar las prácticas docentes, y sin embargo las metodologías de la enseñanza cambian, se adecúan a la psicología evolutiva de los alumnos, el curriculo se convierte en un instrumento de trabajo, la estructura del sistema educativo, la organización, etc. cambian también para formar en la sociedad que toca vivir. Aquí también hay alumnos/as que no aprenden y centros estancados.
    Y que no se me olvide la finalidad de la educación, es decir, qué tipo de personas estamos formando.
    En fin que en educación a veces, se tiene que dejar suspendida la razón objetiva y no emitir juicios para dejar paso a la intuición. A veces se tiene que recurrir a conjeturas, sin tener todos los datos de la situación, para actuar. Y esas intuiciones formadas por deseos, creencias, actitudes, la experiencia anterior, etc. es tan objetiva y real para la persona que la experimenta como que está respirando.
    Un saludo para todos.

    Responder
  39. Margarita Medrano Hernández

    Después de ver todos los commentarios de mis compañeros, que me han ayudado a reflexionar y acercarme a la cuestión desde perspectivas que a mí se me escapaban, quiero aportar las conclusiones que he sacado tras unas lecturas.
    La investigación cualitativa surge de la necesidad de comprender la razón de los actos, las culturas , los grupos, las relaciones, los valores… de describir las cualidades, y eso se hace a través del filtro de la mirada del investigador, con toda su biografía (bagaje cultural, creencias, estado de salud físico y emocional, etc.). Es además una metodología que necesita de la introspección y empatía y que se decanta por el naturalismo.
    Todas estas características nos hacen pensar en que necesariamente no se puede hablar de objetividad científica en los mismos términos que en la investigación cuantitativa.
    En sus primeros tiempos, Guba y Lincoln oponen al criterio de objetividad, adecuado a la Inv. Cuantitativa, el de confirmabilidad. Pero no deja de ser ésta una relación que parte desde la perspectiva cuantitativa.
    Así, Los autores evolucionan hacia la búsqueda de criterios de autenticidad (Guba y Lincoln, 1990) que contemplan y desarrollan diferentes perspectivas como la de justicia, la autenticidad ontológica, la autenticidad educativa, la autenticidad catalítica y la tácita. La búsqueda de criterios de autenticidad frente a la búsqueda de objetividad en la investigación cualitativa me parece más acertada.
    Estos criterios tienen una profunda relación con la ética que debe imperar en la investigación.
    En cuanto a la triangulación (desde sus múltiples realizaciones y con visión amplia), pienso que es muy conveniente y favorece en grandísima medida la consecución autenticidad y validez, pero, no sé si es siempre posible.
    Un saludo,

    Responder
  40. Laura Riofrío

    La objetividad no puede ser dada desde una interpretación, ni siquiera existe la posibilidad de otorgarla desde varias fuentes; esta solo puede ser alcanzada, en mi opinión, enfrentando mediante la dialéctica y la reflexión antagónica, empática y contraria los conceptos tanto opuestos como similares.

    Partiendo de ese hecho tan oportunamente subjetivo, así como todo mensaje que aportemos en el foro (el cual puede variar en grado de subjetividad, pero siempre será aportado algo de esta al mensaje), el conocimiento científico en ciencias sociales puede llegar a tender a la objetividad lo más posible, pero nunca alcanzarla por completo (como una ecuación tiende a infinito pero no lo llega a alcanzar de manera efectiva).

    Por tanto y aportando mi granito de arena al debate, toda búsqueda de objetividad que se base en cualquier dato de terceros, incluso de segundos, aportará subjetividad a la reflexión, al igual que cualquier apunte aportado por una misma será influido por la propia persona, su entorno, sus vivencias y sus medios sociales.

    Un saludo a todas y todos!
    Laura

    Responder
  41. Marie

    Desde mi punto de vista la objetividad no existe. Se trataría más de un concepto creado por nosotros mismos para llegar a un consenso grupal con respecto a ciertos aspectos que únicamente tienen cabida en la sociedad que los ha determinado. Un ejemplo claro serían los colores; cuando nos piden que pensemos en el color blanco, todos entendemos un concepto estipulado de la sociedad de lo que es el blanco, sin embargo, en otra sociedad como la de los esquimales ese único dato, “blanco”, no sería suficiente para que se hagan a la idea del concepto al que nos referiríamos puesto que ellos conocen aproximadamente 30 tonos distintos de blanco. Por lo tanto pienso que la objetividad está definida por un grupo de individuos por lo que se podría decir que es también subjetiva.
    A nivel de investigación me parece incluso peligroso hablar de objetividad puesto que se da por hecho que los datos recogidos sugieren una realidad absoluta inexistente puesto que la realidad la define cada individuo de forma diferente y excluye todo dato que esté fuera de esa “objetividad”.
    Estoy de acuerdo con María José cuando dice que la investigación cualitativa y cuantitativa son compatibles y se combinan entre sí. Creo que en la investigación cuantitativa, el investigador guía su investigación hacia un elemento concreto de estudio y los datos están más centrados en los intereses del investigador, sin embargo, en la investigación cualitativa, la investigación se centra más en los datos que los sujetos consideran importantes, datos que quizás ni siquiera se habían planteado en la investigación y que son muy relevantes de cara a los resultados. en este sentido me parece interesante combinar los dos en cretas investigaciones para centrar la investigación pero abarcando las posibles variables que sólo los propios sujetos pueden conocer por su situación o experiencia.
    A parte de la aportación subjetiva tanto del sujeto como del investigador, me parece importante ubicar el contexto de la investigación puesto que el contexto es a mi parecer el que va a desencriptar todos los datos para darles sentido y poder analizarlos correctamente, puesto que en un contexto distinto cambiarían de significado o lo perderían.
    Con lo cual, resumiendo, lo importante en la investigación en combinar el contexto con los puntos de vista de los investigadores y los de los sujetos.

    Responder
  42. María José Luna Serrano

    Hola a todos
    Después de leer las opiniones de los compañeros, personalmente creo que para realizar una investigación social se puede optar por una metodología cualitativa, cuantitativa o por una combinación de ambas. Según Piergiorgio Corbetta (2003), “enfoque neopositivista y enfoque interpretativo, investigación cuantitativa e investigación cualitativa, llevan a conocimientos diferentes. Esto no es un límite, sino un enriquecimiento, dado que es necesario un enfoque múltiple y diferenciado de la realidad social para conocerla”. Si en una investigación social solo y exclusivamente utilizáramos técnicas de recogida de información cuantitativas, como encuestas por muestreo o escalas, probablemente algunas personas hablarían de datos objetivos de esa investigación. Pero creo que incluso utilizando estas técnicas, en ciencias sociales debemos tener en cuenta el carácter subjetivo, la interpretación del significado de acciones humanas y sociales. La observación participante, entrevistas cualitativas o los diferentes documentos analizados en las investigaciones sociales, son técnicas cualitativas que nos aportan información sobre la realidad social de las personas.
    La alternativa que desde mi punto de vista plantearía sería el uso combinado y complementario de enfoques cualitativos y cuantitativos en la investigación social. Es lo que algunos compañeros han llamado triangulación de métodos. Además, se plantean otras alternativas como la triangulación de datos, de investigadores, teórica o múltiple.

    Un saludo

    Responder
  43. Irene Medrano

    La objetividad es un concepto/sustantivo abstracto que viene definido por la RAE como la cualidad de lo objetivo, lo que es perteneciente o relativo al objeto en sí mismo, con independencia de la propia manera de pensar o de sentir (o de las condiciones de observación) que pueda tener cualquier sujeto que lo observe o considere.
    La investigación cualitativa se centra en el estudio o conocimiento de una realidad concreta de la que obtiene datos para llegar a una serie de hipótesis o teorías. Consiste, por lo tanto, en una investigación de carácter inductiva. Ésta tiene en cuenta diferentes puntos de vista sin darle mayor importancia a unos u otros pero a pesar de ello entra en juego una potente influencia como es la “biografía” del observador, es decir, sus creencias, su perspectiva o predisposiciones. Esto otorga un cierto grado de subjetividad, pues, aunque intentes dejar dichas características “en la puerta” es algo que nos define, una especie de gafas a través de las cuales vemos el mundo.
    La visión postestructuralista nos muestra/indica que no hay observaciones objetivas, sino contextualizadas socialmente en el mundo del observador y del observado. Por ello los observadores se ven obligados a poner en práctica diferentes métodos que les permitan hacen más comprensibles esa realidad objeto de estudio.
    Uno de estos métodos que podríamos emplear para dar cierta “confirmabilidad”, como bien dicen mis compañeros, sería la triangulación (de datos, del investigador, teórica, metodológica o disciplinar).
    Desde mi punto de vista, considero que este tipo de investigación, la cualitativa, tiene mucho que decir porque tiene en cuenta a las personas, no como números, sino como fenómenos sociales, como individuos en continua interacción. Son personas únicas, que tienen algo que aportar a nuestra investigación, cada una a su modo y con sus características particulares que les hacen únicos. Por ello, el método empleado por el investigador para llevarlo a cabo deberá ser igualmente único.

    Responder
  44. Almudena Palacios

    Como aparece en el texto la observación y la interpretación son inseparables, son subjetivas y esto lo hacemos constantemente de forma involuntaria. En el conocimiento científico no creo en la objetividad, si tratamos con datos numéricos si, pero si son hechos o acciones por mucho cuidado que tengamos de no contaminar siempre seremos subjetivos. Una alternativa podría ser la observación por parte de diferentes investigadores, con rigor y precisión, será más difícil caer en la subjetividad.
    Estoy de acuerdo completamente con Gema cuando menciona que los profesionales que trabajan con personas debemos tener en cuenta sus emociones, sentimientos, etc, lo más importante es que buscamos un entendimiento.
    Para finalizar también decir que estoy de acuerdo con Gustavo y Gema en la triangulación para obtener la objetividad.
    Un saludo.

    Responder
  45. María Teresa Povea María

    Respecto a la objetividad como característica del conocimiento científico en ciencias sociales considero que no podemos hablar como tal, en la medida que no es posible captar una realidad objetiva por ser necesaria una interpretación por parte del investigador. Según Richardson (1997) “es demasiado pretencioso llegar a “aceptar” que se puede conocer las cosas a través de la interpretación”. Plantea como solución la triangulación, como combinación de prácticas metodológicamente múltiples, materiales empíricos, perspectivas y observadores que puedan permitir un estudio particular con mayor rigor, profundidad y riqueza.
    Desde la metodología cualitativa hay una necesidad de tenerse en cuenta las características de la comunidad “sujeto” de estudio, y ésta se considerará dentro de su momento histórico y temporal, pero abriéndose un intercambio y consenso para que la investigación sea válida.
    Respecto a la alternativa a tal “objetividad”, o en busca de ella, podemos acceder mediante la triangulación en el proceso de la investigación, y donde es importante tener en consideración el uso del control sobre las cuestiones de voz, en la medida que debemos no atender únicamente al investigador, sino también escuchar las voces de los participantes de la investigación ofreciendo una forma más participativa de la investigación; la reflexividad, respecto a la forma en la que el investigador afecta a la identidad del campo con su sistema de valores y creencias personales; a la representación del estudio, donde debe tenerse en cuenta las limitaciones del texto y para evitar el sesgo pueden complementarse con otro tipo de formatos (videos, diapositivas, música…) y que permita que todas las voces tomen parte.
    Bartolomé Pina (1992) hace referencia a una triangulación para dotar de rigor científico, considerando especialmente que cuando nos enfrentamos a investigaciones orientadas al cambio social y educativo, “la fuente fundamental de validez será la constatación de si el cambio se ha efectuado realmente en las prácticas a las que supuestamente afecta y la permanencia en el mismo”.
    Existe el término de cristalización, el cual no conozco mucho, pero da una visión gráfica de las distintas formas de atender a un estudio. Tomando a Laurel Richardson (1997), la cristalización toma por centro el cristal, el cual combina la simetría y la sustancia con una infinita variedad de formas, sustancias, trasmutaciones, multidimensionalidades y ángulos de aproximación. Nos proporciona una comprensión de los temas, parcial, dependiente y compleja.
    Desde la metodología cualitativa hay una incesante búsqueda por delimitar los distintos tipos de sesgos para conseguir una investigación válida que nos permita conocer la realidad social y poder transformarla. ¿para qué luchar más contra lo que pueda ser objetivo, si ya deja de serlo en la medida que nos acercamos a él?

    Responder
  46. luis blanco laserna

    Después de leer a Gustavo y a Gema, ofrezco mi respuesta al debate planteado por la profesora.

    Desde mi punto de vista, la objetividad en las ciencias sociales vendría dada no tanto por una visión externa incontaminada y libre de prejuicios (que no creo posible, pues nuestra mente es el instrumento y objeto a la vez del conocimiento) sino por la intersubjetividad a través del diálogo acerca de las percepciones, sensaciones, pensamientos y acciones de cada uno.

    En mi experiencia trabajando como educador con familias en dificultad social (pero creo que valdría para cualquier otro ámbito relacionado con la educación, como trabajo que es de relación interpersonal) resulta crucial para intervenir, no sólo de manera ética sino eficaz, el ser capaces de considerar la subjetividad de las personas que tenemos delante y la lógica que subyace a su interacción con su entorno y con nosotros. Esto nos exige la flexibilidad de entender y aceptar (que no justificar ni dar la razón) pensamientos, percepciones y acciones muy alejados de nuestros parámetros, a fin de poder conocer lo que les ocurre y en consecuencia tener la posibilidad de servirles de ayuda para salir de situaciones donde no ven alternativas.

    Responder
  47. Gema

    La investigación cualitativa parte de una realidad concreta para crear conocimiento en lugar de aplicar teorías y contrastar hipótesis preestablecidas que se intentan poner en juego en una sociedad cambiante con personas en constante transformación, en donde las subjetividades están muy presentes.

    Los profesionales que trabajan con personas deben de tener en cuenta que éstas no son números ni datos estadísticos, sino que están cargados de sentimientos, percepciones, prejuicios… los cuales nos pueden otorgar información para llegar a un entendimiento de un fenómeno social, que es lo que se busca con una investigación cualitativa en lugar de la exactitud por la que tanto apuestan los positivistas. De ahí que considera la investigación cualitativa veraz, fiable y válida, pues el trabajar con realidades sociales no sería acertado seguir unas normas preestablecida, pues estaríamos dejando a un lado las particularidades del fenómeno social y, a mi parecer, deshumanizando; al igual que también sería inadecuado adaptar las personas a los métodos para obtener resultados. Estaríamos “aparcando” el entendimiento en pos de la obtención de resultados, de exactitud…

    La investigación cualitativa llega allí a donde la cuantitativa quizá no lo hace. Y sí, está cargada de subjetividades, pero quizá sean esas subjetividades las que den lugar a información veraz y fiable.
    En cuanto a la objetividad, como bien menciona mi compañero Gustavo, contamos con la triangulación. Por ello, personalmente, considero la investigación cualitativa muy completa, ya que abarca un fenómeno social teniendo en cuenta las subjetividades y utilizando la triangulación para la confimabilidad.

    Los profesionales que trabajamos con personas no podemos utilizar métodos que deshumanicen, métodos esclavistas que adapten a las personas al mismo, ni utilizar imposiciones, reglas y/o normas. Tenemos que tener claro que cada persona, circunstancia, momento y lugar son únicos, como único será el método que cada investigador adopte.

    Responder
  48. Gustavo

    Hola a tod@s!
    Yo creo que una de las características más importantes de la investigación cualitativa es la interpretación y la comprensión del significado que una experiencia tiene para una persona (o personas) determinadas en un contexto concreto. Eso nos lleva, como explica Bolívar Botía (2002, p. 2), a intentar pasar del lema “de nobis ipsis silemus” (“sobre nosotros mismos callamos”) como aval de la objetividad, al de “de nobis ipsis loquemur” (“sobre nosotros mismos hablamos”), para tratar de dar voz a la subjetividad. Vamos, que en una investigación cualitativa, se parte de la aceptación de que la investigación va a estar imbuida de cierto grado de subjetividad.
    Sin embargo, considero que es posible llevar a cabo una investigación en Ciencias Sociales que cumpla las expectativas de objetividad tal y como ésta es entendida por las “comunidades científicas” pero, al mismo tiempo, sin silenciar las vivencias y experiencias del investigador social. Quizá habría que hablar, más que de “objetividad” (es un término más positivista), de “confirmabilidad” (es un término naturalista).
    Para cumplir con estos requisitos de confirmabilidad, se aplican procedimientos como la triangulación (triangulación de investigadores, triangulación de instrumentos de recogida de datos, etc.), los descriptores de baja inferencia (registros y transcripciones literales que aparecen en los datos que se van a analizar –si son literales, se minimiza la subjetividad-), la posibilidad de conocer cuáles son los intereses que mueven al investigador (dotando así de neutralidad al estudio), o la revisión de la confirmabilidad (que la interpretación de los datos se lleve a cabo también por otras personas, asegurando una fidelidad hacia los resultados).
    No me enrollo más, que aquí tenemos que hablar much@s 😉
    Un saludo!!

    Responder
    1. Blanca Esther Iglesias Ibarlucea

      Pienso, desde mi humilde opinión, que es difícil hablar de objetividad como característica del conocimiento científico en ciencias sociales. Cuando hablamos de ciencias sociales, hablamos de un cúmulo de circunstancias, personas, hechos, vivencias en un tiempo y lugar concreto. Cada persona puede interpretar los hechos que le suceden de cierta manera atendiendo a sus experiencias previas, o incluso al momento de su vida. Creo que en otras ciencias, como en el caso de las matemáticas, es mucho más fácil.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.