A vueltas con el relativismo

Hola a tod@s.

Uno de los temas que desde los foros de la asignatura se están proponiendo para el debate gira en torno al relativismo cultural como herramienta utilizada en etnografía.

El relativismo cultural implica suspender el juicio previo que tenemos sobre la situación que investigamos. Solo así podremos avanzar en comprender las causas y mecanismos por la cual los hechos se producen y legitiman en un grupo social determinado, posibilitando así la objetividad científica. Al tiempo, supone un compromiso ético del investigador en relación al tema y grupo de estudio: la comprensión del significado de las prácticas sociales en un grupo determinado solo pasa por entender las razones de su dinámica. No consiste únicamente en dar voz sino en el difícil y complejo trabajo de ver y entender el mundo a través de la mirada de otros y, eso solo será posible si aparcamos nuestro juicio sobre los hechos.

El relativismo cultural implica la negación de la universalidad de los valores

A menudo el relativismo cultural es confundido o entremezclado con otras significados  que no tiene. Dar una visón etnográfica de por qué se producen ciertas prácticas sociales no conlleva necesariamente que el etnógrafo comparta en su escala de valores esos principios que la justifican. El relativismo cultural no supone, como  ha querido ser entendido en algunas ocasiones, relativismo moral.

Un breve capítulo de Monge donde se exponen estas ideas podéis consultarlo en el siguiente enlace: http://www.uned.es/grupointer/interalfa_book+espanol.pdf

¿Cuál es vuestra opinión al respecto?, ¿qué posibilidades y dificultades veis en la utilización del relativismo como principio etnográfico?

El debate está abierto


56 comentarios en “A vueltas con el relativismo

  1. Marina Bustamante

    Hola, me llamo Marina Bustamante y soy alumna del Máster de Innovación (UNED).

    Para comenzar, me ha llamado la atención esta frase del blog:
    «El relativismo cultural implica la negación de la universalidad de los valores»

    El relativismo cultural es muy complicado, nosotros, hablando de la individualizad de la personas, somos un contexto, y es muy difícil eliminar todos los aspectos culturares y morales que llevas en tu «mochila de vida», para mí es imposible eliminarlos. Los maestros debemos de tener clara ciertas conductas y valores porque tenemos en nuestras mano el futuro, por ello, en ninguno de los casos debemos eliminar esos factores de nuestra vida, es lo que nos hace ser maestros o simples oradores de conocimientos.

    Responder
  2. Valeriya Lytvychenko

    “Every human is like all other humans, some other humans, and no other human.” (Clyde Kluckhohn, n.d)

    Teniendo en cuenta la compleja naturaleza humana y la diversidad cultural en la cual vivimos, es muy difícil tomar una postura radical hacia conceptos tan paradójicos como el relativismo cultural. Podemos tomar como punto de partida la siguiente definición de relativismo cultural – un principio etnográfico que “afirma que todos los sistemas culturales son intrínsecamente iguales en valor, y que los rasgos característicos de cada uno tienen que ser evaluados y explicados dentro del sistema en el que aparecen” (la definición sugerida por Harris en “Introducción a la antropología”). Sin embargo, esta definición suele abrir una gran discusión de lo que entendemos por valor y de qué tipo de valor estamos hablando – ¿valor moral? ¿ético? ¿económico? ¿estético? ¿religioso? Por lo tanto, mejor tomamos como referencia la definición del relativismo cultural que apunta a una de sus características mas importantes – “suspender nuestro propio juicio a la hora de entender el comportamiento de los demás para tratar de comprenderlo en la medida de lo posible desde su propia perspectiva” (Ballesteros Velázquez, 2014). A pesar de que esta definición clarifica un poco la tarea del investigador, al momento de aplicar este principio a los contextos particulares y a situaciones concretas, la cuestión se vuelve bastante compleja.

    Es importante considerar el perfil de investigador, o en nuestro caso – investigadora. Cabe mencionar que mi propia perspectiva del mundo es una mescla de varios elementos (muchas veces inconmensurables), dentro de los que puedo citar: el relativismo cultural, el etnocentrismo y el respeto a los derechos éticos más elementales de los humanos que afectan su propia subsistencia e integridad. Por lo tanto, por más que disfruto viajar, conocer otras culturas, aprender de ellas, enseñar a miembros de diferentes comunidades y preservar la diversidad cultural, no apoyo ‘las costumbres sagradas’ que promueven las formas de victimización del genero (unas de las cuales están mencionadas en el capitulo del libro escrito por Fernando Monge, por ejemplo: la infibulación vaginal y la ablación de clítoris), no acepto las tendencias radicales religiosas que desvaloran las vidas de otros, ni considero que estas costumbres deben ser promovidas. Al mismo tiempo hago todo lo posible como investigadora y educadora para abrir mi mente cada vez mas cambiando mi ‘mentalidad fija’ por una ‘mentalidad en crecimiento’ (Dweck, 2006), para asegurar que sigo desarrollándome en todos los sentidos y no impongo mi modo de vivir a los que estoy enseñando.

    Al ser filóloga, también entiendo el poder que tiene la palabra. Por lo tanto, considero importante desarrollar la habilidad de hacer buenas preguntas, que a mi modo de ver es primordial para los etnógrafos o los investigadores que se inclinan por el uso de esta metodología en cierto momento de sus investigaciones. Es aquí donde veo tanto los desafíos como las oportunidades que surgen al momento de utilizar el relativismo como principio etnográfico. Ya que los objetivos de la etnografía son observar, describir y presentar la sociedad desde la perspectiva de los nativos, es importante no dar mucho espacio a la subjetividad (tanto al momento de entrevistar y hacer el registro de las respuestas como al momento de transcribir e interpretar los datos obtenidos) ni mucho menos ofrecer ‘explicaciones culturales’ de los fenómenos sociales separadas de la realidad. Considero que el investigador que haga uso de las metodologías etnográficas debe saber contar las historias de los diferentes pueblos, resistiendo las expectativas de los demás y evitando caer en el sesgo de una única versión. Lo que Chimamanda Ngozi Adichie (2009) claramente define como “el peligro de una sola historia”.

    Por ultimo, desde mi punto de vista, creo que hay muchas posibilidades de aplicar el relativismo cultural en el contexto educativo. Dicha aplicación podría permitir una complementariedad metodológica que ofrezca datos desde las perspectivas que generalmente no son tenidas en cuenta. Por las razones antes mencionadas, creo que la investigación etnográfica y el principio de relativismo cultural ofrecen una alta gama de oportunidades a los investigadores que utilizamos métodos cualitativos y mixtos de investigación. Espero poder hacer uso de las herramientas que estos métodos y principios me brindan para enriquecer mis futuros proyectos investigativos.

    Bibliografía

    1. Aguado Odina, T. & Del Olmo, M. (Eds.) (2009). Educación intercultural: Perspectivas y propuestas. ALFA (Comision Europea). pp.103-114.
    2. Ballesteros Velázquez, B. (Coord.) (2014). Taller de investigación cualitativa. Madrid: UNED. (e-book)
    3. Chimamanda Adichie. (2009). The Danger of a Single Story. Disponible en https://www.ted.com/talks/chimamanda_adichie_the_danger_of_a_single_story/transcript?language=en
    4. Clyde Kluckhohn Quotes. (n.d). Disponible en http://www.azquotes.com/quote/1215956
    5. Fixed y growth mindset de Dweck. (2011). Disponible en https://soniacasalblog.wordpress.com/2011/01/24/fixed-y-growth-mindset-de-dweck/

    Responder
  3. Liubava Sichko

    Still the world is wondrous large,—seven seas from marge to marge—
    And it holds a vast of various kinds of man;
    And the wildest dreams of Kew are the facts of Khatmandhu
    And the crimes of Clapham chaste in Martaban.

    Here’s my wisdom for your use, as I learned it when the moose
    And the reindeer roamed where Paris roars to-night:—
    «There are nine and sixty ways of constructing tribal lays,
    «And—every—single—one—of—them—is—right!»
    (Rudyard Kipling)

    Después de consultar diferentes fuentes de información incluyendo el artículo de Fernando Monge y valiosas contribuciones de mis compañer@s, me gustaría hacer una reflexión sobre el concepto de relativismo cultural.

    Definitivamente, el concepto del relativismo cultural es un concepto central en la antropología y una herramienta importante para llevar a cabo una etnografía. Como el objetivo principal de etnografía es buscar el sentido de comportamiento de las personas en una sociedad particular, el relativismo cultural nos tiene que ayudar ahí porque es imposible analizar y entender el comportamiento de la gente con los demás interpretándolo en el contexto de nuestros propios juicios. Como investigadores, tenemos que alejarnos del concepto de etnocentrismo y su elemento principal que una cultura es mejor que otra porque el etnocentrismo cumple con dos funciones principales en la sociedad: la primera es de unir las personas y dar la estabilidad a su propia cultura y la segunda es crear las incomprensiones y los conflictos interétnicos. Precisamente es la segunda que interviene en el proceso de la investigación etnográfica. El objetivo del relativismo cultural es ver la diversidad de cada cultura como un concepto único e irrepetible y a la hora de trabajar con la cultura diferente a nuestra propia, debemos dejar nuestro propio juicio para poder entender la conducta de las personas de acuerdo de otras perspectivas y parámetros. Teniendo en cuenta que la verdad es variable y no absoluta, las entrevistas dirigidas y la observación participante tienen que realizarse a la luz que el bien y el mal está determinado únicamente por el individuo o la sociedad y no por el investigador a cargo.
    Sin embargo, ahí viene la dificultad a utilización del relativismo cultural como principio etnográfico porque cada sociedad contiene las creencias morales/éticas que son contradictorias desde el punto de vista de uno. Por ejemplo, las prácticas sociales y culturales como infibulación vaginal, la ablación del clítoris, el uso de velo, la lapidación de los adúlteros, etc. Y como cada uno de nosotros somos enculturados en una cultura, la cuestión de dejar nuestro propio juicio al lado es una tarea muy difícil y requiere mucha practica y esfuerzo. Pero al poder hacer eso, el investigador tiene que observar objetivamente los patrones de comportamiento en la sociedad, recolectar la información necesaria y relacionarla para poder encontrar el origen de estas prácticas. Etnografía nos permite encontrar ese “principio” para poder buscar las soluciones porque, al fin y al cabo, en las palabras de Fernando Monge “un compromiso es de mejorar las condiciones de vida de los seres humanos”.

    Un saludo a todos,
    Liubava Sichko.

    Responder
  4. Aizpea

    Después de haber leído distintos apartados sobre el tema y gracias a las aportaciones de mis compañeros y compañeras, me gustaría comentar lo siguiente. Creo que el relativismo cultural es algo necesario a la hora de llevar a cabo una investigación cualitativa. Pienso que todas las culturas se deberían de analizar, entender, observar desde un punto de vista sin juicios de valor. En el momento en que metemos juicios de valor, estaremos sin duda contaminando la investigación, incluso la observación. Si nos ponemos las gafas de nuestra propia cultura y lo observamos todo desde este prisma, desde nuestras costumbres, tradiciones y nuestra forma de concebir el mundo no podremos observar y analizar más allá de nosotros mismos, siempre salpicaremos las demás realidades con la nuestra propia, lo que no resultará ser ni ética, ni fiable ni válida la investigación.

    Creo por otra parte, que nos es muy difícil desprendernos de estos prejuicios y que muchas veces no podemos entender de una forma sana y natural otras culturas, tradiciones, valores, principios… porque estamos muy empapados de los nuestros propios. No nos han enseñado a observar las demás culturas desde otros prismas, tenemos muy arraigada la idea de que lo nuestro es lo mejor, y las demás culturas las observamos desde nuestro altar, desde nuestro púlpito, pensando que somos de cierta forma superiores. Pero este es un pensamiento erróneo, es un pensamiento etnocentrista. No existe una única cultura, no se tienen que parecer todas a una única ejemplar. El hecho de que no nos hayan dejado pensar por nosotros mismo, o no nos hayan dejado ver por nosotros mismos es una forma de control, una forma de mantener el control de cierta forma. Si queremos ver más allá tenemos que ser críticos con lo nuestro propio e intentar ver más allá de nosotros mismos sin juzgar lo que tenemos a nuestro alrededor.

    El relativismo cultural ayuda a desmarcarse de los prejuicios que hemos ido creando a través de “mentiras” impuestas por aquellos que quieren tener el control a toda costa, pisando las demás culturas. No obstante, creo que por mucho que intentemos ver las demás culturas libres de prejuicios o contagiados por la nuestra propia es muy difícil hacerlo, siempre vamos a tener un toque subjetivo del que creo que no podremos desprendernos. No creo que esto sea malo siempre y cuando lo hagamos desde un prisma ético, pensando y siendo críticos. Cuando realmente estemos libres de lo mencionado, es entonces cuando creo que la investigación será válida, será rica en conocimientos.

    Responder
  5. Alejandro Gallego Panero

    Hola después de haber leído el capítulo 2 referente a la investigación etnográfica y después de ver algunos comentarios publicados en este foro acordes con esta temática me gustaría dar mi opinión sobre la utilización del relativismo cultural como principio etnográfico.

    Bajo mi punto de vista todo investigador tiene una forma de ver los diferentes sucesos es decir su propio punto de vista, cuando realiza una investigación este tiene como base su experiencia previa y estudios acerca de esa temática. Por lo tanto veo una cierta dificultad en la idea que propone el relativismo cultural de suspender nuestro propio juicio a la hora de entender el comportamiento de los demás, para tratar de comprenderlo, en la medida de lo posible, desde su propia perspectiva.

    En mi opinión el relativismo cultural es la aceptación de la diversidad humana, es decir plantear la investigación desde la perspectiva de la persona o personas objeto de estudio, utilizar la llamada empatía para ver las cosas desde su punto de vista, este enfoque nos dará una investigación objetiva. Sin embargo ya que la etnografía tiene como objetivo buscar el sentido del comportamiento de la gente en relación con los demás veo ciertas dificultades por parte de la investigación cualitativa a la hora de aplicar este relativismo cultural, ya que para entender las relaciones sociales de varias personas todo investigador es propenso a aplicar una cierta dosis de subjetividad y juicio propio para alcanzar una serie de conclusiones con las que realmente nos sintamos identificados, ya que cuando trabajamos con distintos puntos de vista el responsable de encontrar la relación de todos ellos es el investigador.

    No obstante si queremos conseguir una investigación cualitativa en la que queden a un lado aspectos económicos, políticos, sociales o culturales que giran en torno a nosotros mismos y plantear la investigación desde las propias vivencias del individuo respetando y valorando su situación, el relativismo cultural será fundamental en nuestra investigación etnográfica.

    Responder
  6. Josefa Cano Jiménez

    Estimados compañeros,
    Del artículo de la revista Educación Intercultural perspectivas y propuestas me quedo con la cita de Munévar (1998) para aclarar parte del término “Relativismo”
    Normalmente la oposición al relativismo se basa en un error lógico muy serio: que al negar la existencia de una verdad absoluta y universal el relativista se compromete a aceptar la noción de que todos los puntos de vista son igualmente válidos. Este error de lógica ha sido aceptado por la gran mayoría de filósofos desde que Platón lo cometió. Pero error es: la negación de la existencia de la verdad absoluta no implica que todos los puntos de vista son igualmente válidos. Sólo implica que varios puntos de vista pueden ser igualmente válidos.
    La razón de esta elección es porque a mí misma me cuesta entender la aplicación del relativismo en investigación cualitativa y su validez para investigaciones fiables.
    Pues bien, después de la lectura de los textos considero el relativismo es necesario en investigación cualitativa porque implica considerar diferentes puntos de vista sobre una investigación, porque los etilos de vida de una determinada se pueden describir de forma objetiva mediante el relativismo cultural.
    Sin pasar a describir los diferentes tipos de relativismo como ha realizado mi compañera Laura Benzal, apuesto porque dentro del relativismo cultural se describen hechos relacionados con el individuo, con su forma de vivir y mientras que estos hechos se miren de forma objetiva dentro del contexto en el que se están produciendo la investigación dispondrá de mayor fiabilidad, sin la necesidad de considerar ideas que juzguen previamente un hecho.
    Un saludo para tod@s,
    Josefa Cano Jiménez

    Responder
  7. Ignacio

    Ante de nada decir que soy consciente de que este hilo del foro es parte del curso anterior. No obstante me ha resultado tan interesante el debate que quería aportar un breve comentario. En primer lugar creo que para comprender el relativismo cultural nos tenemos que situar en una Antropología que se desarrolla durante el colonialismo europeo: Etnocentrismo. Nace como una reacción ante una percepción que considero racista.
    Es injusto pedir al investigador (etnógrafo) que deje sus valores en la puerta; el subjetivismo es imposible de extirpar, es inherente al ser humano. Me parece más correcto que el investigador sea consciente de como sus valores culturales afectan a su percepción sobre un fenómeno concreto. Además es importante una actitud abierta frente a otras culturas, exenta de juicios que permita el esfuerzo por comprender.
    El arte del etnógrafo será por tanto ser capaz de contextualizar las acciones individuales dentro de una cultura dada, sin juicios o comparaciones. Dando importancia a las razones que las personas tienen para hacer algo que esta fuera de nuestra lógica occidental.
    Recomiendo dos libros que me ayudaron a comprender mejor este tema: Los papalagi y el antropólogo inocente.

    Responder
  8. María Tomás

    Hola: la cultura no es mas que adaptación al entorno y en base a este concepto se pueden observar variaciones culturales continuas (no discretas)a lo largo del tiempo histórico de las civilizaciones y en estos tiempos a lo ancho del mundo. Ocurre lo mismo que con los pinzones de Darwin, pero a una escala en la que son millones de variables (causas) las que conforman las manifestaciones culturales de un determinado grupo humano en un momento dado. ¿Como puede ser que desde otra cultura pueda llegarse al fondo de dichas manifestaciones? Estamos diseñados para pensar, sentir y adaptarnos de una determinada manera y con ese diseño que nos configura pretendemos aproximarnos a las razones de los demás.De los tres tipos de relativismo cultural que propone Monge el normativo moral es el que presumiblemente crearía mas conflictos al observador externo. Comprender con esa herramienta que nuestra cultura llama lógica puede que sea lo menos complicado pero parece que gran parte de los apercibimientos del entorno no pasan por la lógica y por lo tanto no pueden codificarse ni entenderse. El ser humano no puede escapar a su conformación, la etnografía y los etnógrafos tendrán, por lo tanto que conformarse con aproximaciones parciales al caso de investigación. Quizá futuros modelos matemáticos sociales, conformados con sistemas de variables cada vez mas complejas, puedan dar una respuesta mas adecuada que la de cualquier mente humana.

    Responder
  9. LARA ORCOS PALMA

    Desde mi punto de vista, la investigación cualitativa responde a una serie de preguntas en base al objeto de estudio. En este sentido se trataría de preguntas como ¿qué se pretende estudiar?, ¿cómo se va a estudiar?, ¿dónde?, ¿quién lo lleva a cabo?, ¿por qué?, etc. Pretende comprender los mecanismos que dan lugar a sucesos otorgando explicaciones que sean fiables y válidas y así poder justificarlos.
    De esta manera es la propia situación la que guía a la investigación cualitativa en su proceder haciendo que sea un proceso abierto, específico de cada caso en cuestión. Las necesidades de cada situación hacen que se deba orientar por un camino o por otro.
    En cuanto a la generalización de los resultados, supongo que la pregunta pretende hacer una comparativa con la investigación cuantitativa en relación a la inferencia que se hace una población a partir de una muestra. Tal extrapolación, a nivel cuantitativo tiene sentido y de hecho es la manera por la cual se procede, ya que se toma como referencia la idea de un muestreo aleatorio, por lo tanto representativo de la población, una inferencia daría los mismo resultados pero a gran escala, aunque lógicamente sería preciso hacer alguna prueba de hipótesis.
    En el caso de la investigación cualitativa la generalización no es del todo posible, o al menos recomendada ya que se basa en el estudio de situaciones especificas, particulares y dinámicas por lo que la generalización podría llevar a resultados inválidos.

    Responder
  10. Lorena Lara Ragel

    Disculpad, este comentario salió en el otro post. Lo pongo en su lugar correcto. Gracias.

    «Buenas noches,

    Estoy de acuerdo en que se debe utilizar el relativismo cultural cuando investigamos, para así evitar el sesgo y dejar que ésta sea objetiva. No obstante, evitar no implicarse en una investigación cualitativa debe ser difícil, sobre todo, en temas como los Derechos Humanos. Es por ello, que la ética es fundamental y que hay que comprender el por qué de las actuaciones dentro del contexto de las culturas, aportando empatía, por muy difícil que nos resulte comprender ciertos comportamientos.

    Con respecto a las dificultades de usar el relativismo como principio etnográfico considero lo que he comentado anteriormente, el evitar no implicarse, ya que dejar atrás nuestras arraigadas costumbres culturales, valores y prejuicios debe ser complicado. Por ejemplo, no pronunciarse ante cuestiones culturales como las que se comentan en el artículo (la ablación femenina) bajo mi punto de vista deber ser difícil.

    El artículo me ha parecido muy interesante y no me había planteado antes el “ponerme en el lugar de otro” independientemente de mis juicios y valores, ya que normalmente he usado metodología cuantitativa.
    Un saludo, Lorena Lara».

    Responder
    1. Inés María Donoso Romero

      Tras la lectura del documento de Monge, y analizar las reflexiones de mis companeros así como el contenido del libro, tengo que decir que dentro de toda investigación cualitativa debe existir el relativismo cultural, aunque a veces sea difícil dejar nuestro juicio y críticas a la hora de investigar, creo qu debemos hacer un esfuerzo y aplicarlo, debemos ser optimistas y ponernos en el lugar de otra persona, debemos enriquecernos de otras culturas, ser objetivos, salir de nuestro mundo subjetivo, y no aceptar nuestros valores, costumbres, experiencias, ….. como los mejores y los únicos existenciales.
      Como bien dice Lorena Lara con respecto al uso de relativismo como principio etnográfico, debemos dejar arraigados nuestros valores, costumbres, experiencias, …… debemos dejar la crítica y el juicio aunque sean situaciones difíciles pero sería aconsejable no meterse en cuestiones culturales como bien dice el texto, (uso de velos, …..) hay que respetar y valorar la importancia que resulta para ellos ese uso.
      Por tanto, concluyo diciendo que el relativismo cultural no sólo nos ayuda en el trabajo de campo, sino que nos permite comprender las razones del otro y, a la vez, desenmascarar nuestros prejuicios y estereotipos. Aproximarse a la vida de los otros desde una perspectiva relativista cultural, nos ayuda a comprender sus creencias y prácticas bajo la luz de sus culturas y de este modo, habría una vía de comunicación con ellos, así como una comparación con las demás culturas, incluida la nuestra.
      Esta reflexión me ayuda a comprender la importancia que tiene el uso del relativismo cultural a la hora de realizar una investigación cualitativa, lo cual lo tendré presente en cualquier investigación que lleve a cabo siempre dejando mis juicios y críticas y siendo objetiva.

      Un saludo, Inés

      Responder
  11. Sérvulo Muñoz Muñoz

    Buenas noches a tod@s.
    Tras leer el artículo de Monge recomendado por la Profesora Belén y leeros aquí y en el foro de Investigación Cualitativa he llegado a las siguientes conclusiones:
    El relativismo debe imperar en las investigaciones cualitativas sociales y también educativas. ¿Por qué? Pues porque encarna excelentes cualidades como:
    1. Acceso a una visión más holística del ser humano y sus formas de vida y de comportarse.
    2. Respeto a las diferencias siempre, evitando prejuicios precipitados.
    3. Empatía hacia personas o grupos diferentes a nosotros (sexo, edad, nacionalidad, cultura, religión, feos, guapos…)
    4. Respeto hacia nuestros iguales. Que cosas digo verdad… si ni entre nosostros nos respetamos, como vamos a respetar a los que llegan de fuera.

    Comentadas las virtudes del relativismo cultural, también me ha quedado claro que como investigadores no debemos establecer juicios personales en nuestra investigación, que de esta manera puedan desvirtuarla.

    Como escribe Monge, el relativismo cultural recibe ataques en muchos casos voraces porque de alguna manera es incómodo y crítico con el poder establecido.
    Por cierto para quien haya empezado a leer el libro «Metáforas que nos piensan» que recomendó la Profesora Belén, existen multitud de ejemplos que nos dirigen a otra realidad que ni se nos había ocurrido. Por adelantar algo, el poder de Occidente es tan grande, que por eso Europa está justo en medio del mapamundi y de paso los que elaboran los mapas oficiales empequeñecen el territorio de la antigua India (India y Pakistán) cuando este país podría ser un continente ya que posee una superpficie similar a la europea y una diversidad cultural y lingüística parecidas.

    Apostar por esta corriente de pensamiento es subirse al carro de la sensibilidad, de la justicia y de la rebeldía. no aceptar las cosas porque sí, no pensar como el resto porque sí… Supone al menos, detenerse y buscar por qué actuamos así, no solo en educación sino también en la vida…
    El relativismo lucha contra esos medios de comunicación que con la excusa de anunciar una noticia de aumento de inseguridad en las calles, enfocan con una cámara a dos amigos marroquís que van dando un paseo, contra esa publicidad que pretende que todos seamos un rebaño consumista, contra esos videojuegos violentos, contra ese curriculum educativo obsoleto con miles de horas de matemáticas y lengua y con cero horas de teatro, danza, cine, ecología, tic….
    Contestando a la pregunta de la profesora Belén, respecto a las dificultades de utilizar el relativismo como principio etnográfico, solamente añadir que hay que establecer un equilibrio en la diversidad multicultural, es decir, ni todos somos iguales (nuestra cultura nos ha ido modelando) ni las diferencias nos deben enfrentar hasta el punto de desconsiderar a otra persona o grupo diferente. Es lo que Leví strauss definió como Óptima diversidad.
    Saludos y felices fiestas a tod@s.

    Responder
  12. David Álvarez Murias

    Tras la lectura del artículo de Fernando Monge, propuesto por la profesora, y los comentarios de mis compañeros me dispongo a expresar mis ideas en este comentario.

    Empezaré por unas breves descripciones de lo que significa, tanto la etnografía, como el relativismo cultural:

    ETNOGRAFÍA: del griego ethnos (pueblo) y graphe (descripción). “Descripción de un modo de vida, de una raza o grupo de individuos” (Woods, 2007, citado por Albert Gómez, 2006, p.202).

    ETNOGRAFÍA EDUCATIVA: “Etnografía aplicada al estudio de las realidades sociales educativas (centro escolar, aula…)”.

    RELATIVISMO CULTURAL: Establece que las costumbres, valores y prácticas culturales son relativos a la cultura de la que forman parte. Se niega la existencia de un patrón común de referencia para juzgar la corrección o incorrección de valores y costumbres. Además, se concluye que no es posible la comparación entre culturas ni la consideración de unas como superiores a otras.

    Desde mi entendimiento, podemos observar como las características de la etnografía hacen que el relativismo cultural sea una pieza importante en este tipo de investigaciones.

    – Condición naturalista: estudio de sujetos en entornos naturales.
    – Vía inductiva: basado en evidencias para generar concepciones y teorías.
    – Carácter fenomenológico: significados estudiados desde el punto de vista de los agentes sociales.
    – Contextualización: observaciones situadas en una perspectiva global y en contextos culturales específicos.
    – Libre de juicios de valor: no emitirlos sobre las observaciones.
    – Carácter reflexivo: Favorece la reflexión del investigador y del investigado sobre emociones, creencias y conductas para conocer el significado que le asignan.
    – Descripción o reconstrucción analítica de carácter interpretativo de la cultura, formas de vida y estructura social de un grupo.
    – Análisis de datos: interpretación de los significados y funciones de las conductas humanas expresado a través de descripciones verbales.
    – Holístico: descripción global y contextualizada de los fenómenos.

    Desde el relativismo cultural se señala que no podemos evaluar un aspecto concreto de una cultura sin tener en cuenta el contexto total de esa cultura y la relación que dicho aspecto guarda con los demás. Como señala Jiménez Núñez (1979), el relativismo cultural nos dice que no debemos juzgar otras culturas desde los postulados o principios de nuestra propia cultura. De modo que si bien es natural la comparación, comparar no puede ser enjuiciar y menos condenar. Por otro lado, cabe mencionar, que una cultura no puede ser entendida totalmente desde fuera de ella. De modo que podemos afirmar que un análisis etic carece totalmente de sentido.

    Una vez concretados estos puntos, las dudas me asaltan. Todas ellas están centradas en el que para mí es el punto fuerte y discordante del relativismo cultural. ¿Qué ocurre cuando la gente practica la esclavitud, la tortura o el genocidio? ¿Cuál es el verdadero significado de relativismo cultural? ¿No deben de ser juzgadas las acciones de cada sociedad, o las nuestras propias?

    Pretendo finalizar mi comentario señalando que La comprensión del otro y el respeto a la diferencia no pasan necesariamente por compartir todos los hábitos, modos de pensar y vivir, de las personas de otro grupo (algo, por otra parte, prácticamente imposible debido a nuestro propio proceso de enculturación).

    Responder
  13. ALBA ANGULO

    La lectura tanto de las aportaciones de mis compañer@s como la del artículo de Fernando Monge ha enriquecido la opinión inicial que sostenía respecto a esta cuestión. Considero su perspectiva muy clarificadora para el debate que se ha originado, ya que además de aportar sus propias ideas, expone diversos ejemplos de acontecimientos y circunstancias que han sucedido a lo largo de la historia, involucrando diferentes sociedades y culturas, en los que se pone de manifiesto la importancia del relativismo cultural como herramienta clave en el estudio etnográfico. Toda investigación que se precie debe tener como punto de referencia el relativismo cultural; asimismo todo buen investigador o profesional debe estudiar y exponer una determinada realidad, siempre teniendo en cuenta que entenderla, no significa el estar de acuerdo o rechazar unas determinadas costumbres o formas de vida inherentes a esa cultura.
    Sí que es muy complicado el dejar a un lado nuestras propias creencias y valores, en otras palabras contener cierto grado de subjetividad. Debemos intentar alejarnos o desechar los prejuicios o estereotipos que tenemos. Como afirman otros compañer@s es muy difícil el no dejarnos influenciar por el ambiente sociocultural en el que vivimos. Es necesario partir desde un criterio objetivo, sin embargo es difícil mantener esta objetividad a lo largo de todo el proceso de investigación. Nunca hay que perder de vista la finalidad de la investigación etnográfica: estudiar una realidad y dejar constancia de ella.
    Cuando estudiamos otras costumbres arraigadas en una cultura diferente a la nuestra, debemos mantener un criterio de objetividad, respetarlas y aceptarlas para después, poder estudiarlas y así comprenderlas. Realizar una investigación adoptando este enfoque nos ayuda a poder entender y por tanto aproximarnos a otras formas de vida, culturas, así como a intercambiar diferentes puntos de vista, valores y por tanto poder mejorar la convivencia y asentar las bases de una sociedad democrática.
    Como docente de primaria, considero importante que desde el aula se transmita e inculquen a los alumnos la relevancia del “relativismo cultural”. De alguna manera, en todos los centros debería existir un programa específico para tratar las diferencias entre unas culturas y otras, partiendo por programas enfocados al desarrollo de la empatía, educación emocional, llegando a aprovechar la ventaja de que en un mismo centro, o incluso en una misma aula existe una diversidad de alumnos, los cuales pueden tener culturas o formas de ver el mundo diferentes. En este caso, los alumnos serían los protagonistas, los que explicaran, adaptado a su nivel, sus vivencias y experiencias dentro de su cultura, estableciendo espacios para comprender otras realidades, utilizando como herramienta el relativismo cultural.
    Un saludo.

    Responder
  14. Gema García Bernal

    El relativismo cultural como herramienta utilizada en etnografía, supone para mí una forma real de interpretación e inmersión en la cultura a investigar.

    En primer lugar accedemos a esta nueva cultura olvidando por completo lo que nuestros cánones culturales han ido creando a lo largo de generaciones como “lo normal” y nos adentramos en un nuevo patrón, que iremos construyendo de cero, analizando sus entresijos desde sus propios porqués.

    Es muy importante señalar, o así es como yo lo he entendido, que estas investigaciones, en ningún momento juzgan ni valoran comportamientos, y no hablo desde nuestra cultura, ya que desde un principio la dejamos de lado, sino ya en esa nueva cultura en la que nos encontramos sumidos. Por lo tanto no hay opción al contrariamiento entre lo que nosotros como personas pertenecientes a una cultura específica juzgamos como “bueno o malo” y la valoración en positivo o negativo de actitudes de la nueva cultura, ya que no existirán tales valoraciones. Sólo descripción, análisis y argumentación.

    En consecuencia, considero que esas críticas extremistas que existen hacia el relativismo cultural como herramienta etnográfica no son más que incomprensión hacia lo que la investigación en sí supone, ya que en ningún caso hablamos de posicionarnos a favor de prácticas que van en contra de los Derechos Humanos ni de la relativización de nuestros valores morales.

    Un cordial saludo,

    Gema García Bernal.

    Responder
  15. Juana María Rodríguez Navarro

    Buenas noches!
    Al igual que muchos de mis compañeros/ as coincido en que el relativismo cultural es tan complicado como necesario a la hora de realizar una investigación de tipo etnográfico.
    En el texto queda clara la dificultad de su definición ya que a lo largo de la historia no ha existido un consenso en cuanto al concepto.
    Como señala Monge en su artículo no se debe confundir el relativismo cultural con el “todo vale”. El relativismo cultural conlleva no pensar que nuestro pensamiento y forma de ver la vida es la única y la mejor, sino que se deben estudiar las acciones dependiendo del contexto y las costumbres de cada sociedad, ello implica desprendernos de estereotipos y prejuicios. Leyendo el tema me ha venido a la mente el concepto de “profecía autocumplida”, es decir, que nuestros pensamientos pueden influir en los resultados de una investigación.
    Para terminar, considero básico resaltar, al igual que hace el autor del texto, que el relativismo cultural no vulnera los derechos humanos, así aunque no todos debemos ser juzgados de la misma manera sino teniendo en cuenta nuestro contexto, considero que hay líneas que nunca se deben rebasar.
    Un saludo.
    Juana María Rodríguez.

    Responder
  16. Mª Elena Jorge Mato

    El relativismo cultural analiza la diversidad de ideas y valores entre las distintas sociedades, sosteniendo que no se puede juzgar un elemento cultural desde otra sociedad. Es la aceptación y el respecto a las diferencias culturales. De esta forma, se mantiene que todas las culturas son iguales, cada una tiene su propio valor y ninguna es superior a otra. Mientras, la etnografía estudia y describe las costumbres y tradiciones de una cultura.
    Las posibilidades de utilizar el relativismo cultural como principio etnográfico son prácticamente nulas; debido a que prescindir de la objetividad para analizar una cultura o sociedad es incompatible con este término, ya que los miembros de un determinado ámbito cultural deberían cuestionarse sus propias culturas o creencias, algo totalmente incompatible al principio etnográfico, quien antepone su modo de vida a un juicio imparcial de la idea propuesta.

    Responder
  17. ALBERTO MORALES CAMARGO

    Para expresar mi opinión sobre el relativismo cultural voy a emplear una metáfora que atañe especialmente a la Educación en general, y a la escuela en particular.
    Por un lado, la Educación como cualquier ámbito de nuestra sociedad se inserta dentro de una corriente creciente que trae como consecuencia cambios frenéticos en las ideologías y una homogeneización y universalización de las culturas, como es la globalización. Por ello, cualquier disciplina educativa tiene grandes tintes globales y universales.
    Por otro, tenemos una reacción de la escuela, en particular, a este fenómeno global, como es la “glocalización”, es decir, la reivindicación de las culturas locales de cada lugar y de las particularidades de las mismas, como respuesta a lo expuesto anteriormente, para tener en cuenta en todo lo relacionado con la educación en dicha cultura local, que es especial, particular y propia de cada lugar, sin tener que practicar una educación universal con valores globales.
    Por ello, la importancia que tiene el relativismo en cualquier campo, y en especial, en la Educación es clave para el desarrollo y mejora de la misma. No se tiene por qué plantear en todos los ámbitos los mismos valores por el hecho de ser generales y universales, sin tener en cuenta las particularidades de los mismos.

    Responder
  18. Félix Balois Juárez Hernández

    Hola a todos,as:
    El tema de Relativismo Cultural (RC) me ha parecido muy interesante y es pilar fundamental para todo aquel que desee hacer investigación cualitativa en el campo de la educación. Me parece aceptable la definición de Wikipedia del término RC, donde «implica suspender el juicio previo que tenemos sobre la situación que investigamos. Sólo así podremos avanzar en comprender las causas y mecanismos por lo cual los hechos se producen y legitiman en un grupo social determinado». Con el RC se trata de comprender la actuación del «otro» en su propio contexto, de la construcción significativa que ha realizado en su propia cultura. Creo que nuestro papel como investigadores del mundo educativo es ver y entender el mundo a través de la mirada de los otros, aunque algunos elementos de su cultura no estén bien desde nosotros, pero son los sujetos dentro de su propio contexto cultural quienes deben pararse en el camino, hacer un acto de reflexión de sus supuestos, creencias y tradiciones, para identificar que está bien, que no funciona y que deben hacer al respecto. Pero escribir esto es fácil, llevar a cabo el proceso es lo más difícil dentro de la historia evolutiva del pensamiento, respecto a los cambios sociales. Muchas veces cuando uno le pregunta a las personas porque hacen determinadas prácticas contestan que, «no sé, siempre ha sido así, es una enseñanza de nuestros padres y abuelos».
    Traigo a colación la Novela «Juan Pérez Jolote, biografía de un tsotsil», del distinguido antropólogo mexicano Ricardo Pozas Arciniega, donde describe con detalles la práctica de la pedida de mujer entre los Mayas-Tsotsiles de la Provincia de Chiapas, en México (práctica que se sigue realizando aún este tiempo, aunque a menor escala). Cuenta la historia que los padres de Juan llegan a pedir a la Dominga, una chica a quien Juan solo la ha visto en la calle pero con quien no han establecido una relación amorosa. En la visita, la chica acepta la decisión de sus padres de recibir a Juan como marido porque su padre ya aceptó el pox (bebida alcohólica) que los visitantes han llevado. En otra visita que hacen los viejos con Juan, llevan consigo «los gastos», o sea lo que va a costar la muchacha: $1.5 pesos de plátanos; $1.oo peso de naranja; dos atados de panela (piloncillo); $6.00 de pan; $4.oo pesos de pan y $8.00 de un garrafón (galón) de pox. En esta narrativa que se trata de una novela y no de un trabajo de investigación etnográfica, lo que el autor hace es solamente describir el hecho sin agregar una opinión personal si está bien o no la compra de una adolescente para mujer. Creo que de esto se trata a partir del uso del RC, a «la objetividad científica en las descripciones de otros pueblos y/o culturas» (MONGE). Aunque visto desde la cultura occidental no sea lo más apropiado en las prácticas para establecer relaciones entre parejas.
    Así como este ejemplo hay muchos más, cuyo estudio nos «permiten comprender las razones del otro y, de paso, desenmascar nuestros prejuicios y estereotipos, nos ayudan a comprender sus creencias y prácticas bajo la luz de sus culturas» (MONGE).Creo que existen campos para lo cual opera el relativismo y otros donde tenemos que mirar la realidad de manera objetiva. Son dos conceptos que son importantes, que tiene su propia esfera de aplicación y por lo tanto no están encontrados.
    El ejemplo que cito podría pensarse como una violación de los derechos de las personas por decidir de manera personal y no «compradas» con quien hacer su vida marital. Pero este proceso de cambio tiene que pensarse desde los propios sujetos que lo viven, y de manera conjunta proponer cambios.
    Gracias.

    Responder
  19. Cristina Baz Sanz

    El relativismo, en general, nos puede producir cierta angustia. Estamos acostumbrados a movernos dentro de unos límites marcados, dentro de ellos nos encontramos seguros, cómodos y nos movemos con facilidad y soltura. ¿Qué ocurre cuando esas líneas se difuminan? ¿Qué sucede cuando nos enfrentamos a cuestiones, ideas, pensamientos que no encajan con los nuestros? ¿No son válidos? ¿Tenemos que rechazarlos o juzgarlos?

    Estas cuestiones surgen en cuanto oímos la palabra relativismo. Tras la lectura del capítulo “Introducción a la investigación etnográfica”, el capítulo de Monge y el vídeo sobre Investigación Etnográfica, surgen dudas, aunque algo está claro, el relativismo cultural es una herramienta de trabajo útil y necesaria a la hora de realizar un trabajo etnográfico.

    También hay que tener en cuenta que si preguntáramos a distintos antropólogos sobre relativismo cultural, encontraríamos diversas opiniones. Personalmente, me parece una cuestión difícil de abordar e incluso de poner en práctica. Todo individuo tiene unas opiniones diferentes sobre distintos temas, incluso hablaríamos de prejuicios.

    En el momento de realizar una entrevista o verse implicado en una observación participante, se podría producir una situación de choque entre lo que uno piensa y lo que está escuchando, analizando o incorporando a su propio conocimiento. En este momento de choque, el investigador se sentiría atrapado en una crisis y la superación de esta, conduciría a una reconstrucción de las propias ideas o conocimientos, culturales o de cualquier otro tipo…

    Es importante el relativismo cultural, entendido como la herramienta utilizada para tratar de entender lo que hace y dice la gente dentro de su contexto y sus reglas morales. Tratar de no juzgar con nuestros códigos, sino de ponernos en su piel y ver a través de sus ojos.

    Es interesante lo que indica Morge “gracias al relativismo cultural podíamos aproximarnos a aquellos a los que estudiábamos, a otras formas de vida y culturas, de un modo más abierto, comprensivo y honesto”. Para realizar esto en profundidad y de una manera adecuada se requiere de un trato empático con la persona entrevistada u observada.

    La empatía es fundamental para comprender a la otra persona, para no juzgarla. Es necesario conseguir salir de la propia visión para introducirse en la de la otra persona, con el objetivo de encontrar el sentido de su comportamiento y actuación.

    El relativismo cultural no debe confundirse con el relativismo moral ya que no todo vale, no todo está bien. Obviamente hay ciertas barreras, dentro de la moralidad de cada uno, para establecer lo que es bueno y malo, lo correcto y lo incorrecto. Por lo tanto, utilizar el relativismo cultural como herramienta, no supone desprenderse de esas ideas, sino tratar de no juzgar al otro para conseguir entenderlo.

    Para finalizar, considero que se necesita experiencia para poder dominar esta herramienta, es necesario aprender a no juzgar, a no intervenir para imponer, a no adoctrinar, a conseguir trasmitir la información sin filtros, y para lograr ese dominio se necesita práctica, aprender de los errores que se cometen, ser autocríticos y realizar autoevaluaciones continuas de las prácticas llevadas a cabo.

    Responder
  20. Félix Balois Juárez Hernández

    Hola a todos,as:

    El tema de Relativismo Cultural (RC) me ha parecido muy interesante y es pilar fundamental para todo aquel que desee hacer investigación cualitativa en el campo de la educación. Me parece aceptable la definición de Wikipedia del término RC, donde «implica suspender el juicio previo que tenemos sobre la situación que investigamos. Sólo así podremos avanzar en comprender las causas y mecanismos por lo cual los hechos se producen y legitiman en un grupo social determinado». Con el RC se trata de comprender la actuación del «otro» en su propio contexto, de la construcción significativa que ha realizado en su propia cultura. Creo que nuestro papel como investigadores del mundo educativo es ver y entender el mundo a través de la mirada de los otros, aunque algunos elementos de su cultura no estén bien desde nosotros, pero son los sujetos dentro de su propio contexto cultural quienes deben pararse en el camino, hacer un acto de reflexión de sus supuestos, creencias y tradiciones, para identificar que está bien, que no funciona y que deben hacer al respecto. Pero escribir esto es fácil, llevar a cabo el proceso es lo más difícil dentro de la historia evolutiva del pensamiento, respecto a los cambios sociales. Muchas veces cuando uno le pregunta a las personas porque hacen determinadas prácticas contestan que, «no sé, siempre ha sido así, es una enseñanza de nuestros padres y abuelos».
    Traigo a colación la Novela «Juan Pérez Jolote, biografía de un tsotsil», del distinguido antropólogo mexicano Ricardo Pozas Arciniega, donde describe con detalles la práctica de la pedida de mujer entre los Mayas-Tsotsiles de la Provincia de Chiapas, en México (práctica que se sigue realizando aún este tiempo, aunque a menor escala). Cuenta la historia que los padres de Juan llegan a pedir a la Dominga, una chica a quien Juan solo la ha visto en la calle pero con quien no han establecido una relación amorosa. En la visita, la chica acepta la decisión de sus padres de recibir a Juan como marido porque su padre ya aceptó el pox (bebida alcohólica) que los visitantes han llevado. En otra visita que hacen los viejos con Juan, llevan consigo «los gastos», o sea lo que va a costar la muchacha: $1.5 pesos de plátanos; $1.oo peso de naranja; dos atados de panela (piloncillo); $6.00 de pan; $4.oo pesos de pan y $8.00 de un garrafón (galón) de pox. En esta narrativa que se trata de una novela y no de un trabajo de investigación etnográfica, lo que el autor hace es solamente describir el hecho sin agregar una opinión personal si está bien o no la compra de una adolescente para mujer. Creo que de esto se trata a partir del uso del RC, a «la objetividad científica en las descripciones de otros pueblos y/o culturas» (MONGE). Aunque visto desde la cultura occidental no sea lo más apropiado en las prácticas para establecer relaciones entre parejas.
    Así como este ejemplo hay muchos más, cuyo estudio nos «permiten comprender las razones del otro y, de paso, desenmascar nuestros prejuicios y estereotipos, nos ayudan a comprender sus creencias y prácticas bajo la luz de sus culturas» (MONGE).Creo que existen campos para lo cual opera el relativismo y otros donde tenemos que mirar la realidad de manera objetiva. Son dos conceptos que son importantes, que tiene su propia esfera de aplicación y por lo tanto no están encontrados.
    El ejemplo que cito podría pensarse como una violación de los derechos de las personas por decidir de manera personal y no «compradas» con quien hacer su vida marital. Pero este proceso de cambio tiene que pensarse desde los propios sujetos que lo viven, y de manera conjunta proponer cambios.

    Gracias.

    Responder
  21. Felicidad

    ¡Hola a todos y todas!
    Gracias compañeros y compañeras por vuestras aportaciones, me hacéis reflexionar muchísimo, logrando que me interese por cualquier tema, gracias por ello.
    A continuación recojo algunos datos que han aportado mis compañeros y compañeras sobre las posibilidades y dificultades en la utilización del relativismo cultural como principio etnográfico:
    Posibilidades:
    o Elemento clave en la realización de una etnografía.
    o Analizar para comprender (sin juzgar).
    o Se consigue con entrenamiento.
    o Se consigue con esfuerzo.
    o Se consigue con aprendizaje.
    o Encontramos valores universales.
    o Descubrimos lo universal.
    o Es como un método.
    Dificultades:
    o Prejuicios propios.
    o Nuestro sistema de valores (los pone en duda).
    o Estereotipos.
    o Requiere de entrenamiento.
    o Requiere de esfuerzo.
    o Requiere de aprendizaje.
    o Desligarnos de lo que somos.
    o Llegar a comprender otras culturas.
    o Tendencia a querer compararnos con otros.
    Para llegar a entender lo que es el relativismo cultural es recomendable realizar una etnografía, ya que es más fácil de entender si se pone en práctica.
    En un trabajo de la universidad, de la asignatura de «Antropología Social», realicé una etnografía sobre un cementerio, y descubrí detalles y personajes que conformaban el lugar, en los que nunca me había fijado. Como experiencia fue enriquecedora y sorprendente, hizo que me pusiera en el lugar de otros, planteándome cuestiones que nunca antes hubiera pensado, logré agudizar mi mirada de tal modo que la primera en sorprenderme, de lo logrado, fui yo misma.
    Bajo mi punto de vista, es esencial la utilización del relativismo cultural como principio etnográfico, ya que cuando logramos salir de nuestra coraza (llena de estereotipos y prejuicios) podemos ver el mundo con ojos nuevos, como si fuéramos niños o niñas de nuevo, fijándonos en algo o alguien que antes, ni siquiera hubiéramos visto.
    Un saludo. Felicidad.

    Responder
  22. Laura Villaescusa

    Buenas tardes a tod@s.
    El relativismo cultural, desde mi punto de vista, es uno de los elementos clave a la hora de llevar a cabo una etnografía.
    A través de una etnografía se pretende llegar a comprender, a conocer el comportamiento humano en relación con los demás. Para cumplir con esta finalidad debemos buscar como investigador@s un equilibrio entre mantener quienes somos e impregnar la investigación de nuestros prejuicio, sistema de valores… ahí es donde entra en juego el relativismo cultural, sin perder nuestra «esencia personal» no juzgar los hechos ni las personas, sólo analizarlos para intentar comprenderlos.
    La dificultad es inmensa, porque la linea que permite mantener el equilibrio del que antes hablaba es muy delgada y fácil de traspasar; considero que requiere de mucho entrenamiento, esfuerzo y aprendizaje para llegar a acercarse.

    Sin más, un saludo!

    Laura Villaescusa

    Responder
  23. Raquel R.Jara

    Mi posición respecto al relativismo cultural es que es un buen principio, principalmente porque se basa en:
    – el Respeto de todas las culturas y civilizaciones; esta es la característica que aprendí del Relativismo cultural cuando estudié antropología, como asignatura dentro del antiguo plan de estudios de Psicología; tuve un profesor antropólogo buenísimo, que nos hizo reflexionar en el relativismo, no sólo en cuanto espacio geográfico, sino también respecto al tiempo: ¿seguimos haciendo las cosas exactamente igual que nuestros padres, abuelos,…? Nos comentó una anécdota sobre lo que ocurría en una familia cuando “la abuela” cambió de repente una de sus costumbres, porque “las condiciones externas habían cambiado y ya no hacía falta hacerlo de la manera antigua o tradicional” (esta es la explicación que dio la abuela).
    – La ausencia de Juicio, de valorar como bueno o malo utilizando los propios criterios culturales.
    El relativismo espacio-temporal puede servirnos de guía, de referencia, para tomar conciencia de que todo evoluciona, las costumbres y la cultura también. Lo que es funcional y sirve, se mantiene, y lo que es disfuncional o se mejora, o se transforma.
    Comparto la opinión del autor Fernando Monge respecto a la contribución positiva del relativismo: “reconocer los valores que establece cada sociedad para guiar su propia vida… reconocer la dignidad inherente a cada cuerpo de costumbres y la necesidad de tolerancia frente a convenciones diferentes de las nuestras…” (Herskovits, 1974)
    Y respetar no es sinónimo de “estar de acuerdo”, ni significa que vayamos a sustituir nuestras costumbres por “las otras”, ni que no valoremos nuestra propia cultura,…
    La principal dificultad que surge ante el relativismo, es que tal vez hace que las personas se cuestionen sus propias convicciones, costumbres, creencias, en resumen, cuestionar la validez de la propia cultura, cuando vemos que hay otras formas de hacer las cosas, otras culturas, otras creencias, otra forma de vivir la vida.
    La ausencia de juicio es una actitud del investigador, es una dificultad personal a afrontar y a superar (hay que querer aprehender, entender, comprender).
    El respeto y la ausencia de juicios de valor son necesarios para conocer y comprender desde el punto de vista del “otro”. Este es el primer paso para la transformación y el cambio, que es mutuo, la evolución, cuando dos culturas entran en contacto y comunicación. Si se descubre una nueva forma de conseguir un bien o un objetivo para el bien común, muchas prácticas culturales que perjudican a las personas, desaparecerían, y esto sólo lo podemos conseguir conociéndonos y aprendiendo unos de otros.
    La multiculturalidad mundial actual, la globalización, la comunicación inmediata a nivel internacional, el abismo generacional, del que se hablaba en antropología hace unas décadas, ha aumentado… tal vez han sido cambios muy rápidos, con muchísima información disponible. Y resurge la reivindicación de “lo propio” y el enfrentamiento con el relativismo cultural, mal interpretado como el “todo vale”.
    Frente a la cuestión de que el relativismo pone en duda “nuestros” valores universales, opino que el relativismo cultural nos ayuda a encontrar los valores universales; cuando somos capaces de descentrarnos y no emitir juicios de valor, descubrimos lo común, lo ¿universal?
    Saludos cordiales

    Responder
  24. Sara Suárez Valenzuela

    Hola a todos. Me han parecido muy interesante todos los comentarios.
    Me gustaría aportar lo siguiente:

    Dentro de los estudios etnográficos hay que tener en cuenta dos características muy importantes: el holismo y el relativismo cultural, tema de debate. Tras lee el material, los comentarios de los compañeros y el artículo de Fernando Monge mi opinión sobre este tema está más en relación con las dificultades de su utilización (confusión con otros conceptos, mala praxis) que un problema con el propio concepto. Relativismo cultural es suspender nuestro juicio, nuestros esquemas de valoración y procurar comprender los comportamientos de las personas desde sus propios esquemas, los cuales son los que les llevan a hacer lo que hacen. Creo que está claro lo que es, lo difícil es conseguir ponerlo en práctica y en qué medida lo conseguimos.
    Cuando aprendemos un idioma, al principio es difícil tener un buen acento pero poco a poco, a través de buenas prácticas, consigues mejorarlo y aproximarlo al de los nativos. Para hacer un estudio etnográfico es necesario partir del relativismo cultural, forma parte de la esencia de su forma de trabajo, ya que pretende encontrar las claves del comportamiento de las personas desde sus propias convicciones.

    Me gustaría resaltar los errores habituales en la concepción del término cultura que aparecen en nuestro texto de referencia:
    • Pensar que las personas que comparten la misma cultura comparten también las mismas creencias y valores.
    • Pensar que las personas que pertenecen a la misma cultura necesariamente son diferentes a las que pertenecen a otras culturas.
    • Asumir que las diferencias tienen significado en sí mismas y constante a lo largo del tiempo.

    Con todo ello llegamos a la necesidad de conocer de manera más pormenorizada las características culturales persona a persona. Con las técnicas etnográficas podemos profundizar en dicho conocimiento, pero hay que utilizar sus técnicas sin prejuicios, sin concepciones previas, desde el relativismo cultural.

    Saludos a todos.
    Sara.

    Responder
  25. Marga López

    No tengo ninguna experiencia como investigadora, y mucho menos como etnógrafa. La verdad es que haciendo un ejercicio de imaginación, creo que para mí sería muy difícil realizar una investigación objetiva sobre determinados temas que chocasen directamente con mis principios. Por ejemplo, no podría realizar un estudio sobre las costumbres de caza en una cultura como la nuestra en la que la caza es realmente un deporte y no una necesidad de supervivencia. No podría dejar de lado mi opinión al respecto, de rechazo absoluto. No podría entender jamás las fiestas en las que la diversión es torturar a un animal, por mucho que los que participan en ella me dijeran para justificarla lo ancestral de la fiesta y la intentasen explicar con argumentos repetidos hasta la saciedad y a estas alturas carentes de sentido.O como el caso del que se está hablando y que expone Raúl de la ablación del clítoris.Entiendo el rechazo de la sociedad frente a un estudio que habla de un acto de mutilación que atenta contra el derecho de la mujer en esa cultura sin realizar ningún juicio en contra. Pero por otro lado, la antropóloga estaba realizando su trabajo, y de manera ejemplar seguramente, precisamente por realizar un estudio objetivo sobre un acto del que estaba totalmente en contra. Y no estoy tan segura de que, como decía Mª Isabel, haya que realizar un juicio de valor para filtrar las ideas al realizar la conclusión del estudio, porque entonces, puede ser que al final, después de tanto esfuerzo, el ego termine saliendo por una grieta.
    No sé, creo que es un tema muy complicado, porque ninguna verdad es absoluta, ni muchísismo menos, y para entender el por qué las personas hacemos lo que hacemos hay que dejar de lado y aparcar por un rato en la puerta nuestros juicios y prejuicios y eso no es tarea fácil. Yo estoy casi segura de que con determinados temas no podría.
    Un saludo

    Responder
  26. Miriam Carrera

    Tras la lectura del artículo propuesto, así como del visionado de la entrevista sobre Etnografía y de cada uno de los excelentes comentarios expresados en este espacio, me gustaría dar mi opinión al respecto.

    Considero que las personas como seres sociales, somos fruto de la experiencia que día a día obtenemos, y a veces, inevitablemente juzgamos desde nuestra propia postura.

    Al referirnos al relativismo cultural en la investigación, pienso que es posicionarnos (o intentarlo por lo menos) en un punto de equilibrio, pero claro, hablar de ese equilibrio es colocarnos en qué punto preciso? Para empezar, creo que para entender es necesario mirar el mundo desde la vasta amplitud que lo caracteriza.

    La satisfacción, no estará condicionada a lo que pretendemos o queremos escuchar o ver, será mucho más, inclusive, podrán aparecer aspectos que ni siquiera imaginábamos, en este sentido hago alusión a la madurez, empatía y tolerancia como cualidades que nos permitirán aceptar la realidad tal y como se nos presenta y de ese modo, reflejarlo en nuestro trabajo. Por eso, como posibilidades en cuanto a la utilización como principio etnográfico, considero que además de amplia, es muy enriquecedora personal y profesionalmente, puesto que nos invita al autoconocimiento y al autocontrol inclusive, cuando evitamos demostrar nuestros propios juicios de valor (relativismo moral), ante temas o situaciones que podrían ir en contra de lo que nos han enseñado como “correctas”.

    Creo que la actitud prudente y cauta, hace mucho, igualmente los gestos que podemos mostrar de aprobación o desacuerdo, dan indicios de nuestra postura. Pienso que es un trabajo bastante complejo y a la vez intenso, por los resultados que podemos lograr para ayudar a entender a otros y entendernos a nosotros mismos.

    Extrapolando al campo educativo, concretamente a la labor del maestro en el aula, pienso que asumir su trabajo con este tipo de pensamiento crítico, sería tanto como brindar oportunidad constante para que el niño, como ser humano pueda hacer y rehacer hasta que encuentre su propio camino para ser feliz.

    Saludos cordiales,
    Miriam

    Responder
  27. Sara Romero Cumbreño

    En primer lugar definiremos ambos conceptos: relativismo cultural y etnográfico. Relativismo cultural alude al estudio de una cultura a partir de los criterios particulares de la misma. De esta manera, se evita condenar moralmente a aquella cultura que resulta extraña respecto a la propia.
    En cambio etnografía hace referencia a un método de estudio utilizado por los antropólogos para describir las costumbres y tradiciones de un grupo humano. Este estudio ayuda a conocer la identidad de una comunidad humana que se desenvuelve en un ámbito sociocultural concreto. Cabe mencionar que, si bien fue acuñado por la antropología, también es utilizado en otras ciencias sociales de investigación, como la sociología.
    Por lo que respecta a utilizar el relativismo cultural como herramienta etnográfica resulta a priori fácil pero no es así una vez leído los documentos y los vídeos me queda claro que no es así porque es es difícil analizar una cultura a la que no perteneces dejando al lado tu subjetividad. Además es difícil para el etnográfo dejar al lado su opinión porque esto no se aprende ni se estudia sino que se debe empatizar y comprender la cultura de los demás; quizás lo que nos parece extraño a nosotros a ellos le parecen normal y viceversa.
    Bajo mi punto de vista usar como herramienta principal este concepto de etnográfo atrae más dificultades que «caminos abiertos» puesto que si el profesional no pertenece a esa cultura no lo puede comprender y ver como algo objetivo y universal.

    Responder
    1. Elisabet Guix Parés

      Buenas tardes a tod@s,
      El relativismo cultural es una postura y creo desde mi humilde punto de vista, que mucho más… para los profesionales del mundo de la educación (profesores, pedagogos, psicólogos, agentes sociales, etcétera) creo que es casi como una declaración de principios para poder ejercer nuestra tarea de manera justa y efectiva. Cada cultura tiene sus valores, sus ideas y sus creencias, y ninguna cultura se puede proclamar mejor o peor que otra, entonces nadie tenemos derecho a querer cambiar otras culturas. Ahora bien, cuando se juzga porque hay un riesgo de ataque a algun derecho individual o humano (ablación vaginal en algunos paises), este enfoque no resulta ser el más conveniente…

      Las palabras y la postura de Monge a mi parecen clarificadoras. Como dice, sería bueno fijar unos límites con tanta anarquía cognitiva… pero él manifiesta que hay en demasía y desde hace un tiempo, una crítica voraz al relativismo cultural. Tal y como lo defiende en antropología, el relativismo tendría su manera de ser como método, cosa que ligada a la parcela del mundo de la educación (aunque difícil) sería la más conveniente.
      Desde mi experiencia como profesora y como pedagoga, el relativismo cultural es casi obligado en un mundo global pero sin llevarlo al extremo de la pasividad profesional…
      Gracias por vuestra atención. Saludons!!
      Elisabet.

      Responder
  28. Gemma María Rodríguez Triguero

    Buenos días,
    Mi punto de vista respecto al relativismo coincide con la posición que adopta Fernando Monge en el texto adjunto. Podemos observar algunas definiciones sobre Relativismo Cultural (RC a partir de aquí), entre ellas me quedo con la siguiente: «La postura antropológica de que las costumbres e ideas de una sociedad se deben describir de forma objetiva y atendiendo al contexto de los problemas y las oportunidades de esa sociedad».
    La etnografía es una técnica cualititava donde debe predominar la objetividad. Esto es, aquel investigador que vive y se relaciona dentro de la sociedad que va a investigar, tiene que dejar de lados los prejuicios y estereotipos que pueda tener antes de introducirse en ella. Este aspecto es una ventaja, ya que es necesario «ir y vivir» con aquellas personas de las que queremos recopilar información, aprendiendo su lengua y siendo aceptado como miembro del grupo.
    No estoy nada de acuerdo con las creencias que se exponen sobre la incompatibilidad con los Derechos Humanos. Introducirse en una nueva sociedad para conocer sus costumbres y poder darlas a conocer a los demás es un trabajo realmente admirable. El investigador objetivo no comenta ni pone de manifiesto lo que ocurre, observa, se interrelaciona y recoge información. Si bien es cierto que hay temas difíciles, tal y como expresa Monge, como son el uso del pañuelo o la ablación del clítoris, a la hora de investigar no se adopta una postura a favor, sino que se intentan conocer las causas y los planteamientos que tienen estas personas para llevar a cabo estas prácticas. Si lo miramos con objetividad, la etnografía nos lleva al inicio de esos «problemas» y es ahí desde el inicio donde se pueden cambiar las cosas, pero esto ya es trabajo de aquellas personas que lean las investigaciones y quieran poner remedio.
    Por otro lado, dejar de lado prejuicios y estereotipos no es tarea fácil para nadie. En nuestra vida diaria nos dejamos llevar por ellos y actuamos de acuerdo a lo que pensamos. Citando de nuevo la ablación del clítoris, yo misma, encontraría tremendamente difícil poder convivir con personas que la llevan a cabo y escuchar cómo pueden razonar que está bien y que es lo correcto.
    Como conclusión, la objetividad del etnógrafo tiene que ser un principio básico en su investigación para poder dar a conocer información fiable.
    Saludos,
    Gemma María Rodríguez Triguero.

    Responder
  29. Mª ISabel Agoiz Calavia

    Estoy muy de acuerdo con lo que dice Alba María, lo que distingue al relativismo cultural es la ausencia de juicio, lo que se busca es la compresión. Intentar ponerse en el lugar de la otra persona, empatizar, pero también conocer su entorno, su sitema de relaciones, las reglas por las que funciona, y entender porque las personas actúan de una manera y no de otra. No se juzga, se busca entender. Como he visto en algunas lecturas, en la etnometodología se suspende (o se intenta suspender) incluso el principio de realidad, para contaminar lo menos posible las conclusiones con ideas preconcebidas por parte del investigador. Se deja en suspenso la realidad, para poder saber cual es la realidad para las personas estudiadas. Me parece fantástico, y muy difícil.
    Pero difiero parcialmente en lo que dice Alba María después. A lo hora de revisar los datos y llegar a conclusiones, uno no debe dejar de lado sus propias ideas y sistema de valores, sino que debe tenerlo muy presente, como fuente de sesgo y modo de filtrar las ideas para llegar a conclusiones. Esto también es muy difícil, evidentemente, por eso creo que lo mejor es no investigar solo, si puede hacerse, o pedir que alguien revise los datos también para controlar el propio sesgo.

    Un pequeño ejemplo de sesgos.
    Artículo: Antropología y género, breve revisión de algunas ideas antropológias sobre las mujeres, de Mª eugenia Carranza Aguilar http://www.grupotortuga.com/Antropologia-y-genero-Breve#sthash.4c47LsTg.dpuf

    «Sally Linton en su artículo «La mujer recolectora: sesgos machistas en Antropología» realiza una brillante crítica a la idea del “hombre cazador” como motor de evolución humana. Linton argumenta que entre los cazadores-recolectores las mujeres consiguen por sí mismas suficiente cantidad de alimento como para abastecerse a ellas y a sus criaturas, ya que la recolección en estas sociedades supone la mayor parte de la dieta (LINTON en HARRIS y YOUNG, 1979:41). Además la recolección y la crianza son actividades para las que hay que poseer un gran número de conocimientos diversos -geográficos, climáticos, botánicos- y capacidad organizativa, pero sobre todo requiere la capacidad de transmisión cultural, o sea de enseñanza. Por otro lado, señala que los hallazgos arqueológicos más antiguos podría ser de instrumentos destinados a la recolección. No tienen por qué ser armas, y sin embargo, se les ha atribuído esta función sistemáticamente (LINTON en HARRIS y YOUNG, 1979:43).»

    Responder
  30. ANDREA CATENA MARUGAN

    Seré breve, pues las aportaciones de mis compañer@s han sido tan diversas y tan ricas, que creo que no puedo añadir mucho más.

    Sí resaltar la idea de que es muy difícil intentar «separarnos» de la cultura en la que estamos inmersos, y por la que nos vemos influidos, pues a través de esa cultura hemos aprendido valores, hemos aceptado formas de actuar y costumbres …. lo que en mi humilde opinión nos condiciona a la hora de realizar nuestro trabajo… Haciendo un gran esfuerzo, podemos intentar llegar a comprender, incluso en algunos casos a comprender otras culturas, respetarlas e incluso compartirlas; pero con las más alejadas a nosotros en cuanto a formas, tradiciones, etc; creo que pueden sernos muy lejanos algunos de los quehaceres que podamos querer estudiar…
    No se, a mi parecer, se puede intentar no dejarse influir, con una previa inmersión, que nos ayude a comprender y valorar, para posteriormente no juzgar lo que queramos estudiar, pero no por ello no estaremos indirectamente condicionados por nuestra cultura… a la que , seguramente traslademos lo que aprendamos, para intentar comparar, valorar…
    Una cuestión realmente ligada a la subjetividad, desde mi modo de verla; pues reitero que nos es difícil desligarnos de «lo que somos», que normalmente ha sido fruto de la sociedad y la cultura en la que vivimos…

    Responder
  31. Sandra Espinosa López

    Buenos días a todos,

    tras la lectura del artículo de Monge y las aportaciones de mis compañeros al foro me surge la idea de que el relativismo cultural es una herramienta que permite al investigador empatizar con el otro, ponerse en su lugar. Es una forma de permitir que los demás se expresen con libertad y de no influir en su comportamiento. Surge aquí la necesidad de aplicar el relativismo cultural en las investigaciones, para lograr resultados objetivos fuera de prejuicios y/o estereotipos.

    No obstante, es evidente que este no es un trabajo fácil, ya que el investigador contará con sus propios valores, que ha desarrollado a lo largo de toda su vida, y de los que no le será fácil desprenderse.

    En este sentido, tal y como afirma Amin Maalouf en su libro “Identidades asesinas”, en los países en que hoy convive una población autóctona, portadora de una cultura local, y otra llegada con otras tradiciones distintas, se manifiestan tensiones que influyen en los comportamientos individuales, en el clima social, en el debate político. Me surge aquí una pregunta, ¿es posible llevar a cabo una investigación cualitativa desde una postura 100% objetiva?

    Así, bajo mi percepción, el relativismo cultural se convierte en un concepto necesario y difícil de aplicar a partes iguales en cuanto a la investigación cualitativa.

    Un saludo.

    Responder
  32. Alba María López Melgarejo

    Cuando hablamos de relativismo cultural nos referimos a la idea de suspender el juicio de nuestros propios valores mientras realizamos la investigación. Lo esencial del relativismo cultural es no juzgar las acciones, comportamientos, actitudes…etc., supone, a mi parecer, entrar en una fase de empatía hacia los participantes de la investigación.
    Creo que cuando hablamos de relativismo cultural nuestro juicio no solo tiene que ser suspendido durante el momento de la recogida de datos a través de observaciones, entrevistas u otros instrumentos, sino que debe hacerse también cuando se tengan que redactar las conclusiones de la investigación.
    En esta última fase del proceso investigativo puede ser cuando más fácilmente podemos caer en el error de juzgar, de valorar las actitudes de los otros a partir de nuestra escala de valores. A mi parecer, para que realmente el relativismo cultural se lleve a cabo de manera satisfactoria debe suponer no juzgar en ningún momento de la investigación.
    Obviamente cada uno tiene sus valores, sus ideas, su moral, pero debemos dejarlas a un margen cuando nuestro objetivo sea investigar y entender el por qué una persona o grupo de personas hacen lo que hacen. Es imposible no hacer juicios de valor de lo observado (al menos para mí) pero el objetivo de un buen investigador debe ser no reflejarlo en el trabajo realizado.

    Responder
  33. Raúl Pretel Jolis

    Acerca del relativismo cultural, una anécdota que me fue explicada en una clase, hablaba sobre la ablación del clítoris en la cultura de una parte del África.

    La cuestión sobre la que nos hicieron reflexionar fue acerca del papel objetivo del antropólogo, precisamente. Nuestra profesora nos contó un caso verídico en el que una antropóloga escribió un artículo en el que hablaba sobre el tema presentado unas líneas más arriba, y cómo en su descripción, lejos de emitir juicio de valor alguno, arguyó razones culturales por las cuales la práctica se llevaba a cabo. Al parecer, dicho artículo de prensa suscitó el enfado de lectores y personas que se sensibilizaron con la causa y no daban crédito a lo que habían leído, pensando que la práctica se veía suscrita por la antropóloga en cuestión.

    Pero, nada más lejos de la realidad, la antropóloga, vista la repercusión que la temática alcanzó, fue contactada para una entrevista en la cual aclaró que aun siendo contraria a este tipo de prácticas, sí entendía las razones culturales por las que se llevan a cabo esta y otras prácticas, pues vienen precedidas por una serie de creencias inherentes a la cultura propia que fluye en un territorio o región en concreto.

    De este modo, el entendimiento no lleva implícito el reconocimiento de obrar correctamente o de justificar la práctica, pues, evidentemente, por deleznable que esta práctica se erija, hay una serie de razones culturales que le transfieren sentido a los practicantes de la misma, aunque a ojos del mundo occidental se vea como una atrocidad y un crimen.

    El caso que he presentado, por consiguiente, tiene mucho que ver con el debate: «relativismo cultural vs relativismo moral», y es que, como se puede contemplar, por un lado, podemos apreciar la etnografía que llevó a cabo la antropóloga en cuestión, libre de opiniones, y, por otro, su posicionamiento al respecto de la ablación en la entrevista que realiza a posteriori, donde se constata que no ha existido una interferencia ni influencia ideológica o cultural en el trabajo que desempeñó. Y sobre el cual, además, le llovieron críticas precisamente por no adoptar una posición en contra. En este sentido, creo que las reflexiones y las críticas no las debe realizar el etnógrafo/investigador pues como científico que es, debe limitarse a plasmar una realidad lejos del mayor número posible de estímulos e indicadores subjetivos que la propia observación pueda conllevar y otorgarle a su trabajo, dejando al lector que sea quien reflexione y haga sus correspondientes críticas, si así lo desea. Como ser humano, el investigador tendrá, por supuesto, sus propios juicios de valor. Y estos, verán su matriz en su propia cultura y entorno en el que se ha desarrollado. Pero no debe dejar que su moralidad sesgue un trabajo en el que la imparcialidad debe destacar por sí misma.

    Sin embargo, a pesar de lo expuesto, sí pienso que sería necesario intervenir mediante la formación e información en un primer momento, en aquellas culturas y sociedades en las que se atenta claramente contra los derechos humanos pues, por ejemplo, en el caso que nos ocupa, la ablación del clítoris implica una amputación innecesaria de un órgano femenino que está sano y no requiere intervención alguna. Y aunque esto se haga en el nombre de una serie de razones culturales arraigadas al colectivo practicante, no creo que se deba exonerar o justificar por ello y mirar a otro lado, puesto que hablamos del bienestar físico y moral de la persona. Hablamos de la salud humana y de la integridad de las personas. Hablamos de un derecho fundamental.

    No obstante y en definitiva, se me hace preciso matizar que suscribo que el relativismo cultural no defiende la vulneración de los derechos humanos, sino que intenta acercar al ser humano el conocimiento y los motivos de determinadas acciones insertadas en diferentes culturas sin que éstas se vean sesgadas por la concepción del investigador, fruto de la cultura de la que proviene.

    Responder
  34. Maribel Campos

    Desde luego que el debate está abierto,……Como estudiante y, consultando el capítulo de Monge y el capítulo del libro de esta asignatura, queda de manifiesto la importancia del relativismo cultural para la etnografía. Por tanto, lo que creo importante es aprender a cómo tenerlo en cuenta en la investigación etnográfica. Hay que aprender que NO es y qué es, y….lo más importante, entrenar para poder garantizar al máximo el desarrollo correcto de una evaluación a través de la etnografía ( si elegimos este tipo de investigación).
    Claro,….así parece sencillo pero si ya entramos a reflexionar o debatir sobre la globalización, los Derechos Humanos y en cuestiones muy controvertidas de diferentes culturas (incluida la nuestra),….la cuestión se complica. De hecho, me reitero como en el debate anterior sobre aspectos éticos, la estrecha línea de ética/valores /ilegalidad.
    En cuanto la dificultad de llevarlo a cabo, entiendo que en algunos casos será sencillo y en otros, muy complicado. Dependerá no de las diferencias respecto a los valores del investigador sino de si los valores de la situación que investiga entran en conflicto con los suyos.
    Iniciar una investigación sin tener en cuenta los valores, sin realizar juicios, para poder entender y comprender desde la propia cultura,…..no parece nada sencillo. Sobre todo si se cumple el objetivo. Como dice la profesora no es solo dar voz y describir lo que se ve, sino sentir, intentar ser uno más dentro de la realidad estudiada.
    Pensemos en el día a día en el que constantemente cuestionamos lo que hacen y dejar de hacer los demás sin conocer el contexto ni motivos,….

    Responder
  35. María del Mar García García

    Hace ya varias semanas que leí el tema de la etnografía y sinceramente me creó una fuerte confusión. No lograba entender exactamente lo que significaba suspender nuestro propio juicio a la hora de entender el comportamiento de los demás. Ahora me parece más sencillo, pero en su día asociaba el relativismo cultural con el “todo vale”. En efecto, esto lo justificaba señalando que un investigador, al dejar de lado su juicio, daba por hecho que todo aquello que observaba era correcto, esto es, “todo valía”.
    De hecho, no comprendí realmente el concepto hasta el visionado propuesto por la profesora, en el que Margarita del Olmo, Carmen Osuna y Belén Ballesteros lo abordaron. A partir de esto, extraje una primera conclusión: me equivoqué. Relativismo cultural no significa que todo vale, sino que es simplemente evitar juzgar el comportamiento de los demás para lograr comprender la situación en su contexto. En este momento, me surgió otra duda a la cual a día de hoy no tengo respuesta: ¿cómo dejar nuestros valores en casa cuando se va a investigar?

    A pesar de que se apoye y se opte por el relativismo, no es sencillo apartar nuestro juicio (aunque solo sea por un período de tiempo breve). Me parece un concepto a tener en cuenta en toda investigación, en la medida en la que eliminamos o, al menos, ocultamos nuestros prejuicios para comprender los valores, las costumbres, las creencias y las normas de otros, siempre entendiéndolas en su contexto. Sin embargo, si bien es una idea que apoyo, es algo que, siendo realista, no aseguro que yo sea capaz de hacer. No me refiero a que tenga más prejuicios que el resto, sino que considero que toda investigación se ve afectada, en mayor o menor medida, por la subjetividad. A esto se suma una dificultad: trabajar en contextos donde se actúe en contra de los conocidos Derechos Humanos. Y digo conocidos porque son considerados universales, independientemente de la cultura. Otra cosa es hablar de costumbres culturales que pueden ir contra estos. Si damos por hecho que deben estar en la base de todas nuestras actuaciones, resulta más complicado aún suspender nuestro juicio, aunque solo sea por trabajo. En nuestra cultura, ¿cómo vamos a dejar de lado nuestra opinión frente a cuestiones como la circuncisión femenina de otras culturas? Esto es tan solo un ejemplo del grado de dificultad de aplicación de este concepto.

    En conclusión, el relativismo cultural es interesante, pero no deja de ser una ardua tarea, pues se trata de observar una realidad cultural sin juzgarla. Lo considero, por tanto, un reto para todo aquel que se inicia en la investigación en general y, especialmente, en la etnográfica.

    Saludos,
    María del Mar

    Responder
  36. Esmeralda Rojas Gómez

    Tras reflexionar sobre este tema, me surgen dos opiniones contradictorias acerca del relativismo cultural como herramienta utilizada en la etnografía.
    Por un lado, y como idea principal, pienso que para conocer y entender cada cultura desde sus propios términos es fundamental atender al relativismo cultural, puesto que no se pueden asimilar los comportamientos, relaciones y costumbres desde un punto de vista único, ya que la cultura es el principal componente de diversidad que encontramos en los seres humanos y a su vez, un elemento favorecedor que nos enriquece personalmente.
    Desde esta primera opinión y analizando las posibilidades de la utilización del relativismo como principio etnográfico, defiendo que cada cultura tiene un valor propio sobre sus creencias y prácticas y esto no puede ser comparado con otras culturas. Por tanto, para poder investigar cualitativamente las prácticas culturales, los comportamientos sociales, las decisiones y acciones de una población, sería imprescindible dejar de lado la subjetividad que nos producen nuestras propias creencias, así los resultados obtenidos serán más satisfactorios y fructíferos. Lo que cada cultura hace debe ser respetado y evaluado sin prejuicios ni valoraciones previas, de modo que pueda ser aceptado como válido y legítimo desde una visión intercultural.
    En definitiva, teniendo en cuenta lo comentado y desde esta primera opinión que me surge al analizar el tema de este debate, considero que por principios todas las culturas deben considerarse iguales y que ninguna es mejor o peor que otra, independientemente de lo que en ésta se practique.

    Por otro lado, llevando esta temática al extremo y en contradicción con lo anterior, pienso que encontraríamos una gran dificultad en la utilización del relativismo etnográficamente puesto que es muy complicado dejar de lado los principios que tanto cultural como personalmente poseemos para investigar una cultura diferente a la nuestra.
    Con esto me refiero a investigar sobre temas como por ejemplo: el sacrificio humano, la visión de la mujer como ser inferior, etc. No creo que haya respuestas universalmente validas que justifiquen tales acciones por ser costumbres culturales y sería un tema totalmente alejado de la objetividad en la etnografía.

    Tras contrarrestar las dos opiniones que me han surgido, me decanto por el pensamiento de que el relativismo cultural en la etnografía podría suponer un obstáculo para avanzar y cambiar determinados aspectos que causan malas consecuencias y que están muy alejados de los Derechos Humanos, los cuales sí son considerados universalmente válidos. Esto me lleva a afirmar que una investigación cualitativa no puede obviar las diferencias humanas que determinadas culturas provocan, puesto que para cualquier investigador es realmente complicado trabajar sin aportar subjetividad acerca de prácticas culturales totalmente diferentes a las propias y que, en ocasiones, atentan contra el bienestar social y/o la vida de determinadas personas o colectivos.

    Responder
  37. Nekane

    Muy buenas a todos,

    En este nuevo debate, se nos plantea la discusión sobre el relativismo cultural.

    El relativismo cultural se refiere a la tendencia a considerar cada cultura como un sistema social determinado. Esta definición es la que más he visto comentada en diferentes lugares, eso sí, también se aprecia que no hay un consenso en cuanto a una definición definitiva de dicho término.

    Creo que es necesario e importante el respeto a las diferentes culturas pues cada sociedad propone lo que para ella está bien, son diferentes en cuanto a educación moral, no hay verdad absoluta para todas las verdades…

    Lo que debemos hacer es deshacernos de nuestros prejuicios y los estereotipos que la sociedad nos presenta. Cuando estamos frente a otra cultura, debemos abrir la mete, dejar un poquito de lado nuestras creencias e intentar entender a la otra persona, después ella podría hacer lo mismo cuando le muestres tu cultura, de esta forma podríamos encontrar un enriquecimiento mutuo que no nos perjudicaría, al revés, nos ayudaría a ver otras ideas, otras opciones de vida, otras formas de pensar y tener más datos para reflexionar.

    Por tanto, no debemos juzgar otras culturas partiendo de nuestras creencias o ideas, puesto que de esta manera, no vamos a poder abrir nuestras mentes, sino que vamos a estar juzgando en todo momento lo que se nos dice o enseña y así, no podríamos ofrecer el respeto a la otra cultura.

    Creo que en este sentido, lo que estoy mencionando hace referencia un poco al concepto de empatía. Ya que para respetar al otro y mostrar un interés sincero, debemos ponernos un poco en su lugar, intentar pensar cómo nos sentiríamos desde su punto de vista y que nos gustaría que otras personas hicieran o no hicieran.
    En el artículo, Fernando Monge nos lleva un poco por la historia del relativismo cultural, su presencia durante largo tiempo (y actualmente) en nuestra sociedad.

    Un etnógrafo puede estar estudiando una cultura, como alguna de las africanas más cerradas, y encontrarse en una situación en la que puede verse muy afectado, es decir, imaginemos que está con una familia africana muy antigua y tradicional y que su cultura les dice que deben comerse a uno de sus muertos una vez en la vida. El etnógrafo que esté estudiando este comportamiento no sé cómo podría reaccionar ante esta situación, pues para sus creencias esto sería visto como atroz, brutal e inimaginable.

    Lo que quiero decir es que creo que es muy difícil respetar todas las creencias de las otras culturas, pues algunas las podemos entender y nos pueden incluso gustar, pero otras no va a ser así.

    Por tanto, se debe de tener una mente abierta, respetando a la otra persona hasta el punto en el que las acciones de las otras personas entren en conflicto con los derechos humanos o las creencias de uno mismo.

    Responder
  38. Juan Antonio Salado

    Entiendo que cada investigador tiene su propia escala de valores y por el hecho de aplicar a su metodología etnográfica el relativismo cultural, no implica la pérdida de estos valores. Al aplicar el relativismo cultural lo que perseguimos es que nuestros valores no alteren el comportamiento de los sujetos investigados durante el tiempo de trabajo.
    Una vez finalizado este tiempo, donde los sujetos se han mostrado tal y como son, creo que es el momento de que el investigador, si es relevante para su investigación, emita su juicio de valor en las conclusiones de la investigación.

    Responder
  39. Francisco Crespo Molero

    Foucault hablará de cambiar una verdad por muchas verdades. No sé si esto es relativismo cultural, pero sin duda es un posicionamiento intelectual que permite relacionar el trabajo etnográfico con su otra mitad, el holismo.
    Dejar a un lado tu propia identidad para intentar empatizar con el otro no sólo no es fácil, sino que seguramente resulte imposible. Uno no puede desprenderse de sí mismo del todo. En este sentido me pareció interesante la aportación que hacia una compañera indicando que habría que incluir en nuestro trabajo la visión del investigador. No en vano, el etnógrafo al entrar en el campo de trabajo ya está añadiendo un elemento transformador de la realidad que estudia. Creo que esta postura está muy bien recogida por autores postmodernistas como Geertz. El investigador pasa a formar parte de la investigación por lo que de alguna manera también se estudia a sí mismo.
    Podríamos preguntarnos cuánto de nosotros hay en la investigación. Pero volviendo al tema que nos ocupa, frente al relativismo cultural podríamos encontrar el etnocentrismo. En ese viaje de modelos ¿cómo podemos manejarnos?, ¿es en este caso el término medio aristotélico una virtud?, ¿sería más honesto decantarse por alguno de los dos?

    Responder
  40. Victoria Aparicio Cordero

    Es un tema muy interesante, con el que hasta ahora no había tenido oportunidad de encontrarme. He de decir que ahora mismo tengo un conflicto interno conmigo misma, y os explico por qué. Por un lado, el relativismo cultural (que ahora ya sabemos lo que significa) parece un punto clave a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo cualquier tipo de investigación, ya que puede considerarse la base para este proceso: todas las culturas son igual de válidas,

    Pero por otra parte, algunas de estas costumbres y prácticas ponen en entredicho la integridad del ser humano, osea, que pueden (y lo hacen) atentar contra los DDHH, a pesar de que cada cultura tiene unos derechos morales que guían su conducta. Pero de aquí me surge también otro conflicto: ¿quiénes han «creado» estos derechos extendidos a todo el planeta? La sociedad occidental, la sociedad moderna; quiero decir, ¿somos una cultura ejemplar para fijar estos derechos, o simplemente lo hemos hecho y ya está?
    No se si me habéis entendido… Espero que las ideas se me asienten por la noche y pueda pensar con más claridad.

    Responder
  41. Carlos Manuel De Abreu Suárez

    La concepción relativista establece que el estudio de una sociedad y su comprensión solamente se pueden hacer desde los propios conceptos, circunstancias y valores que la definen. Tratar de comprender la cultura del otro empleando nuestras propias ideas y concepciones tergiversaría la realidad y extraeríamos unas conclusiones que nada o poco tienen que ver con la realidad misma.
    En mi opinión, esta interpretación de la realidad tiene su base en “yo soy yo y mis circunstancias”. Ciertamente, el comportamiento y normas de una sociedad no pueden entenderse abstrayendo su historia y su cultura del momento y el lugar en el que se encuentre. El problema radica en conseguir un estudio de la misma sin influenciar los resultados por nuestras propias concepciones e ideas, nuestra moral y valores personales.
    Esta dificultad se manifiesta en los acontecimientos a escala mundial que podemos observar de las culturas de diferentes países y en especial entre el mundo árabe / occidental / oriental con posturas en ocasiones enfrentadas. No hay una forma válida del ser humano, no se es mejor ni peor, no es más válido un sistema que otro, todo depende de la idiosincrasia de la propia cultura, sus normas, valores, entorno, creencias, en definitiva, su historia depende, como se dice en el texto de Monge, “del cristal con que se mire”.

    Un saludo

    Responder
  42. Víctor Ramón Lisón Loriente

    En mi opinión la etnografía es un tipo de exploración que el investigador realiza para hacer notar la diferencia, lo que le resulta extraño, lo que le sorprende.

    Nosotros partimos de la diferencia cultural, de que dicha diferencia nos alerta sobre que nuestros valores no son únicos ni universales. Como bien indica algún compañero anteriormente, si ante una cultura extraña no podemos dar por supuesto que nuestra manera de actuar tiene que ser la misma que la suya, tampoco podemos dar nada por descontado a la hora de estudiar nuestro propio entorno cultural, ya que es precisamente lo que nos resulta más problemático y lo que queremos y debemos conocer.

    El relativismo cultural propone entender cada cultura, negar lo universal, considerando que no hay una sociedad o cultura que esté por encima de otra, y que por lo tanto, para comprenderlos tienen que ser evaluados de acuerdo con lo propio y no según los patrones del investigador que los estudia.

    Así por tanto el relativismo cultural, es una herramienta metodológica que intenta mantener la diferencia y especificidad de las formas culturales sin diluirlas en principios universales, situando en un mismo marco comparativo diferentes formas culturales, incluyendo la propia y de algún manera esto no supone que ambas concepciones sean contrarias sino que pueden perfectamente ser complementarias en muchas casos.

    Un cordial saludo.

    Responder
  43. Mª Antonia Movellán Díaz

    Comentarios sobre el texto de Fernando Monge: «A vueltas con el relativismo cultural».
    El relativismo cultural es el principio que ayuda a penetrar en los sistemas de valores de las sociedades. Nuestros juicios los hacemos por endoculturación, y por medio de las experiencias nos hacen interpretar las situaciones de estudio de otras culturas, Melville J. Herskovits,1974.
    Pero no puede suplantar el relativismo cultural con sus fronteras el problema sobre derechos humanos ni la implantación de los derechos humanos dentro de las distintas culturas. Hay diversos actos dentro de algunas culturas que atacan a la mujer y que violan sus derechos humanos, es la importancia de la desigualdad en los géneros. Las culturas son históricas y diversas en sí mismas pero critico por ser mencionadas en el texto la infibulación vaginal o la ablación del clítoris, se habla de casos extremos o radicales, pero que tienen significantes sociales arcaicos y son prácticas inhumanas para las mujeres debido a las costumbres o normas de esa sociedad.
    El lado de la antropología que se llama Antroplogía Aplicada es, de los nombrados en el texto y desde mi propio punto de vista, el más acertado en la cuestión de práctica profesional-ética pues entra a formar parte del relativismo moral, y los antropólogos de la antropología aplicada analizan, colaboran e intervienen a favor de aquellos grupos, sociedades o culturas que tienen más dificultades en defenderse a sí mismos.
    Los Derechos Humanos son unos derechos que no se pueden definir como universales si no pueden eliminar las barreras existentes entre la diferenciación de las culturas y los derechos de las personas. Opino que observando estas culturas, por medio de reportajes o documentos audiovisuales en las que las mujeres hablan por ellas mismas, se ven arrollados los derechos por cuestiones de etnia, grupo, por el poder de los estamentos y de personas que mantienen ciertas normas, leyes o costumbres, como he dicho antes arcaicas. Según Ernets Gallner,1985, los Universales humanos son el remedio para no sucumbir a la anarquía cognitiva.
    El relativismo cultural no ayuda en la solución al problema si no aporta una postura relativista cultural que no choque con la defensa de los Derechos Humanos y que se pueda dar el compromiso por mejorar las condiciones de vida de los seres humanos. Monge cita trabajos de Mark Goodale,2006.
    Un saludo.

    Responder
  44. Pablo Fernadez Velasco

    El debate es de lo más interesante, además de un clásico. Entiendo que causa tanta polémico porque remueve las bases más asentadas de nuestro pensamiento y de nuestra manera de entender el mundo. No es baladí la influencia que la cultura tiene en nuestro desarrollo psicológico, tal y como exponía Vygotsky y posteriormente la corriente constructivista, las funciones psicológicas superiores se desarrollan a partir de la influencia cultural de una manera u otra. Y toda la repercusión que esto tuvo en la reinterpretación de aquellos estudios que por sus resultados abrazaban la xenofobia y que distinguían una inteligencia superior occidental. No obviemos al respecto los trabajos de Margaret Mead y sus importantes aportaciones precisamente a este concepto. En cualquier caso, adoptar una postura relativista que analice desde la cultura de origen tiene una raiz tan profunda como el propio desarrollo psicológico de las personas.

    Recuerdo una clase de psicología comunitaria en la que tratábamos el tema del relativismo. En este punto se opusieron ideas en contra como eran distintos tipos de mutilación corporal (ablaciones, etc.) frente al relativismo cultural. Y entiendo que este no era el debate. Obviamente, el relativismo cultural no es una forma de entender los hechos que dice «todo es aceptable». Claros ejemplos en esta línea ha sido la creación de estas románticas ideas sobre «el buen nativo o el buen salvaje» que tanto venden hoy día dentro de los círculos de crecimiento personal. El relativismo cultural es un planteamiento, bajo mi punto de vista, difícil, complejo y eternamente conflictivo. Consiste, desde mi visión personal, en una revisión constante de las raices de cada creencia, actitud, expectativa o razonamiento que tomamos desde una perspectiva cultural y científica, que revise su validez en el contexto de estudio y/o intervención. Mantener este conflicto de manera radical y constante es atender a este relativismo, concepto por tal nada fácil de asumir y que favorece un estudio crítico en esencia.

    Igualmente, es para mí muy importante la idea de que atendiendo al relativismo cultural debemos entender las interacciones que se dan entre participantes o investigadores externos y «nativos», aceptando que el estudio es fruto del intercambio entre ambos y no un análisis sencillamente «ecológico» en mayor o menor medida. Esto no implica una falta de validez ni la im`posibilidad de entender una cultura en cuestión, sino simplemente la asundión de la diversidad como un valor intrínseco más de la investigación.

    Por concluir, entiendo que como seres humanos necesitamos, desde lo más profundo de nuestro pensamiento, una base, una referencia que sirva de punto de partida. En muchas ocasiones se ha defendido la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Bien, es una buena base de la que partir en caso de duda. sin embargo, entiendo que una mejor manera de abordarlo es no buscar unos conceptos o axiomas base, sino más bien un algoritmo o método que nos permita valorar un hecho cultural concreto.

    Responder
  45. Miriam Ortuño López

    Tras la lectura del artículo de Monge y el visionado de la vídeo-clase del campus esta es mi opinión acerca del relativismo cultural.

    Considero que es una herramienta imprescindible a la hora de llevar a cabo un estudio de campo debido a que nos permite como dice el texto a «comprender las razones del otro y desenmascarar nuestros prejuicios y estereotipos».

    Aunque es muy difícil dejar a un lado nuestros valores lo veo incluso necesario para poder comprender el punto de vista de otras personas y poder así enriquecernos con sus valores, ideas, costumbres y formas de vida, para ello es necesario la empatía. Sería imposible avanzar en un trabajo de campo sin dejar atrás nuestros prejuicios o valores porque tendríamos la mente cerrada a otros puntos de vista que son necesarios para comprender por qué las personas actúan de determinada manera.

    A menudo se confunde el relativismo cultural con el relativismo moral en el que «todo vale» y no es así. Yo entiendo que el relativismo cultural no es aceptar los valores o costumbres de otra cultura diferente a la nuestra sino RESPETARLOS e intentar COMPRENDERLOS.

    A modo de conclusión, estoy de acuerdo con los compañeros que han comentado que es muy difícil de llevar a cabo ya que no es algo que estemos acostumbrados a hacer pero insisto que para trabajos de campo (bajo mi punto de vista) es necesario.

    Responder
  46. Belén López Morate

    En mi opinión, la práctica común es juzgar otras culturas y otros comportamientos tomando como referencia los nuestros. Es algo inevitable tomar como base de la realidad nuestra propia cultura. Sin embargo, el relativismo nos permite acercarnos a otras formas de vida con posibilidad de conocerlas poniéndonos en su lugar, sin juzgarlas y respetándolas.

    Antes de conocer, es necesario reducir nuestros prejuicios y estereotipos negativos. Es una postura difícil de adoptar pero supone dejar de lado nuestros valores para comprender los valores, las creencias y las normas de otra cultura.

    No obstante, creo que esto no implica que todo lo que conocemos de una cultura sea igualmente válido para otra. Es por eso que no existen respuestas universales y que es necesario observar con una mente abierta para tratar de ver las cosas como las ven los demás, y también tratar de imaginar cómo otros nos ven a nosotros

    Responder
  47. Laura Benzal

    Tras la lectura del artículo de Fernando Mongo y la reflexión sobre el tema 3 del libro básico de la asignatura esta es mi aportación sobre el relativismo cultural.

    A la hora de hacer cualquier estudio o investigación antropológica es necesario tener en cuenta este concepto. Debemos ser lo más objetivos posible, pero aun cuando eso sea difícil hay que saber que las costumbres, pensamientos e ideas van a ser distintos en cada contexto en el que trabajemos. Aunque, aun así, seguirán siendo válidos.

    Es por ello que el investigador deberá ponerse en el lugar del “otro” para entender las circunstancias que lo rodean y poder comprenderlo desde su propia perspectiva.

    Quiero comentar los tres tipos de relativismo que destaca Morge:

    – Relativismo descriptivo, que sostiene que las diferencias sociales y psicológicas de los individuos se fundamentan en la diversidad cultural.
    – Relativismo normativo, ya que es necesario juzgar a las culturas de acuerdo con sus propios valores no es posible hacer juicios entre culturas.
    – Relativismo epistemológico, sostiene que los sistemas de conocimiento que tiene las diferentes culturas son inconmensurables y que cada cultura vive en mundos cognitivos distintos e igualmente verdaderos.

    Y a modo de conclusión decir que, aunque es complicado aislar nuestro punto de vista y no influir en el comportamiento de los otros, es necesario que lo hagamos para permitirle expresarse con libertar y respeto, y que la persona, grupo o institución que vamos a investigar confíe en nuestro criterio y objetividad.

    Responder
  48. isabel alvarez

    Empezaré diciendo que el artículo de Fernando Monge me ha parecido muy interesante, no me voy a poner a comentar como el relativismo cultural se ha manifestado durante toda la historia de la humanidad ( y sigue estando especialmente presente en nuestra sociedad) pues creo que el artículo ya da una idea de ello y solo con una de las citas con las que empieza el autor: “ los juicios están basados en la experiencia, y la experiencia es interpretada por cada individuo a base de su propia endolculturiación” queda claro en qué consiste.
    Me gustaría más orientarlo hacia nuestro campo de la educación con ejemplos personales. Pero antes me gustaría resaltar una idea que me parece básica y que me ha gustado mucho como la ha presentado el autor. Se trata de como muchos autores han pretendido enfrentar el relativismos cultural con los derechos humanos, me parece una idea absurda, pero que, como bien dice el autor ha sido utilizada para que los políticos de corte neoliberalista hagan demagogia, de hecho en España por desgracia estamos bastante acostumbrados a ello. Pero también habla de las ONGs, y creo que es sano el tema de la autocrítica sobre todo en cómo Occidente siempre se cree y se erige salvador de esos países del mal llamado “tercer mundo”. Os recuerdo que costó mucho ( y todavía hay gente que no lo sabe) que la gente interiorizase , por ejemplo, que era mejor enseñar a alguien a cosechar que darle un kilo de arroz.
    En esta idea me gustaría poneros dos enlaces a un par de cortos que a lo mejor conocéis que creo que expresan mejor mi idea. El primero es cortito y está dirigido por Xavis Salas. El segundo dura media hora y está dirigido por Javier Fesser a petición de una ONG en la que le pidieron que denunciase el problema de la escolarización de las niñas en África, sin embargo Fesser hace algo más, le da la vuelta a la tortilla con mucho humor y nos hace pensar precisamente en el relativismo cultural de una forma bastante inteligente. Independientemente de que os guste o no, e incluso pueda estar algo edulcorado, creo que para el tema que estamos tratando viene genial ( consiguió una nominación al Óscar)
    https://www.youtube.com/watch?v=lwcev9iuLe8
    https://www.youtube.com/watch?v=meLXFLl1FE8

    En cuanto a la educación, es inevitable que exista ese relativismo cultural, creo que la clave está en ser consciente de él y ser capaz de evolucionar y ser autocrítico. Está claro que el objetivismo total a la hora de hacer un estudio cualitativo es imposible, es más no siempre interesa pues parte de esa interpretación es lo que puede enriquecer ese estudio (complementado con otros instrumentos obviamente). Pensando en un ejemplo personal: yo llevo tratando con personas con discapacidad psíquica desde los dieciséis años, desde luego que mi acercamiento a estas personas ha variado mucho según he ido estudiando, viendo distintos ejemplos y sobretodo rodeándome y preguntando a expertos con distintos puntos de vista (sin perder nunca de vista el trabajo de campo que es lo que me hizo darme cuenta de lo que funcionaba y lo que no). Si con dieciséis años ya me parecía raro que les obligasen a acostarse a las 20:30, pues imaginaos cuando fui aprendiendo como con pequeños cambios estas personas adquirían un nivel de calidad de vida e independencia mucho mayor. Cuando descubrí distintos proyectos fuera de España como el Creative Growth Art Cente pues no os quiero ni contar mi emoción. Sin embargo muchos de los responsables o personas que trabajaban con estas personas cuando yo tenía 16 años no han sido capaces de evolucionar y ver que hay otras posibilidades, o simplemente de cambiar la mentalidad del “pobrecitos”. Por eso es muy importante el relativismo cultural, yo me pregunté con 16 años si realmente el enfoque de esa institución era correcto o normal ( y era mi primer contacto con la discapacidad) y gracias a algunos trabajadores y voluntarios con los que se me ocurrió hablar y discutir conseguí entrar en contacto con otros puntos de vista muy enriquecedores, que además mejoraron la calidad de vida de las personas con discapacidad. Como este ejemplo supongo que todos tenemos mil porque entiendo que en nuestra práctica docente precisamente es dónde necesitamos ser abiertos y autocríticos.

    Responder
  49. Jorge

    Buenas tardes!

    Es muy fácil incurrir en el error de asignar al planteamiento de estudio antropológico denominado relativismo cultural acepciones morales muy vinculadas a la forma de entender nuestra cultura y nuestros valores de convivencia más profundos que, incluso, configuran nuestra identidad.

    A lo largo de la historia, prácticamente todos los imperios, a través de su visión teológica, han pretendido imponer sus dioses y, por tanto, su código de valores. Por ejemplo, los romanos, con su politeismo, luchaban contra la idea de un solo dios que practicaban los cristianos y, así sucesivamente, a lo largo de toda la historia.

    Actualmente, el enfrentamiento entre Occidente y Oriente, se sustenta en parte, debido a sus creencias religiosas, que constituyen, toda una escala de valores diferentes.

    Para tratar un tema tan complejo y con tantos matices, recurriré a una película llamada La Misión, en la misma, se aprecia como los colonizadores europeos, en Sudamérica, intentan inculcar los valores cristianos a los indios, sin respetar su cultura, sus valores y creencias. Que es lo que está sucediendo, a gran escala, con la denominada Globalización, que en mi opinión, se trata de la inculcación de valores por parte del imperio dominante actualmente como es E.E.U.U. sobre el resto del mundo.

    Con todo lo expuesto, quiero decir, que parece muy tentador, imponer nuestro propio código de valores espirituales, morales, comerciales … que intentar entender esa otra cultura con toda su complejidad, ahondando en sus raíces, sus costumbres,… Ello no quiere decir, que no se tenga un código moral que, en última instancia, elabore sus juicios, en función, por ejemplo, de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Quiero expresar con ello, que resulta más visceral, más fácil e impulsivo creer en la superioridad de nuestros valores occidentales, que por ejemplo, intentar comprender porqué hacen esas personas esas cosas y no las que hacemos nosotros.
    Podría decirse, que la intolerancia o la falta de respeto a las ideas de otras concepciones culturales, han provocado mucho sufrimiento a lo largo de la historia.

    Por todo lo expresado, se hace muy necesario, en mi opinión, el enfoque de estudio denominado relativismo cultural, pensemos, por ejemplo, en que si algún día, se descubriese vida inteligente fuera de nuestro planeta más avanzada que nosotros. Sería deseable esperar más clemencia y respeto hacia nosotros, que el que nosotros como especie hemos tenido hacia nosotros mismos y hacia otras especies animales. Que tuvieran la paciencia de estudiar nuestro proceso evolutivo y nuestra historia, para de este modo, tomar distancia en sus juicios morales, y no se limitasen, a considerarnos una especie violenta y asesina sin más. Ya que la intolerancia, la inculcación del odio, el miedo y el temor al otro requieren un proceso de juicio previo basado en nuestros «indiscutibles» valores frente a los «equivocados» valores de los otros.

    Espero que esta reflexión pueda aportar al menos, un punto de vista personal.
    Un cordial saludo!

    Responder
  50. Nagore Arbaiza

    En mi opinión, los términos objetividad y el compromiso con la investigación chocarían entre si, a que veo casi imposible no crear un vinculo hacia un tema (sobre todo si es algo que estén investigando largo tiempo), y tener ese punto de subjetividad. Me parece casi imposible trabajar 100% en objetividad, sobre todo cuando se trata de una investigación cualitativa… todos tenemos nuestro punto de vista, por pequeño que se, y este,, va a llevarnos inconscientemente a crea una hipótesis u otra, elegir una técnica u otra; aunque nosotros mismo creamos que estamos siendo totalmente objetivos.
    Citando a Monge, me quedo con esta primera frase: «Que la Educación Intercultural no tiene que ver sólo con las diferencias culturales, sino con todas nuestras características como individuos y como miembros de grupos, más allá de costumbres religiosas o étnicas, porque todos los seres humanos tenemos mucho en común, pero somos diversos». Esta, unida a otras ideas que cita el mismo artículo, me lleva a reforzar la idea de que todos podemos aprender de todos, y cuanto más riqueza cultural haya, mas enriquecedor será el aprendizaje, siempre que aceptemos y lo utilicemos de forma productiva.

    Responder
  51. Daniel Pattier

    ¿RELATIVISMO CULTURAL?
    Tras leer el artículo de Monge, he podido comprobar que no existe una clara definición, ni mucho menos un acuerdo entre las diversas posiciones que defienden el relativismo cultural.
    Hablar, por tanto, de relativismo cultural, con una gama tan amplia de maneras de concebirlo, no es fácil.
    Si consideramos que el relativismo niega la posibilidad de lo universal, estoy totalmente en contra. En este sentido, en contra del relativismo normativo, creo que sí se puede juzgar algunas cosas objetivamente entre culturas. Aquellas que defiendan el derecho a la vida, por ejemplo, serán culturas que se acercan más a lo “bueno” que las que no lo hagan. Esto no quiere decir, que para comprender el porqué de esa manera de concebir la vida o la muerte, no tengamos que observar dicha cultura desde su propio ser y contexto.
    Por lo tanto, podría aceptar la definición de relativismo cultural que dice que “las costumbres e ideas de una sociedad se deben describir de forma objetiva y atendiendo al contexto de los problemas y las oportunidades de esa sociedad” (Ember, Ember y Peregrine, 2004:262).
    Pero, a mi parecer, esta definición se aleja mucho del término relativismo, con toda la carga anti-objetiva que este conlleva. Por ello, considero que esta posición dentro de la concepción llamada relativismo cultural, se denomine con otras palabras más adecuadas, como podrían ser: contexto cultural.
    Por otro lado, una gran dificultad al aceptar las bases del relativismo cultural es que, por definición, no encontraríamos verdades que podríamos llamar universales u objetivas. Es más, el relativismo cultural, desde una visión relativista, sería solamente una de las posibles visiones a aceptar como verdaderas dentro de nuestra investigación. Al tomar la base del relativismo como único principio de nuestra investigación etnográfica, estaríamos sacando los pies del texto de lo que es el relativismo cultural.

    EMBER, Carol R., Melvin EMBER; y Peter PEREGRINE (2004). Antropología. 1ª ed. Madrid: Pearson Prentice Hall.
    MONGE, F. (2009). A vueltas con el relativismo cultural. En: AGUADO, T.; OLMO, M. del (ed.) (2009). Educación intercultural. Perspectivas y propuestas.

    Responder
  52. Iván Sánchez

    Estimada profesora y compañeros,

    Efectivamente creo que se confunde el habitualmente el “relativismo cultural” con el “relativismo moral”; yo mismo reconozco que cuando lo leí en el tema introductorio me vino a la cabeza la idea del “todo vale” hasta que se clarificaron los conceptos.

    Desde luego la adopción del punto de vista del “otro” dentro de su propio marco social y cultural es básico si queremos comprender el “por qué” de las cosas que hace o no hace ese “otro”, cuestión que buscamos responder en una investigación etnográfica; es una cuestión diferente que nosotros estemos de acuerdo con ello o no respecto a nuestra propia cultura.

    Pero opino que esa “suspensión del juicio” puede ser una cuestión extremadamente difícil por parte del etnógrafo; ¿esa destreza se posee? ¿se aprende? ¿se desarrolla?

    A pesar de que vaya con las mejores intenciones de no juzgar, me imagino a un etnográfo trabajando con una familia china, por ejemplo, en el que en su dieta habitual este la carne de perro. La colisión entre la concepción del animal como mascota en la cultura del investigador (imaginemos que haya tenido a un perro de compañero a lo largo de su vida), a posible alimento en la cultura de la familia china es tan sumamente brutal que me resulta intrigante como se gestionaría la situación. El relativismo se hace patente ante el conocimiento de que en otras culturas ocurre a la inversa, animales que son venerados o tratados como mascotas y en nuestro caso son utilizados para nuestra alimentación.

    Siguiendo el enlace que ha puesto la profesora, en el último artículo se trata la cuestión de la mutilación genital femenina propia de algunas culturas, y su equiparación en la nuestra a cuestiones como los implantes mamarios, la vaginoplastia e incluso la cirugía para el cambio de sexo. Es una cuestión sin duda peliaguda, pues es difícil inicialmente realizar una “suspensión del juicio” ante una cuestión que desde el prisma de nuestra cultura es tan despreciable. Entiendo que el elemento clave diferencial es que se trate de una decisión autónoma de la mujer, y aun con todo a mí personalmente no me resultaría fácil realizar la “suspensión del juicio”.

    En definitiva, entiendo la lógica de que no es lo mismo intentar “explicar” un fenómeno que intentar “justificarlo”, pero llamo la atención sobre la dificultad de la “suspensión del juicio” ante cuestiones específicas y más cuando en el trabajo etnográfico es clave un estrecho acompañamiento del individuo/grupo estudiado (imaginad el caso de tener que acompañar a una familia al rito de ablación del clítoris de una de las hijas…).

    Un saludo a todos.

    Responder
  53. Ben Iker Fernández Sánchez

    Considero que la utilización relativismo cultural como herramienta etnográfica es más dificil de lo que a priori parece. Supone dejar de lado nuestros valores y creencias sobre el objeto de estudio para evitar juicios previos y con ello posibles sesgos. Pero la problemática viene de la mano de que los investigadores no somos máquinas, por lo que dejar de lado nuestras creencias sobre la temática investigada en ocasiones no es del todo fácil. Además, si el objeto de estudio lleva una medición cualitativa, encontramos una dificultad aún mayor, porque «nuestras gafas» pueden hacer que nos llegue la información sesgada y solo veamos aquello que queremos ver.

    Por otra parte, considero que en cualquier investigación debemos de empezar «desde cero», como una tabula rasa, para evitar estos juicios y sesgos previos, por lo que considero que esa máxima del relativismo cultural si que se torna imprescindible en investigación.

    Responder

Responder a Iván Sánchez Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.